Archivo de noviembre 5th, 2012

Parece que ha muerto don Agustín García Calvo

 

Parece que ha muerto don Agustín García Calvo y digo parece porque bien pudiera,  como tantísimas veces ocurre,  parecer aquello que no es. Y es que sobre el ser y el no ser, lo que existe y lo que no, lo que es y lo que parece,  la realidad y sus verdades, sabemos tan poco que más vale no hacer alarde de seguridad.

Mucho énfasis puso don Agustín precisamente en el cultivo de la duda. Contaba a tal efecto con la principal herramienta:  una sólida formación en letras y el conocimiento de los autores clásicos. Lo vamos a echar de menos,  pero vayamos acostumbrándonos a su ausencia  porque nos van quedando  menos clásicos en pie que dígitos en una mano.

Mucho lo lloraremos quienes pensamos que la formación en latín y griego, en filosofía y el conocimiento de los autores clásicos,  son requisitos previos y fundamentales para participar en cualquier ciencia u ordenamiento del mundo por modesto que sea.  Y es que toda Ciencia no es más que eso: ordenamiento del mundo,  aunque a veces aparente lo contrario, es decir desorden, como en el caso de la Biología desde Darwin.  Para quienes así pensamos y buscamos orden,  la falta de un referente como don Agustín creará un vacío que nada va a poder llenar. Me explico con un par de ejemplos y luego me despido.

Hace sólo un par de semanas en la red social Science Gate se planteaba el doctor B L Bhellum, de Jammu , al norte de la India,  si la especies en la naturaleza existen o no; Do the species really exist in nature? Era literalmente la pregunta.

Seguro que no era la primera vez que alguien se hacía pregunta semejante y que,  por docenas, habrían surgido preguntas de este estilo en las conferencias de don Agustín y en su propios testos, sirva como ejemplo el título de uno de mis (y sospecho que también sus) favoritos:  ¿Qué es lo que pasa?

Hay, entre las respuestas a la pregunta del dr Bhellum, variedad para quien quiera consultarlas, y alguna acercándose como debe ser al meollo de la cuestión, venía a concluir que lo importante es reconocer como diferente aquello que es diferente.  Gran verdad donde las haya.  Lamentablemente la misma respuesta decía antes que la categoría taxonómica no era muy importante, sin darse cuenta de que precisamente la categoría taxonómica es lo que permite reconocer como diferente lo que es diferente.

A la capacidad de discernir,  propiedad fundamental en la Ciencia,  contribuyen los clásicos y su conocimiento. A esto contribuyó don Agustín con infinidad de conferencias y gran variedad de libros editados desde su editorial, Lucina. Entre ellos, traducciones memorables de los clásicos como la versión rítmica de la Iliada y el Poema de Lucrecio; tratados de filosofía; ensayos sobre el lenguaje o su serie de ensayos contra….: Contra la Realidad, Contra el tiempo….. Entre sus testos menores aquellos publicados hace ya algunos años, una serie de artículos en forma de epístola para el diario “El Pais” titulada “Avisos para el derrumbe”. Con un estilo, más que de fantasía o ficción, profético,  nos da cuenta de lo que generaciones futuras podrán esperar encontrarse en este mundo que les vamos legando. Las epístolas empiezan con un familiar “Queridos biznietos y, entre ellas, me conmueve particularmente la cuarta de la serie. Titulada ¿Cómo empezó este desastre? dice:

Porque es que, al mismo tiempo, no podía olvidarme de ese mundo que os habrá tocado, de cómo andaréis ahora ajetreados y sudorosos, tratando de limpiar las tierras y los ríos de las mierdas gigantes con que el Capital os las dejó cagadas en sus últimos pujos de fantasiosa prepotencia y penando por desmontar lo más deprisa y con el menor daño los enormes tinglados de información y planificación con que el Estado había querido en sus últimos delirios organizar las almas y los mundos, y bregando por abrir entre los escombros caminos de sentido común por donde pudiera volver a vivir y a pensar la gente.

Y así me imaginaba yo que, cuando hicierais algún alto en esa faena que os había dejado la demencia de vuestros mayores, limpiándoos las caritas sudorosas, os quedaríais preguntándoos acaso, como yo me quedaba ahora, “Pero ¿Cómo pudieron llegar a una fe y una estupidez tan devastadora? ¿Por dónde pudo empezar una locura semejante, que llegara a imponerse al mundo entero como ley, como norma y normalidad?”. Y como pensaba yo que tendríais que seguiros preguntándoos eso al cabo de los años, viditas mías, por eso quería hoy ayudaros y ayudarme a entender este misterio tremebundo.

Os lo relataría como un cuento rápido y escueto, como si todo eso que llamamos la Historia, desde que apareció en una roca la primera muesca de escritura, quedase en cuatro zancadas resumido.

 

Recuerdo un amable  encuentro hace un par de años con don Agustín en su casa de Zamora, en el que habló bien de la obra y la figura de Linneo, por quien mostró un aprecio especial y también su expresión cuando le pregunté sobre la causa formal aristotélica. Me parecía a mí haber entendido entonces bien las tres otras (material, eficiente y final).

 Su explicación fue memorable y demoledora viniendo a decir:

-          De entender alguna, yo entiendo la causa formal. Las otras tres las entiendo menos y es que hay que tener en cuenta que Aristóteles escribía como quien prepara una clase.

Mientras la inquietud y la necesidad de conocer permanezcan,  mientras permanezca la duda, don Agustín permanece. Como vino a decir a los presentes  en una de sus últimas tertulias políticas del Ateneo de Madrid:  Seguid reuniéndoos, yo estaré ………..

Etiquetas:

Críticos de Darwin: F

F

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Fée, Antoine Laurent Apollinaire (1789-1874)

 

 

Nous nous proposons de soutenir la permanence de l’espèce, attaquée par le darwinisme, essayant de démontrer qu’il existe chez chacune d’elles deux sortes de caracteres: ceux qui donnnet la taille, la force, la nature des téguments , la couleur; et ceux bien plus importants qui tiennent a la nutrition, à la réproduction, aux habitudes de la vie, en un mot, a la façon d’être. Les premières peuvent varier, les autres, non.  

 

Nos proponemos mantener la permanencia de la especie, atacada por el darwinismo, intentando demostrar que existen en cada una de ellas dos tipos de caracteres: los que dan la talla, la fuerza, la naturaleza de los tegumentos, el color; y otros más importantes que son responsables de la nutrición, la reproducción, los hábitos de vida, en una palabra, la forma de ser. Las primeras pueden variar, las segundas, no.

 

Le darwinisme, ou Examen de la théorie relative à l’origine des espèces / par A.-L.-A. Fée.

 

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Fisher, Roderick C.

 

It would appear that Darwin explanation of flightlesnessas an adaptation to island life induced by a wind factor might be an oversimplification of the problem.

The flightless beetles of Madeira. Journal of Natural History Series 13Volume 4, Issue 37, January 1961, pages 33-50.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Fodor, Jerry Alan (1935-    )

 

Diamond (op cit, p.x) remarks that Darwin didn’t just present “a well-thought-out theory of evolution. Most importantly, he also proposed a theory of causation, the theory of natural selection.” Well, if I’m right, that’s exactly what Darwin didn’t do; a `theory of causation’ is exactly what the theory of natural selection isn’t.

 

(Against darwinism)

We have both spent effort and ink… to show that Darwin’s theory of natural selection is fatally flawed.

(What Darwin Got Wrong)

Philosopher Jerry Fodor, who’s co-writing a book What Darwin Got Wrong with physicist and linguist Massimo Piattelli-Palmarini, told me that “whatever the story turns out to be, it’s not going to be the selectionist story.”

Suzan Mazur

 

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Fondi, Roberto

Sería posible hacer muchos más progresos en Biología si se hiciera un esfuerzo por abandonar el callejón sin salida del mito evolucionista para volver a los métodos fecundos de la morfología de Aristóteles, de Linneo, de Cuvier, etc…..

 

En el video Evolution?

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Charles Forth (1874-1932)

The fittest survive.
What is meant by the fittest?
Not the strongest; not the cleverest—
Weakness and stupidity everywhere survive.
There is no way of determining fitness except in that a thing does survive.
‘Fitness,’ then, is only another name for ‘survival.’
Darwinism:
That survivors survive.

The Book of the Damned (1932). In The Complete Books of Charles Fort (1975), 24

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Fraser, Alex (1923-2002)

 

Estoy claramente de acuerdo con la aseveración hecha por Karl Popper en el sentido de que la real ineficacia de la (teoría de la) evolución desde el punto de vista científico, es que puede explicar cualquier cosa que uno quiera cambiando las variables.

Mathematical challenges to the neo-darwinian interpretation of evolution PS Moorhead and M Kaplan eds Winstar Institute Press Philadelphia.

 

 

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Freud, Sigmund (1856-1939)

La génesis de la reproducción por células germinativas sexualmente diferenciadas podríamos representárnosla conforme al tímido modo de pensar darwiniano, suponiendo que la ventaja de la amphimixis, resultante de la cópula casual de dos protozoarios, fue conservada y utilizada en la evolución subsiguiente.

Más allá del principio del placer (1920)

 

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

Futuyuma Douglas (1942-   )

 

“One of the ironies of the history of biology is that Darwin did not really explain the origin of new species in The Origin of Species, because he didn’t know how to define a species. The Origin was in fact concerned mostly with how a single species might change in time, not how one species might proliferate into many” (Science on Trial, 1983, p. 152).

 

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Etiquetas: