Archivo de julio, 2008

La contribución de Darwin a la ciencia según Charles Depéret

                                                                    

La tarea que enfrentan los darwinistas y quienes preparan el año que viene el segundo centenario del nacimiento de Darwin no es sencilla. No consiste en llenar vitrinas con huesos, fósiles o manuscritos y decir que todo aquello lo descubrió o lo escribió su autor favorito. No, eso sería demasiado sencillo,……..Su tarea es mucho más dificil: nos deberán convencer del significado e interés real de los resultados de la investigación de Darwin.

Sabemos muy bien que la transformación de las especies no la descubrió Darwin, simplemente le cambió de nombre; pero “transformación de las especies” podría indicar mejor lo que ocurre en la Naturaleza que “evolución”, término con connotaciones positivistas y más propio de una época ya pasada de demasiada fé en el progreso.

La principal aportación de Darwin, o al menos eso había pensado yo, es la Teoría de Evolución por Selección Natural. Pero las definiciones que llevo vistas por ahí de la Selección Natural no me convencen en absoluto

Si se trata de explicar la obra de Darwin, podemos dar una pista. Charles Depéret lo hizo magistralmente en 1929.

En su obra “Les Transformations du Monde Animal”, que ya he comentado en otro lugar, Depéret dedica el capítulo VII a Charles Darwin y el darwinismo. En siete páginas explica de forma amena y resumida la contribución de dicho autor a la ciencia. Depéret es un naturalista y escribe en 1929 una obra pulcra y neta sobre la transformación de las especies, vista todavía desde una perspectiva propia de la Historia Natural, anterior a la biología y libre de preocupaciones y análisis sociológicos o históricos. Lo que sigue es una adaptación libre de su capítulo dedicado a Darwin…….

Comienza el autor indicando como las ideas transformistas de Lamarck y de Geoffroy habían permanecido en la oscuridad eclipsadas por la influencia de Cuvier y su escuela. No obstante sí que indica autores transformistas entre Lamarck y Darwin: Herbert, Rafinesque, Naudin, Hooker (en botánica); Grant, Haldemann, Schaffhausen, Isidore Geoffroy Saint-Hilaire, Wallace (Zoología), d’Omalius d’Halloy y Keyserling (Geología). Hoy sabemos que hubo muchos más,….

En la obra “El Origen de las Especies por medio de la Selección Natural……”, nos dice un siempre bondadoso Depéret, la idea maestra fue el aplicar a la evolución natural los procedimientos de la selección artificial. En la naturaleza, una selección análoga se produciría, que llevaría a la extinción de las formas menos aptas y a la supervivencia de las variaciones mejor adaptadas……

(más…)

Etiquetas:

Censura darwinista en la revista de la Asociación para El Avance de la Ciencia y la Tecnología en España: la AACTE se convierte al darwinismo

Entorpecer el discurso del lenguaje con circunloquios, ambigüedades, metáforas insulsas y otros laberintos es algo más extendido en el lenguaje inglés que en el español, porque, como reconoció Henry James, que los conocia muy bien, los ingleses se caracterizan por su incapacidad para aceptar las situaciones netas.

El español, por su parte, es más de llamar al pan, pan y al vino, vino y, por eso, el empeño por traducir algunos de aquellos laberintos del inglés, puede resultar en situaciones grotescas. Un ejemplo es el concepto de selección natural. Los darvinistas, que ya van teniendo serias dificultades para defenderlo en inglés, se ponen en evidencia cuando emprenden su defensa en español.

La Revista de la AACTE nos ha proporcionado un buen ejemplo que comentaré a continuación.

La Asociación para El Avance de la Ciencia y la Tecnología en España se nos ha convertido abierta y manifiestamente al darwinismo. Su revista, Apuntes de Ciencia y Tecnología ha cambiado de comité editorial y el nuevo comité presenta los toscos modales del darwinismo más rancio. El texto que sigue aporta las pruebas, pero antes de entrar en materia una breve introducción para quien no conozca y desee conocer cómo es el funcionamiento normal del proceso de publicación en las revistas científicas. Quien lo conozca (o no desee conocerlo) puede pasar directamente al siguiente párrafo. Habitualmente el proceso de selección de los artículos que se incorporarán en el contenido de una revista científica corre a cargo del comité editorial, principalmente del editor-jefe. Así cuando un artículo es enviado para su publicación, el editor-jefe suele elegir a dos o tres evaluadores que leen el artículo e informan acerca de su contenido y de la conveniencia o no de su publicación. La revista de la ACCTE sigue este esquema general que, como podemos imaginar da bastante libertad y capacidad de decisión al comité editorial y sobre todo al editor-jefe.

El año pasado publiqué en dicha revista un comentario del libro de Máximo Sandín, titulado “Pensando la evolución, pensando la vida” (eds. Crimentales). Máximo había publicado por fin sus artículos de muchos años de reflexión y crítica en un libro y para mí había sido una satisfacción el asistir a su presentación, leerlo y escribir un comentario acerca del mismo que titulé “Remedios para la frustración” y que se publicó en la revista de la ACCTE, aunque lamentablemente sin el título. Su versión completa con el título está ahora en prensa en Asclepio.

Cuando me enteré de que la revista de la ACCTE preparaba un ejemplar dedicado a conmemorar el centenario de Darwin, les envié un artículo titulado “El traje nuevo de Darwin”, que está en prensa en el Boletín de la Sociedad Española de Historia Natural y cuyo contenido (pre-print) puede verse aquí.

Me sorprendió una larga respuesta de la nueva editora de la revista, pero sobre todo me sorprendieron los comentarios de los evaluadores que ella había elegido. Eran éstos (los he escrito íntegramente en cursiva para que quien no desee leerlos y quiera ir directamente a mi respuesta pueda hacerlo con facilidad):

(más…)

Etiquetas:

Cuando 5 dólares valen más que 10 libras esterlinas

En su blog Esos pequeños bichitos, Miguel Vicente acaba de publicar una entrada con el sugerente título ¿Quién fue más importante Lincoln o Darwin? En ella, parte de un debate periodístico en Newsweek en el que se destacan puntos comunes de interés entre ambos personajes históricos: Ambos nacieron el mismo día (12 de Febrero de 1809) y son por tanto, Acuario, ambos son protagonistas de revoluciones que cambiaron el mundo. Ambos, añado yo, están en los billetes de banco: Darwin (10 libras esterlinas) y  Lincoln (5 dólares).

Mi opinión coincide  en este caso con el de Malcolm Jones, el periodista de Newsweek que escribe la noticia. Como en tantas ocasiones, cinco dólares valen, en este caso,  mucho más que diez libras. Lincoln, mucho más que Darwin. Lo explicaré partiendo del comentario de la entrada en “Los pequeños bichitos”.

Aunque para Miguel, el resultado de Newsweek debería sorprender a los biólogos, a mi no me sorprende en absoluto ya que como bien indica, Wallace formuló la misma teoría de Darwin (no la primera mención de transformación de las especies, que es muy antigua, sino la teoría de evolución por selección natural que es, en sí , lo propio y característico de Darwin y es una tautología).

A continuación, la entrada comenta una encuesta popular en la que se ha preguntado a ver quién cree que el hombre procede de especies animales “anteriores”y yo creo que aquí anteriores viene sutilmente a confundirse con “inferiores”. Plantear esta encuesta al lado de una cuestión que concierne a Darwin es reforzar la asociación pertinaz que se da entre evolución y darwinismo, algo habitual al popularizar la ciencia, pero no por muy habitual menos erróneo. Ahí, mi pequeño tirón de orejas al autor, con quien por otra parte estoy de acuerdo en otros aspectos. Por ejemplo en su frase siguiente:

(más…)

Etiquetas:

Reflexiones sobre la biología en la Feria de la Ciencia de Madrid

Etiquetas:

La divulgación científica: Un ejemplo lamentable y tres consejos

                           

Uno de los problemas con que se enfrenta hoy la Ciencia es la debilidad de su divulgación. Una de las posibles causas consiste en que los científicos hemos descuidado tradicionalmente este aspecto. Encerrados en la torre de marfil, seguimos pensando que la manera en que los resultados de nuestro trabajo lleguen al público no-especializado no es parte importante del mismo; puesto que, la Ciencia, contiene una importancia intrínseca que lo fundamenta y garantiza su continuidad. 

Pero no es así. Si no cuenta con una divulgación adecuada, el trabajo del científico corre el riesgo de quedar en agua de borrajas….. O todavía peor, en manos de un periodista incompetente, los resultados de la investigación científica se convierten en armas arrojadizas que ponen en peligro la credibilidad de la investigación y, por lo tanto, su desarrollo, porque una investigación no creíble es una investigación con un porvenir marcado.

 Hoy no hablaré aquí de ningún trabajo científico sino de la lamentable divulgación que de uno de ellos se ha hecho en el periódico “El Mundo”, en su suplemento de Castilla y León del 12 de Julio.

(más…)

Etiquetas:

Orientando el estudio de la evolución en el nuevo orden mundial. Orto-Dobzhansky versus Hetero-Dobzhansky (antipodal)


Theodosius Dobzhansky (1900-1975), católico, nacido en Ucrania y establecido en USA desde 1927 es uno de los artífices de la Nueva Síntesis, es decir la revitalización del darwinismo mediante los datos de la Genética. A tal fin, Dobzhansky fue un impulsor de la Genética de Poblaciones indicando el camino mediante el cual  la evolución (especiación) se podría interpretar como el cambio de la frecuencia de determinados alelos en una población. Un
camino de montaña tan arriesgado y, sin embargo, a tono con las líneas maestras del darwinismo clásico, que significaba llevar el reduccionismo propio de las ramas más experimentales de la Biología (Bioquímica y Genética) a la complejidad del estudio de la evolución. Sagaz pirueta que sólo podía concebirse en una época de gran optimismo (la síntesis ocurrió en el periodo en torno a la Segunda guerra Mundial, en los años -30 y -40 del siglo XX, pero se consolidó en la postguerra).

La imagen muestra distintas versiones de Dobzhansky en los Andes y está obtenida a partir de una adaptación que Alexander Vargas ha realizado en el blog núcleodecenio a partir de una imagen publicada en un trabajo de Paul Griffith.

Con un comportamiento propio de un General de Brigada al estilo de Rommel o MacArthur,  a lo largo de las sucesivas ediciones de su libro principal titulado “Genetics and the origin of the Species” (ediciones en 1939, 1941 y 1951), Theodosius Dobzhansky viene a defender la importancia de la selección natural en la evolución y cuando no se refiere directamente a la selección natural recurre a su cuasi-sinónimo, el término “adaptación”.

Su frase más conocida y repetida es:

(más…)

Etiquetas:

Restauración del lamarckismo: La Medicina vuelve a su lugar en la vanguardia de la Ciencia



Una entrada anterior de este blog ya se mostraba favorable a la restauración del lamarckismo e incluía, entre otras cosas, el texto de un antiguo artículo en Nature con el polémico título “Too soon for the rehabilitation of Lamarck” y algunas evidencias en favor de la herencia de caracteres adquiridos.

Indicábamos entonces que la rehabilitación de Lamarck, que en 1981 Nature consideraba prematura, es hoy  algo necesario. Las posibilidades reales de herencia de caracteres adquiridos van saliendo a la luz  y sus mecanismos responsables habrán de ir describiéndose. Curiosamente, la energía necesaria para estos cambios que culminarán con la caída de un dogma (el de la imposibilidad de la herencia de los caracteres adquiridos), puede proceder en buena parte de la Medicina.


