Vuelve el fantasma de la selección inconsciente, que no es otra cosa que la selección consciente en el párrafo centésimo cuadragésimo quinto de El Origen de las Especies

La primera frase del párrafo es verdaderamente cómica, digna del mejor Groucho Marx:

 

In the case of methodical selection, a breeder selects for some definite object, and if the individuals be allowed freely to intercross, his work will completely fail.

 

En el caso de la selección metódica, un criador selecciona con un objeto definido, y si a los individuos se les deja cruzarse libremente, su obra fracasará por completo.

 

Evidentemente, si no hay selección no hay mejora. Porque la selección es la primera parte de la mejora, pero no es la única parte. Así se equivoca el autor al escribir:

 

Pero cuando muchos hombres, sin intentar modificar la raza, tienen un standard o tipo de perfección próximamente igual y todos tratan de procurarse los mejores animales y obtener crías de ellos, segura, aunque lentamente, resultará mejora de este proceso inconsciente de selección, a pesar de que en este caso no hay separación de individuos elegidos.

 

 

Porque tal y como lo ha explicado sí hay separación de individuos elegidos:

 

todos tratan de procurarse los mejores animales y obtener crías de ellos.

 

La selección es necesaria para la mejora pero no es garantía de mejora. La selección no produce nuevas especies. Será inadecuado llamar a cualquier causa que en la naturaleza produzca cambios en el modo de vida de los organismos selección, puesto que en la naturaleza no hay intención. Como tampoco hay, a todas luces, mejora. Pueden concebirse cientos de causas que afecten a la estructura de las poblaciones y ninguna de ellas será explicación de la formación de una especie.

145.

In the case of methodical selection, a breeder selects for some definite object, and if the individuals be allowed freely to intercross, his work will completely fail. But when many men, without intending to alter the breed, have a nearly common standard of perfection, and all try to procure and breed from the best animals, improvement surely but slowly follows from this unconscious process of selection, notwithstanding that there is no separation of selected individuals. Thus it will be under nature; for within a confined area, with some place in the natural polity not perfectly occupied, all the individuals varying in the right direction, though in different degrees, will tend to be preserved. But if the area be large, its several districts will almost certainly present different conditions of life; and then, if the same species undergoes modification in different districts, the newly formed varieties will intercross on the confines of each. But we shall see in the sixth chapter that intermediate varieties, inhabiting intermediate districts, will in the long run generally be supplanted by one of the adjoining varieties. Intercrossing will chiefly affect those animals which unite for each birth and wander much, and which do not breed at a very quick rate. Hence with animals of this nature, for instance birds, varieties will generally be confined to separated countries; and this I find to be the case. With hermaphrodite organisms which cross only occasionally, and likewise with animals which unite for each birth, but which wander little and can increase at a rapid rate, a new and improved variety might be quickly formed on any one spot, and might there maintain itself in a body and afterward spread, so that the individuals of the new variety would chiefly cross together. On this principle nurserymen always prefer saving seed from a large body of plants, as the chance of intercrossing is thus lessened.

 

En el caso de la selección metódica, un criador selecciona con un objeto definido, y si a los individuos se les deja cruzarse libremente, su obra fracasará por completo. Pero cuando muchos hombres, sin intentar modificar la raza, tienen un standard o tipo de perfección próximamente igual y todos tratan de procurarse los mejores animales y obtener crías de ellos, segura, aunque lentamente, resultará mejora de este proceso inconsciente de selección, a pesar de que en este caso no hay separación de individuos elegidos. Así ocurrirá en la naturaleza; pues dentro de una región limitada, con algún puesto en la economía natural no bien ocupado, todos los individuos que varíen en la dirección debida, aunque en grados diferentes, tenderán a conservarse. Pero, si la región es grande, sus diferentes distritos presentarán casi con seguridad condiciones diferentes de vida, y entonces, si la misma especie sufre modificación en distintas distritos, las variedades recién formadas se cruzarán entre sí en los límites de ellos. Pero veremos en el capítulo VI que las variedades intermedias, que habitan en distritos intermedios serán, a la larga, generalmente, suplantadas por alguna de las variedades que viven contiguas. El cruzamiento influirá principalmente en aquellos animales que se unen para cada cría, que van mucho de unos sitios a otros y que no crían de un modo muy rápido. De aquí que en animales de esta clase -por ejemplo, aves- las variedades estarán en general confinadas en países separados, y encuentro que así ocurre. En los organismos hermafroditas que se cruzan sólo de vez en cuando, y también en los animales que se unen para cada cría, pero que vagan poco y pueden aumentar de un modo rápido, una variedad nueva y mejorada puede formarse rápidamente en cualquier sitio, y puede mantenerse formando un grupo, y extenderse después, de modo que los individuos de la nueva variedad tendrán que cruzarse principalmente entre sí. Según este principio, los horticultores prefieren guardar semillas procedentes de una gran plantación, porque las probabilidades de cruzamiento disminuyen de este modo.

 

 

 

Related posts:

  1. Por meticulosas observaciones de los rebaños de mister Buckley y mister Brugess nos enteramos de que la selección inconsciente no es otra cosa sino los resultados involuntarios de la selección y, por lo tanto, no es selección alguna sino contradicción en el cuadragésimo quinto párrafo de El Origen de las Especies
  2. Lecciones de Economía malthusiana y nuevo fantasma semántico en el párrafo centésimo cuadragésimo cuarto de El Origen de las Especies
  3. La selección natural, un concepto inútil o fantasma semántico, en el párrafo centésimo vigésimo segundo de El Origen de las Especies
  4. Vuelve a repetirse un viejo error del autor en el párrafo centésimo décimo sexto de El Origen de las Especies
  5. Una ley muy general o tomadura de pelo en el párrafo centésimo cuadragésimo tercero de El Origen de las Especies
Etiquetas: ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*