Archivo de septiembre, 2011

Cuatro problemas en el duodécimo párrafo de El Origen de las Especies

 

Nos encontramos en éste párrafo con cuatro problemas. Si bien es cierto que el primero puede atribuirse a los responsables de alguna edición,  los demás  quedan bajo la responsabilidad del autor.

 

Primer problema: En muchas ediciones en inglés, por ejemplo en ésta de Classic Reader se ha mantenido in definite (dos palabras separadas) en lugar de la correcta indefinite (una sóla palabra), habitual en otras ediciones.

 

Segundo problema:  El párrafo contiene alguna expresión bien confusa, como por ejemplo la siguiente:

and which cannot be accounted for by inheritance from either parent or from some more remote ancestor

Indicando  erróneamente que la variación cuantitativa no se hereda.

 

Tercer problema:  Es doble. Por un lado se ha eliminado una cita que en la primera edición hacía referencia muy apropiadamente al trabajo de Etienne Geofrroy Saint Hilaire, dedicado a las monstruosidades. Por otro lado, se ha mantenido una frase  incorrecta:

but monstrosities cannot be separated by any distinct line from slighter variations

 

Cuarto problema:  La idea central, expresada en esta frase:

All such changes of structure, whether extremely slight or strongly marked, which appear among many individuals living together, may be considered as the in definite effects of the conditions of life on each individual organism

 

Procede sin duda de un querido autor y bien conocido nuestro………..¿Cómo no?…………. Jean Baptiste Lamarck. Y si no,  lean su Philosophie Zoologique (p231):

 

Quant aux circonstances qui ont tant de puissance pour modifier les organes des corps vivans, les
plus influentes sont, sans doute, la diversité des milieux dans lesquels ils habitent ; mais, en outre, il
y en a beaucoup d’ autres qui ensuite influent considérablement dans la production des effets dont il
est question.

 

Veamos el duodécimo párrafo de El Origen completo:

 

In definite variability is a much more common result of changed conditions than definite variability, and has probably played a more important part in the formation of our domestic races. We see in definite variability in the endless slight peculiarities which distinguish the individuals of the same species, and which cannot be accounted for by inheritance from either parent or from some more remote ancestor. Even strongly-marked differences occasionally appear in the young of the same litter, and in seedlings from the same seed-capsule. At long intervals of time, out of millions of individuals reared in the same country and fed on nearly the same food, deviations of structure so strongly pronounced as to deserve to be called monstrosities arise; but monstrosities cannot be separated by any distinct line from slighter variations. All such changes of structure, whether extremely slight or strongly marked, which appear among many individuals living together, may be considered as the in definite effects of the conditions of life on each individual organism, in nearly the same manner as the chill effects different men in an in definite manner, according to their state of body or constitution, causing coughs or colds, rheumatism, or inflammation of various organs.

 

 

 

La variabilidad in (¿) definida es un resultado más común del cambio de condiciones que la variabilidad definida, y probablemente ha jugado un papel más importante en la formación de las razas domésticas. Vemos variabilidad in (¿)definida en las peculiaridades ligeras e infinitas que distinguen a los individuos de la misma especie, y que no pueden ser explicadas por la herencia de uno de los padres o de algún antepasado más remoto. Diferencias aún fuertemente marcada en ocasiones aparecen en los jóvenes de la misma camada, y en plantas en semillas de la misma cápsula. A largos intervalos de tiempo, de millones de individuos criados en el mismo país y alimentados en casi el mismo alimento, las desviaciones de estructura, de manera muy pronunciada como para merecer ser llamado monstruosidades surgen, pero las monstruosidades no pueden ser separadas por ninguna línea distinta de las más leves variaciones. Todos estos cambios de estructura, ya sea muy leve o muy marcados, que aparecen entre muchos individuos que viven juntos, puede ser considerado como el de efectos in (¿)definidos de las condiciones de vida de cada organismo individual, casi de la misma manera que los efectos de enfriamiento diferentes hombres en uno en forma definitiva, de acuerdo con su estado del cuerpo o de la constitución, causando tos o los resfriados, reumatismo o inflamación de varios órganos.

 

Imagen: Estatua de Lamarck en el Jardin des Plantes. Tomada de Amateur Entomologists Society.



Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , ,

Un señor llamado Weismann (eugenista) y otro señor de cuyo nombre tampoco hoy quiero acordarme: más Lamarckismo en el undécimo párrafo de El Origen de las Especies

 

Como tantas veces ocurre en El Origen, éste párrafo contiene una frase muy clara y muy cierta,  algunos llegarían a calificarla como elemental o de Perogrullo. Empero,   hay a su alrededor algo obscuro.  La frase es la siguiente:

 

“there are two factors: namely, the nature of the organism and the nature of the conditions”

 

El problema, la obscuridad que la rodea,  es que ni  Weismann ni el propio Darwin merecen ser citados en conexión con la mencionada frase, pues ninguno de ellos puede presumir de ser su descubridor ni quien primero la trajo al mundo de la ciencia.

Si tan general frase ha de acompañarse de una cita, lo cual es dudoso, la cita ha de ser inexcusablemente la de……Lamarck. En donde no cabe ninguna duda al respecto es poco después:

 

They may be considered as definite when all or nearly all the offspring of individuals exposed to certain conditions during several generations are modified in the same manner

Pueden ser considerados como definitivos, cuando todos o casi todos los descendientes de los individuos expuestos a ciertas condiciones durante varias generaciones se han modificado de la misma manera

 

Aquí la idea no es elemental ni muy general. Tampoco de Perogrullo. Forma parte, clave e inexcusable, del contenido de la obra de Jean Baptiste Lamarck y así debería haber sido mencionado. Veamos el párrafo completo:

 

As far as I am able to judge, after long attending to the subject, the conditions of life appear to act in two ways—directly on the whole organisation or on certain parts alone and in directly by affecting the reproductive system. With respect to the direct action, we must bear in mind that in every case, as Professor Weismann has lately insisted, and as I have incidently shown in my work on “Variation under Domestication,” there are two factors: namely, the nature of the organism and the nature of the conditions. The former seems to be much the more important; for nearly similar variations sometimes arise under, as far as we can judge, dissimilar conditions; and, on the other hand, dissimilar variations arise under conditions which appear to be nearly uniform. The effects on the offspring are either definite or in definite. They may be considered as definite when all or nearly all the offspring of individuals exposed to certain conditions during several generations are modified in the same manner. It is extremely difficult to come to any conclusion in regard to the extent of the changes which have been thus definitely induced. There can, however, be little doubt about many slight changes, such as size from the amount of food, colour from the nature of the food, thickness of the skin and hair from climate, etc. Each of the endless variations which we see in the plumage of our fowls must have had some efficient cause; and if the same cause were to act uniformly during a long series of generations on many individuals, all probably would be modified in the same manner. Such facts as the complex and extraordinary out growths which variably follow from the insertion of a minute drop of poison by a gall-producing insect, shows us what singular modifications might result in the case of plants from a chemical change in the nature of the sap.

 

Por lo que yo soy capaz de juzgar, después de mucho tiempo de atención al tema, las condiciones de vida parecen actuar de dos maneras: directamente sobre toda la organización o en algunas partes solo y afectando in (¿) directamente al sistema reproductor. Con respecto a la acción directa, debemos tener en cuenta que en todos los casos, como el profesor Weismann ha insistido últimamente, y como he dicho sea de paso se muestra en mi trabajo sobre “Variación bajo domesticación,” hay dos factores: a saber, la naturaleza del organismo y la naturaleza de las condiciones. El primero parece ser mucho más importante, porque las variaciones casi similares a veces surgen en la medida de lo que podemos juzgar, condiciones desiguales, y, por otro lado, las variaciones disímiles producirse en las condiciones que parecen ser casi uniformes. Los efectos sobre la descendencia pueden ser definitivos, o no . Pueden ser considerados como definitivos, cuando todos o casi todos los descendientes de los individuos expuestos a ciertas condiciones durante varias generaciones se han modificado de la misma manera. Es extremadamente difícil llegar a ninguna conclusión en cuanto a la magnitud de los cambios que se han inducido así definitivamente. No puede, sin embargo, haber mucha duda acerca de muchos pequeños cambios, como el tamaño debido a la cantidad de alimentos, el color debido a la naturaleza del alimento, el grosor de la piel y el cabello del clima, etc Cada una de las infinitas variaciones que vemos en el plumaje de nuestras gallinas debe haber tenido alguna causa eficiente, y si la misma causa actuase uniformemente durante una larga serie de generaciones en muchos individuos, todos probablemente sería modificada de la misma manera. Hechos tales como los complejos y extraordinarios crecimientos de que  siguen a la inserción de una gota de veneno por un insecto que producen agallas, nos enseñan qué modificaciones singulares podrían resultar en el caso de las plantas a partir de un cambio químico en la naturaleza de la savia.

Imagen: Estatua de Lamarck en el Jardin des Plantes. Tomada de OOkaboo.

Etiquetas: , ,

Lamarckismo sin Lamarck ya en el primer párrafo del primer capítulo (décimo párrafo de El Origen de las Especies)

 

 

Comienza el primer capítulo de El Origen………. Dedicado a “Variation under domestication” con un epígrafe titulado “Causes of Variability”.  Asume el autor que las causas de variación deben ser las mismas en la naturaleza que en estado doméstico, pero ni se toma la molestia de indicarlo ni explica el porqué. Directamente empieza su travesía:

When we compare the individuals of the same variety or sub-variety of our older cultivated plants and animals, one of the first points which strikes us is, that they generally differ more from each other than do the individuals of any one species or variety in a state of nature. And if we reflect on the vast diversity of the plants and animals which have been cultivated, and which have varied during all ages under the most different climates and treatment, we are driven to conclude that this great variability is due to our domestic productions having been raised under conditions of life not so uniform as, and somewhat different from, those to which the parent species had been exposed under nature. There is, also, some probability in the view propounded by Andrew Knight, that this variability may be partly connected with excess of food. It seems clear that organic beings must be exposed during several generations to new conditions to cause any great amount of variation; and that, when the organisation has once begun to vary, it generally continues varying for many generations. No case is on record of a variable organism ceasing to vary under cultivation. Our oldest cultivated plants, such as wheat, still yield new varieties: our oldest domesticated animals are still capable of rapid improvement or modification.

 

Que traduzco:

 

Cuando comparamos los individuos de la misma variedad o sub-variedad de nuestras más viejas plantas y animales cultivados, uno de los primeros puntos que llama la atención es, que generalmente difieren más entre sí que los individuos de una especie o variedad en un estado de naturaleza. Y si reflexionamos sobre la vasta diversidad de las plantas y animales que han sido cultivados, y que han variado durante todas las edades en los más diferentes climas y tratamientos, nos vemos forzados a concluir que esta gran variabilidad se debe a que nuestras producciones domésticas han sido criadas en condiciones de vida no tan uniformes, y de alguna manera diferentes de aquellas a las que la especie madre ha estado expuesta en la naturaleza. Hay, también, una cierta probabilidad en la opinión propuesta por Andrew Knight, que esta variabilidad puede estar en parte relacionada con el exceso de alimento. Parece claro que los seres orgánicos deben ser expuestos durante varias generaciones a condiciones nuevas para causar gran cantidad de variación, y que, cuando la organización ha comenzado a variar una vez, continúa generalmente variando durante muchas generaciones.  No hay registro de un organismo variable que deje de variar bajo cultivo. Nuestras plantas cultivadas más antiguas, como el trigo, todavía dan  variedades nuevas: nuestros animales domésticos más antiguos aún son capaces de una rápida mejora o modificación.

En resumen: Si se toman individuos de la naturaleza y se someten a distintas condiciones, la diversidad aumenta en función de las condiciones ambientales. Las condiciones ambientales resultan en cambios heredables.  En el capítulo séptimo de  su obra titulada Philosophie Zoologique, Lamarck presentaba ésta cuestión con el título:

De l’ influence des circonstances sur les actions et les habitudes des animaux, et de celle des actions et des habitudes de ces corps vivans,comme causes qui modifient leur organisation et leurs parties.

Así en la página 219 se lee:

 

je vais essayer de montrer combien est grande l’ influence qu’ exercent ces circonstances
sur la forme générale, sur l’ état des parties, et même sur l’ organisation des corps vivans. Ainsi, c’ est de ce fait très-positif dont il va être question dans ce chapitre……

 

Que traduzco:

Intentaré mostrar cuán grande es la influencia que ejercen estas circunstancias sobre la forma general, sobre las partes , e incluso en la organización de los cuerpos vivos. Así, este hecho demostrado  se discutirá en este capítulo … …

Y un poco más adelante entre muchos ejemplos encontramos éste del Ranúnculo:

Tant que le ranunculus aquatilis est enfoncé dans le sein de l’ eau, ses feuilles sont toutes finement découpées et ont leurs divisions capillacées ; mais lorsque les tiges de cette plante atteignent la surface de l’ eau, les feuilles qui se développent dans l’ air sont élargies, arrondies et simplement lobées. Si quelques pieds de la même plante réussissent à pousser, dans un sol seulement humide, sans être inondé, leurs tiges alors sont courtes, et aucune de leurs feuilles n’ est partagée en découpures capillacées ; ce qui donne lieu au ranunculus hederaceus, que les botanistes regardent comme une espèce, lorsqu’ ils le rencontrent.

Que traduzco:

Mientras que el Ranunculus aquatilis está sumergido en el seno del agua, sus hojas son finas
y sus divisiones capilares , pero cuando los tallos de esta planta llegan a la superficie, las hojas que crecen en el aire se expanden,  y son redondeadas y con lóbulos simples.  Si algunos pies de la misma planta llegan a crecer  en el suelo húmedo, sin ser inundados, entonces sus  tallos son cortos, y ninguna de sus hojas se divide en formas capilares, lo cual da lugar al Ranunculus hederaceus, que los  botánicos admiten como una especie, cuando se lo encuentran.


 

Imagen: Estatua de lamarck en el Jardin des Plantes, de Science Photo Library.

 



Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , ,

La fe de Melvin Calvin en el Ciclo de Calvin

 

En un apartado denominado dogmas, en la p. 762 de su libro titulado “Discoveries in Photosynthesis”, Govindjee nos explica:

 

Antes de la segunda guerra mundial se había hecho poco trabajo productivo en la bioquímica del metabolismo del carbono en organismos autótrofos. El descubrimiento del 14C por Martin Kamen (Ruben and Kamen, 1941) fue el acontecimiento que transformó la situación. Después de la guerra, en la estela de este descubrimiento, el equipo dirigido por Calvin resolvió la compleja ruta de fijación del CO2 en algas y plantas en un tiempo relativamente corto (Bassham et al, 1954). La adopción de la técnica de cromatografía en papel inventada por Consden et al. (1940), fue esencial para el éxito de esta historia.

 

Poco después, se obtuvo la evidencia de un ciclo reductor de las pentosas fosfato (RPPC) en bacterias púrpura (Stoppani et al., 1955) y en bacterias quimioautótrofas (Trudinger 1955, 1956). Esto encajaba muy bien con la idea filosófica dominante en el tiempo conocida como de la “unidad de la bioquímica”. Se desarrolló el dogma de que la RPPC (El Ciclo de Calvin) era la ruta de fijación del CO2 universal en autótrofos. Sid Elsden lo denominó el “mecanismo autotrófico” (1962) y la idea dominaría el pensamiento en el campo de la fijación del CO2 durante años. Mi colega Reidun Sirevag recuerda que en un congreso celebrado en 1980 en Trondheim se encontraba sentada en una cena al lado de Melvin Calvin.  Calvin le preguntó sobre qué estaba trabajando. “Dudo si decirlo” contestó ella, “”estoy trabajando con una bacteria autotrófica,  fotosintética, que fija el CO2 , pero no por el Ciclo de Calvin”. “No lo creo”. Respondió Calvin sonriendo.

La vía de fijación del Carbono a la que se refería Reidun Sirevaag es el Ciclo Reductor del Ácido Carboxílico (Reductive Carboxilic Acid Cycle), que procede en dirección inversa al Ciclo de Krebs o de los Ácidos tricarboxílicos.

 

Imagen tomada de Research Review 1997.

 

 

 

Etiquetas:

Imponer el pensamiento: Un ejemplo (Los editores contra el principio teleológico)

 

 

 

 

 

 

En  la introducción de su clásico tratado titulado “Plantas Medicinales, el Dioscórides renovado”, nos cuenta Pío Font Quer  éste caso tan curioso:

Esta misma empresa editorial que ha estampado “El Dioscórides renovado”  tiene en proyecto publicar un tratado de vulgarización botánica traducido de la obra francesa titulada “La vie des plantes”. En la figura 2 de la página 130 del original francés se lee el siguiente epígrafe:

“La Selaginelle, dite aussi fougère de la résurrection, par temps se replie sur elle même afin de limiter sa transpiration.”

Poco tiempo después de recibir la obra, la casa editora nos mandaba una lista de erratas a tener en cuenta al traducirla. Una de las tales enmiendas corresponde al epígrafe de la indicada figura. En lugar de “a fin de limiter”, hay que poner “ce qui limite”. Este pequeño cambio es transcendente porque me dice que la planta no se recoge sobre sí misma para evitar la transpiración excesiva, sino que, simplemente, la evita porque se recoge.

Con su habitual claridad indica  Font Quer  que los editores no quieren que su obra muestre ningún tipo de finalidad en la naturaleza (teleología).  El caso podría parecer curioso pero no es, ni mucho menos único. Ya vimos que para el reverendo Hodge, el principal objetivo de Darwin no era otro que desterrar la idea de diseño de la naturaleza y puede que a este motivo y no otro,  se deba que Darwin haya sido autor favorito de los editores durante décadas (para confirmar esto último no hay más que ver el número de ediciones de El Origen).

Tal empeño  editorial  por imponer el pensamiento en las mentes de sus incautos lectores borrando de ellas  toda noción de teleología , es decir la existencia o al menos la posibilidad de una finalidad, propósito o diseño en la Naturaleza,  no se limita a los casos descritos y podría ser mucho más antiguo.  Así cuando en su introducción a la obra Los Caracteres de Teofrasto, editada por Planeta d’Agostini en su colección Los Clásicos de Grecia y Roma,  Elisa Ruíz García nos describe la obra de Teofrasto que ha llegado hasta nosotros, dice:
En la actualidad poseemos:

Dos tratados relacionados con el mundo de la botánica: Historia de las Plantas, en nueve libros, y sobre los Orígenes de las Plantas, en seis.

Y sobre la palabra seis un número trece en superíndice remite a una nota a pie de página en donde se lee:

Algunos estudiosos opinan que la división en dos obras de sus escritos botánicos no fue establecida por el autor, sino por los editores de la época alejandrina, quienes distinguieron entre los pasajes  en los que invoca el principio teleológico y en los que lo evita cuidadosamente.

Y fíjense bien que no dice que se haya distinguido entre pasajes que invocan el principio teleológico y los que no lo invocan sino entre los que lo invocan y los que cuidadosamente lo evitan, siendo esto último, al parecer, más del gusto de los editores.

Etiquetas: ,

Evolución: Los cotiledones, primeras hojas del tallo

 

 

13. No obstante, en muchas plantas, se acercan a la forma de la hoja, siendo más planos y expuestos a la luz y al aire, toman el color verde en mayor grado; sus vasos se hacen más reconocibles, más similares a los nervios

 

14. Finalmente, se nos aparecen como hojas reales; sus vasos son susceptibles del más delicado perfeccionamiento, su semejanza con las hojas subsiguientes no nos permite tomarlos por órganos especiales, los reconocemos así mejor como las hojas primeras del tallo.

 

 

Fragmento de La Metamorfosis de las Plantas de Johann Wolfgang von Goethe.

Tomado de la edición:  La Metamorfosis de las Plantas. Afinidades. Asociación Valle Inclán Elkartea. Universidad del Pais Vaso.

 

***************************************************************************************

 

13. Doch nähern sie sich bei vielen Pflanzen der Blattgestalt; sie werden flächer, sie nehmen, dem Licht und der Luft ausgesetzt, die grüne Farbe in einem höhern Grade an, die in ihnen enthaltenen Gefäße werden kenntlicher, den Blattrippen ähnlicher.

 

14. Endlich erscheinen sie uns als wirkliche Blätter, ihre Gefäße sind der feinsten Ausbildung fähig, ihre Ähnlichkeit mit den folgenden Blättern erlaubt uns nicht, sie für besondere Organe zu halten, wir erkennen sie vielmehr für die ersten Blätter des Stengels.

 

Johann Wolfgang von Goethe.   Die Metamorphose der Pflanzen     (1790). Versión en alemán de Zeno.org

 

 

 

 

 

 

Imágenes de aquíaquí y aquí.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

Evolución: El primer nudo de la planta

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

 

 

 

15. Ahora bien, ya que una hoja no se puede imaginar sin un nudo, ni un nudo sin yema, podemos deducir que aquel punto donde los cotiledones se hallan fijados, es el verdadero primer nudo de la planta. Esto se ve confirmado por medio de aquellas plantas que, directamente por debajo de las alas de los cotiledones hacen salir yemas nuevas, desarrollando ramas completas desde estos primeros nudos, tal como por ejemplo ocurre en Vicia faba.

 

Fragmento de La Metamorfosis de las Plantas de Johann Wolfgang von Goethe.

Tomado de la edición:  La Metamorfosis de las Plantas. Afinidades. Asociación Valle Inclán Elkartea. Universidad del Pais Vaso.

***************************************************************************************

15. Läßt sich nun aber ein Blatt nicht ohne Knoten, und ein Knoten nicht ohne Auge denken, so dürfen wir folgern, daß derjenige Punkt, wo die Kotyledonen angeheftet sind, der wahre erste Knotenpunkt der Pflanze sei. Es wird dieses durch diejenigen Pflanzen bekräftiget, welche unmittelbar unter den Flügeln der Kotyledonen junge Augen hervortreiben, und aus diesen ersten Knoten vollkommene Zweige entwickeln, wie z.B. Vicia Faba zu tun pflegt.

 

 

Johann Wolfgang von Goethe.   Die Metamorphose der Pflanzen     (1790). Versión en alemán de Zeno.org

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

El lenguaje y la ciencia: El caso de Lavoisier

 

En el debate surgido a raíz de la entrada titulada Los ingleses y la moral, comentaba un lector:

 

“Análisis objetivos cuando se trata de los temas científicos, efectivamente, es lo que hace falta y menos disquisiciones semánticas o sospechas sobre lo que el poder establecido quiere o no quiere.”

 

Sin entrar en la última parte de su perorata, es decir la que hace referencia a lo que el poder establecido quiere o no quiere, importa ver lo erróneo de este planteamiento ya que análisis objetivos son imposibles si no están basados en un sólido conocimiento de la lengua, que sólo se puede adquirir mediante el análisis semántico.

El análisis semántico es así un aspecto fundamental en la Ciencia.

Lavoisier, en el prefacio a su obra Elementos de Química, citaba a Condillac, quien en su Sistema de Lógica indicaba:

 

‘Pensamos sólo por medio de palabras -Los idiomas son verdaderos métodos analíticos. El Álgebra, que se adapta a su fin en todas las especies de expresión, de la manera más simple, más exacta, y lo mejor posible, es al mismo tiempo un lenguaje y un método de análisis.-el arte de razonar no es más que un lenguaje bien organizado. ‘

 

Y un poco más adelante dice Lavoisier:

 

 

La imposibilidad de separar la nomenclatura de una ciencia de la ciencia en sí misma, es debido a esto, que cada rama de la ciencia física debe constar de tres cosas: la serie de hechos que son objeto de la ciencia, las ideas que representan a estos hechos, y las palabras con que estas ideas se expresan. Al igual que tres impresiones del mismo sello, la palabra debe producir la idea, y la idea de ser una imagen de la realidad. Y, como las ideas se conservan y se comunican por medio de palabras, se deduce necesariamente [Pág. xv] que no podemos mejorar la redacción de cualquier ciencia, sin al mismo tiempo mejorar la ciencia en sí misma, ni podemos, por otro lado, mejorar la ciencia, sin mejorar el idioma o la nomenclatura que le pertenece. Sin embargo, por muy ciertos que sean los hechos de cualquier ciencia y acertadas las ideas formadas de estos hechos, podríamos comunicar una falsa impresión a los demás, si no disponemos de las palabras por las cuales las ideas pueden ser expresados adecuadamente.


Etiquetas:

Fundamento del darwinismo: La fe en la selección natural manifiesta en el noveno párrafo de El Origen de las Especies

 

Poco sabemos del origen de las especies: casi tan poco  como hace ciento cincuenta años.  Tampoco sabemos mucho acerca de las relaciones entre los seres que viven a nuestro alrededor, cuestión que  nos importa menos hoy que hace ciento cincuenta años.

Empero,  algo sabemos. Por ejemplo, que la Ciencia no trata tanto de si las cosas son o no posibles, como de las demostrables.  No consiste en llevar la contraria a una supuesta mayoría ignorante, y menos inventada por el propio autor, sino más bien al contrario, en reconocer cuanto hay de valor en las opiniones, sean mayoritarias, minoritarias o el producto de mentes excepcionales.

No se trata,  ni hoy ni hace cien o doscientos años, de saber si  las especies son o no son inmutables,  sino de saber cómo cambian.  Lamarck ya se había hecho la pregunta correcta cuando Darwin vestía pantalón corto.  El  error de Darwin se disimula mal y, aunque la magnitud de sus consecuencias todavía  se desconoce, en el punto de partida  tiene  dos aspectos:

1.  Confundirse de cuestión.  Presentando una que no lo es (¿Cambian las especies?) en lugar de la adecuada (¿Cómo cambian las especies?)

2. Asociar Hecho y Mecanismo, proceso y explicación. Todo en uno. Quedarse contento con una explicación que no explica y concluir ya en la introducción de manera que la Selección Natural es presentada como principio, dogma o axioma y no como conclusión de un conjunto de trabajos:

estoy convencido de que la selección natural ha sido el más importante, si no el único, medio de modificación.

Convencido, es decir tengo fe, porque tal convencimiento es expresado en la introducción y no en las conclusiones. Como si un juez pudiera dictar su veredicto antes del juicio. Pues no. Primero escuche los argumentos,  póngalos por escrito en los capítulos de su libro y a continuación, saque usted sus conclusiones.  No antes.

La misma fe, carente de todo fundamento, que Charles Darwin tiene en la selección natural, es la fe que Richard Dawkins tiene en la lucha entre genes para construir máquinas de supervivencia.

Pero en Ciencia no es suficiente con que un autor esté convencido, sino que su tarea consiste en  convencer a los demás.  A tal fin,  y antes de  manifestarlo , debería haber explicado Darwin el porqué de su convencimiento.  Haber aportado las pruebas suficientes. Si así fuese, la expresión de tal convencimiento estaría al final de la obra y no al final de su introducción. Si el autor se convence a sí mismo y pretende convencer a los demás sin pruebas eso no es ciencia, sino  poder de persuasión.  Nos encontramos así, no ante un científico, sino ante un gurú. El  darwinismo consiste en tener esa fe en la selección natural que, tanto en Darwin como en Dawkins , es independiente de toda evidencia científica.

 

 

 

 

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

No one ought to feel surprise at much remaining as yet unexplained in regard to the origin of species and varieties, if he make due allowance for our profound ignorance in regard to the mutual relations of the many beings which live around us. Who can explain why one species ranges widely and is very numerous, and why another allied species has a narrow range and is rare? Yet these relations are of the highest importance, for they determine the present welfare and, as I believe, the future success and modification of every inhabitant of this world. Still less do we know of the mutual relations of the innumerable inhabitants of the world during the many past geological epochs in its history. Although much remains obscure, and will long remain obscure, I can entertain no doubt, after the most deliberate study and dispassionate judgment of which I am capable, that the view which most naturalists until recently entertained, and which I formerly entertained—namely, that each species has been independently created—is erroneous. I am fully convinced that species are not immutable; but that those belonging to what are called the same genera are lineal descendants of some other and generally extinct species, in the same manner as the acknowledged varieties of any one species are the descendants of that species. Furthermore, I am convinced that natural selection has been the most important, but not the exclusive, means of modification.

Nadie debe sentirse sorprendido por tanto como queda todavía inexplicado respecto al origen de las especies y variedades, si tenemos en cuenta nuestra profunda ignorancia en lo que respecta a las relaciones mutuas de los muchos seres que viven a nuestro alrededor. ¿Quién puede explicar por qué una especie se extiende ampliamente y es muy numerosa, y por qué otra especie afín tiene un rango estrecho, y es rara? Sin embargo, estas relaciones son de suma importancia, ya que determinan el bienestar presente y, como creo, el éxito futuro y la variación de todos los habitantes de este mundo. Menos aún sabemos de las relaciones mutuas de los innumerables habitantes del mundo durante las muchas épocas geológicas pasadas de su historia. Aunque mucho es lo que queda oscuro, y quedará en la oscuridad durante largo tiempo, puedo mantener, sin duda, después del estudio más deliberado y del más desapasionado juicio de que soy capaz, que la opinión que la mayoría de los naturalistas han mantenido hasta  hace poco , y que yo he mantenido anteriormente , es decir, que cada especie ha sido creada independientemente, es errónea. Estoy plenamente convencido no sólo de que las especies no son inmutables, sino que las que pertenecen a lo que se llama el mismo género son descendientes directos de alguna otra especie extinta  de la misma manera que las variedades reconocidas de cualquier especie son descendientes de ésta . Además, estoy convencido de que la selección natural ha sido el más importante, si no el único, medio de modificación.

**************************************************************

 

 

Etiquetas: , , , ,

Un error y otra ausencia importante en el octavo párrafo de El Origen de las Especies

 

 

El autor aborda, al comienzo de éste párrafo una cuestión fundamental y que todavía está pendiente entre los darwinistas: Explicar a sus lectores qué es la selección natural. Veamos si en esta ocasión lo consigue, porque, de lo contrario, es decir en ausencia de la debida explicación, seguiremos pensando que la Selección Natural no es otra cosa que un dogma de fe algo rancio o un fantasma semántico

Puesto a explicar qué es la Selección Natural en este párrafo de la introducción, Darwin se contradice.

Su contradicción es el resultado de una estrategia habitual en él: Presentar al público la mitad de la información,  ocultando descaradamente la otra mitad.

Así, por un lado nos dice que la Selección Natural es la causa de una gran extinción de las formas menos perfeccionadas de la vida. Podría ser:

natural selection almost inevitably causes much extinction of the less improved forms of life,….

 

Pero por otro lado y de manera bien misteriosa, nos indica también que causa la divergencia del carácter:

 

……and leads to what I have called divergence of character

 

La existencia de una fuerza en la naturaleza que mantiene las características de las especies había sido reconocida desde antiguo y descrita meticulosamente por otros autores.  En cualquier caso y sea cual sea esa fuerza, no parece que Darwin haya sido su descubridor. Compárense si no éstos  dos párrafos:

 

Primero:

The last of these divisions to which I more peculiarly restrict the term variety, consists of what are, in fact, a kind of deformities, or monstrous births, the peculiarities of which, from reasons already mentioned, would very rarely, if ever, be perpetuated in a state of nature;

Segundo:

“It may be doubted whether sudden and considerable deviations of structure such as we see in our domestic productions … are ever permanently propagated in a state of nature.

 

El primero es de Edward Blyth, el segundo de Charles  Darwin. En sus publicaciones, que Darwin conoció, pero no citó, Blyth describe esa tendencia a mantener las características propias de la especie y eliminar a las “desviaciones del tipo” que ahora Darwin ha venido a llamar Selección Natural. Pero en sus publicaciones, Blyth también reconoce que en la naturaleza pueden surgir nuevas combinaciones, de modo similar a como ocurre mediante selección:

 

It is a general law of nature, for all creatures to propagate the like of themselves: and this extends even to the most trivial minutiae, to the slightest peculiarities; and thus, among ourselves, we see a family likeness transmitted from generation to generation. When two animals are matched together, each remarkable for a certain peculiarity, no matter how trivial, there is also a decided tendency in nature for that peculiarity to increase; and if the produce of these animals be set apart, and only those in which the same peculiarity is most apparent, be selected to breed from, the next generation will possess it in a still more remarkable degree; and so on, till at length the variety I designate a breed is formed, which may be very unlike the original type.

 

El doctor Andrew Bradbury piensa que Darwin  se “inspiró” en Blyth. Tanto la  conservación del tipo correspondiente a una especie, como la formación de nuevas combinaciones y tipos mediante un proceso análogo a la selección, habían sido descritas por Blyth, a quien Darwin tampoco cita adecuadamente en su obra. Pero el problema no acaba ahí. Blyth había descrito dos procesos diferentes: eliminación de desviaciones y creación de nuevas combinaciones.  Cuando Darwin, apresuradamente, presenta su obra, no sólo omite citar adecuadamente el trabajo de Blyth, sino que con-funde ambos procesos, para crear un fantasma semántico: la Selección Natural. En el noveno párrafo, último de la introducción,  nos demostrará que admitirlo o no es una pura cuestión de fe y nada tiene que ver con la ciencia. De momento leamos el octavo párrafo entero:

 

 

 

 

 

This fundamental subject of natural selection will be treated at some length in the fourth chapter; and we shall then see how natural selection almost inevitably causes much extinction of the less improved forms of life, and leads to what I have called divergence of character. In the next chapter I shall discuss the complex and little known laws of variation. In the five succeeding chapters, the most apparent and gravest difficulties in accepting the theory will be given: namely, first, the difficulties of transitions, or how a simple being or a simple organ can be changed and perfected into a highly developed being or into an elaborately constructed organ; secondly the subject of instinct, or the mental powers of animals; thirdly, hybridism, or the infertility of species and the fertility of varieties when intercrossed; and fourthly, the imperfection of the geological record. In the next chapter I shall consider the geological succession of organic beings throughout time; in the twelfth and thirteenth, their geographical distribution throughout space; in the fourteenth, their classification or mutual affinities, both when mature and in an embryonic condition. In the last chapter I shall give a brief recapitulation of the whole work, and a few concluding remarks.

 

 

Este tema fundamental de la selección natural será tratado con alguna extensión en el cuarto capítulo, y entonces veremos cómo la selección natural, casi inevitablemente, causa una gran extinción de las formas menos perfeccionadas de la vida, y conduce a lo que he llamado divergencia de caracteres. En el capítulo siguiente discutiré las leyes complejas y poco conocidas de la variación. En los cinco capítulos siguientes, las dificultades más evidentes y más graves en la aceptación de la teoría, a saber: en primer lugar, las dificultades de las transiciones, o cómo un ser sencillo o un órgano sencillo puede ser cambiado y perfeccionado en un ser altamente desarrollado o en un órgano primorosamente construido, en segundo lugar el tema del instinto o los poderes mentales de los animales, en tercer lugar, hibridismo, o la esterilidad de las especies y la fecundidad de las variedades cuando se cruzan, y en cuarto lugar, la imperfección del registro geológico. En el siguiente capítulo, consideraré la sucesión geológica de los seres orgánicos a través del tiempo, en el XII y XIII, su distribución geográfica en todo el espacio, en el siglo XIV, su clasificación y afinidades mutuas, tanto en la madurez y en un estado embrionario. En el último capítulo daré una breve recapitulación de toda la obra, y algunas observaciones finales.

 

 

Referencias

 

Blyth Edward 1835. An attempt to classify the “varieties” of animals, with observations on the marked seasonal and other changes which naturally take place in various British species, and which do not constitute “varieties”. Magazine of Natural History Volume 8 pages 40-53.

Eiseley, Loren. 1979. Darwin and the misterious Mr X. New light on the evolutionists. EP Dutton. New York.

 

 

Imagen de The Darwin Papers

Etiquetas: ,