El sopicharco, base nutritiva del materialismo

“Las condiciones de las aguas del océano primitivo durante aquellos tiempos remotos se parecían bastante a las condiciones que reproducimos en un laboratorio hoy en día. Lo que nos hace pensar que en cualquier parte de aquel océano, laguna o charco, debieron formarse unas sustancias orgánicas complejas iguales a las creadas en el matraz de Butlerov, en la vasija de Baj o en experimentos similares.”

Alexander Oparin. El origen de la vida  (p 123).

Nada sospechoso de idealismo o de inspiración religiosa,  el diccionario de Neolengua (spanish version) dice esto de Oparin:

Según el profesor Loren S. Graham en su ensayo Science, philosophy, and human behavior in the Soviet Union. New York: Columbia University Press Oparin recibió el impulso para comenzar sus investigaciones en un intento de demostrar el materialismo dialéctico en el contexto de la guerra fría en la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Pero ninguno de los dos, ni Loren Graham ni la versión española del diccionario de Neolengua indica en qué consistieron las investigaciones de Oparin. Basta con acudir a la versión inglesa para darse cuenta de que no existen. El texto de Oparin es escritura libre. Su apoyo experimental, nulo:

While Oparin himself was unable to do extensive experiments to investigate any of these ideas, scientists were later able to………..

¿Qué es por lo tanto la obra de Oparin?  Un apoyo teórico al materialismo dialéctico.

¿Por qué un manifiesto se mantiene y se considera en la base del pensamiento acerca de la evolución?  Porque apoya el paradigma que conviene a la sociedad materialista.

En la antigua Unión Soviética,  para  Bodganov la Ciencia es la experiencia organizada de la sociedad humana (Constructivismo social) de acuerdo con el empirismo radical de Mach: La Ciencia como instrumento para la economía del conocimiento (Roll-Hansen, 2005).

Oparin nació en 1894 y publicó “El origen de la vida” en ruso en Moscú (1924).  Colaboró con Lysenko, cuya reputación en el entorno occidental corrió, sin duda, peor suerte. En su obra, Oparin muestra a Engels como modelo y apoya manifiestamente a Darwin (“Charles Darwin estableció en el Origen de las Especies los fundamentos biológicos de la evolución” se lee en alguna parte) lo cual confirma de nuevo a la obra de Darwin como apoyo fundamental del materialismo dialéctico.

“El origen de la vida” es un manifiesto a favor del materialismo. Dicho de otro modo: Un panfleto. Su capítulo primero se titula “El materialismo enfrentado al idealismo y la religión en torno al emocionante y polémico problema del origen de la vida” y en él se parte explícitamente de que la vida es de naturaleza material, si bien no queda claro lo que esto sea. Sus capítulos sobre el origen de las moléculas, la estructuración del protoplasma vivo y el origen de los organismos primitivos son un conjunto de disparatadas especulaciones carentes de base científica. Por ejemplo leemos (p 76-77):

Si partimos de que la vida es de naturaleza material, estudiando las leyes que la rigen debemos hacer lo que esté en nuestras manos por cambiar de forma consciente y en el sentido deseado a los seres vivos. Si por el contrario, un principio espiritual es el creador de todo aquello que está vivo, y nos es imposible conocer su esencia, no podremos hacer otra cosa que contemplar de forma pasiva la naturaleza viva, incapaz ante fenómenos que nuestro conocimiento no puede entender, y a los que se atribuye un origen sobrenatural que huye de la racionalidad característica del ser humano………

Y un poco  más adelante:

La observación, la experiencia más objetiva y la práctica de la naturaleza viva constituirán los parámetros del materialismo para dar una respuesta racional a la cuestión de la vida

Bibliografía

Nils Roll-Hansen, The Lysenko Effect: The Politics of Science. New York: Humanity Books,
2005. Pp. 335. ISBN 1-59102-262-2. £17.99 (paperback). doi:10.1017/S0007087407009739

Oparin A. El Origen de la vida. Clásicos Universales Fontana 1998.

Imagen: Cuadro de Hugo Fontela.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:

Related posts:

  1. En la base de la ciencia contemporánea: La banca
  2. En la base de la ciencia contemporánea
  3. Locomotora a la luna: Finalidad social de la obra de Darwin revelada en el Historical Sketch en la sexta edición del Origen de las Especies. Segunda parte: La finalidad social de Darwin revelada por Sedgwick
  4. De toda idea de diseño (ID), líbranos señor D.
  5. Charles Darwin y la reapertura del expediente Galileo
Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Vamos que o estás con nosotros o contra nosotros. Si no eres materialista es que crees en el espíritu y nada puedes hacer, zarandeado por los vaivenes de la naturaleza la vida del ser humano es más un viaje contemplativo a la deriva sin posibilidad de intervención. Pues ya vemos el resultado de des-espiritualizar lo orgánico, despojada de subjetividad, nos estamos cargando a la “madre tierra” en nombre del progreso, el desarrollo y la productividad. ¿No será que en realidad hemos transferido el espíritu de la naturaleza metamorfoseado ahora a las formas de progreso,desarrollo y productividad? Un ejemplo de estás dos visiones contrapuestas: http://es.scribd.com/doc/52142186/La-Ecologia-Politica-de-La-Bio-Divers-Id-Ad

Saludos!

Por cierto, muy al hilo de este post es un pequeño artículo titulado “Los escépticos, considerados una agrupación `religiosa`” aparecido en una revista llamada dsalud en el que muestran un extracto de “historia de las religiones” de Manuel Guerra Gómez, Doctor en Filología Clásica, del que transcribo parte:

(habla del movimiento escéptico) “En su vertiente metafísica es la actitud del que piensa que las ciencias experimentales serán capaces de explicar todos los misterios del universo, declarando innecesario y consecuentemente inexistente a lo divino y religioso. En la metodología consideran el método positivo, experimental, como el único válido en cualquier esfera del saber. Admiten solamente lo que la ciencia muestra y demuestra (…)
Afirman la incompatibilidad entre ciencia-religión y que las creencias religiosas son absurdas para los individuos y sociedades…

Osea que si una sociedad con una religión, unas creencias, considera que las plantas, los animales o las aguas que corren por los rios, tienen alma o espíritu exáctamente igual que ellos, y debido a esto mantienen una relación ecológica o casi “simbiótica” con lo natural, no importa: son unos ignorantes y lo que hacen es innecesario e incluso dañino.

Gracias, Jesús María. Le copio un fragmento de John Stuart Mill, “Sobre la libertad”. Un clásico:

“Casi es innecesario decir que esta doctrina es sólo aplicable a seres humanos en la madurez de sus facultades. No hablamos de los niños ni de los jóvenes que no hayan llegado a la edad que la ley fije como la de la plena masculinidad o feminidad. Los que están todavía en una situación que exige sean cuidados por otros, deben ser protegidos contra sus propios actos, tanto como contra los daños exteriores. Por la misma razón podemos prescindir de considerar aquellos estados atrasados de la sociedad en los que la misma raza puede ser considerada como en su minoría de edad. Las primeras dificultades en el progreso espontáneo son tan grandes que es difícil poder escoger los medios para vencerlas; y un gobernante lleno de espíritu de mejoramiento está autorizado para emplear todos los recursos mediante los cuales pueda alcanzar un fin, quizá inaccesible de otra manera. El despotismo es un modo legítimo de gobierno tratándose de bárbaros, siempre que su fin sea su mejoramiento, y que los medios se justifiquen por estar actualmente encaminados a ese fin. La libertad, como un principio, no tiene aplicación a un estado de cosas anterior al momento en que la humanidad se hizo capaz de mejorar por la libre y pacífica discusión. Hasta entonces no hubo para ella más que la obediencia implícita a un Akbar o a un Carlomagno, si tuvo la fortuna de encontrar alguno.”

Los escepticos como religion,… lo ultimo que me quedaba por oir…..piensa el ladron que todos son de su concidion….

“las ciencias experimentales serán capaces de explicar todos los misterios del universo”

eso es FALSO, a los escepticos no se les ocurre predecir el futuro de esa forma, puede que se descubran los secretos del universo, o puede que no, mas bien seria esceptico de pensar que se pueda saber todo

“declarando innecesario y consecuentemente inexistente a lo divino y religioso.”

Declarandolo INNECESARIO, no inexistente, en todo caso probablemente inexistente. Ahora bien, si usted tiene pruebas de la existencia de determinadas divinidades un esceptico siempre estara dispuesto a revisarla.

“consideran el método positivo, experimental, como el único válido en cualquier esfera del saber”

Vay donde deja eso a las matematicas que no son experimentales? y al arte? lo siento, pero esto es una solemne estupidez.

“Admiten solamente lo que la ciencia muestra y demuestra”

Estaria bien que hubiera algun metodo extra fiable para lograr el conocimiento
¿tiene usted alguno? lo puede compartir para que aprendamos?

“Afirman la incompatibilidad entre ciencia-religión ”

la religion es incompatible con la ciencia SOLO en tanto en cuanto la ciencia vaya arrojando luz donde antes habia desconocimiento que se suplia con creencias religiosas. ENTONCES entran en conflicto.

“y que las creencias religiosas son absurdas para los individuos y sociedades”

Que cada cual juzgue si son absurdas o no, lo que los escepticos dicen es que no hay pruebas de la existencia de los dioses.

Por otra parte, pensaba que este blog era de biologia, no de dioses.

Una ultima reflexion ¿exactamente de que hablamos cuando hablamos de materialismo? lo contario de materialismo es la magia?¿

Le recomiendo Mario:

When atheism becomes religion. Chris Hedges. Free Press New York 2008.

Evolution as a religion. Mary Midgley. Routledge. London 2006.

Siga usted arrojando luz. Gracias.

Gracias Emilio por el texto.

Mario, ya he puesto en mi primer comentario un documento donde puede encontrar algunas ideas al respecto.

Pero le voy a dejar otro ejemplo de método no científico fiable:

La política de conservación, de acuerdo a directrices científicas, para la caza del caribú en la isla Ellesmere del Ca­nadá ártico:

Los administradores de la fauna canadiense dijeron a los inuits que tenían que cazar sólo caribús grandes o machos, y sólo algunos animales de ca­da rebaño. Los inuits explicaron que aquello era contrario a su relación tradi­cional con los animales y que destruiría los rebaños de caribús, pero no se hi­zo caso de sus argumentos. El resultado fue exactamente lo que habían dicho los inuits. Aunque el máximo número permitido era de veintiséis cabezas por año, muy inferior a lo que cazaban antes, la población de caribús disminuyó de forma drástica. ¿Por que?

Según Freeman: «Los inuits sostienen que cada pequeño grupo de caribús Peary es un grupo social y existen buenas razones para que esos animales con­cretos estén juntos. Los cazadores inuits indican que debido al carácter marginal del entorno para los herbívoros, los animales más viejos y más grandes son im­portantes para la supervivencia del grupo. La experiencia y la fortaleza física per­miten a estos animales más viejos excavar en la nieve para encontrar alimentos. Los animales más viejos son más pacientes, comparados con las hembras pre­ñadas y los animales mas jóvenes, que son más nerviosos, y esta característica produce un efecto tranquilizador en los animales más jóvenes del grupo.» Puede revisar el texto completo con más ejemplos/Lecciones de economía en la edad de piedra/J.Mander

Me apropio de las palabras de G.lapierre para decirle que el espíritu de la experimentación, de observación, de comparación, de diferenciación, de análisis…en suma la manera como se ejerce la razón, no es una exclusiva de la ciencia occidental, es algo tan antiguo como el ser humano.

Y decirle Sr. Mario; por su forma de comunicarse (la posición que adopta, la tensión, etc..) y las palabras que emplea (ladrón,FALSO,solemne estupidez) me llevan a preguntarme ¿no será usted un escéptico?

Estimado Emilio:

Después de una desafortunada serie de dos artículos escritos en 2008 contra Engels, a quien Usted calificó como “el gran manipulador” sin ningún fundamento, vuelvo a leer otro ataque al materialismo dialéctico, esta vez en la persona de Oparin, en la que el fundamento vuelve a brillar por su ausencia por segunda vez.

No se qué versión manejará Usted de la obra de Oparin “El origen de la vida”, pero no coincide con la mía, que es de la Editoral Losada y no tiene los capítulos ni los títulos que Usted menciona.

Me ocurre lo mismo con la obra de Graham que Usted parece que cita al poner un texto en letras versales, pero cuyo contenido no coincide con el mío, que es la versión castellana editada por la editorial Siglo XXI.

Tampoco puedo imaginar en qué o cómo Oparin “colaboró con Lysenko” como Usted dice, ya que ambos no tenían buenas relaciones y trabajaban en áreas científicas separadas.

La obra de Oparin se gestó en el primer laboratorio de bioquímica del mundo, el de Baj, de quien era discípulo, por lo que su obra sí tiene un fundamento experimental.

En contra de lo que Usted supone, también erróneamente, la obra de Darwin no es ningún apoyo “fundamental” del materialismo dialéctico.

La obra de Oparin es un apoyo a la ciencia de la biología, al romper la errónea teoría dominante de la “continuidad de la vida” que se había impuesto desde los tiempos de Bechamp y su refutación de la generación espontánea. Ese es su gran mérito.

Estimado Juan Manuel,

Gracias por su comentario.

La edición consultada de la obra de Oparin está indicada en la bibliografía y es esta:

Oparin A. El Origen de la vida. Clásicos Universales Fontana 1998.

No me sorprendería que hubiese ediciones diferentes, pero sería muy curioso investigar hasta qué punto.

El texto en letras versales que menciona a Graham se refiere a la obra de Roll-Hansen que también se menciona en la bibliografía. Esa es la obra que he consultado a este respecto. No conozco el texto original de Graham al que usted se refiere.

La colaboración entre Oparin y Lysenko procede del diccionario de Neolengua (versión inglesa):

http://en.wikipedia.org/wiki/Alexander_Oparin

De esa misma fuente y del propio libro de Oparin arriba mencionado (El Origen de la vida. Clásicos Universales Fontana 1998) procede la idea de que su obra no tiene fundamento experimental. Desconozco, y me gustaría conocer los experimentos realizados a este respecto por el propio Oparin en el laboratorio de Baj.

A mi entender la obra de Darwin constituye un apoyo del materialismo. Este aspecto merece sin duda una larga discusión y reflexión pausada en la que estoy dispuesto a participar si usted lo desea, teniendo en cuenta que deberá usted tener paciencia porque no soy experto en la obra de Engels, ni en la de Marx ni en el materialismo dialéctico. No obstante, de la lectura de la correspondencia entre Marx y Engels deduje que el trato dado por estos autores a la obra de Darwin era diferente cuando sus escritos iban dirigidos al gran público y cuando se trataba de su correspondencia privada. Esta deducción me llevó a escribir las entradas a las que usted hace referencia, que son estas:

http://www.madrimasd.org/blogs/biologia_pensamiento/2008/06/25/95468

http://www.madrimasd.org/blogs/biologia_pensamiento/2008/06/30/95765

Ambas entradas se basan en la lectura de los textos de Engels. En ellos se observa:

1. Los textos de Darwin sirven de apoyo al materialismo y como tales son considerados en la obra de Engels dirigida al gran público (esto se deducía por ejemplo de un fragmento de La Dialéctica de la Naturaleza” (1875); o en “El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado” (1884)).

2. En su correpondencia privada, Engels muestra su desconfianza en el fundamento científico de Darwin.

De la clara contradicción entre ambos puntos procedía mi crítica a Engels.

Saludos,

Efectivamente existen varias versiones de la obra de Oparin, la primera de las cuales data de 1924 y no tuvo ningún eco fuera de la Unión Soviética. La primera edición que se conoce es una ampliación de aquella primera versión, publicada en ruso en 1936, que se publicó en inglés dos años después. El libro se conoció cuando J.D.Bernal lo incorporó en un apéndice, junto con el de Haldane, a su obra “The physical basis of life” en 1967.

Esto es importante porque, como dice Graham, Oparin no era marxista inicialmente sino que fue evolucionando hacia el marxismo progresivamente, lo cual se aprecia en su obra.

Como bien dice Usted, las relaciones de Marx y Engels con la obra de Darwin merecen una reflexión más detenida. Pero en cualquier caso, lo que le interesaba a Marx y Engels no era tanto apoyarse en la obra de Darwin desde un punto de vista materialista como desde un punto de vista dialéctico, es decir, exponer la naturaleza como un fenómeno cambiante, en movimiento. Por lo tanto, no fue tanto Darwin como la evolución de las especies lo que llamó su atención. Es lo que también destacaron en la “teoría del cielo” del Kant: el hecho de que el cosmos cambia y evoluciona.

Naturalmente que Marx y Engels se expresan de una manera bien diferente, como nos ocurre a la mayoría, en su correspondencia privada y en sus apuntes personales, que en la obra destinada a la publicación. Por ejemplo, la “Dialéctica de la naturaleza” no estaba destinada al gran público, como Usted dice, ya que son notas de lectura y observaciones personales de Engels que se publicaron en 1925, mucho después de su muerte y que, muy posiblemente, no estaban redactados para la lectura por terceros.

Finalmente, una de las tesis de Engels es que ninguna ciencia en particular sirve de apoyo al materialismo dialéctico, sino que éste se debe deducir de las ciencias en general y, muy especialmente, de su desarrollo, de su progreso.

Reciba un saludo:

(requerido)

(requerido)


*