La investigación clínica tiene un papel muy importante y crítico en la historia de la Ciencia. Si, por un lado, es indiscutible que algunas de sus aportaciones del pasado son hitos históricos  (Servet, Harvey, Claude Bernard,…) y un dato importante en este sentido es que algunas de sus revistas se cuentan entre las más antiguas (The New England Journal of Medicine fue fundado en 1812 y The Lancet en 1823), por otra parte, también es cierto que a lo largo del siglo XX, con el desarrollo de la biología moderna, la investigación clínica no mantuvo aquel papel predominante y los descubrimientos más notables ocurrieron con frecuencia lejos del terreno de la clínica, en los dominios de la Bioquímica y de la Genética. Desde el punto de vista de la Biología, deslumbrado por el esplendor de las áreas más experimentales (reduccionistas), la Medicina parecía obligada a un segundo término en el que, con el paso del tiempo se beneficiaría de los resultados de sus hermanas que, aunque posteriores en su origen, habrían ocupado posiciones más avanzadas.


Pero la Medicina es una ciencia con vocación eminentemente práctica y, por tanto, se mueve en terrenos  próximos a las realidades cotidianas. A diferencia de las ciencias experimentales, que son más reduccionistas, la Medicina está sometida a un constante contraste de sus resultados y por eso puede ser menos susceptible a obediencias debidas y a dogmas que otras ciencias más “avanzadas”.


(más…)

Etiquetas:

La magia de Darwin: Ilusionismo en “El Origen de las Especies……”

Presentamos hoy dos ejemplos de la enorme capacidad para hacer aparecer y desaparecer figuras que se pone de manifiesto a lo largo de las sucesivas ediciones de la obra principal de Charles Darwin, cuyo título es, no lo olvidemos, “Sobre el Origen de las Especies por Medio de la Selección Natural o o la Preservación de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida”. ¡Con ustedes ………………..el rey del ilusionismo!……



Ejemplo 1: Una desaparición conceptual. La definición evanescente de especie.

Si bien la palabra “especie” aparece cientos de veces en la obra de Darwin, resulta una tarea ardua encontrar una definición de la misma. Sorprende al encontrarla y sin embargo, tras haberla leído, no sorprende que luego desaparezca su contenido como por arte de magia, porque lo que leemos es algo tan inesperado como esto:

(más…)

Etiquetas: ,

Érase una vez un debate en Oxford…………


En Biología la Historia es muy importante. He ahí una verdad ineludible que algunos, con razón, llamarían dogma por ser proposición que se asienta por firme y cierta y como principio innegable de una ciencia. Desde una de las primeras entradas de este blog hemos reconocido la importancia de la Historia en Biología.

En aquella ocasión, Toynbee nos describía como la Historia surge de la Mitología y venía a compararla con los cuentos de hadas diciendo que quedaría siempre sin trazar una linea neta separando lo real de la ficción. Lo que se enseña de la Historia (o de la Biología) en cada escuela vendría así a asentarse sobre el dogma, ya que, por definición, el dogma es base de lo que se enseña y, si bien es cierto que en algunos casos este dogma podría estar próximo a lo que considerariamos una verdad histórica consensuada, en otros puede que no. Por ejemplo, si hubiese relatos tendenciosos, no basados en documentación real sino en determinados intereses, entonces estos casos representarían aspectos particulares de la historia más próximos a los cuentos de hadas o a la ficción que a un relato objetivo de los hechos.

Pues bien, en esta entrada presentamos un caso en el que la historia podría haberse confundido completamente con la ficción, con un bonito cuento de hadas….y si no se lo creen sigan leyendo atentamente……



Érase una vez en Oxford un debate, que se nos ha venido ofreciendo como un debate fundamental entre la ciencia y la religion pero que bien pudo haber sido algo distinto,…..

 
El capítulo 2
del libroEvolution as a Religión”, de Mary Midgley, se titula “Do science and religion compete?” Y comienza con la siguiente frase irónica de TH Huxley:

 If a general council of the church Scientific had been held at that time, we should have been condemned by an overwhelming majority.

 El primer apartado de dicho capítulo se titula “The Wilberforce legend” y en él indica su autora la posibilidad de que el punto de vista que habitualmente se tiene del debate entre Huxley y Wilberforce muestre una vision distorsionada del mismo. Según James Moore (The Post-Darwinian Controversies: A Study of the Protestant Struggle to Come to Terms with Darwin in Great Britain and America 1870-1900; Cambridge University Press, 1979), no habría sido un debate entre ciencia y religion sino que su contenido habría ido más bien por enmedio de ambas (cutting straight both).

 Traduzco libremente del libro de Midgley:

(más…)

Etiquetas:

¿Qué es el darwinismo?

Charles Hodge, rector del seminario de Teología de Princeton, nos lo explicaba en un librito publicado en 1876 y hoy disponible en la red, del que he traducido algún fragmento:

Es obviamente inútil discutir cualquier teoría hasta que no estemos de acuerdo en qué es esa teoría. La cuestión, por tanto, ¿Qué es el darwinismo? Deberá ser anterior a toda discusión acerca de sus méritos.

El profesor Huxley acierta al decir:

“La cuestión de las cuestiones para la humanidad-el problema que subyace a todos los demás, y que es más interesante que cualquier otro-es la aclaración del lugar que el hombre ocupa en la Naturaleza y su relación con el universo de las cosas. De dónde procede nuestra raza, cuáles son los límites de nuestro poder sobre la naturaleza, y de la naturaleza sobre nosotros, a qué finalidad tendemos, son los problemas que se vienen presentando cada vez y con un interés íntegro a cada ser humano nacido en el mundo.”

El darwinismo es, por lo tanto, una teoría del Universo.

Esto no debería sorprendernos en absoluto, sobre todo después de haber leído “Una historia del tiempo de Hawking” viendo la importancia que este autor otorga a Darwin.

Y es que, visto desde la óptica actual, puede que Hodge tuviese mucha razón. El darwinismo no es una doctrina estrictamente científica. Algunos de sus seguidores han adoptado posturas de líderes mediáticos (ver, por ejemplo, alguno de los vídeo de Dawkins que proliferan en la Red). No representa un punto de vista dentro de la Biología ni tampoco una teoría científica. Si la teoría de evolución por selección natural fuese una teoría científica, ya habría sido demostrada experimentalmente o refutada. Pero no: ni lo uno ni lo otro. Lo que vemos es una multitud de textos en los que todavía se nos pretende explicar qué es la selección natural y cuál es su complejidad que la puede llegar a hacer incomprensible para el no-iniciado. Si de una teoría científica se hubiese tratado, no  habrían pasado ciento cincuenta años sin que hubiésemos comprendido ya de que se trata. Ya estaría perfectamente comprendida y admitida o refutada. Las dificultades que encuentran sus defensores para explicarla indican que no se trata de una teoría científica. ¿Qué es pues el darwinismo?………….

No voy a exponer a partir de aquí puntos de vista propios sino, en general, más bien ajenos. En primer lugar el de Hodge. En su libro, pasa revista al teismo, al panteismo, y al epicureismo antes de acabar en un capítulo titulado Herbert Spencer’s New Philosophy, en el que aun reconociendo que Darwin ha mostrado un profundo respeto por Spencer (Mr. Darwin calls Spencer our ” great philosopher.“), demuestra la vacuidad de la teoría de Spencer:


Mr. Spencer, therefore, in accounting for the origin of the universe and all its phenomena, physical, vital, and mental, rejects Theism, or the doctrine of a personal God, who is extramundane as well as antemundane, the creator and governor of all things ; he rejects Pantheism, which makes the finite the existence-form of the Infinite; he rejects Atheism, which he understands to be the doctrine of the eternity and self-existence of matter and force.

Respecto de la teoría de Darwin dice lo siguiente:

(más…)

Etiquetas: