Economía semántica para la manipulación del conocimiento: la palabra Evolución y su uso como trampa en “On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life”

Darwin1bDarwin2c

He pensado en la mejor definición de la Selección Natural, con un ejemplo práctico para facilitarlo, que consiste en tomar dos espejos, en uno de los espejos colocan la palabra Evolución y en el otro espejo colocan la palabra Selección Natural, después colocan los espejos de frente el uno contra el otro, allí te resultará la definición perfecta de Selección Natural.

Víctor Pacheco. Comentario en el blog Biología y Pensamiento del 13 de diciembre de 2010.

El estudio de la evolución desde Darwin es comparable a una máquina incapaz de distinguir teorías, hechos, verdades, procesos, mecanismos, causas, etc, etc…..Ciento cincuenta y dos años después todavía no sabemos qué es la Selección Natural. El problema tiene sus raíces en la obra de Darwin quien tomó un término amplio y con valioso significado para adaptarlo al gusto de sus especulaciones. La degradación semántica del término Evolución ocurre en la obra de Darwin a la vez que la exaltación del término Selección Natural que, al contrario que aquel carece de cualquier significado o valor científico. El efecto conseguido consiste en que desde Darwin, la principal actividad de los estudiosos de la evolución ha consistido en hacer juegos de palabras intentando salvar el término inútil (Selección Natural) a expensas del valioso (Evolución). En este artículo se investiga la mecánica del origen de este curioso proceso en la obra principal de Darwin: “On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life”.

Contenido
1. Introducción: Érase una vez una palabra con un amplio y valioso significado
2. Eliminando significado para construir una trampa semántica
3. Primer párrafo: Construida la trampa, aparece el fantasma semántico
4. Segundo párrafo: Más confusión
5. Tercer párrafo: La trampa ha funcionado
6. Cuarto párrafo: Mr. Hudson is a strong disbeliever
7. Quinto párrafo: Negative evidence is worthless
8. Sexto párrafo: Forever Amen
9. Conclusión: Consecuencias de un Golpe Semántico. Previsión de futuro

Palabras-clave: Darwin, Darwinismo, Degradación Semántica, Economía Semántica, Evolución, Fantasma Semántico, Selección Natural, Trampa Semántica.


1. Introducción: Érase una vez una
una palabra con un amplio y valioso significado

En el latín antiguo existe la palabra Evolutio para la cual el diccionario de la Université de Notre Dame da la siguiente definición:

unrolling and reading of a scroll, reading of a book.

La Evolutio latina es el acto de desenrollar un rollo de pergamino, leer un libro (librum evolutus) o un poema. La palabra Desarrollo su más temprano y fiel sinónimo.

En cuanto al verbo evolvo (evolvere, evolvi, evolutum) los diccionarios consultados dan los significados de arrancar, llevar rodando, (p.e el viento arrastra los arbustos en su torbellino es flatus arbusta evolvens), deslizarse rodando, devanar los husos hilando el hilo del destino (referido a las parcas), librar de- o sacar de una envoltura (sacaré este dinero de las entrañas de la tierra o del mar, aut terra aut mari evolvam id argentum), expulsar o arrojar de (evolutus sede patria, expulsado de la casa paterna). No es necesario ponerse demasiado poético ni metafórico para interpretar literalmente a partir de estos significados que, si la Historia del Universo estuviese escrita o de alguna otra manera pre-determinada, su desarrollo se llamaría Evolución, con una merecida mayúscula. Pero ciñéndonos a la Historia Natural y de acuerdo con este significado antiguo, hasta el siglo XIX Evolutio quería decir principalmente desarrollo individual u ontogénesis; si bien, teniendo en cuenta que ese desarrollo individual está inmerso en una Evolutio más amplia que comprende los desarrollos individuales del resto de organismos y, más aún los cambios en el entorno, llevando éste hasta donde se quiera o se pueda.

El descubrimiento por parte de Karl Ernst von Baer (1792-1876) del óvulo humano marca un hito en la Historia Natural y en el estudio del desarrollo. Se comprobaba por dentro lo que se venía viendo desde siempre por fuera: El hombre es animal, más esto no impedía que fuese animal especial, ya que la existencia de un plan descubierto no impide otros por descubrir. Para von Baer la ontogénesis es realización de un plan presente ya en el óvulo. Volviendo a la metáfora, la ontogénesis de un vertebrado es lectura de un capítulo de la vida que está ya escrito en la sección “vertebrados”. “El embrión de un vertebrado es ya desde su origen un vertebrado” (1828-1837, 1: 220). Igual que para Georges Cuvier (1769-1832), para von Baer el Reino Animal se divide en cuatro grupos, arquetipos o Phyla: Radiados, Moluscos, Articulados y Vertebrados. Los procesos de desarrollo son distintos en cada uno de los tipos y no tiene mucho sentido buscar organismos intermedios entre dos cualesquiera de los cuatro tipos. Ni se encuentran en la naturaleza ni los hay en el registro fósil.

