Archivo de junio, 2010

Isaiah Berlin, confuso en cuanto al darwinismo

En su prólogo al libro “Sobre la libertad” de John Stuart Mill, un conformista y algo despistado Isaiah Berlin indica:


Ese mismo año apareció “On the Origin of Species”, de Darwin, probablemente la obra científica más influyente de su siglo, que contribuyó poderosamente a destruir la antigua acumulación de dogmas y prejuicios, pero que, al ser aplicada erróneamente en psicología, ética y política, fue usada para justificar el imperialismo violento y la rivalidad encarnizada.

Se equivoca Berlin de medio a medio porque, como nos hacía ver claramente Mauricio Abdalla en su artículo íntegramente publicado en este blog y titulado “O capitalismo é selvagem? (ou: por que celebrar Darwin)“, la propia teoría de Darwin está inspirada en Malthus y es, fundamentalmente, una teoría social.

El transvase indicado por Belin en la dirección de Darwin hacia las ciencias sociales es simple y llanamente un error ya que el flujo de información tuvo lugar exactamente en sentido opuesto, desde éstas hacia aquel.

Como acertadamente indicaba el profesor Abdalla en su artículo:

No fueron las ideas de Darwin las que dieron lugar a su aplicación social (lo que llaman darwinismo social): la misma teoría es una teoría social transportada a la naturaleza. Además de dar el toque final a la metafísica social capitalista, el darwinismo sacramentó la naturalización de las ideas liberales hegemónicas.

Más que destruir, lo que hizo fue substituir dogmas.

Bibliografía

Abdalla, M. La Crisis Latente del Darwinismo. Asclepio. Revista de Historia de la Medicina y de la Ciencia, LVIII (1) Enero-junio, 2006, pp 43-94.

Mill JS. sobre la libertad. Prólogo de Isaiah Berlin. Alianza Editorial SA. Madrid 1970.

Imagen de Isaiah Berlin tomada de Sómacles’s blog



Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

La trinchera mejor protegida

En su prólogo a la obra “La Biosfera y la Noosfera” de Vladimir Ivanovich Vernadsky (1863-1945), titulado El Poder Visionario de Vernadsky, escribe Ángel L.Viloria:

La trinchera mejor protegida de la biología moderna, allí donde se resguarda la hipótesis de la evolución por selección natural, está asignada por un exitoso y perdurable convenio intelectual entre Gran Bretaña y los Estados Unidos de América. A ella acuden desde hace casi 150 años los ejércitos científicos aliados, como deslumbrados por el hallazgo de una explicación que pretende sosegar todas las angustias del ser humano. La defensa feroz de esta trinchera denota la ambición de hacer de la ciencia el último instrumento de la dominación cultural. Los alcances de esta cuasi-adoración por las explicaciones evolutivas son inusitados. La noción de que estamos aquí tan solo por selección natural, por azar, está tan arraigada, que sin duda, la menor amenaza de cambio en esta ideología tendenciosa podría hacer tambalear las estructuras sociales modernas, la superestructura que arropa la organización de las naciones, la visión que la humanidad tiene de su mundo, desde lo invisiblemente pequeño hasta lo inaccesiblemente enorme. Si esta perspectiva catastrofista infunde temor, debo opinar que actualmente no es ninguna amenaza; la fuerza aliada en aquella trinchera es tan grande que por el momento no se vislumbra posibilidad alguna de enrumbar la biología moderna hacia otros horizontes. Sí cabe, por el contrario, convencer a las nuevas generaciones de que en el mundo occidental anterior a 1859 hubo muchas ideas distintas-actualmente abandonadas-en torno al fenómeno de lo viviente, y que a partir de entonces no faltaron talentos que desafiaran con otros conocimientos y perspectivas lo que se dio en propagar masivamente en el ámbito de las ciencias biológicas.

La biosfera y la noosfera es una obra singular, rescatada de una corriente de pensamiento original, independiente del (pero no ajeno al) tsunami darwiniano que inundó aceleradamente la biología de nuestro tiempo

Bibliografía

Vernadsky, Vladimir Ivanovich. La Biosfera y la Noosfera. Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas. 2007.

Imagen tomada de Leadership médica.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

VIRUS Y LOCURA (CIENTÍFICA)

Autor: Máximo Sandín

Un nuevo “avance científico” ha sido anunciado por los medios de comunicación; un nuevo uso para los fármacos antivirales: El tratamiento “contra la esquizofrenia”. Según la revista Schizophrenia Research (1): “la exposición al virus común que causa el herpes labial puede ser parcialmente responsable de la disminución de las regiones del cerebro y la pérdida de capacidad de concentración, memoria, coordinación de movimientos y destreza ampliamente observado en los pacientes con esquizofrenia”. La oportuna aparición de un virus en un órgano, al parecer, deteriorado, abre un nuevo camino para la industria farmacéutica: Estos hallazgos podrían derivar en nuevas formas de tratamiento o de prevención del deterioro cognitivo “que normalmente acompaña a la enfermedad, incluida la terapia con fármacos antivirales”, explican los autores.

Como continuación de la desastrosa e indiscriminada lucha contra las bacterias, que ha conducido a una imparable expansión de la resistencia bacteriana a los antibióticos, se ha desatado la lucha contra los virus. Parece que el fármaco estrella de los laboratorios farmacéuticos para el Siglo XXI serán los antivirales. Y tienen un enorme campo de aplicación. Como todos sabemos, cualquier enfermedad de confuso diagnóstico ha sido producida por “un virus”. Por tanto, “hay que combatirlos”. Por ejemplo, el famoso antirretroviral Tamiflu es un inhibidor de la enzima neuramidasa, uno de los dos “antígenos de superficie” (el otro es la hemaglutinina) que porta el virus en su cápsida. En niños tratados con con Tamiflu se han producido problemas neurológicos, a veces muy graves (en Japón se han producido suicidios relacionados con este problema) (2). La neuramidasa es una enzima implicada en el desarrollo y mantenimiento de la vaina de mielina de las neuronas en mamíferos (3) por lo que el efecto inhibidor es inmediato en niños (en adultos, habrá que esperar…).

En el genoma humano se han identificado entre 90.0000 y 300.0000 secuencias derivadas de virus, fundamentalmente de retrovirus (4), pero también existen virus ADN. Concretamente, el genoma del Herpesvirus 6A está integrado en los telómeros de los cromosomas humanos (5). La variabilidad de las cifras es debida a que depende de que se tengan en consideración virus completos o secuencias parciales derivadas de virus. Estas secuencias son “componentes permanentes del transcriptoma humano”(6), es decir, son partes constituyentes de nuestro genoma y se expresan en todos los tejidos (6). Incluso las secuencias virales que codifican para la cápsida se han mostrado activas en procesos biológicos fundamentales (3, 7, 8). Especialmente abundante y relevante es la actividad de las secuencias de origen retroviral en el proceso de desarrollo embrionario (9), es decir en la formación de nuestros tejidos y órganos.  La inferencia coherente de estos fenómenos sería la siguiente: Si los tumores sólidos son un desencadenamiento de un proceso embrionario (10, 11) producido por algún tipo de “agresión ambiental”, la asociación de virus con el cáncer no sería de causa, sino de consecuencia. Lo tumores emiten partículas virales (12). Y la asociación de virus con tejidos dañados o enfermos tendría la misma causa. Se han “diagnosticado” asociaciones verdaderamente absurdas de virus con enfermedades de un evidente origen ambiental, degenerativo o autoinmune, como el síndrome de fatiga crónica, artritis. Alzheimer, tumor de próstataIncluso, se ha descrito, sin comprenderla, la activación de un virus endógeno como consecuencia de un tratamiento con un fármaco, el Natalizumab contra la esclerosis múltiple, que “despertaba un virus dormido en los riñones” cuya “malignización” desencadenaba una Leucoencefalopatía Multifocal Progresiva.

La guerra contra los virus, desatada, fundamentalmente, por las empresas que financian de un modo creciente la investigación biológica “aplicada” (es decir, con fines comerciales) se ha convertido en un sinsentido totalmente a espaldas de los conocimientos derivados  de la investigación “básica”, es decir, la verdadera investigación científica. La elaboración de vacunas (otro gran negocio para estas empresas) cultivando virus en embriones de pollo (12) o, las más “modernas”, que utilizan líneas celulares para el cultivo (13), son verdaderas fábricas de virus híbridos (por no hablar de las vacunas “transgénicas”) cuyos potenciales peligros pueden ser de una extremada gravedad (14, 15, 16). Y la tendencia demencial del uso de “antivirales” para todo tipo de enfermedades a las que se diagnostica de una forma espuria un origen viral es un nuevo ataque a componentes fundamentales del organismo, de la vida. Cada día son más abundantes los datos científicos que nos muestran que vivimos literalmente inmersos en una inconcebible cantidad de bacterias y virus (17, 18) que cumplen funciones esenciales en todos los ecosistemas (19, 20) y que han cumplido papeles fundamentales en los procesos de la evolución de la vida (21, 22), y que su aspecto “patógeno” es el resultado de alguna desestabilización de sus funciones naturales  Es una guerra suicida contra la Naturaleza. Una guerra contra nosotros mismos.

La verdadera “patología mental” es la del pensamiento que domina en la concepción de la Naturaleza.  Una concepción que han incrustado en el cerebro de los científicos y que ve a la Naturaleza como un campo de batalla en el que todos sus componentes son “competidores”. Pero no nos preocupemos, las grandes multinacionales farmacéuticas nos van a defender de “nuestros peores competidores”. Tras la derrota en la lucha contra las bacterias ha comenzado la lucha contra los virus. La madre de todas las batallas. ¿Tal vez la lucha final?

REFERENCIAS

1.- David J. Schretlen, Tracy D. Vannorsdall, Jessica M. Winicki, Yaser Mushtaq, Takatoshi Hikida, Akira Sawa, Robert H. Yolken, Faith B. Dickerson  and Nicola G. Cascella. (2010) Neuroanatomic and cognitive abnormalities related to herpes simplex virus type 1 in schizophrenia. Schizophrenia Research Volume 118, Issues 1-3, May 2010, Pages 224-231.

2.- Agencia EFE (30/7/2009).  Alta tasa de efectos secundarios en niños que recibieron Tamiflu contra la gripe A.

3.- Megumi Saito, Carmen Sato-Bigbee and Robert K. Yu. (2008). Neuraminidase Activities in Oligodendroglial Cells of the Rat Brain. Journal of Neurochemistry

Volume 58 Issue 1, Pages 78 – 82.

4.- Lower, R., J. Lower, and R. Kurth. (1996). The viruses in all of us: characteristics and biological significance of human endogenous retrovirus sequences. Proc. Natl. Acad. Sci. U. S. A. 93:5177-5184.

5.- Arbucklea, J. H. Et al., (2010). The latent human herpesvirus-6A genome specifically integrates in telomeres of human chromosomes invivo and in vitro. Proc. Natl. Acad. Sci. U. S. A. www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.0913586107.

6.- Seifarth, W. et al., (2005). Comprehensive Analysis of Human Endogenous Retrovirus Transcriptional Activity in Human Tissues with a Retrovirus-Specific Microarray. J Virol. 2005; 79(1): 341–352.

7.- Bouton, O., et al. (2004). The endogenous retroviral locus ERVWE1 is a bona fide gene involved in hominoid placental physiology. PNAS | vol. 101 | no. 6 | 1731-1736.

8.- Gabus C. et al., (2001). The prion protein has DNA strand transfer properties similar to retroviral nucleocapsid protein. J Mol Biol. 6;307(4):1011-1021.

9.- Andersson, A.- C., et al. (2002). Developmental Expression of HERV-R (ERV3) and HERV-K in Human Tissue. Virology Volume 297, Issue 2, Pages 220-225

10.- Kho, A. T. et al., (2004). Conserved mechanisms across development and tumorigenesis revealed by a mouse development perspective of human cancers. Genes Dev.; 18(6): 629–640.

11.- Schuller U., Kho A. Zhao Q., Qiufu Ma., Rowitch DH. (2006) Cerebellar ‘transcriptome’ reveals cell-type and stage-specific expression during postnatal development and tumorigenesis. Molecular and Cellular Neuroscience. Volume 33, Issue 3, 6, Pages 247-259

12.- Seifarth, W. et al., (1995). Retrovirus-like particles released from the human breast cancer cell line T47-D display type B- and C-related endogenous retroviral sequences. J. Virol., Vol 69, No. 10, 6408-6416.

13.- INTERNATIONAL FEDERATION OF PHARMACEUTICAL AND MANUFATURERS & ASSOCIATIONS http://www.ifpma.org/influenza/index.aspx?47

14.- Khan A. S. et al., (2009). Proposed algorithm to investigate latent and occult viruses in vaccine cell substrates by chemical induction.  Biologicals. 2009 Mar 17. [Epub ahead of print].

15.- ISIS Report 07/10/09  Flu Vaccines and the Risk of Cancer http://www.i-sis.org.uk/fluVaccinesCancerRisks.php

16.- Hussain, A. I. (2003).  Identification and Characterization of Avian Retroviruses in Chicken Embryo-Derived Yellow Fever Vaccines: Investigation of Transmission to Vaccine Recipients. J Virol. 2003, 77(2): 1105–1111.

17.- Grice, E. A. et al., (2009). Topographical and Temporal Diversity of the Human Skin Microbiome. Science 29, Vol. 324. no. 5931, pp. 1190 – 1192

18.- Williamson, K.E., et al., (2003). Sampling Natural Viral Communities from Soil for Culture-Independent Analyses. Applied and Environmental Microbiology, Vol. 69, No. 11, p. 6628-6633

19.- Gewin, V. 2006. Genomics: Discovery in the dirt. Nature .Published online: 25 January 2006; | doi:10.1038/439384a

20.- Suttle, C. A. (2005). Viruses in the sea. Nature 437, 356-361.

21.- Gupta, R. S. 2000. The natural evolutionary relationships among prokaryotes. Crit. Rev. Microbiol. 26: 111-131.

22.- Villarreal, L. P. (2004). Viruses and the Evolution of Life. ASM Press, Washington.

Etiquetas: , ,

¿Es la selección natural un mecanismo?

Confuso por la avalancha de críticas e insultos recibidos por formular la pregunta  ¿Qué es la selección natural? he  buscado en las fuentes más recientes, concretamente en el diccionario de la Neolengua para informarme. Ahí encuentro lo siguiente:

La selección natural es un mecanismo evolutivo que se define como la reproducción diferencial de los genotipos en el seno de una población biológica

¿Será cierto que la selección natural es un mecanismo?

Si lo es, entonces:  ¿De qué mecanismo se trata? ¿Qué elementos intervienen, qué estructuras y cómo están ordenadas? ¿Puede tratarse acaso de un mecanismo sin ninguna estructura, elementos  ni orden?

¿Podrá, en ese caso ser el mismo mecanismo responsable de la reproducción diferencial de todos los genotipos en el seno de todas y cada una de las poblaciones?

¿El mismo mecanismo regirá cambios en poblaciones y la formación de especies?

¿El mismo mecanismo en la naturaleza y en el laboratorio?

¿El mismo en los salmones, en focas, en trilobites, en virus plantas y bacterias?

¿Están seguros de lo que escriben y mantienen los autores y correctores de  tan importante apartado?

¿Es serio llamar a la selección natural mecanismo?

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , , , ,

Un deplorable espectáculo (ofensa a la Selección Natural)

Mantener un blog puede requerir enormes dosis de paciencia. En particular cuando se muestran puntos de vista críticos con las versiones “oficiales” de la ciencia y se admite e intenta responder a todo tipo de comentarios, entre los cuales abundan los insultos.

Pero los insultos directos no son los que más daño hacen. Peor es quien entra en el debate con actitud en apariencia abierta y dialogante y, poco a poco, a lo largo de varios comentarios va mostrando otro aspecto, lleno de prepotencia y arrogancia. Introduciendo entre sus argumentos, de forma comedida al principio, y después taimada, insultos para los otros participantes que no opinan como él.

El debate de la entrada Confusión en la Evolución: ¿Qué es la Selección natural? ofrece un buen ejemplo de ello.

Un participante, que había empezado modestamente indicando por ejemplo en su primer comentario que no sabía si la SN es o no una tautología:

“No sé si eso es una tautología, pleonasmo o perogrullada, pero el caso es que es así y el que una explicación parezca muy simple no necesariamente quiere decir que sea errónea. Lo que queda por ver es hasta que punto eso permitirá o no explicar los cambios evolutivos a todas las escalas y la aparición de nuevas especies. Cualquier aportación o estudio sobre este punto es siempre bienvenida porque pocos dudan de que hay cosas que aún no sabemos y tampoco sería la primera vez que hay que cambiar de modelo explicativo (no hay ninguna tragedia en ello), pero tengamos primero claro qué es lo que realmente dice la Genética sobre este punto.”

En su segundo comentario indicaba acertadamente la dificultad del estudio de la evolución:

“En resumen, el estudio de la evolución es probablemente uno de los más difíciles en Biología por lo que no es extraño que haya cosas que no encajen (pocas cosas hay en ciencia que se puedan explicar sin que acabe asomando alguna dificultad), pero no estoy tan seguro de que sea (al menos en exclusiva) por un empeño en mantener premisas falsas sino por más bien por problemas experimentales. Si el modelo falla la historia nos enseña que siempre cae ante los hechos. La pregunta clave aquí es ¿hay realmente HECHOS claros que no se puedan explicar con el modelo? Hechos y no disquisiciones ideológicas (por otro lada perfectamente legítimas y respetables) es lo que se necesita.”

Y en el tercero, aunque ya empezaba a tomar el tono de una clase magistral, todavía reconocía que la SN puede que no explique nada:

“Se decía en el anterior comentario que la SN jamás ha explicado nada. Quizás, pero de lo que sí que podemos estar seguros es de que lo que de verdad no explica absolutamente nada es un modelo que ni siquiera se plantea.”

El cuarto comentario venía a mostrar el punto de inflexión, el giro hacia una postura arrogante y de insulto:

“Más claro imposible y, por supuesto, cada uno es libre en su casa, o en su blog, de afirmar lo que le parezca más apropiado, incluso de acabar un debate con un comentario en la línea del “esto es así porque lo digo yo, y basta”.
Por cierto, ¿hay aquí alguna diferencia con la manera dogmática de actuar que tanto se proclama que se da en el “bando” de la “ciencia oficial”?
Algunos pensamos que puede haber cosas que el modelo neodarwinista no explique satisfactoriamente, que quizás la aparición de especies o taxones de orden superior requiera de algún otro mecanismo aún no aclarado pero, francamente, me parece bastante claro que no será a través de actitudes del tipo “heterodoxo profesional” como se llegará a algo en esta línea, si es que realmente hay algo a lo que llegar.”

En ningún momento he acabado yo ningún debate en ese tono que el comentario me atribuye (“esto es así porque lo digo yo, y basta”), pero es que además hay un enorme contrasentido en calificar de “dogmática” a una postura por ser crítica con un dogma.

Aquí es cuando empezaban de manera más o menos camuflada los insultos (heterodoxo profesional) que en comentarios siguientes se irían multiplicando:

Así en el sexto comentario se nos acusa de perdernos en disquisiciones:

“Espero que esto sirva de estímulo a todos los que puedan leer este blog para ir a los libros de Genética a aclararse, mucho mejor que con lo que yo he escrito aquí, acerca del tema y a profundizar más en él, en vez de andarse perdiendo en disquisiciones sobre teoremas, teorías, hipótesis, tautologías, lo que Darwin y otros eran o no eran y otras cosas por el estilo que reconozco quedan bien en una charla de bar ante unas tapas y unas cañas, pero que no acaban de contribuir mucho al avance de la ciencia.

En el séptimo de no saber de qué hablamos:

“me gustaría hacer algunos comentarios sobre el conocido como principio o ley de Hardy-Weinberg porque me parece que se basan en un conocimiento parcial o incompleto del tema. Como en alguna otra ocasión he hecho, empiezo por recomendar a todo el que se pueda acercar por este blog que antes de dejarse llevar por lo que en él encuentre, lea el capítulo correspondiente de algún buen libro de texto general de Genética para obtener una visión más completa del tema y después saque sus propias conclusiones.”

Y de dogmático:

“La última respuesta de E. Cervantes a los comentarios de Mig es muy reveladora de cómo el “dogmatismo”, el creer que los que opinan de un modo diferente al propio en realidad es que no saben pensar, se da en muchas partes, y no sólo en esa “ciencia oficial” que no hace más que decirse que trata de ocultar lo que la contradice. Que los que han leido el último comentario de E. Cervantes piensen y saquen sus propias conclusiones.”

Pero repito: No es dogmatismo criticar al dogma.

En el octavo se nos acusa de “peligrosidad”:

“Desdichadamente, veo que hay bastante gente que con el mismo desconocimiento que yo, o incluso, por lo que parece, con algo más (si es que es posible tal cosa) se siente capacitado para proclamar enfáticamente que la SN no sólo es falsa o un absurdo sino peligrosa para la Biología. Más bien me parece que los peligros andan por su lado.”

En el noveno de perniciosidad:

“Lo pernicioso es buscar la heterodoxia por la heterodoxia, inventar supuestas conspiraciones o proclamar que se tiene la verdad y que el que no la sigue es porque o no piensa o está vendido a alguna maléfica mafia científica o eugenésica.”

El décimo comentario de este participante colma el vaso de mi paciencia:

“En respuesta a las cuestiones sobre la relación entre genes y caracteres me gustaría hacer algunas aportaciones ya que, por lo que he leído en los últimos comentarios, en este blog no parece que intervengan muchos biólogos o personas que hayan estudiado Genética a nivel universitario. No es que yo pretenda saberlo todo, pero esta situación me recuerda a esa que se describe diciendo que en el país de los ciegos el tuerto es el rey.”

Y el número once continúa en esta tónica:

“Mis críticas van dirigidas fundamentalmente al responsable de este blog que, en vez de aprovechar sus conocimientos de Biología (que aún me resisto a creer que sean tan escasos en Genética) para conseguir que otras personas obtengan la suficiente información como para razonar por si mismos con ALGUNA BASE, alienta todo aquello que huela a heterodoxia, por falto de fundamento que esté. Los científicos, y más si ocupan algún puesto oficial pagado con el dinero de todos los españoles, tienen ciertas responsabilidades sociales, entre ellas la de hacer accesible el conocimiento al mayor número posible de personas y de una forma fiable. Está muy bien, y es absolutamente necesario, hacer saber que hay dudas y que no se sabe todo, pero no lo está tergiversar y lanzar medias verdades, como en más ocasiones de lo debido se hace aquí.”

Como digo he recibido muchos insultos directos en este blog. La mayoría los he borrado, pero nunca esperaba yo que el preguntarme ¿Qué es la Selección Natural? fuese a tener todas estas consecuencias.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , ,

Visión alternativa de la Evolución: La grandeza moral del perdedor

La semana pasada cumplió tres años el blog Biología Humanista que en su segunda entrada contenía los primeros párrafos del artículo titulado “El traje Nuevo de Darwin”.

Inspirado en el cuento “El traje nuevo del emperador”, el artículo trataba del vacío científico que genera el concepto de Selección Natural y como consecuencia, la confusión en una situación de la que resulta victorioso el materialismo con la entrega de la Ciencia en manos del poder económico.

Como veíamos en “El traje Nuevo de Darwin” y también a lo largo de las entradas de este blog, algunos de sus contemporáneos más brillantes (Agassiz, von Baer, Hodge, Lyell, Owen, Sedgwick, Trémaux, etc…) habían indicado a Darwin la inutilidad de la Selección Natural, que no aporta nada a la ciencia más que confusión. Entonces surge la pregunta: ¿Por qué mantenerla? La respuesta es inmediata: Por el interés (de algunos).

La teoría darwinista de Evolución por Selección Natural no es una teoría científica en sentido estricto sino una visión que sirve para extender en la sociedad el concepto de “supervivencia del más apto”, la falsa idea de que la naturaleza siempre ha sido competitiva y por lo tanto toda competición es “natural”.

Puntos de vista tan escasamente científicos como ella pero opuestos son perfectamente posibles. Admitirlos puede contribuir a la difusión de cualidades que hagan más amable la convivencia porque, a parte de una serie de consecuencias lamentables, la “teoría darwinista” o mejor dicho la “visión del mundo darwinista” constituye un ejemplo de cómo la ciencia puede influir en la sociedad.

Presento a continuación algunos fragmentos del  artículo titulado: “Visión alternativa de la Evolución: La grandeza moral del perdedor”.

Contiene ejemplos de cómo la ciencia puede influir en la sociedad. En algunos casos tal influencia puede contribuir a cambiar los valores morales. Una visión opuesta a la supervivencia del más apto es posible: el psicólogo suizo Carl Gustav Jung la había descrito con toda claridad…………..

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Visión alternativa de la Evolución: La grandeza moral del perdedor

Contenido:
Resumen. Abstract
1. Introducción. El lenguaje. Un axioma moral. Precisión en el lenguaje. Objetivos
2. El discípulo insumiso de Freud irrumpe en escena precipitadamente
3. La Ciencia crea el mundo. Un ejemplo del mundo de la Historia
4. No solo el sueño de la razón produce monstruos
5. La Ciencia crea el mundo: un ejemplo de las ciencias llamadas puras (Genética)
6. Conclusión

1. Introducción. El lenguaje. Un axioma moral. Precisión en el lenguaje. Objetivos

………..Parto de una posición que admite la existencia de una necesidad moral en el ser humano. En epistemología esto se llama un axioma. Es decir, algo que damos por bueno sin necesidad de demostrarlo, o dicho de otro modo, que, a nuestro entender, de manera más o menos consensuada o subjetiva, no requiere demostración. En general, el ser humano no puede permanecer inmutable ante la injusticia; en particular, cada persona tiene unos criterios morales, una búsqueda personal del bien. Aunque existen numerosos ejemplos de despreocupación frente a la injusticia o desinterés aparente por la justicia, la preocupación por la justicia es una constante a lo largo de la historia. Más allá de la preocupación por la justicia, en el origen de cada persona hubo un ser indefenso integrado en una familia que se ocupó de él, que veló por su supervivencia y que inculcó en él la existencia de un principio moral, la necesidad de distinguir el bien del mal y hacer el bien………………

……….La razón no debe ser arrogante sino respetuosa…………..

……….Así, a menudo se lee y se escucha “La Teoría de la Evolución”, aunque lingüísticamente correcto pues sería admisible que el término Teoría se emplease en su acepción más amplia (conjunto de conocimientos), estrictamente hay que saber que no existe una Teoría de la Evolución, sino varias teorías que pueden explicar distintos aspectos de la evolución. La evolución se considera hoy un hecho……….

……….las diversas teorías intentan dar explicaciones de este hecho; por ejemplo, la teoría darwinista de evolución por selección natural, intenta explicar la evolución mediante la competición entre los individuos y la supervivencia de los más aptos. Competición es una palabra que se emplea aquí reiteradamente de forma inadecuada, ya que en sentido estricto competición debe aplicarse sólo a juegos o actividades humanas. Nadie ha visto nunca una competición en la naturaleza, fuera de las organizadas por el hombre. Admitiendo que pueda haber lucha por los recursos, ni es general, ni se ha demostrado su función en la formación de especies (GOULD, 2002). Teniendo en cuenta estos y otros inconvenientes, es un milagro que la teoría de evolución por selección natural haya llegado tan lejos y se haya mantenido durante tanto tiempo en una posición predominante en la Ciencia (SANDÍN, 2005; ABDALLA, 2006), a pesar de no explicar aspectos esenciales de la evolución.

No es el objetivo de este texto el presentar una teoría de la evolución. No pretendo explicar nada sino simplemente proporcionar una visión alternativa y posible de algunas explicaciones a la evolución que aún siendo incompletas y a menudo incorrectas son, hoy en día, admitidas en Biología.

Según la visión actual de la Biología, en el curso de la evolución de la vida en el planeta Tierra, habrían surgido sistemas ordenados formados a partir de la agrupación y especialización (división del trabajo) de otros más simples; de tal manera que cada uno de sus componentes pasa a existir en función de su utilidad para el colectivo. En la evolución de los seres vivos observamos este mecanismo en al menos tres etapas esquematizadas en la Figura 1:

Célula Procariota Célula Eucariota Organismo Grupo (colonia, sociedad)

En cada uno de estos pasos o transiciones, todos aquellos elementos carentes de utilidad para la conformación de la nueva estructura son descartados; por ejemplo, según la teoría simbiótica, diversas células procarióticas se asociarían para formar una eucariótica, pero siempre habría muchos más modos de vida procarióticos que los que participasen en dicha asociación. Así, a lo largo de la historia se descartan moléculas, células y organismos por su falta de utilidad para el sistema. Utilizamos voluntariamente la palabra descartar, asociando la evolución con el juego de cartas. Alguien dijo que en el juego de cartas ocurría como en la vida, un equilibrio entre el determinismo (las cartas que te tocan) y la libertad (las cartas que te quitas). Según nos indica la biología contemporánea, en la evolución ocurre algo parecido: Se repartieron unos elementos y desde entonces muchos de ellos han evolucionado y otros han sido eliminados. Ha habido una adaptación indudable a un ambiente cambiante. No es necesario invocar ningún tipo de lucha, o competición. La adaptación ha resultado en organismos cada vez más complejos y por un lado podría pensarse que, cuanto más complejo y avanzados son los organismos, más excluyen la presencia de individuos atípicos, pero, por otra parte, el proceso es tan sencillo y constante que en términos generales no varía con el tiempo y se comporta como si hubiese siempre un macro-sistema cuyo mecanismo de acción consiste en descartar elementos libres, favoreciendo micro-sistemas más organizados. La naturaleza y origen de estos micro-sistemas queda sin explicar en la teoría darwinista, por el contrario su gran logro es su enorme aceptación y extensión y, más allá de los límites de la Ciencia, su función en la creación de nuestro mundo actual, sin dioses, sin moral y dominado por un afán de la explotación de recursos disfrazado bajo el pretexto de una racionalidad huérfana, sometida a criterios económicos y sociales que han favorecido una infraestructura económica irracional. Pero la razón tiene un recorrido muy corto si no es fundamentada en sólidos principios morales.


2. El discípulo insumiso de Freud irrumpe en escena precipitadamente

Carl Gustav Jung, el psicólogo suizo conocido por su enfrentamiento con su maestro, Freud, y por sus trabajos acerca del inconsciente, establece en las sociedades humanas la oposición entre pensamiento, sentir y logro colectivos y los individuales:

El pensamiento y el sentir colectivos y el logro colectivo se cumplen relativamente sin esfuerzo en comparación con la función y el logro individuales, por lo cual es siempre muy grande la tentación de dejar que la función colectiva sustituya a la diferenciación de la personalidad ……

…..Al superficializarse y finalmente disolverse en la psique colectiva la personalidad diferenciada de ella y resguardada por el prestigio mágico (la negación de Pedro) se produce en el individuo una pérdida del alma, pues un logro importante ha sido dejado de lado o hecho retroceder. (JUNG, 1990, p 42).

Para Jung, grandes pérdidas individuales son el necesario sacrificio en pro del establecimiento y el mantenimiento de un sistema complejo. Antiguos conceptos religiosos y éticos, el alma, la moralidad, la libertad y el carácter, son descritos por él como las víctimas en este proceso:

Cuanto mayor es una comunidad y cuanto más la suma de factores colectivos propia de todas las comunidades grandes, está sustentada por prejuicios conservadores, en detrimento del individuo, tanto más queda este anulado moral y espiritualmente, extinguiéndose así la única fuente de progreso moral y espiritual de la sociedad. (JUNG, 1990, p 44).

Estas duras y proféticas palabras hablan claro acerca del destino del individuo en las sociedades avanzadas y complejas. Escritas a principios del siglo XX, cuando el mundo conocía el imperialismo, aunque nadie hablaba todavía de la globalización, el progreso del final de aquel siglo ya periclitado ha venido a confirmarlas. Ahora bien, ¿qué tiene que ver esto con la evolución? Si admitimos que la evolución de las sociedades humanas es un paso en un proceso más general, esta perspectiva nos da una especie de visión en negativo de la lteoría darwinista de la evolución por selección natural, es decir que la evolución podría verse como la pérdida de los más libres en lugar de la supervivencia de los más aptos. El análisis de los procesos actuales de la evolución social serviría para revelar esta situación. En nuestra sociedad, la Ciencia puede ser responsable de una buena parte de este papel represor sobre el individuo. La Ciencia, en su sentido más amplio, considerada como conjunto ordenado de conocimientos, estructurados en departamentos universitarios y centros de investigación, dicta hoy los criterios de normalidad y sienta las bases del porvenir del mundo. Existen complejas relaciones entre la infraestructura económica y la superestructura ideológica, y la Ciencia podría establecer y asentar principios al servicio de sistemas económicos imperantes. Lo veremos con dos ejemplos. Un ejemplo del mundo de la historia y otro del mundo de la Genética.

3. La Ciencia crea el mundo. Un ejemplo del mundo de la Historia

4. No solo el sueño de la razón produce monstruos

En la imagen del grabado de Goya (Fig. 3) se ve a un hombre sentado en un sofá dormitando, de cuya cabeza brotan unas cuantas criaturas. ¿Se habrá inspirado Goya en una de las sesiones de retrato del propio Jovellanos (Fig. 2) para su imagen del sueño de la razón? Si así fuese, casi estaríamos por concluir que para completar su totalidad histórica, el siglo XVIII contó con dos personas: Jovellanos y Goya. El titulo del grabado (“El sueño de la razón produce monstruos”) está añadido en un texto escrito en su parte inferior izquierda. Nadie podría adivinarlo con sólo ver el cuadro si no lo conociese previamente ya que no hay una conexión directa entre el titulo y el dibujo. Dicho titulo es engañoso y procede del más exacerbado racionalismo. Compárese si no con la siguiente frase de von Schelling:

El mundo de los dioses no es objeto ni del mero entendimiento ni de la razón sino que hay que comprenderlo exclusivamente con la fantasía.

5. La Ciencia crea el mundo: un ejemplo de las ciencias llamadas puras (Genética)

En los últimos años, sólo he encontrado un artículo en el periódico que se preguntase por el significado de algo. Un notario escribía en un diario nacional, preguntándose acerca del significado de la vida tanto en las víctimas de atentados terroristas como en sus causantes. He ahí alguien que se pregunta por el sentido de la vida, pero a parte de esta excepción, los ejemplos de esta cuestión no solamente no abundan, sino que han disminuido a lo largo de la Historia.
Curiosamente, la disyuntiva entre la acepción antigua de carácter y la moderna tiene connotaciones morales. Si un ser vivo no tiene nada que sea su propio carácter, salvo una suma de características fugaces, entonces la moral se borra del mapa.
La evolución de la palabra carácter ha corrido paralela con la evolución de la palabra abstraer. Hoy en día yo puedo abstraer cualquier propiedad de los seres vivos de una manera independiente de las demás. En la antigüedad, abstraer significaba captar la esencia de algo.

6. Conclusión

La vida es corta. Somos vulnerables y estamos en manos de fuerzas desconocidas. No vamos a dominarlas sólo con la razón. La Teoría darwinista ha impregnado todos los dominios de la biología y de la sociedad. Ha modificado el mundo contribuyendo a ver la naturaleza operando como un monstruo ciego. Si así fuese, el hombre no tendría lugar en este espacio, del cual los dioses con mayúscula y con minúscula han sido expulsados. Como dejó escrito Unamuno en una carta escrita a Casimiro González Trilla, el seis de Enero de 1905 (Teira, J, 2006), La verdad ética es el fundamento de la verdad objetiva. Pero admitir en el seno de la Ciencia a una teoría imprudente y no científica es una irresponsabilidad que ha acompañado a la decadencia moral de la sociedad; porque, como hemos visto, la Ciencia impone el pensamiento a la sociedad. Con este breve artículo he pretendido tan solo abrir las puertas a antiguos modos de ver el mundo que deben ser invitados a participar en el panorama actual de la ciencia en un intento de evitar el panorama anticipado por Jung:

Nuestra maravilla ante las grandes organizaciones se esfuma cuando interiorizamos del otro lado de la maravilla: La monstruosa acumulación y acentuación de todo cuanto hay de primitivo en el ser humano y la inevitable anulación de su individualidad en beneficio de ese monstruo que toda gran organización no puede sino ser. Un ser humano de hoy que responda más o menos al ideal moral colectivo ha hecho de su corazón una cueva de asesinos, lo que puede mostrarse sin dificultad por el análisis de su inconsciente, aun cuando el mismo no experimente por ello molestia alguna. (JUNG, 1990, p 45).

O más exageradamente:

Un cuerpo social grande, aun formado en su totalidad por hombres excelentes, se asemeja en moralidad e inteligencia a un enorme animal obtuso y violento; cuanto mayores son las organizaciones grupales, tanto más inmutables en su inmoralidad y en su ciega estupidez…(JUNG, 1990, p 44).

Etiquetas:

La perspicacia se pierde en el dogma

Cualidad menguante y ya casi extinguida, la perspicacia, solía reflejarse cual rayo de luz al leer textos de los periodistas antiguos, cuya agudeza penetraba en los recovecos de la realidad hasta puntos insospechados.

La perspicacia llevaba a veces al periodista a perderse en digresiones. Tan lejos habría llegado  en su sondeo de la realidad que luego resultaba difícil encontrar el camino de retorno. Así por ejemplo, llegado un artículo a una frase muy inspirada, podría continuar con otras bien confusas.

Al igual que mi amigo Joaquín, del Majao Público, he estado ojeando una reciente edición de las obras completas de Leopoldo Alas “Clarín”.

En un texto publicado en 1894, Clarín nos ofrece un magnífico ejemplo de perspicacia. Las dos primeras líneas son buena muestra de agudeza y capacidad de penetración. El resto es prueba de la confusión que proviene sin duda de haberse perdido o de haber dado por bueno un dogma. Veamos:

Porque, nótese, que así como ahora el transformismo transformado de los continuadores de Darwin no admite que entre en la herencia el resultado orgánico del uso individual, así en la ciencia que habíamos de continuar, heredaríamos, si acaso, de antiguas tendencias y aptitudes, rasgos generales, pero no la manera particular del pensamiento y de los ideales de entonces. Así, por ejemplo, nuestros nuevos metafísicos no necesitarían ser, ni serían como por herencia, ante todo teólogos de un dogmatismo positivo, y dentro de éste, defensores extremados de la concentración autoritaria. No es fácil prever qué sesgo tomarían las cualidades propias de la raza enfrente de la nueva vida científica emprendida, no por copia sacada, como al trasluz de los extranjeros, sino por asimilación seria, sistemática, constante.

Lo que hay que destacar es el “no admite”. Clarin se daba cuenta de que existía una prohibición en la ciencia. La prohibición generaba confusión y echaba a perder el discurso.

Referencia

Clarín. Un Proyecto. El Globo, 23 de Abril de 1894.

Tomado de:  Obras Completas de Clarín. VIII Artículos 1891-1894. p 725.

Ediciones Nobel SA Oviedo. 2005.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: