Archivo de septiembre, 2010

El lecho de Procustes o Qué hacer cuando los datos no apoyan la teoría: Sorprendente entrevista a Máximo Sandín

Procrusto o  Procustes era un bandido de la Mitología Griega que tenía dos lechos, uno corto y otro largo.  Obligaba a sus víctimas a tenderse en uno de ellos: a los de talla alta, en el corto y para adaptarlos a la cama, les cortaba los pies. A los de baja estatura, los acostaba en el lecho largo y entonces les estiraba violentamente las extremidades para alargarlos.

En las relaciones entre una teoría y las evidencias que pretende explicar,  puede ocurrir como en el caso de Procrustes que a veces el científico se vea tentado a adaptar la realidad para hacerla encajar en sus esquemas.

Ejemplo de este comportamiento es el caso del darwinismo,  mediante el cual,  ocurra lo que ocurra en la Naturaleza y sean cuales sean las observaciones y los datos, todo lo habrá ya predicho y explicado Darwin mediante su infalible Selección Natural.

La siguiente entrevista con Máximo Sandín revela el interés honesto y sincero de este autor por el estudio y comprensión de los procesos vitales y pone de manifiesto algunos puntos débiles de la biología moderna. En contraste se ha publicado con un título algo confuso y  que no hace honor a su contenido: Máximo Sandín: “Los virus no son patógenos por definición” .

Básicamente, y por resumir la entrevista en una frase queda claro que los resultados y los datos aportados por la biología no encajan con una teoría anticuada y basada en una tautología. No tienen soporte teórico.  Es la teoría que constituye la base de la biología actual lecho de Procrusto en el cual sobra, más que falta, algo para que los datos empiecen a encajar.  ¿ Qué es lo que sobra?  En primer lugar la Selección Natural, baluarte único del darwinismo y una tautología entera y verdadera. En segundo lugar, la Teoría Sintética. Una Teoría que no sabe decir de sí misma si es científica o metafísica no hace más que sembrar la confusión………….

(más…)

Etiquetas: , ,

El pensamiento como hipopótamo

“Es casi seguro que vamos hacia una era de dictaduras totalitarias -una época en que la libertad de pensamiento será en un principio un pecado mortal y más tarde una abstracción sin sentido.  El individuo autónomo va a ser borrado del mapa. Pero esto significa que la literatura, en la forma en que la conocemos, tiene que sufrir por lo menos una muerte temporal. La literatura del liberalismo está llegando a su fin y la literatura del totalitarismo aún no ha aparecido y es apenas imaginable. En cuanto al escritor, sentado en la punta de un iceberg, no es más que un anacronismo, un vestigio de la era burguesa, tan condenado al fracaso como el hipopótamo.”

Almost certainly we are moving into an age of totalitarian dictatorships — an age in which freedom of thought will be at first a deadly sin and later on a meaningless abstraction. The autonomous individual is going to be stamped out of existence. But this means that literature, in the form in which we know it, must suffer at least a temporary death. The literature of liberalism is coming to an end and the literature of totalitarianism has not yet appeared and is barely imaginable. As for the writer, he is sitting on a melting iceberg; he is merely an anachronism, a hangover from the bourgeois age, as surely doomed as the hippopotamus.

George Orwell. Inside the Whale. 1940

Imagen de aquí


“Función social del científico: ¿Qué es la ciencia?, un viejo artículo de Orwell”

Etiquetas:

Teoría sintética: contradicción, redundancia y más ambigüedad

La palabra Teoría tiene dos acepciones distintas. En sentido amplio significa “Conjunto de conocimientos”, en general. En sentido restringido, es una explicación propuesta para un fenómeno natural, cuya verificación se ha de realizar experimentalmente.

Hablar de “Teoría Sintética” en el estudio de la Evolución significa, por lo menos y para empezar, uno de dos errores:

1) Redundancia, si nos referimos a una teoría en sentido general,  puesto que todas las teorías, en este sentido, son sintéticas.

2) Contradicción u oxímoron; puesto que, si nos referimos a teoría en sentido estricto, no puede ser sintética sino que ha de referirse a un aspecto puntual y preciso de la realidad del que supuestamente ha de suministrar una explicación que se verificará experimentalmente.

Teoría Sintética, Evolutionary Synthesis, Extended (o “expanded”) Evolutionary Synthesis, Modern Synthesis, etc, etc… son, por lo menos términos redundantes o contradictorios.

También puede ocurrir que se pretenda mezclar ambas acepciones.  Esto es inventarse un tercer tipo de teoría que sea a la vez, general y estricta. Es decir generar la confusión con la finalidad de hacer pasar por teoría científica (en sentido estricto) lo que no lo es: mantener la ambigüedad que, desde Darwin, es consustancial al estudio de la evolución y que consiste en que tenemos una explicación (la selección natural) que no explica nada, que no puede someterse a experimentación y que, además de explicación puede pasar por hechos, procesos, teoría o cualquier otra cosa según vaya siendo conveniente.

La ambigüedad procede de Darwin, quien no aporta a la ciencia una teoría en sentido restringido:  sus libros no contienen explicación alguna que pueda someterse a experimentación acerca del origen de las especies

Imagen tomada de la Exposición de John James Audubon (1785 – 1851) en la New York Historical Society

Una buena traducción de esta entrada al portugués

 

Lectura aconsejada:

 

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:

.

“¿Es la selección natural un mecanismo?”

“La Selección Natural: Catorce significados distintos y un solo Teorema verdadero?”


”¿Es la selección natural proceso?”

Etiquetas: , , , ,

Jardinero del lenguaje. Comentario del libro “Expressions and Interpretations”, de Jon Hellevig

En las páginas finales del manuscrito que sirve de pretexto para la obra “El nombre de la Rosa”, Adso de Melk, su autor-protagonista y alter ego del autor real de la novela se preguntaba si en su escrito habría algo de utilidad para el lector; alguna clave que a él mismo hubiese podido pasar desapercibida. La pregunta es retórica puesto que su autor sabe bien que, cuando un libro está escrito sobre una base sólida, sus significados se multiplican con el tiempo.

El Nombre de la Rosa, un gran éxito de ventas del lingüista Umberto Eco, relata una serie de aventuras en un monasterio medieval. Se supone que el monasterio contiene una de las mejores bibliotecas de la época que, al final desaparece consumida en un incendio precedido de una serie de intrigas y crímenes que habrían tenido lugar a finales del año 1327, cuando el poder del Papa instalado en Avignon y asociado a los dominicos, se enfrenta al poder de Luis, rey de Baviera.

Uno de sus temas centrales consiste en la defensa de la orden de los franciscanos y su principio de aceptación de la pobreza en imitación de Cristo. Guillermo de Baskerville, el sagaz protagonista es un franciscano amigo de Guillermo de Ockham. En algún momento se lee en la novela que el poder eclesiástico no tiene interés en defender la pobreza como valor puesto que esto traería como consecuencia indeseada que el pueblo rechazaría a los clérigos ricos. Éste que, como digo, es tema central e ineludible, pronto es sofocado para dar paso al segundo.

(más…)

Etiquetas: ,