von Baer habla en sus trabajos de Entwickelung (evolutio) y así el desarrollo (en alemán Entwickelung) viene a ser equivalente de la Evolutio, palabra latina que le acompaña a menudo entre paréntesis. El feto humano pasa por una serie de estados en los que tomaría la forma de un vertebrado generalizado, un mamífero, un primate y finalmente un ser humano particular. Esto expresa la Teoría de Recapitulación que había sido enunciada por Oken y más tarde contaminada con unas ilustraciones algo forzadas que pretendían llevarla a un estado irreal de perfección por Haeckel.

Aunque Evolutio puede llegar a ser concepto tan amplio como se desee, la ciencia del XIX es ya especializada y a nadie se le ocurriría mezclar los procesos de desarrollo de un animal con los correspondientes a una planta o, ambos con el desarrollo de una ciudad. Tratándose de procesos tan distintos parece mejor estudiarlos por separado. Del mismo modo, para von Baer tampoco se debe mezclar los procesos de desarrollo en animales de tipos diferentes.

Un artículo titulado “Théories des formations organiques” publicado en 1827 por Étienne Renaud Serres contiene la expresión “théorie des evolutions” para referirse tanto a las metamorfosis o recapitulaciones de las partes orgánicas del individuo como a los cambios paralelos observados entre una familia de animales y otra y una clase y otra (Richards, 1992: 69; Sainte-Marie et al., 2010); el propio von Baer, utiliza ya el término para referirse a ambos procesos mientras que en Inglaterra Charles Lyell, Joseph Henry Green, Robert Grant and Richard Owen también usaron la palabra Evolution en sus comentarios, favorables o no al Lamarckismo (Bowler, 2003; Richards, 1993).


2. Eliminando significado para construir una trampa semántica

Llegamos a Darwin. Es muy curioso e intrigante que su obra principal “On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life”, presentada a menudo como el catecismo de la evolución no contenga la palabra Evolución hasta su sexta edición. Ediciones previas contenían la palabra “evolved” en una instancia (en las ediciones primera a cuarta) o en dos (quinta edición). Evolución aparece en seis párrafos de la sexta edición. Dado que la palabra había tenido hasta entonces un significado muy amplio, es posible que Darwin la utilice con algún fin. Tal vez imponer una dirección para su significado futuro. Al presentar las bases de su propuesta asociadas con un término tan reputado y de un valor semántico tan amplio, sin duda, su propuesta llegaría lejos. Sería como viajar en un tren de alta velocidad o en el Titanic (como los pasajeros y la tripulación del Titanic pensaban que iba a ser su viaje antes de que se estropease). Si este fuese el caso tendríamos que Darwin utiliza el término Evolución como una Trampa Semántica, introduciendo en él sus propias ideas que quedarían propietarias del término. Para descubrir si este era el plan de Darwin hemos procedido al análisis de los seis párrafos del Origen que contienen el término Evolución. Tres de las seis veces en que aparece la palabra pertenecen al capítulo VII (Miscelanous Objections to the Theory of Natural Selection), las otras tres se reparten en los capítulos VIII (Instinct) X (On the Imperfection of the Geological Record) y XV (Recapitulation and Conclusion).

Continuará………..

El artículo completo se encuentra aquí.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:

Related posts:

  1. La ambigüedad, característica fundamental en Darwin. Ejemplo: significado de la palabra Natural
  2. Confusión en la Evolución: ¿Qué es la Selección Natural?
  3. Conservando la máquina incapaz de distinguir: “Evolución” de Dobzhansky, Ayala, Stebbins y Valentine, donde se demuestra que la Selección Natural no es teoría sino proceso
  4. Darwinismo: Una palabra, dos significados y un grave error semántico
  5. Seminario en A Coruña. Confusión en la Evolución: ¿Qué es la selección natural?
Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Estimado Emilio,

En edafología la palabra evolución y desarrollo (de un suelo) son prácticamente sinónimas (habla con JGL), como vosotros comentáis de las raíces. Señalemos que la edafología nace muy poco después de la propuesta de Darwin, también en el XIX e influenciada por aquella.

Un abrazo

Juanjo

(requerido)

(requerido)


*