Archivo de septiembre, 2009

Manteniendo la máquina incapaz de distinguir: El Maravilloso Mundo de la Evolución, según Julian Huxley

El libro titulado en español “El Maravilloso Mundo de la Evolución” que editó Aguilar en 1972 es una traducción de “Life and its Origins”, publicado por Aldus Books en Londres en 1968. Su autor es Julian Huxley y está dividido en tres capítulos: 1. El hecho de la evolución. 2. Cómo se produce la evolución y 3. El curso de la evolución. Como en tantas aproximaciones al estudio de la evolución, llama aquí la atención el tenaz empeño de su autor en no distinguir entre hecho y teoría.

Pronto la selección natural es presentada como base para entender la evolución y así en la página nueve se lee:

El resultado, como Darwin percibió, es que en cada generación, los indivíduos más aptos sobreviven y se reproducen con más frecuencia que aquellos que son menos aptos. Esto es lo que llamamos selección natural.

Desde ese momento, la selección natural pasa a ser clave de la evolución en una perspectiva desde la cual no es sorprendente leer en la página 32:

(más…)

Etiquetas:

Construyendo la máquina incapaz de distinguir: Dobzhansky

(Para leer el texto de la imagen hacer click aquí )

Thedosius Dobzhansky, a quien Lewontin había dedicado el libro en el que denunciaba la confusa relación entre teoría y hechos en el estudio de la evolución es uno de los principales responsables de tal confusión. La imagen muestra la página inicial del primer número de la revista Evolution, fundada bajo los auspicios de The Society for the Study of Evolution que, en 1974, comienza su andadura con un artículo de Dobzhansky. El artículo titulado “Adaptive changes induced by natural selection in wild populations of Drosophila” demuestra ya desde su título y en sus primeras lineas que su autor ignora la diferencia entre hecho y teoría. 

Con sólo distinguir bien entre ambos conceptos (hecho y teoría), el panorama cambiaría y, tanto la revista como el estudio de la evolución, tomarían otros derroteros mucho más saneados. Pero la historia nos indica que no fue así. Basta con leer los primeros párrafos para darse cuenta de la trampa en la que Dobzhansky ha caido y a la cual, consciente o inconscientemente, pretende arrastrar al lector. Traduzco:


La teoría del origen de las adaptaciones mediante la selección natural tiene más de un siglo….. Sin embargo, todavía no se ha alcanzado un acuerdo acerca del papel de la selección natural en la evolución.

(más…)

Etiquetas:

Curiosa máquina incapaz de distinguir: Reconsiderando hoy el estudio de la evolución desde una perspectiva histórica

Richard Lewontin, profesor de la cátedra Alexander Agassiz en Harvard, escribió su libro “The Genetic Basis of Evolutionary Change” en 1974.Dedicado al prócer darwinista Theodosius Dobzhansky, en su primera página se lee el canto I correspondiente al Inferno de “La Divina Comedia” de Dante (Nel mezzo del cammin di nostra vita……..), razón por la cual me he permitido ilustrar este comentario con una representación de la Divina Comedia. Más adelante, en la página 175 de la edición de Omega (Barcelona, 1979), ya al principio del capítulo 5, titulado “La Paradoja de la Variación”, que abre la tercera sección (La Teoría) se pueden leer estas frases maravillosas que demuestran cómo los académicos  a veces pueden, desde sus cumbres, escribir así de bien para beneficio del público conocimiento:

(más…)

Etiquetas:

Darwinismo: Una palabra, dos significados y un grave error semántico

La definición que el diccionario de la RAE da para la palabra darwinismo es la siguiente:

Teoría según la cual la evolución de las especies se produce por selección natural de los individuos, y se perpetúa por la herencia

 

Así incumple el diccionario las misiones declaradas en el lema de la RAE de limpiar, fijar y dar esplendor a la lengua, al presentar una definición tan incompleta e incorrecta.Incorrecta, porque no puede haber teoría científica consistente en que la evolución de las especies se produzca por selección natural de los individuos. Tal cosa es sumamente ambigua, no puede ponerse a prueba y por lo tanto, no es científica. Pero aquí, de momento, no criticaremos su incorrección sino su falta de compleción.

La definición es incompleta puesto que carece de uno de los dos significados diferentes de la palabra, el principal y el único válido. El diccionario del uso del castellano de Manuel Seco, Olimpia Andrés y Gabino Ramos, escrito utilizando algunos ejemplos del mundo real, de la prensa y de la literatura es algo más claro al respecto y deja ver ya dos significados en la palabra, aunque no se moleste mucho en explicar el segundo, que es el único verdadero. En sus tres definiciones consecutivas de Darwiniano, Darwinismo y Darwinista demuestra claramente que en sus significados hay algo que no tiene nada que ver con teoría científica alguna; sin embargo, no explica claramente el qué. Dice literalmente:

(más…)

Etiquetas: , ,