Archivo de diciembre, 2010

Sin noticias de Gurb: La biología invadida por el estilo de la historieta

En la novela titulada “Sin noticias de Gurb” un extraterrestre con el aspecto de Marta Sánchez anda perdido por las calles de Barcelona.  Aprovechando el general desorden, uno de  sus párrafos ofrece una peculiar versión del cuerpo humano y de la evolución.  Escribe Eduardo Mendoza:

No hay en todo el universo chapuza más grande ni trasto peor hecho que el cuerpo humano. Sólo las orejas, pegadas al cráneo de cualquier modo, ya bastarían para descalificarlo. Los pies son ridículos; las tripas, asquerosas. Todas las calaveras tienen una cara de risa que no viene a cuento. De todo ello los seres humanos sólo son culpables hasta cierto punto. La verdad es que tuvieron mala suerte con la evolución.

Más, contrariamente a las apariencias, tan hilarante  descripción no es exclusiva de la literatura de ficción, sino que para sorpresa de algunos,  sigue la sólida tradición de las más altas esferas de la biología.  Así muchos  científicos  después de hacer trabajos excelentes en el laboratorio vienen a decir cualquier cosa hablando de evolución.  Por ejemplo Francois Jacob, quien ganó el Nobel de Medicina o Fisiología en 1965 junto con Jacques Monod y André Lwoff por sus trabajos sobre la regulación del control de la biosíntesis de enzimas en bacterias, seguía la tradición hilarante y se expresaba de este modo:

La selección natural no trabaja como un ingeniero, sino como un chapucero, un chapucero que todavía no sabe que va a producir, pero recupera todo lo que le cae sobre sus manos, los objetos más heterogéneos,… un chapucero que aprovecha todo lo que encuentra a su alrededor para obtener algún objeto que sea útil.

Pero,…..¿ a qué se refería aquí el Nobel con la Selección Natural?

Si fuese a una Teoría Científica, entonces la tal Selección Natural no puede trabajar, las teorías están exentas de la obligación de trabajar. Pero por otra parte si es algo que trabaja como se indica en la frase y no sólo eso sino que lo hace buscando una utilidad, entonces deberá ser mucho más que un ingeniero puesto que su campo de acción no tiene limites.

Si viniese a ser cierto que la SN trabaja en busca de una utilidad como indica la frase de Jacob, tal vez será porque hay algún plan, algún diseño, por lo menos el de encontrar algo útil…: Ingeniero, chapucero, diseñador sin diseño, diseño sin diseñador,  poco importa. Lo importante es que seguimos sin saber……….¿Qué es la selección Natural?

Jacques Monod, su compañero en el Nobel de Fisiología o Medicina de 1965 no parece que sea quien nos va a sacar de dudas. A la hora de hablar de la evolución de forma ambigua o hilarante, no se quedaba atrás. En su libro el azar y la necesidad indica:

Decimos que estas alteraciones son accidentales, que tienen lugar al azar y que constituyen la única fuente posible de modificaciones del texto genético, único depositario a su vez de las estructuras hereditarias del organismo, se deduce necesariamente que solo el azar está en el origen de de toda novedad en la biósfera. El puro azar, el único azar, libertad absoluta pero ciega, en la raíz misma del prodigioso edificio de la evolución: esta noción central de la biología moderna no es ya hoy en día una hipótesis entre otras posibles o al menos concebibles. Es la sola concebible como única compatible con los hechos de observación y experiencia.


El estilo de la historieta ha invadido la biología. Y es que lamentablemente existe una larga tradición de bioquímicos que, tras hacer un portentoso trabajo de laboratorio, vienen a expresarse de cualquier manera al tratar de los aspectos más generales de la vida. El Efecto Gurb es general y tiene que ver por lo menos con dos cosas.

Primero con la enorme diferencia entre la vida y el laboratorio de la cual pocos científicos manifiestan ser conscientes en su obra.  Segunda, con el efecto negativo que tienen los premios sobre el poder de expresión de los premiados.

El estudio de esta tradición de biólogos que escriben sobre la vida como si fuesen escritores de ficción o autores de historieta de kiosko promete ser fructífero desde un punto de vista de la sociología.


Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , ,

Eugenio Trías sobre el poder

Nada sabemos acerca de nuestro poder. Nada sé acerca de mi propio poder. Cada cual tiene un poder que es su poder. Y cada cual no es, desde luego, una Persona, un Sujeto, un Alma. Del mismo modo como las cosas no son objetos, tampoco las personas son sujetos. De usar estas terminologías – cosa que se justifica sólo con fines expresivos o poéticos- podríamos decir que también las cosas tienen alma, o por decirlo en términos primitivos, mágicos, también las cosas tienen maná. O que son, a la vez que objetos, también sujetos: de ahí que puedan lanzarnos miradas familiares o exista, como decía Baudelaire, un lenguaje propio de las flores y de todas las cosas mudas. La general devaluación que hoy nos afecta, como peligro y probabilidad, no debe entenderse tanto como deshumanización producto de que la propia obra del hombre, ciencia, tecnología, industria, domina al antiguo dominador, cuanto como una desanimación general de las cosas mismas, sean estas hombres o propiamente cosas, de manera que unos y otros terminan por ser “objetos” de una subjetividad ajena que, a modo de un poder extraño, les domina. Y hasta les da el ser, les produce y les reproduce. A ese Poder llamamos con propiedad Estado y Capital. O síntesis, presentida y terminada, si no cristalizada ya, entre el Estado y el Capital. En esencia, pues, no hay ni sujetos ni objetos, aunque sí los haya en nuestra desconsolada facticidad. Hay sí, cuerpos y almas. Cuerpos fluidos y dispersos en justa correspondencia con sus almas. Estas son su esencia correspondiente. O para decirlo en términos de Spinoza: La idea que les es adecuada. Almas plurales que sólo afloran si se las deja en libertad; y que por consiguiente se desvirtúan toda vez que se las subsume en el concepto genérico, Uno en la diversidad, del Alma subjetiva Personal.

Eugenio Trías. Meditación sobre el poder. Anagrama. 1977.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

Seminario en A Coruña. Confusión en la Evolución: ¿Qué es la selección natural?

Coruña2

Agradezco al Decanato y a la Comisión de Cultura de la Facultade de Ciencias de la Universidad de A Coruña su invitación para dar un seminario  ayer lunes, 13 de diciembre.

El título del seminario, “Confusión en la evolución: ¿Qué es la selección natural?”, está tomado de una entrada de este blog escrita al hilo de un debate suscitado en El Faro de Vigo, entre los profesores Calaza, Posada y otros en el que se ponía de manifiesto la confusión causada por el darwinismo por la ambigüedad contenida en la expresión Selección Natural.

Expondré aquí brevemente el propósito del seminario y un resumen de su contenido.

Propósito

Demostrar que tanto el análisis histórico como el lingüístico o semántico ponen de manifiesto las contradicciones que existen en la expresión selección natural. La expresión no se corresponde con realidad alguna digna del análisis científico, sino que por el contrario siembra la confusión.

(más…)

Etiquetas:

Esencia y porvenir de la Universidad según George Steiner

En su libro titulado en español  “Errata. El examen de una vida”,  George Steiner reflexiona sobre la esencia y el porvenir de la Universidad.  Dice:

Estas disociaciones entre investigación científica o humanística, por un lado, y enseñanza, por otro, son un lastre para la academia. ¿Cómo pueden las instituciones de educación superior ejercer –estructuralmente, económicamente, sociológicamente- su custodia del pasado histórico e intelectual y fomentar al mismo tiempo la libre innovación, la inversión en el juego, principalmente científico, de la posibilidad futura? ¿Y cómo puede conciliarse esta incierta dialéctica con el programa de estudios, inevitablemente simplificado, generalizado y social o políticamente sesgado? Ni los clérigos tomistas de la antigua Sorbona, ni Humboldt y sus colaboradores berlineses, fundadores del sistema universitario moderno, ni John Dewey, han resuelto contradicciones tan antiguas como las de las escuelas de retórica atenienses o las academias de Alejandría.  Sospecho que el futuro ahondará más aún en la brecha entre ciertos centros privilegiados de investigación y formación posdoctoral y aquellas escuelas y universidades dedicadas más específicamente a la enseñanza.  Esto puede ser inevitable; pero ambas empresas saldrán perjudicadas.

……………………………

Una universidad digna es sencillamente aquella que propicia el contacto personal del estudiante con el aura y la amenaza de lo sobresaliente. Estrictamente hablando, esto es cuestión de proximidad, de ver y de escuchar. La institución, sobre todo si está consagrada a la enseñanza de las humanidades, no debe ser demasiado grande. El académico, el profesor, deberán ser perfectamente visibles. Cruzarse a diario en nuestro camino. La consecuencia, como en la polis de Pericles, en la Bolonia medieval o en la Tubinga decimonónica, es un proceso de contaminación implosiva y acumulativa…………….

El pensador, el erudito, el matemático o el científico teórico son seres poseidos. Se encuentran prisioneros en una indomable sinrazón.

Referencia

Steiner, George. Errata. El examen de una vida. Ed Siruela, 1998.

Imágenes de Editorial Siruela.



Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

Cita amputada preside “El Origen de las Especies”

Muchos libros llevan en su encabezamiento un fragmento, párrafo, verso o trozo de un escrito copiado que, se supone contiene algún interés en relación con la obra que sigue.
En libro portador de un título doble como es “Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural o el mantenimiento de las razas favorecidas en la lucha por la existencia”, seguro que tales fragmentos escogidos tendrán relación con el contenido de la obra y con ambos títulos.

Tres frases presiden el inicio de “Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural o el mantenimiento de las razas favorecidas en la lucha por la existencia”. La primera de Whewell, tomada de su Bridgewater treatise (1833). Según la Stanford Encyclopedia of Phylosophy decía Whewell en esta obra que cuanto más estudiamos las leyes de la naturaleza, más convencidos estaremos de la existencia de una presencia divina tras ellas (“that the more we study the laws of nature the more convinced we will be in the existence of a Divine Law-giver”).

(más…)

Etiquetas: