Archivo de junio, 2012

Racionamiento vano o vacío en el párrafo centésimo vigésimo tercero de El Origen de las Especies

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dice el autor:

 

Yet many of these eggs or seeds would perhaps, if not destroyed, have yielded individuals better adapted to their conditions of life than any of those which happened to survive.

 

Sin embargo, muchos de estos huevos o semillas, si no hubiesen sido destruidos, habrían producido quizá individuos mejor adaptados a sus condiciones de vida que ninguno de los que tuvieron la suerte de sobrevivir.

 

Y esto es hablar sobre suposiciones. Los huevos destruidos, destruidos están.

 

So again a vast number of mature animals and plants, whether or not they be the best adapted to their conditions, must be annually destroyed by accidental causes, which would not be in the least degree mitigated by certain changes of structure or constitution which would in other ways be beneficial to the species.

 

También, además, un número inmenso de animales, y plantas adultos, sean o no los mejor adaptados a sus condiciones, tiene que ser destruido anualmente por causas accidentales que no serían mitigadas ni en lo más mínimo por ciertos cambios de estructura o constitución que serían, por otros conceptos, beneficiosos para la especie.

 

Pero esto es falso. Los animales y plantas destruidos lo han sido precisamente por no haber estado adaptados a las condiciones.

 

Lo siguiente es verdaderamente cómico:

 

But let the destruction of the adults be ever so heavy, if the number which can exist in any district be not wholly kept down by such causes—or again let the destruction of eggs or seeds be so great that only a hundredth or a thousandth part are developed—yet of those which do survive, the best adapted individuals, supposing that there is any variability in a favourable direction, will tend to propagate their kind in larger numbers than the less well adapted.

 

 

 

Pero, aunque la destrucción de los adultos sea tan considerable -siempre que el número que puede existir en un distrito no esté por completo limitado por esta causa-, o aunque la destrucción de huevos y semillas sea tan grande que sólo una centésima o una milésima parte se desarrolle, sin embargo, de los individuos que sobrevivan, los mejor adaptados -suponiendo que haya alguna variabilidad en sentido favorable- tenderán a propagar su clase en mayor número que los menos bien adaptados

 

 

Es decir, los que sobreviven, los más adaptados, son los que tienden a propagar su clase. Lógicamente, los que no sobreviven, no pueden propagar su clase. Ahora bien ¿Qué es la clase? no lo sabemos. ¿Dice esto algo a favor de qué motivos hacen a unos sobrevivir y propagar su clase y a otros perecer? No. ¿Se tratará siempre de los mismos motivos en la naturaleza? No. Y finalmente: ¿Aporta este razonamiento falso o tautología algo para comprender el origen de las especies? La solución queda en suspenso.

 

 

 

123.

It may be well here to remark that with all beings there must be much fortuitous destruction, which can have little or no influence on the course of natural selection. For instance, a vast number of eggs or seeds are annually devoured, and these could be modified through natural selection only if they varied in some manner which protected them from their enemies. Yet many of these eggs or seeds would perhaps, if not destroyed, have yielded individuals better adapted to their conditions of life than any of those which happened to survive. So again a vast number of mature animals and plants, whether or not they be the best adapted to their conditions, must be annually destroyed by accidental causes, which would not be in the least degree mitigated by certain changes of structure or constitution which would in other ways be beneficial to the species. But let the destruction of the adults be ever so heavy, if the number which can exist in any district be not wholly kept down by such causes—or again let the destruction of eggs or seeds be so great that only a hundredth or a thousandth part are developed—yet of those which do survive, the best adapted individuals, supposing that there is any variability in a favourable direction, will tend to propagate their kind in larger numbers than the less well adapted. If the numbers be wholly kept down by the causes just indicated, as will often have been the case, natural selection will be powerless in certain beneficial directions; but this is no valid objection to its efficiency at other times and in other ways; for we are far from having any reason to suppose that many species ever undergo modification and improvement at the same time in the same area.

 

Será conveniente hacer observar aquí que en todos los seres ha de haber mucha destrucción fortuita, que poca o ninguna influencia puede tener en el curso de la selección natural; por ejemplo: un inmenso número de huevos y semillas son devorados anualmente, y éstos sólo podrían ser modificados por selección natural si variasen de algún modo que los protegiese de sus enemigos. Sin embargo, muchos de estos huevos o semillas, si no hubiesen sido destruidos, habrían producido quizá individuos mejor adaptados a sus condiciones de vida que ninguno de los que tuvieron la suerte de sobrevivir. También, además, un número inmenso de animales, y plantas adultos, sean o no los mejor adaptados a sus condiciones, tiene que ser destruido anualmente por causas accidentales que no serían mitigadas ni en lo más mínimo por ciertos cambios de estructura o constitución que serían, por otros conceptos, beneficiosos para la especie. Pero, aunque la destrucción de los adultos sea tan considerable -siempre que el número que puede existir en un distrito no esté por completo limitado por esta causa-, o aunque la destrucción de huevos y semillas sea tan grande que sólo una centésima o una milésima parte se desarrolle, sin embargo, de los individuos que sobrevivan, los mejor adaptados -suponiendo que haya alguna variabilidad en sentido favorable- tenderán a propagar su clase en mayor número que los menos bien adaptados. Si el número está completamente limitado por las causas que se acaban de indicar, como ocurrirá muchas veces, la selección natural será impotente para determinadas direcciones beneficiosas; pero esto no es una objeción válida contra su eficacia en otros tiempos y de otros modos, pues estamos lejos de tener alguna razón para suponer que muchas especies experimenten continuamente modificaciones y perfeccionamiento al mismo tiempo y en la misma región.

 

 

Etiquetas:

La selección natural, un concepto inútil o fantasma semántico, en el párrafo centésimo vigésimo segundo de El Origen de las Especies

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como veíamos en el párrafo anterior es lo mismo decir selección natural que nada o, en su caso, todo, o sea la naturaleza. Se demuestra así por una segunda vía la inutilidad del concepto de selección natural. En primer lugar lo habíamos demostrado desde una aproximación lingüística, ya que selección implica la voluntad de un sujeto y en la naturaleza no hay ni tal voluntad ni tal sujeto, a no ser que tal sujeto sea la naturaleza y la voluntad requerida, su voluntad.

Aquello que habíamos demostrado mediante una aproximación lingüística, es decir la inutilidad de Selección Natural, queda ahora demostrado mediante una aproximación semántica. Eliminando la expresión selección natural o substituyéndola por “La naturaleza” no se altera el contenido informativo de las frases. La selección natural no es pues otra cosa que un fantasma semántico ejemplar.

 

122.

Natural selection will modify the structure of the young in relation to the parent and of the parent in relation to the young. In social animals it will adapt the structure of each individual for the benefit of the whole community; if the community profits by the selected change. What natural selection cannot do, is to modify the structure of one species, without giving it any advantage, for the good of another species; and though statements to this effect may be found in works of natural history, I cannot find one case which will bear investigation. A structure used only once in an animal’s life, if of high importance to it, might be modified to any extent by natural selection; for instance, the great jaws possessed by certain insects, used exclusively for opening the cocoon—or the hard tip to the beak of unhatched birds, used for breaking the eggs. It has been asserted, that of the best short-beaked tumbler-pigeons a greater number perish in the egg than are able to get out of it; so that fanciers assist in the act of hatching. Now, if nature had to make the beak of a full-grown pigeon very short for the bird’s own advantage, the process of modification would be very slow, and there would be simultaneously the most rigorous selection of all the young birds within the egg, which had the most powerful and hardest beaks, for all with weak beaks would inevitably perish: or, more delicate and more easily broken shells might be selected, the thickness of the shell being known to vary like every other structure.

 

La selección natural modificará la estructura del hijo en relación con el padre, y la del padre en relación con el hijo. En los animales sociales adaptará la estructura de cada individuo para beneficio de toda la comunidad, si ésta saca provecho de la variación seleccionada. Lo que no puede hacer la selección natural es modificar la estructura de una especie, sin darle alguna ventaja, para el bien de otra especie; y, aunque pueden hallarse en los libros de Historia Natural manifestaciones en este sentido, yo no puedo hallar un solo caso que resista la comprobación. Una conformación utilizada sólo una vez en la vida de un animal, si es de suma importancia para él, pudo ser modificada hasta cualquier extremo por selección natural; por ejemplo: las grandes mandíbulas que poseen ciertos insectos utilizadas exclusivamente para abrir el capullo, o la punta dura del pico de las aves antes de nacer, empleada para romper el huevo. Se ha afirmado que, de las mejores palomas tumbler o volteadoras de pico corto, un gran número perecen en el huevo porque son incapaces de salir de él; de manera que los avicultores ayudan en el acto de la salida. Ahora bien: si la Naturaleza hubiese de hacer cortísimo el pico del palomo adulto para ventaja de la misma ave, el proceso de modificación tendría que ser lentísimo, y habría simultáneamente, dentro del huevo, la selección más rigurosa de todos los polluelos que tuviesen el pico más potente y duro, pues todos los de pico blando perecerían inevitablemente, o bien podrían ser seleccionadas las cáscaras más delicadas y más fácilmente rompibles, pues es sabido que el grueso de la cáscara varía como cualquier otra estructura.

 

Etiquetas:

La selección natural, es decir, nada o acaso la naturaleza, en el párrafo centésimo vigésimo primero de El Origen de las Especies

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ya veíamos en el párrafo anterior que en muchas ocasiones, por no decir siempre, es posible eliminar de una frase a la selección natural sin ningún inconveniente ni pérdida alguna de información. El significado de la frase permanece intacto. Ahora bien, en algunos casos,  el autor atribuye a la selección natural acciones y si eliminamos la selección natural queda una acción sin sujeto. En tales casos al substituir selección natural por naturaleza, no tiene ningún efecto perjudicial sobre el contenido de la frase. Su significado y la cantidad de información que contiene permanecen idénticos. Hagamos un experimento con este párrafo. Allá donde dice la selección natural substituyamos por la naturaleza o dejemos en blanco. Vemos primero el párrafo en español en su estado original:

 

Así como vemos que las variaciones que aparecen en domesticidad en un período determinado de la vida tienden a reaparecer en la descendencia en el mismo período -por ejemplo: las variaciones en la forma, tamaño y sabor de las semillas de las numerosas variedades de nuestras plantas culinarias y agrícolas, en los estados de oruga y crisálida de las variedades del gusano de seda, en los huevos de las aves de corral y en el color de la pelusa de sus polluelos, en las astas de los carneros y ganado vacuno cuando son casi adultos-, de igual modo, en la naturaleza, la selección natural podrá influir en los seres orgánicos y modificarlos en cualquier edad por la acumulación, en esta edad, de variaciones útiles, y por su herencia en la edad correspondiente. Si es útil a una planta el que sus semillas sean diseminadas por el viento a distancia cada vez mayor, no puedo ver yo mayor dificultad en que esto se efectúe por selección natural que en que el cultivador de algodón aumente y mejore por selección los pelos lanosos en las cápsulas de sus algodoneros. La selección natural puede modificar y adaptar la larva de un insecto a una porción de circunstancias completamente diferentes de las que conciernen al insecto adulto, y estas modificaciones pueden influir, por correlación, en la estructura del adulto. También, inversamente, modificaciones en el adulto pueden influir en la estructura de la larva; pero en todos los casos la selección natural garantizará que no sean perjudiciales, pues si lo fuesen, la especie llegaría a extinguirse.

Veámoslo ahora después de realizada la transformación propuesta:

 

Así como vemos que las variaciones que aparecen en domesticidad en un período determinado de la vida tienden a reaparecer en la descendencia en el mismo período -por ejemplo: las variaciones en la forma, tamaño y sabor de las semillas de las numerosas variedades de nuestras plantas culinarias y agrícolas, en los estados de oruga y crisálida de las variedades del gusano de seda, en los huevos de las aves de corral y en el color de la pelusa de sus polluelos, en las astas de los carneros y ganado vacuno cuando son casi adultos-, de igual modo, la naturaleza podrá influir en los seres orgánicos y modificarlos en cualquier edad por la acumulación, en esta edad, de variaciones útiles, y por su herencia en la edad correspondiente. Si es útil a una planta el que sus semillas sean diseminadas por el viento a distancia cada vez mayor, no puedo ver yo mayor dificultad en que esto se efectúe que en que el cultivador de algodón aumente y mejore por selección los pelos lanosos en las cápsulas de sus algodoneros. La naturaleza puede modificar y adaptar la larva de un insecto a una porción de circunstancias completamente diferentes de las que conciernen al insecto adulto, y estas modificaciones pueden influir, por correlación, en la estructura del adulto. También, inversamente, modificaciones en el adulto pueden influir en la estructura de la larva; pero en todos los casos la naturaleza garantizará que no sean perjudiciales, pues si lo fuesen, la especie llegaría a extinguirse.

 

 

Vemos como al desaparecer del párrafo la selección natural, su significado permanece inmutado, prístino.

 

121.

As we see that those variations which, under domestication, appear at any particular period of life, tend to reappear in the offspring at the same period; for instance, in the shape, size and flavour of the seeds of the many varieties of our culinary and agricultural plants; in the caterpillar and cocoon stages of the varieties of the silkworm; in the eggs of poultry, and in the colour of the down of their chickens; in the horns of our sheep and cattle when nearly adult; so in a state of nature natural selection will be enabled to act on and modify organic beings at any age, by the accumulation of variations profitable at that age, and by their inheritance at a corresponding age. If it profit a plant to have its seeds more and more widely disseminated by the wind, I can see no greater difficulty in this being effected through natural selection, than in the cotton-planter increasing and improving by selection the down in the pods on his cotton-trees. Natural selection may modify and adapt the larva of an insect to a score of contingencies, wholly different from those which concern the mature insect; and these modifications may affect, through correlation, the structure of the adult. So, conversely, modifications in the adult may affect the structure of the larva; but in all cases natural selection will ensure that they shall not be injurious: for if they were so, the species would become extinct.

 

Así como vemos que las variaciones que aparecen en domesticidad en un período determinado de la vida tienden a reaparecer en la descendencia en el mismo período -por ejemplo: las variaciones en la forma, tamaño y sabor de las semillas de las numerosas variedades de nuestras plantas culinarias y agrícolas, en los estados de oruga y crisálida de las variedades del gusano de seda, en los huevos de las aves de corral y en el color de la pelusa de sus polluelos, en las astas de los carneros y ganado vacuno cuando son casi adultos-, de igual modo, en la naturaleza, la selección natural podrá influir en los seres orgánicos y modificarlos en cualquier edad por la acumulación, en esta edad, de variaciones útiles, y por su herencia en la edad correspondiente. Si es útil a una planta el que sus semillas sean diseminadas por el viento a distancia cada vez mayor, no puedo ver yo mayor dificultad en que esto se efectúe por selección natural que en que el cultivador de algodón aumente y mejore por selección los pelos lanosos en las cápsulas de sus algodoneros. La selección natural puede modificar y adaptar la larva de un insecto a una porción de circunstancias completamente diferentes de las que conciernen al insecto adulto, y estas modificaciones pueden influir, por correlación, en la estructura del adulto. También, inversamente, modificaciones en el adulto pueden influir en la estructura de la larva; pero en todos los casos la selección natural garantizará que no sean perjudiciales, pues si lo fuesen, la especie llegaría a extinguirse.

 

 

 

Etiquetas:

La Selección Natural explica la música

Ya lo decía Hawking en su best seller “Una historia del tiempo”, cuando  al preguntarse por una teoría unificada vino a dar con la clave:

The only answer I can give to this problem is based in Darwin’s principle of Natural Selection,….”

Dejando así escrita para la posteridad la sentencia fundacional del darwinismo sideral.  La extensión del darwinismo a su vertiente cosmológica.

A partir de ahí e incluso antes, todo queda explicado por la Selección Natural, ya saben, la supervivencia del más apto; y,  por lo tanto,  no debe sorprendernos que ahora su majestad la Selección Natural explique también la música.

Este es el titular de una noticia reciente aparecida en el diario digital  Noticias de la Ciencia y la Tecnología:

DarwinTunes explica la evolución de la música por la selección de la audiencia.

 

Y en su interior encabezando la información leemos :

Un equipo internacional de científicos ha creado el programa bioinformático DarwinTunes para demostrar el papel del oyente en la evolución de las melodías. Como en la teoría de las especies, sobrevive la que mejor se adapta, es decir, la más escuchada.

 

Exacto, sobrevive la melodía que más se adapta. ¡Maravilla de las maravillas! A las melodías les ocurre lo mismo que a las especies. Pero no sólo a las especies y a las melodías les ocurre esto. Esto le ocurre a todo: A las melodías, a las especies, a las palabras, a los ordenadores, a las lacas para uñas,  a las marcas de pintura,  de automóviles o de galletas.  Todo sin excepción es obediente a la supervivencia del más apto, a la selección natural. Lo cual, lejos de confirmar a Darwin, viene por el contrario a refutarlo.  Indica que si alguna vez existió una teoría así , aquello no era una teoría. No puede haber teoría científica consistente en decir que las especies se producen porque sobrevive la que más se adapta. Lejos de explicar el Origen de las Especies, esto explicaría cualquier cosa y por lo tanto no sería teoría científica. Pero es difícil corregir tamaño lavado de cerebro generalizado.   Ya lo decía Einstein: Es más fácil desintegrar un átomo que un preconcepto. ¿Verdad amigo Máximo?

Si entretanto, mientras ponen a prueba su capacidad de razonamiento lógico,  quieren poner a prueba también su oido, escuchen todas estas melodías y miren a ver cuál es la más apta. Cuál sobrevivirá y cuál dará lugar a una nueva especie.  Seleccionen sin piedad. Ánimo:

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

Etiquetas:

La frase más famosa del siglo XIX

 

Dice el  Profesor C.W. Saleeby, en la página 79 de su libro “La perspectiva eugenésica” (1921):

¿Qué es lo que hay realmente implicado en ” la supervivencia del más apto “, la más famosa sentencia de todas las de Herbert Spencer e incluso de hecho, la más famosa del siglo diecinueve? En la tierra ahora como siempre, hay naciones o razas que rigen  y otras que son gobernadas, algunas imperios y otras casi esclavas. Hemos heredado el Estado Imperial y, después de haber participado en la conquista de la Alemania imperial, parece haberse confirmado esa condición.  Por el contrario, creo que en lo esencial de la conducta nacional estábamos más seguros en 1914 de lo que lo estamos hoy en día. Nos engañamos a nosotros mismos al suponer que somos una raza imperial por derecho divino, por el veredicto final de la naturaleza , y algunos de nosotros, me temo, suponemos que es nuestro el privilegio imperial para vagar y para especular, para darse al alcohol y a la gula, mientras que otras razas son esclavas. Pero,….¿Puede ser cierto que una raza Imperial esté destinada a la vagancia y al juego mientras que las razas de siervos trabajan?

 

lProfessor C.W. Saleeby, in The Eugenic Prospect (1921):

 

What is really involved in „the survival of the fittest, the most famous of all of Herbert Spencer’s phrases – indeed, the most famous phrase of the nineteenth century. On our earth at present, as ever, there are nations or races which rule and others which are ruled–   some Imperial and others almost slaves. We have inherited the Imperial status, and, having lately shared in the conquest of Imperial Germany, we seem to have finally confirmed that status. On the contrary, I believe that in the essentials of national conduct we were more secure in 1914 than we are today. We deceive ourselves when we suppose that we are an Imperial race by right divine, by Nature’s final verdict; and some of us, I fear, suppose that it is even our Imperial privilege to idle and speculate, to guzzle and booze, while common folk and subject races slave. But is it true that an Imperial race is one which idles and gambles and plays whilst servile races work?

 

Etiquetas: ,

Eludiendo la cuestión: algunas trivialidades sobre la variación entre especies en el párrafo centésimo vigésimo de El Origen de las Especies

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las variaciones existen y se pueden acumular, pero para ello no es necesaria la selección natural. Así donde dice:

………when one part varies and the variations are accumulated through natural selection,……..

 

Igualmente podría decir:

……….when one part varies and the variations are accumulated,……….

Ya que no perderíamos información alguna.

Y si es cierto que existen diferencias pequeñas entre especies, también lo es que a veces las diferencias son grandes, pero por encima de las diferencias existe el hecho de que individuos de distintas especies no pueden reproducirse entre sí.

120.

In looking at many small points of difference between species, which, as far as our ignorance permits us to judge, seem quite unimportant, we must not forget that climate, food, etc., have no doubt produced some direct effect. It is also necessary to bear in mind that, owing to the law of correlation, when one part varies and the variations are accumulated through natural selection, other modifications, often of the most unexpected nature, will ensue.

 

Al considerar las muchas diferencias pequeñas que existen entre especies -diferencias que, hasta donde nuestra ignorancia nos permite juzgar, parecen completamente insignificantes- no hemos de olvidar que el clima, comida etc. han producido indudablemente algún efecto directo. También es necesario tener presente que, debido a la ley de correlación, cuando una parte varía y las variaciones se acumulan por selección natural, sobrevendrán otras modificaciones, muchas veces de naturaleza la más inesperada.

 

 

 

 

Etiquetas:

Más atributos falsos o como la selección natural pinta a las perdices en el párrafo centésimo décimo noveno de El Origen de las Especies

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La selección es acción y por lo tanto no actúa. Lo mismo ocurre con la navegación: la navegación no navega, navegan los barcos; con el juego, el juego no juega, sino que quienes juegan son los jugadores. El aterrizaje no aterriza, el avión es el que aterriza. La acción no actúa, actúan los sujetos.

 

Si no actúa, mucho menos lo hará para el bien común. Es difícil con eso y con todo, pensar que el autor hablaba en serio al escribir esta frase:

 

Aun cuando la selección natural puede obrar solamente por el bien y para el bien de cada ser

Although natural selection can act only through and for the good of each being

La selección no obra, obra el seleccionador. Tampoco árbol alguno lucha con otro árbol (in a state of nature, where the trees would have to struggle with other trees and with)

119.

Although natural selection can act only through and for the good of each being, yet characters and structures, which we are apt to consider as of very trifling importance, may thus be acted on. When we see leaf-eating insects green, and bark-feeders mottled-grey; the alpine ptarmigan white in winter, the red-grouse the colour of heather, we must believe that these tints are of service to these birds and insects in preserving them from danger. Grouse, if not destroyed at some period of their lives, would increase in countless numbers; they are known to suffer largely from birds of prey; and hawks are guided by eyesight to their prey,—so much so that on parts of the continent persons are warned not to keep white pigeons, as being the most liable to destruction. Hence natural selection might be effective in giving the proper colour to each kind of grouse, and in keeping that colour, when once acquired, true and constant. Nor ought we to think that the occasional destruction of an animal of any particular colour would produce little effect; we should remember how essential it is in a flock of white sheep to destroy a lamb with the faintest trace of black. We have seen how the colour of hogs, which feed on the “paint-root” in Virginia, determines whether they shall live or die. In plants, the down on the fruit and the colour of the flesh are considered by botanists as characters of the most trifling importance; yet we hear from an excellent horticulturist, Downing, that in the United States smooth-skinned fruits suffer far more from a beetle, a Curculio, than those with down; that purple plums suffer far more from a certain disease than yellow plums; whereas another disease attacks yellow-fleshed peaches far more than those with other coloured flesh. If, with all the aids of art, these slight differences make a great difference in cultivating the several varieties, assuredly, in a state of nature, where the trees would have to struggle with other trees and with a host of enemies, such differences would effectually settle which variety, whether a smooth or downy, a yellow or a purple-fleshed fruit, should succeed.

 

 

Aun cuando la selección natural puede obrar solamente por el bien y para el bien de cada ser, sin embargo, caracteres y estructuras que estamos inclinados a considerar como de importancia insignificante pueden ser influidos por ella. Cuando vemos verdes los insectos que comen hojas, y moteados de gris los que se alimentan de cortezas, blanco en invierno el Lagopus mutus o perdiz alpina, y del color de los brezos el Lagopus scoticus o perdiz de Escocia, hemos de creer que estos colores son de utilidad a estos insectos y aves para librarse de peligros. Los Lagopus, si no fuesen destruidos en algún período de su vida, aumentarían hasta ser innumerables; pero se sabe que sufren mucho por las aves de rapiña, y los halcones se dirigen a sus presas por el sentido de la vista, tanto, que en algunos sitios del continente se aconseja no conservar palomas blancas, por ser las más expuestas a destrucción. Por consiguiente, la selección natural pudo ser eficaz para dar el color conveniente a cada especie de Lagopus y en conservar este color justo y constante una vez adquirido. No debemos creer que la destrucción accidental de un animal de un color particular haya de producir pequeño efecto; hemos de recordar lo importante que es en un rebaño de ovejas blancas destruir todo cordero con la menor señal de negro. Hemos visto cómo el color de los cerdos que se alimentan de paint-root (Lachnanthes tinctoria) en Virginia determina el que hayan de morir o vivir. En las plantas, la vellosidad del fruto y el color de la carne son considerados por los botánicos como caracteres de importancia la más insignificante; sin embargo, sabemos por un excelente horticultor, Downing, que en los Estados Unidos las frutas de piel lisa son mucho más atacadas por un coleóptero, un Curculio, que las que tienen vello, y que las ciruelas moradas padecen mucho más cierta enfermedad que las ciruelas amarillas, mientras que otra enfermedad ataca a los melocotones de carne amarilla mucho más que a los que tienen la carne de otro color. Si con todos los auxilios del arte estas ligeras diferencias producen una gran diferencia al cultivar las distintas variedades, seguramente que, en estado natural, en el que los árboles tendrían que luchar con otros árboles y con una legión de enemigos, estas diferencias decidirían realmente el que hubiese de triunfar un fruto liso o pubescente, un fruto de carne amarilla o de carne morada.

 

Etiquetas:

Más errores, juegos de palabras vanos y confusión de fenómenos con hipótesis en el párrafo centésimo décimo octavo de El Origen de las Especies

 

Nos cuenta el autor, en este párrafo breve pero sumamente confuso, lo que según su criterio deberá ocurrir para que en una especie tenga lugar una gran cantidad de modificación. En ningún momento indica que su explicación se refiera a un cambio de especie, pero permite suponer al lector, o más aún le obliga a suponer que se está refiriendo a la formación de una nueva especie. Básicamente, tendrá lugar una acumulación de diferencias individuales con lo que la variación aumenta. Sin mencionar formación de una nueva especie. Más interesante sería indicar un solo ejemplo. Así tendríamos a mano una descripción de esos fenómenos a los que el autor se refiere y sabríamos que no confunde tales fenómenos con hipótesis.

 

El que una hipótesis sea cierta o no sólo podemos juzgarlo viendo hasta qué punto explica y concuerda con los fenómenos de la naturaleza, o mejor aún, mediante la experimentación, algo muy lejano del contenido de esta obra. Si no distinguimos primero los fenómenos de la hipótesis, nuestra hipótesis tiene muy pocas posibilidades de ser válida. Así hablaremos con más rigor de validez de una hipótesis, reservando la palabra “cierta” o certidumbre para los hechos que explica.

 

La ciencia no avanza mediante confusión y tampoco mediante la crítica de creencias populares. La ciencia tiene un método, más o menos riguroso, y, ya en la época, no permitía comentarios de este tipo:

 

On the other hand, the ordinary belief that the amount of possible variation is a strictly limited quantity, is likewise a simple assumption.

 

 

Por otra parte, la creencia ordinaria de que la suma de variación posible es una cantidad estrictamente limitada es igualmente una simple suposición.

 

Porque…..¿De dónde ha sacado el autor esa creencia ordinaria? ¿No será simplemente un concepto inventado por él mismo según su conveniencia? En ausencia de referencia alguna nos vemos obligados a sospecharlo.

 

118.

In order that any great amount of modification should be effected in a species, a variety, when once formed must again, perhaps after a long interval of time, vary or present individual differences of the same favourable nature as before; and these must again be preserved, and so onward, step by step. Seeing that individual differences of the same kind perpetually recur, this can hardly be considered as an unwarrantable assumption. But whether it is true, we can judge only by seeing how far the hypothesis accords with and explains the general phenomena of nature. On the other hand, the ordinary belief that the amount of possible variation is a strictly limited quantity, is likewise a simple assumption.

 

 

Para que en una especie se efectúe alguna modificación grande, una variedad ya formada tuvo que variar de nuevo -quizá después de un gran intervalo de tiempo-, o tuvo que presentar diferencias individuales de igual naturaleza que antes, y éstas tuvieron que ser de nuevo conservadas, y así, progresivamente, paso a paso. Viendo que diferencias individuales de la misma clase vuelven a presentarse siempre de nuevo, difícilmente puede considerarse esto como una suposición injustificada. Pero el que sea cierta o no sólo podemos juzgarlo viendo hasta qué punto la hipótesis explica y concuerda con los fenómenos generales de la naturaleza. Por otra parte, la creencia ordinaria de que la suma de variación posible es una cantidad estrictamente limitada es igualmente una simple suposición.

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: ,

Errónea atribución de más acciones a un sujeto inexistente en el párrafo centésimo décimo séptimo de El Origen de las Especies

 

El autor no entiende que la selección es acción realizada por un sujeto. Por un sujeto pensante que elige o selecciona mediante su propia voluntad. Precisamente esto es la acción de seleccionar. Nada más. Puede hablar tan metafóricamente como le guste, pero hablar metafóricamente no significa decir lo que le de la gana a uno y mucho menos tener razón. Si se habla metafóricamente no se está exento de decir disparates.

No puede decir el autor que la selección natural esté haciendo escrutinio ninguno puesto que no existe la selección natural. La selección no hace nada. Es el seleccionador quien selecciona. La selección ni rechaza, ni preserva, ni trabaja, ni añade o quita, ni suma ni resta. La selección es una acción y las acciones no actúan.

 

117.

 

It may metaphorically be said that natural selection is daily and hourly scrutinising, throughout the world, the slightest variations; rejecting those that are bad, preserving and adding up all that are good; silently and insensibly working, WHENEVER AND WHEREVER OPPORTUNITY OFFERS, at the improvement of each organic being in relation to its organic and inorganic conditions of life. We see nothing of these slow changes in progress, until the hand of time has marked the long lapse of ages, and then so imperfect is our view into long-past geological ages that we see only that the forms of life are now different from what they formerly were.

 

 

Metafóricamente puede decirse que la selección natural está buscando cada día y cada hora por todo el mundo las más ligeras variaciones; rechazando las que son malas; conservando y sumando todas las que son buenas; trabajando silenciosa e insensiblemente, cuandoquiera y dondequiera que se ofrece la oportunidad, por el perfeccionamiento de cada ser orgánico en relación con sus condiciones orgánicas e inorgánicas de vida. Nada vemos de estos cambios lentos y progresivos hasta que la mano del tiempo ha marcado el transcurso de las edades; y entonces, tan imperfecta es nuestra visión de las remotas edades geológicas, que vemos sólo que las formas orgánicas son ahora diferentes de lo que fueron en otro tiempo.

 

Etiquetas:

Vuelve a repetirse un viejo error del autor en el párrafo centésimo décimo sexto de El Origen de las Especies

 

Aquí vemos repetido exactamente el mismo error que el autor cometió en el párrafo octogésimo sexto de El Origen de las Especies. Allí decía:

 

Hemos visto que el hombre puede, indudablemente, producir por selección grandes resultados y puede adaptar los seres orgánicos a sus usos particulares mediante la acumulación de variaciones, ligeras pero útiles, que le son dadas por la mano de la Naturaleza; pero la selección natural, como veremos más adelante, es una fuerza siempre dispuesta a la acción y tan inconmensurablemente superior a los débiles esfuerzos del hombre como las obras de la Naturaleza lo son a las del Arte.

 

Aquí repite:

 

As man can produce, and certainly has produced, a great result by his methodical and unconscious means of selection,

Si el hombre puede producir, y seguramente ha producido, resultados grandes con sus modos metódicos o inconscientes de selección,

Pero se equivoca, tanto antes como ahora como otras tantas veces que escribe manteniendo el mismo error, porque, en primer lugar, el hombre no produce nada por selección. Por definición, selección es elegir entre lo que ya existe y por lo tanto no hay nueva producción. El producto de la selección es lo seleccionado, principio y fin de toda la tarea y ya existe antes de la misma. El hombre selecciona entre lo que la naturaleza le ofrece y la producción humana a la que el autor se refiere es el resultado, no de la selección,  sino de un proceso más complejo que se denomina mejora (breeding) y del cual la selección forma parte.

 

En segundo lugar, no existe modo inconsciente de selección. La selección inconsciente es un fantasma semántico, contradictio in adiecto. Lo mismo que la selección natural. Ambos son juegos verbales sin correpondencia con la realidad:  fantasmas semánticos, contradictio in adiecto.

 

La naturaleza no hace nada parecido a lo que indica el autor cuando dice:

 

la Naturaleza lo hace sólo para el bien del ser que tiene a su cuidado. La Naturaleza hace funcionar plenamente todo carácter seleccionado, como lo implica el hecho de su selección.

 

Ni la Naturaleza se ocupa de lo que sea el bien de cada ser, ni tampoco de la lucha entre seres, ni selecciona ni funciona o hace funcionar nada y mucho menos sigue dictados según conviene a teorías sociales y económicas. Afortunadamente.

 

 

116.

As man can produce, and certainly has produced, a great result by his methodical and unconscious means of selection, what may not natural selection effect? Man can act only on external and visible characters: Nature, if I may be allowed to personify the natural preservation or survival of the fittest, cares nothing for appearances, except in so far as they are useful to any being. She can act on every internal organ, on every shade of constitutional difference, on the whole machinery of life. Man selects only for his own good; Nature only for that of the being which she tends. Every selected character is fully exercised by her, as is implied by the fact of their selection. Man keeps the natives of many climates in the same country. He seldom exercises each selected character in some peculiar and fitting manner; he feeds a long and a short-beaked pigeon on the same food; he does not exercise a long-backed or long-legged quadruped in any peculiar manner; he exposes sheep with long and short wool to the same climate; does not allow the most vigorous males to struggle for the females; he does not rigidly destroy all inferior animals, but protects during each varying season, as far as lies in his power, all his productions. He often begins his selection by some half-monstrous form, or at least by some modification prominent enough to catch the eye or to be plainly useful to him. Under nature, the slightest differences of structure or constitution may well turn the nicely-balanced scale in the struggle for life, and so be preserved. How fleeting are the wishes and efforts of man! How short his time, and consequently how poor will be his results, compared with those accumulated by Nature during whole geological periods! Can we wonder, then, that Nature’s productions should be far “truer” in character than man’s productions; that they should be infinitely better adapted to the most complex conditions of life, and should plainly bear the stamp of far higher workmanship?

 

Si el hombre puede producir, y seguramente ha producido, resultados grandes con sus modos metódicos o inconscientes de selección, ¿qué no podrá efectuar la selección natural? El hombre puede obrar sólo sobre caracteres externos y visibles. La Naturaleza -si se me permite personificar la conservación o supervivencia natural de los más adecuados- no atiende a nada por las apariencias, excepto en la medida que son útiles a los seres. Puede obrar sobre todos los órganos internos, sobre todos los matices de diferencia de constitución, sobre el mecanismo entero de la vida. El hombre selecciona solamente para su propio bien; la Naturaleza lo hace sólo para el bien del ser que tiene a su cuidado. La Naturaleza hace funcionar plenamente todo carácter seleccionado, como lo implica el hecho de su selección. El hombre retiene en un mismo país los seres naturales de varios climas; raras veces ejercita de modo peculiar y adecuado cada carácter elegido; alimenta con la misma comida una paloma de pico largo y una de pico corto; no ejercita de algún modo especial un cuadrúpedo de lomo alargado o uno de patas largas; somete al mismo clima ovejas de lana corta y de lana larga; no permite a los machos más vigorosos luchar por las hembras; no destruye con rigidez todos los individuos inferiores, sino que, en la medida en que puede, protege todos sus productos en cada cambio de estación; empieza con frecuencia su selección por alguna forma semimonstruosa o, por lo menos, por alguna modificación lo bastante saliente para que atraiga la vista o para que le sea francamente útil. En la Naturaleza, las más ligeras diferencias de estructura o constitución pueden muy bien inclinar la balanza, tan delicadamente equilibrada, en la lucha por la existencia y ser así conservadas. ¡Qué fugaces son los deseos y esfuerzos del hombre! ¡Qué breve su tiempo!, y, por consiguiente, ¡qué pobres serán sus resultados, en comparación con los acumulados en la Naturaleza durante períodos geológicos enteros! ¿Podemos, pues, maravillarnos de que las producciones de la Naturaleza hayan de ser de condición mucho más real que las producciones del hombre; de que hayan de estar infinitamente mejor adaptadas a las más complejas condiciones de vida y de que hayan de llevar claramente el sello de una fabricación superior?

 

Etiquetas: