Archivo de septiembre 3rd, 2012

Extraños razonamientos en el párrafo centésimo sexagésimo segundo de El Origen de las Especies

 

Si ya son algo extraños son los razonamientos que se aplican a animales imaginarios en la primera parte del párrafo, los ejemplos con las gramíneas al final son incomprensibles. En ningún caso encontramos una explicación diferente para la producción de una nueva especie que no sea la explicación de un cambio poblacional.

 

 

 

162.

We can clearly discern this in the case of animals with simple habits. Take the case of a carnivorous quadruped, of which the number that can be supported in any country has long ago arrived at its full average. If its natural power of increase be allowed to act, it can succeed in increasing (the country not undergoing any change in conditions) only by its varying descendants seizing on places at present occupied by other animals: some of them, for instance, being enabled to feed on new kinds of prey, either dead or alive; some inhabiting new stations, climbing trees, frequenting water, and some perhaps becoming less carnivorous. The more diversified in habits and structure the descendants of our carnivorous animals become, the more places they will be enabled to occupy. What applies to one animal will apply throughout all time to all animals—that is, if they vary—for otherwise natural selection can effect nothing. So it will be with plants. It has been experimentally proved, that if a plot of ground be sown with one species of grass, and a similar plot be sown with several distinct genera of grasses, a greater number of plants and a greater weight of dry herbage can be raised in the latter than in the former case. The same has been found to hold good when one variety and several mixed varieties of wheat have been sown on equal spaces of ground. Hence, if any one species of grass were to go on varying, and the varieties were continually selected which differed from each other in the same manner, though in a very slight degree, as do the distinct species and genera of grasses, a greater number of individual plants of this species, including its modified descendants, would succeed in living on the same piece of ground. And we know that each species and each variety of grass is annually sowing almost countless seeds; and is thus striving, as it may be said, to the utmost to increase in number. Consequently, in the course of many thousand generations, the most distinct varieties of any one species of grass would have the best chance of succeeding and of increasing in numbers, and thus of supplanting the less distinct varieties; and varieties, when rendered very distinct from each other, take the rank of species.

 

Podemos ver esto claramente en el caso de animales de costumbres sencillas. Tomemos el caso de un cuadrúpedo carnívoro cuyo número de individuos haya llegado desde hace tiempo al promedio que puede mantenerse en un país cualquiera. Si se deja obrar a su facultad natural de aumento, este animal sólo puede conseguir aumentar -puesto que el país no experimenta cambio alguno en sus condiciones- porque sus descendientes que varíen se apoderen de los puestos actualmente ocupados por otros animales: unos, por ejemplo, por poder alimentarse de nuevas clases de presas, muertas o vivas; otros, por habitar nuevos parajes, trepar a los árboles o frecuentar el agua, y otros, quizá por haberse hecho menos carnívoros. Cuanto más lleguen a diferenciarse en costumbres y conformación los descendientes de nuestros animales carnívoros, tantos más puestos serán capaces de ocupar. Lo que se aplica a un animal se aplicará en todo tiempo a todos los animales, dado que varíen, pues, en otro caso, la selección natural no puede hacer nada. Lo mismo ocurrirá con las plantas. Se ha demostrado experimentalmente que si se siembra una parcela de terreno con una sola especie de gramínea, y otra parcela semejante con varios géneros distintos de gramíneas, se puede obtener en este último caso un peso mayor de hierba seca que en el primero. Se ha visto que este mismo resultado subsiste cuando se han sembrado en espacios iguales de tierra una variedad y varias variedades mezcladas de trigo. De aquí que si una especie cualquiera de gramínea fuese variando, y fuesen seleccionadas constantemente las variedades que difiriesen entre sí del mismo modo -aunque en grado ligerísimo- que difieren las distintas especies y géneros de gramíneas, un gran número de individuos de esta especie, incluyendo sus descendientes modificados, conseguiría vivir en la misma parcela de terreno. Y sabemos que cada especie y cada variedad de gramínea da anualmente casi innumerables simientes, y está de este modo, por decirlo así, esforzándose hasta lo sumo por aumentar en número de individuos. En consecuencia, en el transcurso de muchos miles de generaciones, las variedades más diferentes de una especie de gramínea tendrían las mayores probabilidades de triunfar y aumentar el número de sus individuos y de suplantar así a las variedades menos diferentes; y las variedades, cuando se han hecho muy diferentes entre sí, alcanzan la categoría de especies.

Etiquetas: