Ejemplos imaginarios explican lo que no quieren en el párrafo centésimo vigésimo séptimo de El Origen de las Especies

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comienza una nueva sección titulada paradójicamente “Ilustraciones de la acción de la Selección Natural, o la supervivencia de los más aptos”. Digo paradójicamente porque en este párrafo explica el autor justo lo contrario de lo que desea explicar con sus ejemplos. Es decir que si bien es cierto que el lobo de su ejemplo es cada vez más ágil, también es cierto que sigue siendo siempre lobo. Para explicar esto, como hemos visto no hace falta recurrir a la selección natural. Ahora bien, explicado, con o sin la selección natural, queda claro que la explicación no servirá para explicar a su vez la formación de una especie. Más bien al contrario, la explicación demostrará que la selección natural no tendrá nada que ver con la formación de una especie pues el cambio de una característica dentro de una especie o población no dará lugar al cambio de especie

 

 

ILLUSTRATIONS OF THE ACTION OF NATURAL SELECTION, OR THE SURVIVAL OF THE FITTEST.

 

127.

In order to make it clear how, as I believe, natural selection acts, I must beg permission to give one or two imaginary illustrations. Let us take the case of a wolf, which preys on various animals, securing some by craft, some by strength, and some by fleetness; and let us suppose that the fleetest prey, a deer for instance, had from any change in the country increased in numbers, or that other prey had decreased in numbers, during that season of the year when the wolf was hardest pressed for food. Under such circumstances the swiftest and slimmest wolves have the best chance of surviving, and so be preserved or selected, provided always that they retained strength to master their prey at this or some other period of the year, when they were compelled to prey on other animals. I can see no more reason to doubt that this would be the result, than that man should be able to improve the fleetness of his greyhounds by careful and methodical selection, or by that kind of unconscious selection which follows from each man trying to keep the best dogs without any thought of modifying the breed. I may add that, according to Mr. Pierce, there are two varieties of the wolf inhabiting the Catskill Mountains, in the United States, one with a light greyhound-like form, which pursues deer, and the other more bulky, with shorter legs, which more frequently attacks the shepherd’s flocks.

 

Para que quede más claro cómo obra, en mi opinión, la selección natural, suplicaré que se me permita dar uno o dos ejemplos imaginarios: Tomemos el caso de un lobo que hace presa en diferentes animales, cogiendo a unos por astucia, a otros por fuerza y a otros por ligereza, y supongamos que la presa más ligera, un ciervo, por ejemplo, por algún cambio en el país, hubiese aumentado en número de individuos, o que otra presa hubiese disminuido durante la estación del año en que el lobo estuviese más duramente apurado por la comida. En estas circunstancias, los lobos más veloces y más ágiles tendrían las mayores probabilidades de sobrevivir y de ser así conservados o seleccionados, dado siempre que conservasen fuerza para dominar sus presas en esta o en otra época del año, cuando se viesen obligados a apresar otros animales. No alcanzo a ver que haya más motivo para dudar de que éste sería el resultado, que para dudar de que el hombre sea capaz de perfeccionar la ligereza de sus galgos por selección cuidadosa y metódica, o por aquella clase de selección inconsciente que resulta de que todo hombre procura conservar los mejores perros, sin idea alguna de modificar la casta. Puedo añadir que, según míster Pierce, existen dos variedades del lobo en los montes Catskill, en los Estados Unidos: una, de forma ligera, como de galgo, que persigue al ciervo, y la otra, más gruesa, con patas más cortas, que ataca con más frecuencia a los rebaños de los pastores.

 

Related posts:

  1. Errónea atribución de más acciones a un sujeto inexistente en el párrafo centésimo décimo séptimo de El Origen de las Especies
  2. La selección natural, es decir, nada o acaso la naturaleza, en el párrafo centésimo vigésimo primero de El Origen de las Especies
  3. La selección natural, un concepto inútil o fantasma semántico, en el párrafo centésimo vigésimo segundo de El Origen de las Especies
  4. Falacia y falta de ejemplos en el septuagésimo séptimo párrafo de El Origen de las Especies
  5. Más ejemplos de confusión en el vigésimo segundo párrafo de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*