Archivo de noviembre 27th, 2012

Críticos de Darwin: Y

Y

 

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Young, Robert M.  (1935-    )

 

Darwin says, “This little abstract touches only the accumulative powers of natural selection, which I look at as by far the most important element in the production of new forms.”

 Anthropomorphic, voluntarist descriptions of natural selection occur throughout On the Origin of Species, the abstract of the larger work, which appeared at the end of 1859. It will help to sharpen our sense of how remarkable this is if it is recalled that the rules of scientific explanation which were developed in the seventeenth century banished purposes, intentions, and anthropomorphic had expressions from scientific explanations. Biologists, however, had never been very good at confining their explanations to matter, motion, and number. They had persisted in employing powers and faculties and had moved on to slightly less septic categories such as biological properties (e.g., irritability, contractility, sensibility) in spite of the official paradigm. But even by the loose standards of biological explanation, it is surprising to find such rank anthropomorphism at the heart of the most celebrated unifying theory in biology.

 

Dice Darwin: “Este pequeño resúmen trata  sólo de los poderes acumulativos de la selección natural, a los cuáles miro, con mucho, como  el elemento más importante en la producción de nuevas formas.”

Descripciones antropomórficas, voluntaristas de la selección natural se producen a lo largo de El Origen de las Especies, el resumen de la obra más grande, que apareció a finales de 1859. Ayudará a agudizar nuestro sentido de lo extraordinario que es esto si se recuerda que las reglas de la explicación científica que se desarrollaron en el siglo XVII desterraron todo  propósito, intención, y expresiones antropomórficas de las explicaciones científicas. Los biólogos, sin embargo, nunca fueron muy buenos en limitar sus explicaciones a la materia, el movimiento y el número. Ellos habían persistido en el empleo de poderes y facultades trasladándolos a categorías un poco menos sépticas tales como las propiedades biológicas (por ejemplo, la irritabilidad, la contractilidad, la sensibilidad), a pesar del paradigma oficial. Pero incluso para los estándares relajados de explicación biológica, es sorprendente encontrar tal rango de antropomorfismo en el corazón de la teoría unificadora más célebre en la biología.

Darwin’s Metaphor:
Nature’s Place in Victorian Culture

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Etiquetas: