Archivo de junio, 2011

La máquina incapaz de distinguir en acción: ignorando la importancia del concepto de especie

 

Karl Hermann Konrad Burmeister (1807 –1892) fue un naturalista, paleontólogo y zoólogo, que desempeñó buena parte de su carrera en Argentina, cuya fauna, flora, geología y paleontología describió publicando cerca de 300 títulos, entre ellos su Description Physique de la République Argentine, obra que  mereció la medalla de oro en  la Exposición Geográfica de Venecia. Burmeister dirigió desde 1862 hasta su muerte el Museo de Ciencias de Buenos Aires y fundó la Academia de Ciencias Naturales de Córdoba.

En relación con el concepto de especie dijo:

No podemos echar abajo el principio de la invariabilidad de las especies sin que se venga también por los suelos toda la zoología científica

 

Así, cuando Mayr en su obra The Growth of Biological Thought (1982, p. 285), se planteaba ésta disyuntiva:

The so-called Species problem can be reduced to a simple choice between two alternatives: Are species realities of nature or are they simply theoretical constructs of the human mind?

 

Ignoraba, según conveniencia del darwinismo, que Burmeister ya había dado una respuesta inequívoca cien años antes.  Pero la máquina incapaz de distinguir necesita ignorar la evidencia para alimentar la confusión…..

 

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

Out of Sir Charles Lyell brain: segundo párrafo de El Origen de las Especies

Charles Lyell. Imagen de David Labery Biographies. Acompaña a la imagen este texto:

Charles Lyell (1797-1875)
Scottish geologist, whose Principles of Geology had a profound influence on the development of Darwin’s conception of evolution.

A continuación veremos hasta dónde puede ser ésto cierto……………….

 

Comparaba ayer al segundo párrafo de el Origen de las Especies con un jeroglífico,  y ahora la pregunta es si será posible resolverlo.  Si son tan amables, vuelvan a leer el párrafo en su versión de la edición de 1872 y díganme por favor cómo responderemos a estas preguntas:

 

Primera pregunta: ¿Tiene el autor un trabajo concluido y listo para publicar cuando aparece su primera edición?

Respuesta del autor: No (My work is now (1859) nearly finished)

 

Segunda Pregunta: Si el autor no tiene un trabajo listo para su publicación, entonces por qué lo publica?

Respuestas del autor:

 

  1. Porque así me lo han pedido (I have more especially been induced to do this)
  2. Porque Wallace ha llegado exactamente a las mismas conclusiones que él Mr. Wallace, who is now studying the natural history of the Malay Archipelago, has arrived at almost exactly the same general conclusions that I have on the origin of species

Inocentemente, el autor ha explicado sus razones para tal precipitación.  Somos testigos de algo inaudito en la historia de la ciencia: El autor confiesa publicar unos resultados porque otro autor ha llegado a las mismas conclusiones. Quien, habiendo explicado esto de manera tan clara, consigue ediciones millonarias de su obra en todos los idiomas, debe,  sin duda, encontrarse en una situación privilegiada, pues de lo contrario, le valdría más dejarnos con la publicación de Wallace, que precisamente se encuentra ya en el tercer volumen del Journal de la Royal Society, como inocentemente confiesa  a continuación.

Pero no solamente el autor confiesa no tener trabajo digno de ser publicado y ser sus conclusiones las mismas que las de Wallace, ya publicadas; además, y para completar el panorama, resulta que el autor ya ha publicado sus conclusiones por invitación de Lyell y Hooker:

Sir C. Lyell and Dr. Hooker, who both knew of my work—the latter having read my sketch of 1844—honoured me by thinking it advisable to publish, with Mr. Wallace’ excellent memoir, some brief extracts from my manuscripts.

La confusión y la ambigüedad no tienen límite y surgen más preguntas,  por ejemplo:

  1. ¿Es posible que el manuscrito de Wallace le llegase  a Darwin por casualidad?
  2. ¿No cabría la posibilidad de que alguien, hubiese indicado a Wallace, en definitiva un aventurero, sobre la conveniencia de enviar su escrito a Darwin para animarle a publicar el suyo en forma de libro y así asociar las nuevas teorías a un gentleman y no a un aventurero?

El manuscrito de Wallace ha dado muchas vueltas.  “Casualmente” enviado a Darwin con el ruego de que éste lo enviase a Lyell, ha ido a parar a la Linnean Society. Ahí ya ha sido publicado, junto a algunos extractos de los manuscritos de Darwin.

Pero veamos algo más acerca de la tal coincidencia, porque al recibir Darwin el manuscrito de Wallace escribe el mismo día en una carta a Lyell:

All my originality, whatever it may amount to, will be smashed…..I never saw a more striking coincidence….Your words have come true with a vengeance.

 

Y al decir “your words”,  Darwin se refería a un aviso anterior de Lyell de que alguien se le podría anticipar. Pero,…¿a qué se debe  tanta coincidencia? ¿Cabría la posibilidad de que alguien, tal vez el mismo Lyell hubiese sugerido a Wallace enviar su texto a Darwin? ¿Cabría que le hubiese sugerido alguna idea para incorporar en su texto, como sin duda hizo con Darwin?.

El propio Darwin indica:

 

I feel as if my books came half out of Sir Charles Lyell brain.

 

Referencia

 

Eiseley, Loren. 1979. Darwin and the mysterious Mr X. New light on the evolutionists. EP Dutton. New York.

 

 

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

Leer para comprender: jeroglífico a la vista

 

El típico comentario anónimo a una entrada reciente del blog los fallos de Darwin, insultaba al autor del blog diciendo,  entre otras cosas más burdas,  que no había leído El Origen de las Especies. La respuesta, en el siguiente comentario,  venía a poner las cosas en su sitio, demostrando que era el anónimo autor del primero (el burdo) quien no había leído; o lo que es igual o peor, es decir que, de haberlo hecho, no habría comprendido.  Y es que,  lo importante no es leer, estar leyendo o haber leído.  La lectura no es un fin en sí misma. Se lee para comprender.

La relación con  una obra no acaba cuando, satisfechos, hemos reproducido verbal, mentalmente o de alguna otra manera, los caracteres que la componen. Por el contrario, acaba con la comprensión de la obra, y por tanto, no siempre tiene un fin próximo.

Por eso es prácticamente inútil decir si alguien ha leído o no ha leído algo.  Tal información carece de interés, a no ser que nos estemos refiriendo a algo tan puntual como la noticia de un periódico, una nota necrológica o la reseña de una competición deportiva.  Hablando de textos de más calado, la historia es diferente. El texto se torna jeroglífico y aumenta el riesgo de lectura sin  aprovechamiento.  Peor que no haber leído, deviene entonces el haber leído no habiendo comprendido. Pensar que el significado del jeroglífico se reduce a la libre expresión de  su contenido: pájaro, linea quebrada, ojo, serpiente pájaro. Y ya está.  Empero, la experiencia demuestra que la lectura rápida de un jeroglífico, mediante la directa interpretación de sus figuras, no siempre resulta en su solución. Lo mismo puede ocurrir con otros textos que, más que lectura rápida, requieren análisis meticuloso.

Para subsanar estas dificultades, por mi parte estoy llevando a cabo una lectura muy lenta de El origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida.

Ya he leído el historical sketch y también traje por aquí las conclusiones de la lectura del primer párrafo de la introduccción y pronto me dispongo a hacer lo propio con el segundo. Para que esta tarea tenga aprovechamiento, propongo un juego consistente en tomar este segundo párrafo como un jeroglífico e intentar resolverlo.  Antes permítanme tres o cuatro preguntas sencillas:

 

1. ¿Alguno de ustedes ha leído este segundo párrafo?, ¿Alguien lo ha comprendido?

2.  ¿Qué ocurriría si lo pusiéramos en primer lugar, o más aún si lo aislásemos del resto de la obra?

3. ¿Piensan ustedes que es posible que una obra seria y rigurosa pueda empezar de esta guisa, o tan siquiera contener este batiburrillo?:

My work is now nearly finished; but as it will take me two or three more years to complete it, and as my health is far from strong, I have been urged to publish this Abstract. I have more especially been induced to do this, as Mr. Wallace, who is now studying the [2]natural history of the Malay archipelago, has arrived at almost exactly the same general conclusions that I have on the origin of species. Last year he sent me a memoir on this subject, with a request that I would forward it to Sir Charles Lyell, who sent it to the Linnean Society, and it is published in the third volume of the Journal of that Society. Sir C. Lyell and Dr. Hooker, who both knew of my work—the latter having read my sketch of 1844—honoured me by thinking it advisable to publish, with Mr. Wallace’ excellent memoir, some brief extracts from my manuscripts.

Que traduzco:

Mi trabajo está casi terminado, pero como me llevará dos o tres años completarlo, y como mi salud está lejos de ser fuerte, se me ha instado a publicar este resumen. He sido inducido a hacer esto más especialmente, porque el señor Wallace, que ahora está estudiando la historia natural del Archipiélago Malayo, ha llegado a casi exactamente a las mismas conclusiones generales que yo sobre el origen de las especies. El año pasado me envió un libro de memorias sobre este tema, con el ruego de que lo enviase a Sir Charles Lyell, quien lo envió a la Linnean Society y está publicado en el tercer volumen de la revista de esa sociedad. Sir C. Lyell y el doctor Hooker, que conocían de mi trabajo-el segundo después de haber leído mi bosquejo de 1844, me honraron al pensar conveniente dar a conocer, con la excelente memoria de Mr. Wallace, algunos breves extractos de mis manuscritos.

 

Yo, francamente creo que no se debería publicar algo así . No solamente es perjudicial empezar obra alguna de esta guisa sino que tampoco parece apropiado publicar este párrafo en medio de otros. El párrafo indica confusión, ambigüedad, como si su autor ocultase algo ………….

 

Imagen de arqueoegipto.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

Procrusto en acción: El concepto de especie

 

De Procrusto o  Procustes ya tratamos en otra ocasión.  Era un bandido de la Mitología Griega que tenía dos lechos, uno corto y otro largo.  Obligaba a sus víctimas a tenderse en uno de ellos: a los altos, en el corto; a los bajos, en el largo.  Para adaptarlos a todos, altos y bajos, al tamaño de la cama, a los primeros les cortaba los pies;  mientras que a los de baja estatura, les estiraba violentamente las extremidades para alargarlos.

Viene a cuento tan cruel historia por  esa extraña capacidad tan desarrollada en  algunos científicos para adaptar la realidad a sus opiniones, dogmas y pre-conceptos, eliminando de ella todo aquello que les moleste, por real que sea; o bien añadiendo los elementos que consideren necesarios, aunque procedan de su imaginación más desbordada.

A propósito de la Realidad de las Especies,  Coyne y Orr citan, en las primeras páginas de su libro “Speciation”, a unos cuantos autores de decidida vocación procustiana,  por ejemplo el bueno de JBS Haldane, estadístico de fama pero más bien nulo como biólogo,  quien se atrevió a decir que el concepto de especie es una concesión a las costumbres lingüísticas y a los mecanismos neurológicos. Curiosa afirmación.  Habría que ver la repercusión si un biólogo hubiera dicho que el concepto de número es  una concesión a las costumbres lingüísticas y a los mecanismos neurológicos.

También las naves de Raven, Mishler y Donoghue y Nelson  naufragaron en similares argumentos. Pero entre todos estos aprendices de navegante, se lleva la palma el señor J Mallet, quien en un párrafo especialmente mitológico dice:

Today, an essential species “reality” strongly conflicts with our understanding of gradual speciation, and is no longer accepted at all generally. (p 887)

 

Que me  permito traducir:

 

Hoy en día, la realidad esencial de la especie entra fuertemente en conflicto con nuestra comprensión de la especiación como proceso gradual, y, por lo general, ya no es aceptada.

 

O sea que,  cuando la realidad o alguno de sus aspectos incomoden al científico, será lícito ignorarlos. Si las escrituras dictan que la especiación es proceso gradual, entonces no se admite la realidad de la especie. La literatura biológica está llena de estos ejemplos. Autores que habiendo superado milagrosamente sus exámenes de reválida, han llegado a la cima a base de dar gusto a las exigencias más ridículas de los mundos editoriales.

 

 

Referencias

 

Coyne JA and Orr HA. 2004. Speciation. Sinauer

Mallet J. 2001. The speciation revolution. J Evol Biol 14: 887-888.

 

Imagen de Mythweb

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , ,

Control sistémico de la forma

 

En una entrada reciente se proponía cierta relación entre la concentración atmosférica de oxígeno y el tamaño de los insectos.  Se nos venia a decir que,  al crecer aquella,   aumentaría éste.

Pero además del tamaño, los seres vivos,  grandes o pequeños,  tienen una  forma y  sus  cambios de tamaño, han de ocurrir dentro de ciertos límites y respetándola .  Si el control del tamaño presenta aspectos  por aclarar, mucho más intrigante es el control de la forma.

Hace algunos meses, Gustavo en el blog Nucleo Decenio,  presentaba un caso bien interesante de control de la forma en salamandras en una entrada titulada “A pergunta que Einstein fez a biología” . Entre las salamandras de la especie Triturus viridescens es común la poliploidia, es decir la presencia de varios juegos cromosómicos por núcleo, de manera natural o inducida.

En la década de los -40 del pasado siglo, un embriólogo, Frankhauser,  trabajaba con salamandras que podían ser haploides, diploides o pentaploides. Existía una relación entre el número de cromosomas y el volumen celular de modo que las células pentaploides eran mucho mayores que las haploides…..Pero atención!, lo curioso es que las salamandras  pentaploides tenían sus órganos y su cuerpo del mismo tamaño que las haploides. Esto era debido a una compensación del número de células que componen los órganos. Una de las figuras de este trabajo muestra una sección de los conductos pronéfricos.

 

Independientemente del tamaño de las células, se observa que el tamaño (y la forma) de los conductos pronéfricos está conservado. En las salamandras haploides, los conductos están compuestos de 6-8 células, mientras que en las salamandras pentaploides se forman por de 1-2 células. Cambian los componentes, se mantiene la forma….

¿Cómo se regula la forma?

 

En su entrada,  Gustavo nos recordaba un párrafo que Einstein escribió,  inspirado por la lectura de este artículo:

 

” It is really marvel, the living being. The fact alone that the thing can exist with the three or four fold chromosome number is extremely remarkable. Most peculiar, however, for me is the fact that, in spite of the enlarged single cell, the size of the animal is not correspondingly increased. It looks as the importance of the cell as ruling element of the whole had been overestimated previously. What the real determinant of form and organization is seems quite obscure.”

Parece como si la importancia de la célula, como elemento regulador, hubiera sido sobre-estimada, nos dice Einstein. Cierto. Acostumbrados a pensar en términos de células hemos terminado por darles demasiada importancia. Permanece obscuro el determinante real de la forma y de la organización. Cualquiera que sea, interviene a nivel supracelular, sistémico. Dicho de otro modo,  es incorrecto  pensar que una célula controla el desarrollo. También es incorrecto pensar que un gen controla un proceso y peor aún  pensar que un gen evoluciona como entidad independiente. Tampoco es correcto pensar en la evolución como si una especie pudiera evolucionar independientemente de un ecosistema.

 

Referencia

Frankhauser (1945) Maintenance of normal structure in heteroploid salamander larvae, through compensation of changes in cell size by adjustment of cell number and cell shap. J Exp. Zool.00(3) pags. 445-455

 

Imagen de arriba: Notophtalmus viridescens (Triturus viridescens), de Wikimedia commons

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

Sistemas modelo

¿Qué pensáis? ¿Podría un elefante ser un buen organismo de laboratorio? ¿Tienen aspectos en común las siete especies descritas en la exposición? ¿Qué organismo utilizaríais para estudiar el cáncer?¿Son realmente modélicos estos seres vivos?……….

La Delegación del CSIC en Barcelona organiza la exposición virtual titulada: “Seres Modélicos, entre la naturaleza y el laboratorio”.

 

En sus páginas podemos aprender sobre los sistemas modelo en Biología:

Escherichia coli, uno de los organismos mejor conocidos y ahora de moda, en su vertiente como agente patógeno.

Saccharomyces cerevisiae , la levadura modelo,

Arabidopsis thaliana, la planta modelo,

Caenorhabditis elegans, un gusano,

Drosophila melanogaster, la mosca del vinagre;

Danio rerio, el Pez y Mus musculus, el Ratón.

Pero ….. Qué es un sistema modelo?

 

En la biología actual, el sistema modelo es una estrategia de trabajo colectiva basada en la concentración de esfuerzo en una especie considerada representativa. En este sentido un modelo biológico es una especie de cualquier grupo taxonómico que,  a lo largo del tiempo, y por circunstancias diversas, ha venido a elegirse como referencia. La estrategia resulta en la concentración de esfuerzo con la idea de que el conocimiento adquirido en el modelo será beneficioso para el conocimiento en general y en particular de los demás sistemas. Se elige el modelo por ser representativo (contener características de todos los elementos), y porque se poseen herramientas que hacen que determinados aspectos sean más fáciles de analizar en el modelo que en otros sistemas………..

(más…)

Etiquetas:

Insectos gigantes

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Al parecer, algunas especies de insectos de gran tamaño eran frecuentes en épocas geológicas pasadas. En el primer video arriba, el señor David Attenborough nos enseña unas alas de Libélula fósil conservadas en el Museo de Harvard.  En los siguientes videos se muestran algunos de los insectos más grandes del mundo.

En el video de abajo se presenta una  hipótesis que establece cierta relación entre el tamaño de los insectos y la concentración de oxígeno en la atmósfera, de manera que concentraciones mayores de oxígeno permitirían el desarrollo de sistemas musculares más grandes sin necesidad de un excesivo desarrollo de los sistemas de transporte de oxígeno.

http://www.dailymotion.com/video/xd1e5n

 

Referencia

Jon F. Harrison , Alexander Kaiser and John M. VandenBrooks.  Atmospheric oxygen level and the evolution of insect body size. Proceedings of the Royal Society B.

Entradas relacionadas en otros blog de este sistema:

Calamares gigantes

El animal más grande del mundo

El presunto organismo más grande del mundo

 

 

 

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

Empezando con cierta dificultad: primer párrafo de El Origen de las Especies

 

En nueve párrafos,  nueve,  despacha Darwin la introducción a su obra capital On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life.  Pocos son nueve párrafos. Sí, pocos, más no carentes de dificultades como algunos de sus lectores han hecho ver desde hace ciento cincuenta y dos años. Veamos algunas de estas dificultades que comienzan, como no, en la primera frase del primer párrafo.

Primera frase que si en la primera edición, decía:

When on board H.M.S. ‘Beagle,’ as naturalist, I was much struck with certain facts in the distribution of the inhabitants of  South America, and in the geological relations of the present to the past inhabitants of that continent.

En ediciones siguientes, a partir de la tercera de 1860,  pasa a decir:

When on board H.M.S. ‘Beagle,’ as naturalist, I was much struck with certain facts in the distribution of the organic beings inhabiting South America, and in the geological relations of the present to the past inhabitants of that continent.

Seguramente la corrección del autor tiene que ver con la crítica realizada desde un artículo anónimo  en The Edinburgh Journal de Abril de 1860 (páginas 487-532) y atribuido a Richard Owen (1804-1894),  prestigioso paleontólogo que tuvo un importante papel en la fundación del Museo de Historia Natural de Londres. El artículo indicaba:

¿Qué hay, nos preguntamos, al cerrar el libro para reflexionar sobre este párrafo, -qué puede haber en los habitantes, suponemos que se refiere a los aborígenes de América del Sur, o en su distribución en ese continente, que pueda sugerir a cualquiera que el hombre pueda ser un mono transformado, o para arrojar alguna luz sobre el origen de la especie humana o de otro tipo? ……………………..

Y más adelante:

(más…)

Etiquetas: ,

Una multitud de dificultades se le habrá ocurrido al lector mucho antes de haber llegado a esta parte de mi trabajo

 

Long before having arrived at this part of my work, a crowd of difficulties will have occurred to the reader.

Mucho antes de haber llegado a esta parte de mi trabajo, una multitud de dificultades se le habrán ocurrido al lector.

 

 

Some of them are so grave that to this day I can never reflect on them without being staggered; but, to the best of my judgment, the greater number are only apparent, and those that are real are not, I think, fatal to my theory.

 

Algunas de ellas son tan graves que, hasta hoy, no puedo reflexionar sobre ellas sin titubeo, pero, a lo mejor de mi juicio, el mayor número de ellas son sólo aparentes, y las que son reales no son, creo, fatales para mi teoría.

 

 

These difficulties and objections may be classed under the following heads:—Firstly, why, if species have descended from other species by insensibly fine gradations, do we not everywhere see innumerable transitional forms? Why is not all nature in confusion instead of the species being, as we see them, well defined?

 

Estas dificultades y objeciones pueden clasificarse en los siguientes tipos:-En primer lugar, ¿por qué, si las especies han descendido de otras especies por gradaciones insensiblemente finas, no se ven por todas partes innumerables formas de transición? ¿Por qué no está toda la naturaleza confusa, en lugar de las especies, como las vemos, bien definidas?

 

Secondly, is it possible that an animal having, for instance, the structure and habits of a bat, could have been formed by the modification of some animal with wholly different habits? Can we believe that natural selection could produce, on the one hand, organs of trifling importance, such as the tail of a giraffe, which serves as a fly-flapper, and, on the other hand, organs of [172]such wonderful structure, as the eye, of which we hardly as yet fully understand the inimitable perfection?

 

En segundo lugar, es posible que un animal que tiene, por ejemplo, la estructura y las costumbres de un murciélago, pudiera haberse formado por la modificación de un animal con hábitos totalmente diferentes? ¿Podemos creer que la selección natural podría producir, por una parte, órganos de escasa importancia,
tales como la cola de una jirafa, que sirve como espanta-moscas, y, por por otra parte, órganos de [172] tan maravillosa estructura, tales como el ojo, de los cuales apenas entendemos plenamente la perfección inimitable?

 

 

Thirdly, can instincts be acquired and modified through natural selection? What shall we say to so marvellous an instinct as that which leads the bee to make cells, which has practically anticipated the discoveries of profound mathematicians?

 

En tercer lugar, pueden los  instintos adquirirse y modificarse por selección natural? ¿Qué vamos a decir de un instinto tan maravilloso como el que lleva la abeja para hacer las celdas, que prácticamente se ha anticipado a los descubrimientos de matemáticos profundos?

 

Fourthly, how can we account for species, when crossed, being sterile and producing sterile offspring, whereas, when varieties are crossed, their fertility is unimpaired?

En cuarto lugar, ¿cómo podemos explicar que cuando se cruzan las especies son estériles y producen descendencia estéril, mientras que, cuando se cruzan las variedades, la fertilidad no se ve afectada?

 

Las imágenes 1, 2, 3 y 5 proceden del calendario Nature’s Hidden Secrets, de Cell signalling para 2009, cuyo PDF se encuentra en la red.  La imagen 4 es de treknature. La 6 de faqs. org. Hay más  “dificultades”, por ejemplo aquí, aquí, aquí, aquí y aquí. También en el Diccionario de Neolengua, en las entradas para Tettiigonidae y otras.

Los párrafos del texto proceden de El Origen de las Especies.  Sexta edición en Proyecto Gutenberg.

 

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , ,

La incapacidad de los ingleses para la filosofía

 

George Orwell,  cuya capacidad profética ha desbordado toda expectativa, no habría apostado un penique  por la capacidad de sus compatriotas en filosofía.  En su obra El León y el Unicornio, dice:

He aquí un par de generalizaciones acerca de Inglaterra, que serían aceptadas por casi todos los observadores. Una es que los ingleses no están dotados artísticamente. Ni son tan musicales como los alemanes o los italianos, ni la pintura y la escultura han florecido nunca en Inglaterra como lo han hecho en Francia. Otra es que, comparados con los europeos, los ingleses no son intelectuales. Tienen horror al pensamiento abstracto, y no sienten necesidad de filosofía alguna o de ninguna “visión del mundo” sistemática.  Y esto no es debido a que sean “prácticos”, como tan orgullosamente proclaman de sí mismos. No hay más que mirar a sus métodos de planificación urbana y abastecimiento de agua, su apego obstinado a todo lo que está pasado de moda y constituye una molestia, un sistema de pronunciación que desafía el análisis, y un sistema de pesos y medidas que es inteligible sólo para los compiladores de los libros de aritmética, para darse cuenta de lo poco que les importa la mera eficiencia. Pero tienen un cierto poder de actuar sin reflexión previa. Su mundialmente famosa hipocresía – su actitud de doble cara hacia el Imperio, por ejemplo – está ligada a esto. Además, en los momentos de crisis suprema la nación entera de repente puede actuar al unísono poniendo en práctica una especie de instinto, en realidad un código de conducta que es entendido por casi todo el mundo, aunque nunca formulado. La frase que acuñó Hitler para los alemanes, “un pueblo sonámbulo”, habría sido mejor aplicada al inglés. No es que haya algo de qué enorgullecerse en ser llamado un sonámbulo.

 

Here are a couple of generalizations about England that would be accepted by almost all observers. One is that the English are not gifted artistically. They are not as musical as the Germans or Italians, painting and sculpture have never flourished in England as they have in France. Another is that, as Europeans go, the English are not intellectual. They have a horror of abstract thought, they feel no need for any philosophy or systematic ‘world-view’. Nor is this because they are ‘practical’, as they are so fond of claiming for themselves. One has only to look at their methods of town planning and water supply, their obstinate clinging to everything that is out of date and a nuisance, a spelling system that defies analysis, and a system of weights and measures that is intelligible only to the compilers of arithmetic books, to see how little they care about mere efficiency. But they have a certain power of acting without taking thought. Their world-famed hypocrisy – their double-faced attitude towards the Empire, for instance – is bound up with this. Also, in moments of supreme crisis the whole nation can suddenly draw together and act upon a species of instinct, really a code of conduct which is understood by almost everyone, though never formulated. The phrase that Hitler coined for the Germans, ‘a sleep-walking people’, would have been better applied to the English. Not that there is anything to be proud of in being called a sleep-walker.

 

 

 

Orwell anda, como de costumbre,  acertado.   Y si no, para muestra un botón, veamos algunos desatinos de uno de los considerados “grandes de la filosofía inglesa”, Bertrand Russell. En su libro “Sobre el Poder” dice:

 

Varios deseos han dominado la labor de los filósofos. Está el deseo de conocer, y, lo que no es de modo alguno la misma cosa, el deseo de demostrar que el mundo es conocible. Están el deseo de la felicidad, el deseo de la virtud y-síntesis de ambos-el deseo de la salvación. Está el deseo del sentimiento de unión con Dios o con los demás seres humanos. Está el deseo de la belleza, el deseo del goce y, finalmente, el deseo del poder…………

 

Las grandes religiones aspiran a la virtud, pero generalmente también a algo más. El cristianismo y el budismo buscan la salvación y, en sus formas mas místicas, la unión con dios o con el Universo. Las filosofías empíricas buscan la verdad mientras que los filósofos idealistas, desde Descartes hasta Kant, buscan la certidumbre. Prácticamente todos los grandes filósofos, hasta Kant inclusive, se relacionan principalmente con los deseos correspondientes a la parte cognoscitiva de la naturaleza humana. La filosofía de Bentham y de la escuela manchesteriana consideran el placer como fin, y la riqueza como el medio principal. Las filosofías del poder de los tiempos modernos han surgido en gran parte como una reacción contra el “manchesterismo”, y como una protesta contra la opinión de que el objeto de la vida es una serie de placeres, finalidad que condenan como fragmentaria y como insuficientemente activa.

…………………

Y más adelante una frase que viene a concretar todo esto:

 

Las ilusiones altamente similares, si son expresadas por hombres cultos en un lenguaje oscuro llevan al profesorado de la filosofía.

 

Hay otros disparates, pero por hoy sirvan éstos como ejemplo. Lo dicho, tenía mucha razón Orwell.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

Referencias

Orwell G.  Essays. The lion and the Unicorn.

Bertrand Russell.  El poder. Un análisis social. RBA

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , ,