Los ingleses y la moral

 

Ya hemos ido viendo acá y  allá ciertas peculiaridades del temperamento inglés según las descubren algunos de sus más destacados literatos.  Veíamos cómo David Herbert Lawrence, en su obra Mujeres Enamoradas, indicaba que en Inglaterra nunca se bajaba el pistónHenry James nos hacía ver que a los ingleses no les gustan las situaciones netas, observación que resultaba de gran interés en el ámbito de la Biología EvolutivaOrwell nos recordaba su mundialmente famosa hipocresía, su sonambulismo y su incapacidad para la filosofía.

Abundando en el tema de la idiosincrasia del carácter inglés,  volvemos hoy a disfrutar con la lectura de un fragmento de Henry James, en donde de nuevo viene a dar en el clavo al mencionar un aspecto de gran importancia y que tanto tiene que ver con las versiones al uso de la Evolución. Tan importante cuestión  es ni más ni menos que la moral. En la lucha por la supervivencia propuesta por el darwinismo como motor de la evolución,  la moral se esfuma. Ya vimos como en el párrafo de Francis Bacon elegido para la presentación de El Origen de las Especies  había ocurrido una amputación en este sentido, eliminando el contenido moral de una sentencia que originalmente era una sentencia moral.  En su obra “La Copa Dorada”,  Henry James relaciona la moral de los ingleses con aquello  que puede ser su base y sustento:  las tazas de té. La relación es sencilla y directa:  A más té, más moral:

 

On this, for a little, they sat face to face; after which, without comment, she asked him if he would have more tea. All she would give him, he promptly signified; and he developed, making her laugh, his idea that the tea of the English race was somehow their morality, “made,” with boiling water, in a little pot, so that the more of it one drank the more moral one would become.

 

En esto, un poco, se sentaron frente a frente, tras lo cual, sin comentarios, ella le preguntó si iba a tomar más té. Todo lo que le daría, dió a entender; y desarrolló, haciéndole reir,  su idea de que el té de la raza inglesa, de alguna manera era su moral, “hecha”, con agua hirviendo, en una olla pequeña, de modo que cuanto más se bebía, en más moral uno se convertiría.

 

Aquí hay un debate de  esta entrada.

Related posts:

  1. La incapacidad de los ingleses para la filosofía
  2. Visión alternativa de la Evolución: La grandeza moral del perdedor
  3. En torno a Schopenhauer y la voluntad de la naturaleza III: Elogio de Kant y ataque a franceses e ingleses
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] Abundando en el tema de la idiosincrasia del carácter inglés,  volvemos hoy a disfrutar con la lectura de un fragmento de Henry James, en donde de nuevo viene a dar en el clavo al mencionar un aspecto de gran importancia y que tanto tiene que ver con las versiones al uso de la Evolución. Tan importante cuestión  es ni más ni menos que la moral. En la lucha … [Seguir leyendo...] Compromiso social por la ciencia Master Site Feed Posts [...]

[...] Los ingleses y la moral 1 comentario(s) [...]

[...] Otro lector con interpretación semejante es más conocido y menos religioso. Se trata de Henry James, quien había estado en la casa del naturalista inglés, no sabemos si tomando el té o no, tal vez sí. Y por lo tanto tal vez fuese ahí, en Down, en la casa de Darwin, tomando el té en donde se inspiró para escribir aquel párrafo memorable en el que relacionaba la moral de los ingleses con el té, identificándolos. [...]

(requerido)

(requerido)


*