Archivo de junio 8th, 2009

Sobre los cambios de paradigma en la ciencia. Comentario de un libro: La Estructura de las Revoluciones Científicas. Thomas Kuhn. 1962

                     

 La historia es importante pero, a menudo, el científico, olvida que su actividad está insertada en la realidad histórica. Tiende a pensar en la actividad científica como en algo distinto, tal vez más puro y fuera de los límites de la historia porque si lo que buscamos es la verdad y lo que encontramos es cierto en la medida en que puede ser comprobado experimentalmente, entonces, ¿acaso no será cierto en cualquier circunstancia histórica?. Aunque la respuesta es, en teoría, sí; en la práctica, se convierte en un sí muy matizado que, a veces, pasa a ser un no rotundo.

Surgen así reflexiones interesantes. En primer lugar, sobre la pretendida independencia de la ciencia o la superioridad del científico sobre el humanista. ¿Acaso la verdad del científico no es absoluta y la del humanista relativa a un momento histórico? La verdad es que no hay una diferencia tan clara. También el científico, como el humanista, tiene un pasado al que se debe, un momento histórico en el que se desarrolla y una proyección y los tres, pasado, trabajo actual y proyección son partes integrantes de la historia. Resulta curioso, por ejemplo, ver cuán archisabido es, entre los profesionales de letras, el que todo aquello que se publica y se divulga suele responder a un interés histórico, social o político, fácilmente identificable y discutible. Por el contrario, en muchos ámbitos científicos, decir esto puede sonar como un disparate.

El libro aquí comentado puede contribuir a poner las cosas en su sitio. Kuhn, inspirado por la casi desconocida obra de autores anteriores cuya influencia pudo haber “disimulado”, principalmente la de Ludwig Fleck, ofrece una interpretación original y poderosa de la historia de la ciencia. En su libro “La génesis y el desarrollo de un hecho científico”(1935), Fleck anticipó y hasta sobrepasó algunas de las tesis que luego constituyeron la obra de Kuhn. Ambos, Kuhn y Fleck, muestran como en muchos aspectos la ciencia cambia, evoluciona como lo hacen los paisajes y los seres vivos. Todos ellos atraviesan períodos dilatados de acumulación de hechos sin mayor cambio y, de repente, ocurren acontecimientos fenomenales que resultan en cambios importantes. Los biólogos evolucionistas hablan de equilibrio puntuado y los historiadores llaman a estos acontecimientos, revoluciones. Ambos, van seguidos de periodos de poco cambio en los cuales, las especies biológicas o los paradigmas científicos son casi estables. Kuhn describe así como la ciencia sigue este camino y cómo en su evolución se halla ligada inextricablemente con otros aspectos de la historia. Al leer algunos de sus párrafos y preguntarnos si esto se aplica o no y en qué medida lo hace a nuestro trabajo diario, los resultados pueden llegar a ser terroríficos. En el panorama científico, muchos grandes descubrimientos constituyen paradigmas, fruto de la necesidad de los científicos de trabajar sobre referencias, de pisar tierra firme. La tarea de los científicos consiste en intentar adaptar la realidad a esos paradigmas. En sus propias palabras:

(más…)

Etiquetas: