Archivo de julio 19th, 2012

Más ejemplos imaginarios atañen a cambios poblacionales en el párrafo centésimo trigésimo primero de El Origen de las Especies

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los ejemplos que sigue dando el autor en este párrafo tienen dos inconvenientes serios: En primer lugar son imaginarios. Están basados en suposiciones. En segundo lugar, conciernen a cambios poblacionales. Es decir darían lugar a variedades locales  y no a la aparición de especies nuevas. Un problema, el segundo, permanente en el discurso darwinista, incapaz de distinguir cambios poblacionales de transformación de especies.

 

131.

It may be worth while to give another and more complex illustration of the action of natural selection. Certain plants excrete sweet juice, apparently for the sake of eliminating something injurious from the sap: this is effected, for instance, by glands at the base of the stipules in some Leguminosae, and at the backs of the leaves of the common laurel. This juice, though small in quantity, is greedily sought by insects; but their visits do not in any way benefit the plant. Now, let us suppose that the juice or nectar was excreted from the inside of the flowers of a certain number of plants of any species. Insects in seeking the nectar would get dusted with pollen, and would often transport it from one flower to another. The flowers of two distinct individuals of the same species would thus get crossed; and the act of crossing, as can be fully proved, gives rise to vigorous seedlings, which consequently would have the best chance of flourishing and surviving. The plants which produced flowers with the largest glands or nectaries, excreting most nectar, would oftenest be visited by insects, and would oftenest be crossed; and so in the long-run would gain the upper hand and form a local variety. The flowers, also, which had their stamens and pistils placed, in relation to the size and habits of the particular insect which visited them, so as to favour in any degree the transportal of the pollen, would likewise be favoured. We might have taken the case of insects visiting flowers for the sake of collecting pollen instead of nectar; and as pollen is formed for the sole purpose of fertilisation, its destruction appears to be a simple loss to the plant; yet if a little pollen were carried, at first occasionally and then habitually, by the pollen-devouring insects from flower to flower, and a cross thus effected, although nine-tenths of the pollen were destroyed it might still be a great gain to the plant to be thus robbed; and the individuals which produced more and more pollen, and had larger anthers, would be selected.

 

Valdría la pena de dar otro ejemplo más complejo de la acción de la selección natural. Ciertas plantas segregan un jugo dulce, al parecer, con objeto de eliminar algo nocivo de su savia; esto se efectúa, por ejemplo, por glándulas de la base de las estípulas de algunas leguminosas y del envés de las hojas del laurel común. Este jugo, aunque poco en cantidad, es codiciosamente buscado por insectos; pero sus visitas no benefician en modo alguno a la planta. Ahora bien: supongamos que el jugo o néctar fue segregado por el interior de las flores de un cierto número de plantas de una especie; los insectos, al buscar el néctar, quedarían empolvados de polen, y con frecuencia lo transportarían de una flor a otra; las flores de dos individuos distintos de la misma especie quedarían así cruzadas, y el hecho del cruzamiento, como puede probarse plenamente, origina plantas vigorosas, que, por consiguiente, tendrán las mayores probabilidades de florecer y sobrevivir. Las plantas que produjesen flores con las glándulas y nectarios mayores y que segregasen más néctar serían las visitadas con mayor frecuencia por insectos y las más frecuentemente cruzadas; y, de este modo, a la larga, adquirirían ventaja y formarían una variedad local. Del mismo modo, las flores que, en relación con el tamaño y costumbres del insecto determinado que las visitase, tuviesen sus estambres y pistilos colocados de modo que facilitase en cierto grado el transporte del polen, serían también favorecidas. Pudimos haber tomado el caso de insectos que visitan flores con objeto de recoger el polen, en vez de néctar; y, como el polen está formado con el único fin de la fecundación, su destrucción parece ser una simple pérdida para la planta; sin embargo, el que un poco de polen fuese llevado de una flor a otra, primero accidentalmente y luego habitualmente, por los insectos comedores de polen, efectuándose de este modo un cruzamiento, aun cuando nueve décimas partes del polen fuesen destruidas, podría ser todavía un gran beneficio para la planta el ser robada de este modo, y los individuos que produjesen más y más polen y tuviesen mayores anteras serían seleccionados.

 

Etiquetas: