¡Feliz 2009: El año de la fundación del santoral ateo!


Ya llegan la Navidad y el Año Nuevo que, como siempre, recibiremos con los mejores propósitos.

Este año más si cabe, porque es el año de Darwin.


Los darwinistas, además de entonar sus villancicos y comer el turrón más selecto ganado en dura competición,  preparan este año ceremonias para honrar a su profeta, para quien ya vienen reclamando un lugar en el calendario, día que algún periodista, dio en llamar hace ya años el de San Charles Darwin, y que, traduciéndolo como se hace en estos casos, debería ser llamado en español el día de San Carlos Darwin.


Entre las abundantes anécdotas, ocurrencias y chascarrillos que, los que vivimos estos momentos históricos, podremos relatar a la posteridad, nos encontramos ahora con la inauguración del santoral ateo, algo bien curioso, a la par que justo y razonable si tenemos presente que todo en la vida es competición. Siendo así las cosas, y una vez ya admitida la competición como base y fundamento de la vida,  una vez demostrada la teoría darwinista que, como bien resume JAL desde una reciente entrada de su blog bio (ciencia+tecnología), consiste en que el pez gordo se come al chico, ……entonces….¿quién más apropiado para el estreno del santoral ateo que el propio Darwin? El autor que interpretó la vida como economía y substituyó en la ciencia el método inductivo por una lucha con la supervivencia (temporal) de los más aptos.


Este proselitismo papal hacia San Darwin mártir de los “Azarosos”…me resulta un tanto sospechoso por su misticismo cientifista, su ascetismo tecnócrata y por su ingenuidad angelical de confundir teoría con hecho científico llevándolo al viacrucis del dogma (Anónimo, desde un foro de El Pais)

Buena parte de la educación moderna y, por extensión, también algunas de sus faltas, se basan, más que en una pretendida objetividad de la ciencia, en estos sus fundamentos. Los darwinistas, dueños absolutos e indiscutibles de wikipedia, de multitud de editoriales, diarios, blogs auto-proclamados de evolución, biología, filosofía e incluso de religión (el ateismo y el darwinismo son las dos caras de una misma religión que presume de no serlo), reclaman ahora al parecer, que el calendario sea visto con nuevos ojos. Los señores de wikipedia anuncian cambios para la santopedia.


Y así, si seguimos sus consejos, puede que muy pronto sea reconocido el doce de Febrero como el día de Darwin, o como a otros malintencionados seguramente les gusta decir, de San Darwin, o más propiamente de San Carlos Darwin. ¡Ábrase un espacio!, ¡Hágase un hueco entre los santos de la fecha!. Santa Eulalia, San Antonio Cauleas, la Beata Humbelina, San Lúdano, San Melecio de Antioquia,…. dejen paso este año al nuevo héroe del calendario, que viene a ocupar la fecha con el fundamento de una dudosa aportación, porque como decía un comentarista anónimo en los foros de “El Pais”:


Este proselitismo papal hacia San Darwin mártir de los “Azarosos”…me resulta un tanto sospechoso por su misticismo cientifista, su ascetismo tecnócrata y por su ingenuidad angelical de confundir teoría con hecho científico llevándolo al viacrucis del dogma…Prefiero el creacionismo del Génesis, es un cuento más entretenido. Demasiado rezo formulista, mucho incienso en esta sala, aire denso, hay que abrir ventanas. Aire Nuevo

Y es que toda esta celebración darwinista viene ignorando su principal y más difícil tarea: la de demostrarnos a los paganos cuál es la aportación de Darwin a la ciencia. ¿Cabe, acaso, que todo haya sido fruto de un error? Desde aquí vamos a ayudarles un poco……..

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:

No related posts.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

La cuestión es:

¿Existe el año o el Día de la Evolución? ¿Por qué?

En tal santoral, el 14 de febrero bien podría ser el día de Santa Melancolía Darwinista, pues ansiosos por sacudírsela de encima, los Paris y las Elenas se lanzan a la reproducción de la especie.

Saluditos blancos.

Dice usted: "como bien resume JAL desde una reciente entrada de su blog bio (ciencia+tecnología), consiste en que el pez gordo se come al chico"

Pero en realidad JAL dice: "la selección natural de Darwin no pasa de ser a ojos del vulgo un “el pez grande se come al chico”"

¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! D. Emlio, que abandona usted el buceo erudito en las límpidas aguas de las bibliotecas y se nos sumerge en los turbios pantanos de las chácharas de taberna.

Vuelva al buen camino, por favor.

Hola Ludovico,

Gracias por su reaparición por este lugar virtual. Primero le haré una pregunta algo jocosa (en tono de charla de taberna, a ver si esta le agrada) y luego un comentario erudito que es el estilo bibliotecario (y un si es no es remilgado) que usted dice preferir.

¿Qué iban a tener las bibliotecas de interesante si no hubiesen pasado sus autores o los educadores de estos una buena parte de su pasado en tabernas y similares?

Me hace usted notar que en la frase original de JAL he omitido lo siguiente: "No pasa de ser a ojos del vulgo". Lo he hecho intencionadamente, porque o bien JAL (y ahora usted) se piensan que el vulgo es tonto (que no lo es), o nos deben a todos una explicación. Ésta:

A ojos de algunos sabios y de la mayoría absoluta de los académicos (que no del vulgo), ¿qué es la selección natural, que necesariamente ha de ser algo más que ese comerse el pez gordo al chico? ¿Puede esta explicación, sea lo que sea o alguna similar (en el caso de que no nos saquen de dudas) explicar la transformación de las especies?

Gracias y un saludo cordial de un amigo al que le gusta transitar por todos los caminos, sabiendo que de los malos siempre puede haber quien, inesperadamente, le libre en el último minuto.

Mucho valora, D. Emilio, las tabernas. De todo hay. Y en las bibliotecas, también. Con raices tabernarias y sin ellas. Sólo dos ejemplos de lo segundo: Antonio Machado (precisamente) y Albert Einstein.

No sobrevalore las tabernas, ni tome como real lo que sólo es imaginción de artistas, demagogia de políticos o provocación de vividores. De todo hay , pero es raro, muy raro, encontrar algo interesante. A diferencia de las biliotecas, dónde también hay de todo y dónde, por cierto, abunda el saber exquisito, excelso, exclusivo, eximio, que tanto irritaba a D. Antonio.

En cuanto a la expicación que dice, debo, en realidad es esta:

"Vulgarmente", "Vulgo", como sabe Vd. mejor que yo, se refiere a un conocimiento simplificado, diVULGAtorio dijéramos hoy día, y lo mismo puede aludir a los conocimientos de un alumno de la LOGSE que a los de un premio Nobel, para temas fuera de su especialidad.

Viva la gente, viva el pueblo, viva el vulgo, pero para curarme, yo, casi prefiero un médico a la sabiduría popular. Y para inerpretar la Naturaleza, también.

Por lo que se refiere a la selección natural, su blog está tan lleno de razones (y de sinrazones) que no parece necesario añadir más.

Ecomiendo su alma científica a San Darwin y San Lamarck, esperando que le conduzcan por el buen camino. Frecuentaré más su blog para ver si mis oraciones han sido escuchadas.

Finalmente, sólo desearle unas felices fiestas y un año 2009 que le llene de satisfacciones.

Estimado Ludovico,

La palabra simposio (συμπόσιον, sympósion) significa en griego clásico «reunión de bebedores»; en el curso de las libaciones los reunidos hablaban y discutían de los más diversos temas como música, teatro, filosofía y, por descontado, ciencia, en esa época poco o nada disociada de la anterior.

No debe extrañarnos por tanto que a los congresos y reuniones científicas se les denomine en la actualidad simposios. Ya ve Vd. cómo la actividad de beber y la discusión dialéctica están etimológicamente unidas, por lo que la alusión a las tabernas que hace Emilio no está desencaminada.

Atentamente.

ARC

No se engañe, Ludovico, que el vulgo no es tonto. Sabe bien que un Premio Nobel no le pertenece y que el alumno de la LOGSE, sí, de pleno. También que para curarse, hasta ahora, no ha habido nada mejor que un médico aunque ahora la duda germina aquí y allá; y hasta cabe que, para interpretar la naturaleza, todos saldríamos ganando el día que el vulgo amasado en las aulas comenzase a pedir explicaciones.

Por mi parte, seguiré añadiendo razones en contra de la pretensión de imponer a la selección natural entre las teorías científicas. En cuanto a las sinrazones, nada le agradecería más al buen docente que sin duda es usted que el que me dijera una sola entre lo que llevo expuesto. Entretanto también le deseo lo mejor para el 2009, tanto a usted como a sus afortunados alumnos.

Apreciado ARC, muchas gracias. No lo sabía y me gusta tal etimología. Empero, bien sabe Vd. las diferencias entre la reunión de bebedores en la Grecia clasica y la taberna del puerto ("Él vino en un barco, de nombre extranjero …) o, por quedarnos en la actualidad, una tertulia del Novelty o el Gijón y el botellón. Gracias de nuevo.

D. Emilio, no quisiera que perdiera su tiempo discutiendo menudencias sobre el vulgo. Aunque a mi me tienta escribirla, comprendería que hiciese caso omiso de esta intervencion.

Antes dos aclaraciones: Las sinrazones las he encontrado en algunas intervenciones de lectores y no en las suyas que, aunque en ocasiones erróneas, siempre son razonables. Pero de esto ya hemos tenido ocasión de hablar.

De acuerdo con usted que otro gallo nos cantara si "el vulgo amasado [o amansado] en las aulas comenzase a pedir explicaciones". En ello estamos.

La pregunta es ¿La gente es tonta?. Y la respuesta es obvia: Unos sí y otros no. Pensemos, entonces, en una teórica "media". Encontraríamos que en unos lugares existe mayor proporción de tontos y en otros menos. Acaso en una aldea de Galicia haya menos que en una ciudad dormitorio de Madrid. Y desde luego entre los viejos hay menos que entre los jóvenes.

Pero… ¿Podemos saber por dónde está la media global del país?.

Quizá podamos deducirlo. Pensemos en los negocios que se basan en que la gente compre. Es decir, que desee algo y esté dispuesta a entregar unos bienes a otra persona (el comerciante) para conseguirlo.

El negocio va bien si mucha gente quiere comprar y para ello el comerciante dispone de la publicidad, algo muy caro y por ello muy bien pensado, con base en estudios muy serios. Y aquí pregunto yo ¿Ustedes piensan que la mayoría de los anuncios se dirigen a personas inteligentes, preparadas, que piensan? ¿Tienen mucho éxito entre los campesinos de Galicia? ¿Y entre los jóvenes?

¿Y qué decir de las campañas electorales?

Para mí está claro, D. Emilio, que esto funciona gracias "al vulgo amasado en nuestras aulas".

Reciban, Usted y don ARC, mi gratitud y mis parabienes.

Estimado Ludovico,

Yo por mi parte lo que más le agradecería de momento es que me diga (o repita si es necesario) por qué encuentra usted erróneas algunas de mis aportaciones. En general su análisis lo encuentro bastante adecuado y coincido plenamente tanto en lo inoportuno de entrar en discusiones bizantinas acerca de lo que sea o deje de ser el vulgo como en la importancia de estimular el pensamiento crítico.

En eso estamos y por eso me preocuparía hacerlo transmitiendo errores a diestro y siniestro.

Muchas gracias por su colaboración

Un consejo, si este blog no forma parte de la politica de comunicación de CSIC, seria conveniente que pusiera una nota explicando que es una aportación personal al margen de dicha institución (y de sus compañeros de trabajo) y que las absurdas discusiones bizantinas que suele dar por respuesta a los comentarios son solo fruto de su cruzada anti darwinista, mas que nada para no arrastrar más por el lodo el nombre de una institución con un pedigrí fundacional tan predemocrático y fundamentalista religioso.

Desde luego voy a mirar con otros ojos a partir de ahora a cualquiera que me diga que trabaja en el CSIC.

Lo bueno de poder expresarse libremente es que quien quiera podrá elegir entre celebrar "San Carlos Darwin" o "San Josemaria Escrivá de Balaguer".

Creo que hay otros foros donde podria inscribirse mejor su blog como el grupo integrista-talibán de hazteoirg.org

Señor contribuyente anónimo,

Su comentario es francamente ofensivo. El blog no tiene absolutemente nada de integrista ni de talibán. Los suyos son insultos gratuitos que alguien que viene presumiendo de demócrata me hace desde el anonimato.

Este blog trata de la iniciativa personal de un científico del CSIC para discutir aspectos fundamentales y de divulgación en relación con la biología. No se trata, como usted dice, de ninguna cruzada antidarwinista. Es, sin lugar a dudas una aportación personal y en ningún momento he pedido a nadie que apoye mis ideas; no obstante si lee usted otras entradas verá que así como hay quien no está de acuerdo con algunas opiniones, en otros casos también hay quien ha mostrado su apoyo. Y es que lo bueno de poder expresarse libremente no estriba, como usted dice, en elegir entre celebrar "San Carlos Darwin" o "San Josemaria Escrivá de Balaguer". Expresarse libremente es otra cosa. Es más sencillo y consiste en eso. En expresarse libremente.

No vuelva insultando desde el anonimato porque, aunque tengo costumbre de mantener todos los comentarios a la vista, los que contienen sólo insultos los borro de vez en cuando.

Contribuyente no sólo ofende a D. Emilio, también a los que participamos en este blog e, incluso, a la lógica.

Porque … ¿Qué coño tiene que ver la expresión de las opiniones de D. Emilio sobre infinidad de temas, generalmente de historia y filosofía de la ciencia, con el CSIC?. ¿Por trabajar en ese organismo debe callarse?. ¿Debe someter sus opiniones al secretario general de la institución antes de publicarlas?.

A mi, que también soy contribuyente, que no conozco personalmente al Sr. Cervantes, que conozco al CSIC ¿T? y que empecé a ser darwinista cuando comprendi la selcción natural y me convertí en darwinista acérrimo tras unos cuentos años de investigación (precisamente en el CSIC), pues, digo, a mi me interesa este blog, disfruto leyendolo, me encanta buscar datos y pensar razones en contra de las D. Emilio y. a veces, escribírselas.

Y de la historia del CSIC y su pecado original habría tánto que decir. Anda que no había llovido desde los tiempos del P. Alvareda, cuando en los años sesenta los becarios organizaron las que organizaron. En fin…

Muchas gracias, Ludovico.

No hay mal que por bien no venga, el ofensivo comentario anterior ha servido para que, por una vez y puede que no la última, estemos de acuerdo, aunque sólo sea en nuestra común apreciación de la libertad de expresión y en lo que ha llovido en setenta años de historia.

Ya nos explicará en otra ocasión la selección natural, un tema siempre pendiente y, si tiene a bien, también los detalles o razones (si las hubiese) de su conversión al darwinismo.

Un cordial saludo,

Estimado Emilio,

Curiosa la “reflexión” de El contribuyente. Como no le gusta lo que se dice libremente en este foro se permite en la parte dispositiva de su comentario exigir la identificación orgánica del foro con el risible argumento de que como eres miembro del CSIC “seria (sic) conveniente que pusiera una nota explicando que es una aportación personal al margen de dicha institución (y de sus compañeros de trabajo)”. Se conoce que el buen hombre no acaba de entender que alguien pueda tener un criterio distinto, y exponerlo públicamente, del que él supone criterio oficial de la institución; trabajo en el CSIC y hasta ahora ignoro cuál es ese criterio institucional; en consecuencia pienso y digo lo que me parece independientemente de lo que opinen mis dilectos compañeros de trabajo. El comentario tiene el inconfundible aroma de alguien que bebe en la información que suministra un grupo de comunicación que, a pesar de pregonar su independencia y progresismo, es el único que tiene un comisario político que lee los comentarios a sus noticias y elimina sistemáticamente las que no están en línea con la ideología propia, desde luego del mayor progresismo. Así no es extraño que uno de sus mandarines no tenga empacho en otorgar patentes de demócrata a pesar de que su fundador se enriqueció durante el franquismo, con el que colaboró, y él mismo ostentó altos cargos públicos en ese periodo.

Amigo Emilio ándate con cuidado con lo que dices porque nadie menos que este contribuyente va a mirar “con otros ojos a partir de ahora a cualquiera que me diga que trabaja en el CSIC” ¿Lo entiendes? A cualquiera. Estás comprometiendo el prestigio de TODA una institución que bastante tiene con su pecado de nacimiento por haberlo hecho “con un pedigrí fundacional tan predemocrático y fundamentalista religioso”: es lo que se dice tomar las partes por el todo. Verdaderamente uno se queda sin argumentos para contestar a un análisis tan riguroso, bien es verdad que poco exigente con las tildes. Y decídete sin ambages por uno de los dos santos que propone el amigo, talibán, que eres un talibán.

Por último un ruego: no borres estos desahogos, estas piedras duras sin pulir, porque son extremadamente divertidos y, sobre todo, para no ser como los censores de ese grupo de comunicación al que aludía.

Sigue con salud.

ARC

Gracias ARC por un apoyo tan sólido y bien razonado en el que asoman algunos picos de iceberg que habrá que tener presentes en la navegación futura. No pienso por el momento decantarme por ninguno de los dos santos que tan abierta y liberalmente me propone ese señor contribuyente anónimo. Mis paseos iran por caminos bien diferentes y espero que algo más originales que espero podamos seguir compartiendo.

Hasta pronto,

Me he quedado atónito al leer los comentarios de un anónimo en este blog, haciendo juicios de valor con una intención, a mi modo de ver, poco clara. Los foros como el que lanza Emilio son espacios para la discusión, para la conforntación de ideas y formas entender las cosas, para razonar. Hasta un anónimo puede entrar y decir lo que quiere. Pero ciertamente hay un límite: el respeto.

Nadie ha proclamado que esta sea una opinión oficial del CSIC. Discutamos, argumentemos, expongamos nuestros pareceres, incluso nuestro punto de vista individual aun cuando no tenga un sólido respaldo científico, oficial o acptado mayoritariam

ente…

Es posble que podamos romper la disyuntiva darwinismo/creacionismo. No hay otra alternativa a la explicación de la evolución o de los fenómenos evolutivos?

Saludos a todos los blogeros y mis mejores deseos para 2009.

Estimado Emilio, aprecio mucho tu esfuerzo y te enimo a seguir adelante proporcionando este espacio. Gracias

David Rodriguez

Gracias David. Estamos de acuerdo en lo que se refiere a la disyuntiva darwinismo-creacionismo y a la necesidad de huir de definiciones torpes buscando esa alternativa a que te refieres.

Nos gustan más, como a don Quijote, los caminos que las fondas:

http://nuevabiologia.blogspot.com/2007/06/caballero-andante.html

hola me llamo alvaro y quisiera conocer personas como yo que no tengan ningun tipo de creencia, que defiendan la Ciencia y Tecnologia la Evolucion por tanto el sistema de libre mercado (OJO no socialistas ni populistas porque son igual de idealistas que los cristianos) solo personas de accion no idealistas

Estimado Álvaro,

A mi también me gustaría conocer personas que, como usted, digan no tener creencia alguna, aunque sospecho que su decir puede expresar un cierto modo de creencia. Sinceramente, me gustaría preguntarles si esto es posible y si para creer que uno no tiene creencia alguna no es necesario ya creer al menos en uno mismo y en sus posibilidades.

Dicho de otro modo, me pregunto si para defender a la Ciencia y la Tecnología como usted propone no será necesario de alguna manera creer en ellas.

Saludos

(requerido)

(requerido)


*