Archivo de agosto, 2012

Buscando el hermafrodita perfecto en el párrafo centésimo cuadragésimo primero de El Origen de las Especies

El autor salta de plantas a animales y de animales a plantas. Sigue dando pocos ejemplos y cuando lo hace es de la manera más inapropiada. Así:

 

De los animales acuáticos hay muchos hermafroditas que se fecundan a sí mismos; pero aquí las corrientes de agua ofrecen un medio manifiesto para el cruzamiento accidental.

 

 

141.

Turning for a brief space to animals: various terrestrial species are hermaphrodites, such as the land-mollusca and earth-worms; but these all pair. As yet I have not found a single terrestrial animal which can fertilise itself. This remarkable fact, which offers so strong a contrast with terrestrial plants, is intelligible on the view of an occasional cross being indispensable; for owing to the nature of the fertilising element there are no means, analogous to the action of insects and of the wind with plants, by which an occasional cross could be effected with terrestrial animals without the concurrence of two individuals. Of aquatic animals, there are many self-fertilising hermaphrodites; but here the currents of water offer an obvious means for an occasional cross. As in the case of flowers, I have as yet failed, after consultation with one of the highest authorities, namely, Professor Huxley, to discover a single hermaphrodite animal with the organs of reproduction so perfectly enclosed that access from without, and the occasional influence of a distinct individual, can be shown to be physically impossible. Cirripedes long appeared to me to present, under this point of view, a case of great difficulty; but I have been enabled, by a fortunate chance, to prove that two individuals, though both are self-fertilising hermaphrodites, do sometimes cross.

 

Volviendo por un momento a los animales: diferentes especies terrestres son hermafroditas, como los moluscos terrestres y las lombrices de tierra; pero todos ellos se aparean. Hasta ahora no he encontrado un solo animal terrestre que pueda fecundarse a sí mismo. Este hecho notable, que ofrece tan vigoroso contraste con las plantas terrestres, es inteligible dentro de la hipótesis de que es indispensable de vez en cuando un cruzamiento, pues, debido a la naturaleza del elemento fecundante, no hay en este caso medios análogos a la acción de los insectos y del viento en las plantas por los cuales pueda efectuarse en los animales terrestres un cruzamiento accidental sin el concurso de dos individuos. De los animales acuáticos hay muchos hermafroditas que se fecundan a sí mismos; pero aquí las corrientes de agua ofrecen un medio manifiesto para el cruzamiento accidental. Como en el caso de las flores, hasta ahora no he conseguido -después de consultar con una de las más altas autoridades, el profesor Huxley- descubrir un solo animal hermafrodita con los órganos de reproducción tan perfectamente encerrados que pueda demostrarse que es físicamente imposible el acceso desde fuera y la influencia accidental de un individuo distinto. Los cirrípedos me parecieron durante mucho tiempo constituir, desde este punto de vista, un caso dificilísimo; pero, por una feliz casualidad, me ha sido posible probar que dos individuos -aun cuando ambos son hermafroditas capaces de fecundarse a sí mismos- se cruzan positivamente algunas veces.

Etiquetas:

El sexo de los árboles en el párrafo centésimo cuadragésimo de El Origen de las Especies

 

No sabemos quién ni para qué estaría interesado en hacer las objeciones que indica el autor en este párrafo.

 

 

140.

 

In the case of a large tree covered with innumerable flowers, it may be objected that pollen could seldom be carried from tree to tree, and at most only from flower to flower on the same tree; and flowers on the same tree can be considered as distinct individuals only in a limited sense. I believe this objection to be valid, but that nature has largely provided against it by giving to trees a strong tendency to bear flowers with separated sexes. When the sexes are separated, although the male and female flowers may be produced on the same tree, pollen must be regularly carried from flower to flower; and this will give a better chance of pollen being occasionally carried from tree to tree. That trees belonging to all orders have their sexes more often separated than other plants, I find to be the case in this country; and at my request Dr. Hooker tabulated the trees of New Zealand, and Dr. Asa Gray those of the United States, and the result was as I anticipated. On the other hand, Dr. Hooker informs me that the rule does not hold good in Australia: but if most of the Australian trees are dichogamous, the same result would follow as if they bore flowers with separated sexes. I have made these few remarks on trees simply to call attention to the subject.

 

En el caso de un árbol grande cubierto de innumerables flores, se puede hacer la objeción de que el polen raras veces pudo ser llevado de un árbol a otro, y generalmente sólo de una flor a otra del mismo árbol, y las flores del mismo árbol sólo en un sentido limitado pueden considerarse como individuos distintos. Creo que esta objeción es válida, pero creo también que la naturaleza lo ha precavido ampliamente dando a los árboles una marcada tendencia a llevar flores de sexos separados. Cuando los sexos están separados, aunque las flores masculinas y femeninas puedan ser producidas en el mismo árbol, el polen tiene que ser llevado regularmente de una flor a otra, y esto aumentará las probabilidades de que el polen sea de vez en cuando llevado de un árbol a otro. Observo que en nuestro país ocurre el que los árboles pertenecientes a todos los órdenes tienen los sexos separados con más frecuencia que las otras plantas, y, a petición mía, el doctor Hooker hizo una estadística de los árboles de Nueva Zelandia, y el doctor Asa Gray otra de los árboles de los Estados Unidos, y el resultado fue como yo había previsto. Por el contrario, Hooker me informa de que la regla no se confirma en Australia; pero si la mayor parte de los árboles australianos son dicógamos, tiene que producirse el mismo resultado que si llevasen flores con los sexos separados. He hecho estas pocas observaciones sobre los árboles simplemente para llamar la atención hacia el asunto.

Etiquetas:

El polen de otra variedad tiene preferencia sobre el propio en el párrafo centésimo trigésimo nono de El Origen de las Especies

No describe muy bien el autor el método que ha seguido en estos experimentos para distinguir las plantas mestizas de las que son de raza pura. Una lástima porque sin conocer el método no podemos entender los resultados.

 

139.

If several varieties of the cabbage, radish, onion, and of some other plants, be allowed to seed near each other, a large majority of the seedlings thus raised turn out, as I found, mongrels: for instance, I raised 233 seedling cabbages from some plants of different varieties growing near each other, and of these only 78 were true to their kind, and some even of these were not perfectly true. Yet the pistil of each cabbage-flower is surrounded not only by its own six stamens but by those of the many other flowers on the same plant; and the pollen of each flower readily gets on its stigma without insect agency; for I have found that plants carefully protected from insects produce the full number of pods. How, then, comes it that such a vast number of the seedlings are mongrelized? It must arise from the pollen of a distinct VARIETY having a prepotent effect over the flower’s own pollen; and that this is part of the general law of good being derived from the intercrossing of distinct individuals of the same species. When distinct SPECIES are crossed the case is reversed, for a plant’s own pollen is always prepotent over foreign pollen; but to this subject we shall return in a future chapter.

 

Si a diferentes variedades de la col, rábano, cebolla y algunas otras plantas se les deja dar semillas unas junto a otras, una gran mayoría de las plantitas así obtenidas resultarán mestizas, según he comprobado; por ejemplo: obtuve 233 plantitas de col de algunas plantas de diferentes variedades que habían crecido unas junto a otras, y de ellas solamente 78 fueron de raza pura, y aun algunas de éstas no lo fueron del todo. Y, sin embargo, el pistilo de cada flor de col está rodeado no sólo por sus seis estambres propios, sino también por los de otras muchas flores de la misma planta, y el polen de cada flor se deposita fácilmente encima de su propio estigma sin la mediación de los insectos, pues he comprobado que plantas cuidadosamente protegidas contra los insectos producen el número correspondiente de frutos. ¿Cómo sucede, pues, que un número tan grande de plantitas son mestizas? Esto tiene que provenir de que el polen de una variedad distinta tenga un efecto predominante sobre el propio polen de la flor, y esto es una parte de la ley general del resultado ventajoso de los cruzamientos entre distintos individuos de la misma especie. Cuando se cruzan especies distintas, el caso se invierte, pues el polen propio de una planta es casi siempre predominante sobre el polen extraño; pero acerca de este asunto hemos de insistir en otro capítulo.

Etiquetas: