Archivo de noviembre, 2012

Críticos de Darwin: O

O

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

d’Ors Eugenio (1882-1954)

Donde las ideas aparecen, el resultado suele ser todavía peor. Porque el historicismo, durante los años que nos preceden, tan se ha puesto a la escuela del prejuicio evolucionista, que la sombra de Darwin parece presidir la íntima devoción de cada una de estas compilaciones que, a escuela darwiniana se colocan, cuando no ocurre que, no poco a estilo de monsieur Jourdain, hablen en darviniano sin saberlo.

Esto se las conoce en su general relativismo, y más aparentemente aún y para empezar, en la gran preponderancia que se les ve conceder, desde las primeras páginas, no ya a lo prehistórico, sino a lo paleontológico, y hasta lo geológico, cuando no se llega a lo astronómico, con tendencia evidente a rebajar el color propiamente humano en la evocación del pasado del mundo. Así como en la hora de Copérnico y de Galileo la tierra pasó a ser , astronómicamente, un simple caso particular, en un sistema cosmológico más vasto, de concepción más “neutral” desde el punto de vista de los intereses humanistas o del orgullo humano, así, en otra paralela, el evolucionismo moderno tiende a sumir la civilización en la vida y ésta en la materia, con lo cual la historia humana, capitulillo insignificante por lo que dice a su duración en tiempo, viene a achicarse en importancia, ante las grandes cifras que representan cronológicamente el proceso de los mundos. No hay que insistir en lo que representan, como radicalismo evolucionista, las tres versiones de diversa envergadura dadas en su Esquema de la Historia por Herbert Wells. Pero tampoco hay por qué ocultar que principios análogos presiden sin duda a la Historia del Mundo, de José Pijoan, que el editor Salvat viene publicando en Barcelona.

No poco de lo bueno que contiene este notable esfuerzo queda inútil por culpa de ese desdichado espíritu que ha movido a abrir, por ejemplo, las ilustraciones del primer volumen, con grabados y láminas de plesiosauros, volcanes, bólidos y otras nebulosas.

Eugenio d’Ors. 1949. Nuevo Glosario. Vol III 1934-1943. Aguilar Madrid. P 78.

 

Desde fines del siglo XVIII, una interpretación capciosa de la historia de la humanidad ha pretendido encontrar su explicación en ciertas teorías biológicas. La fundamental tendencia anticristiana de esta interpretación toma el color de un “naturalismo” que creyó durante más de un siglo encontrar su base en sucesivos descubrimientos científicos. El conjunto de aquella se designa con el nombre de “evolución”, y con el de “evolucionismo” y, en las Ciencias naturales de “transformismo” el sistema teórico que la animaba. Esencialmente, el evolucionismo parte del principio de que las especies de los seres vivos son mudables las unas en las otras; por lo cual cada una, tomada en su generalidad, se encuentra en continuo proceso de cambio hacia la aparición de otra especie distinta. Algunos descubrimientos de sabios como Goethe, Lamarck y Darwin movieron a atribuir a tales procesos el carácter de ley universal; este último quiso dar a la pretendida ley todo su alcance, por lo cual la teoría que la preconiza es también designada con el nombre de “darwinismo”. Lo humano y la historia humana pasan entonces a ser considerados como simples episodios, por dilatados en el tiempo que sean, de esta evolución general. Los caracteres, tanto físicos, como intelectuales, propios de la especie humana, deben así verse explicados como adquisiciones ganadas en algún momento, por vago que se presente, del proceso natural; acaso desarrollos asentados sobre el tipo de alguna especie anterior, el mono por ejemplo, cuyas semejanzas anatómicas con la especie humana llamaron la atención de los naturalistas.

 

Con el juego de estas hipótesis, la ciencia ha trabajado durante el siglo de referencia en eliminar la necesidad de ciertas grandes intervenciones de algún poder sobrenatural en la naturaleza: en primer lugar, la Creación , que la saca del no existir; Luego la Revelación, que introduce los elementos de la racionalidad en la mente del hombre; el Pecado original y la Redención, en fin; el primero como introductor de cierta ruptura en el orden de la naturaleza, de la cual ruptura sale, para el individuo, la necesidad de la muerte; la segunda, la Redención, como fijación de un contorno, gracias al cual la especie humana es pensada por los hombres como una, a pesar de su dispersión local, y como fija, a pesar de su continuidad en el tiempo. Otro prejuicio, formado entre los modernos con cierta anterioridad al de evolución, vino a  apoyar, en cierto modo, las concepciones de ésta: el del progreso indefinido, según el cual el continuo cambio o mutación de la especie humana se producía en el sentido de una sucesiva y continuada perfección, comparable a la que el curso de la vida introduce en nuestro organismo; salvo que, para la totalidad de la especie, no había de producirse la decadencia que en éste introduce la caducidad del individuo, su vejez. De ahí salían las tesis de que la más antigua situación de la humanidad tenía que haber sido la de inhabilidad e ignorancia; de que el camino de la misma a través del tiempo constituía un itinerario de avance en la industria y en el conocimiento, en las destrezas como en los saberes; de que, por consiguiente, el hombre primitivo había sido siempre un salvaje en un estado de civilización comparable al de los grupos humanos que todavía conocemos y que, por haber quedado rezagados en esa marcha progresiva de la civilización, se presentan a nosotros con una vida rudimentaria, a la cual llamamos precisamente “salvajismo”.

 

 

Eugenio d’Ors. Pp 35-37. La Civilización en la historia. Criterio Libros. Madrid 2003

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Ossadón Valdés, Juan Carlos

 

Hoy los estudiantes creen que esta teoría ha sido descubierta por biólogos e impuesta por sus pruebas científicas. La verdad es muy diferente: ha sido inspirada por el pensamiento liberal e impuesta por presión ambiental en nombre de la ciencia

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

Owen, Richard (1804-1892)

 

la mayoría de las afirmaciones de Mr Darwin eluden, por su vaguedad e incompletitud, la prueba de los hechos de la Historia Natural.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

Etiquetas:

Críticos de Darwin: N

N

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Nabokov, Vladimir (1899-1977)

 

A mí me atrajeron en especial los misterios del mimetismo, sus fenómenos mostraban una perfección artística que solo se relaciona generalmente con las cosas hechas por el hombre. Considérese por ejemplo la imitación de los jugos venenosos que realizan las máculas en forma de burbuja que poseen las alas de algunas mariposas ( en la que no falta ni la semi-refracción), o la producida por sus lustrosos botones amarillos en el caso de las crisálidas.

Considérense los trucos de ciertas orugas acrobáticas (las del guerrero del haya) que en su infancia tienen aspecto de excremento de pájaro pero que después de su metamorfosis presentan unos apéndices ásperos de tipo himenópteroideo, así como otras características no menos barrocas, que permiten a estos extraordinarios individuos interpretar dos papeles a la vez( como el actor del teatro oriental que se convierte en una pareja de inextricables luchadores): el de la serpenteante larva y el de enorme hormiga que ha capturado. Cuando cierta polilla se parece a cierta avispa, también camina y mueve sus antenas a la manera de las avispas en en lugar de hacerlo como una mariposa. Cuando una mariposa tiene que parecer una hoja, no solamente reproduce de forma bellisima todos los detalles de la hoja, sino que tiene, además, numerosas marcas que imitan los agujeros perforados por los gusanos. La”selección natural”, en el sentido darwiniano de la expresión, no basta para explicar la milagrosa coincidencia de la apariencia y el comportamiento imitativo; tampoco me parecía suficiente apelar a la teoría de la “lucha por la vida” cuando comprobaba hasta qué extremos de sutileza, exuberancia y y lujos miméticos podía ser llevado un mecanismo defensivo, que en cualquier caso va muchísimo más lejos de lo que pueda apreciar ningún depredador. Descubrí así en la naturaleza los placeres no utilitarios que buscaba en el arte. En ambos casos se trataba de una forma de magia, ambos eran un juego de hechizos y engaños complicadísimos.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Thomas Nagel (1937-    )

 

Creo que los defensores del diseño inteligente se merecen nuestra gratitud por desafiar una visión científica del mundo que le debe algo de la pasión mostrada por sus seguidores precisamente al hecho de que se piensa que nos libera de la religión. Esa visión del mundo está madura para el cambio.

For a long time I have found the materialist account of how we and our fellow organisms  came to exist hard to believe, including the standard version of how the evolutionary process works. The more details we learn about the chemical basis of life and the intricacy of the genetic code, the more unbelievable the standard historical account becomes. This is just the opinion of a layman who reads widely in the literature that explains contemporary science to the nonspecialist. Perhaps that literature presents the situation with a simplicity and confidence that does not reflect the most sophisticated scientific thought in these areas. But it seems to me that, as it is usually presented, the current orthodoxy about the cosmic order is the product of governing assumptions that are unsupported, and that it flies in the face of common sense.

 

Por un largo tiempo he encontrado la explicación materialista de cómo nosotros y nuestros  compañeros los organismos llegaron a existir,  difícil de creer, incluida la versión estándar de cómo funciona el proceso evolutivo. Cuantos más detalles aprendemos sobre la base química de la vida y la complejidad del código genético, más increíble se convierte el relato histórico al uso. Esto es sólo la opinión de un laico que lee ampliamente en la literatura destinada a explicar la ciencia contemporánea a los no especialistas. Tal vez sea que la literatura presenta la situación con una sencillez y una confianza de que no reflejan el pensamiento científico más sofisticado en estas áreas. Pero me parece que, como se suele presentar, la ortodoxia actual sobre el orden cósmico es el producto de gobernar supuestos que no son compatibles, y que va en contra del sentido común.

 

Mind & Cosmos: Why the Materialist Neo-Darwinian Conception of Nature is Almost Certainly False. Sept 2012. p 5.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

 

Nietzsche, Friedrich (1844-1900)

     Anti-Darwin. — As for the famous “struggle for existence,” so far it seems to me to be asserted rather than proved. It occurs, but as an exception; the total appearance of life is not the extremity, not starvation, but rather riches, profusion, even absurd squandering —

    and where there is struggle, it is a struggle for power. One should not mistake Malthus for nature. Assuming, however, that there is such a struggle for existence — and, indeed, it occurs — its result is unfortunately the opposite of what Darwin’s school desires, and of what one might perhaps desire with them — namely, in favor of the strong, the privileged, the fortunate exceptions.

 The species do not grow in perfection: the weak prevail over the strong again and again, for they are the great majority — and they are also more intelligent. Darwin forgot the spirit (that is English!); the weak have more spirit. One must need spirit to acquire spirit; one loses it when one no longer needs it. Whoever has strength dispenses with the spirit (“Let it go!” they think in Germany today; “the Reich must still remain to us”). It will be noted that by “spirit” I mean care, patience, cunning, simulation, great self-control, and everything that is mimicry (the latter includes a great deal of so-called virtue).

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 Núñez Ruíz, Diego (1943-    )

 

La idea de progreso, verdadero supuesto básico de la moderna cultura europea y motivo de continua satisfacción para el hombre decimonónico, se encontraba por fin confirmada científicamente. [. . .] Es como si todo un ambiente cultural, lleno de ingredientes historicistas y cientistas, necesitara, para su completa autoafirmación, la obra de Darwin.

Diego Núñez, El darwinismo en España (Madrid: Castalia, 1969), pp. 7–8.

 

Citado en Galdós and Darwin. T E Bell. Colección Támesis. Serie A Monografías.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤


 

 

Etiquetas:

Críticos de Darwin: M

M

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Macbeth, Norman

The heart of the problem is whether living things do indeed vary to an unlimited extent… The species look stable. We have all heard of disappointed breeders who carried their work to a certain point only to see the animals or plants revert to where they had started. Despite strenuous efforts for two or three centuries, it has never been possible to produce a blue rose or a black tulip

 

Darwin Retried: An Appeal to Reason, Harvard Common Press, Boston, 1971, pp. 32-33

 

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

 

Machado, Antonio (1875-1939)

El siglo XIX es esencialmente peleón. Se ha tomado demasiado en serio el struggle-for-life (sic) darwiniano. Es lo que pasa siempre: Se señala un hecho; después se le acepta como una fatalidad; al fin, se convierte en bandera. Si un día se descubre que el hecho no era completamente cierto, o que era totalmente falso, la bandera más o menos descolorida, no deja de ondear.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Mackenzie Beverley, Robert

When we find learned men occupied about such questions as ‘ chains of linking forms
taking a circuitous sweep, and extinct forms which geological research has not revealed ‘
(Darwin, 324), this seems little better than the sterile occupation of blowing soap-bubbles
of the imagination, to the neglect of all the more exact demands of science.

Cuando encontramos a hombres cultos ocupados sobre cuestiones tales como ‘las cadenas de
unir formas que toman un barrido indirecto, y las formas extintas que la investigación geológica
no ha revelado ‘ (Darwin, 324), esto parece poco mejor que la ocupación estéril de hacer burbujas
de jabón con la imaginación, la negligencia de las demandas aún más exactas de ciencia.

 

‘It is to be observed that the two grand principles of the theory are avowedly metaphors. Natural Selection is a metaphorical expression, and the Struggle for Existence is used in ”a large and metaphorical sense.” These are the two pillars of the whole theory ; Natural Selection and the Struggle for Existence represent and express everything that Mr Darwin has to urge ; take them away and nothing remains, and yet they are both metaphors. If these terms are metaphors, they are not realities, but verbal pictures or shadows, and are, therefore, vicious terms in a scientific disquisition. Neither are they only now and then, and by way of illustration, introduced, though even that would scarcely be admissible in handling the great revelation of the existence and origin of beings; but they occur in almost every page (In Origin of the Species), to the exclusion of other terms — so that from first to last we are led by a metaphor at every step, as the poor belated traveller is sometimes led by Will-o”-the-wisp into the fatal morass.’

‘ Debe notarse que los dos magníficos principios de la teoría son declaradamente metáforas. La Selección Natural es una expresión metafórica, y la Lucha por la Existencia es usada en ” un sentido grande y metafórico. ” Estos son los dos pilares de la teoría entera; la Selección Natural y la Lucha por la Existencia representan y expresan todo lo que el Sr. Darwin tiene que impulsar; lléveselos usted y nada permanece, y aún ellos son ambos metáforas. Si estos términos son metáforas, ellos no son la realidad, sino cuadros verbales o sombras, y son, por lo tanto, términos viciosos en una disquisición científica. No son ellos sólo de vez en cuando introducidos, y por vía de la ilustración, lo cual apenas sería admisible en el debate de la gran revelación de la existencia y el origen de seres; sino que ellos en casi cada página (En el Origen de las Especies), vienen a excluir  a otros términos – de modo que desde el principio hasta el final somos conducidos por una metáfora en cada paso, como un pobre viajero a veces es conducido por fuego fatuo a la ciénaga fatal. ‘

 

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Marx, Karl (1818-1883)

 

…me divierto con Darwin, al que he echado una nueva ojeada, cuando afirma aplicar la teoría de Malthus también a las plantas y a los animales, como si el jugo del señor Malthus no estuviera precisamente en el hecho de que esa teoría no se aplica a las plantas y a los animales, sino -con geométrica progresión- sólo a los hombres, en contraste con las plantas y animales. Es notable el hecho de que en las bestias y en las plantas, Darwin reconoce a su sociedad inglesa, con su división del trabajo, la competición, la apertura de nuevos mercados, los inventos y la maltusiana lucha por la existencia. Es el bellum omnium contra omnes de Hobbes y hace pensar en la Fenomenología de Hegel cuando se configura la sociedad burguesa como “reino animal ideal”, mientras que en Darwin el reino animal se configura como sociedad burguesa..

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Mayr, Ernst (1904-2005)

 

“As Professor Ernst Mayr of Harvard once remarked, ‘the book called The Origin of Species is not really on that subject,’” notes author Gordon Taylor, “while his colleague Professor Simpson admits: ‘Darwin failed to solve the problem indicated by the title of his work.’ You may be surprised to hear that The Origin of Species remains just as much a mystery today, despite the efforts of thousands of biologists. The topic has been the main focus of attention and is beset by endless controversies” (The Great Evolution Mystery, 1983, p. 140).

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Mendes, Iba

E há que diga que a Seleção Natural foi a idéia mais brilhante que existiu no mundo. Eta mundo besta, meu Deus!……….

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Merson Davies, L (1890-1960)

 

Se ha calculado que tan solo entre las cubiertas del El Origen de las Especies de Darwin se encuentran no menos de ochocientas frases en el modo subjuntivo (como supongamos, o bien Pudiéramos suponer, etc..)

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Mivart,  George Jackson (1827-1900)

The mode of formation of both the eye and the ear of the highest animals is such that if it is (as most Darwinians assert processes of development to be) a record of the actual steps by which such structures where first evolved in antecedent forms, it almost amounts to a demonstration that those steps where never produced by natural selection

(El modo de formación del ojo y el oído de los animales superiores es tal que si fuera (como la mayoría de los darwinistas afirman) consecuencia de una serie sucesiva de pasos a partir de formas primitivas, esto casi equivale a una demostración de que tales pasos nunca pudieron producirse por selección natural)

P 57 ON the Genesis of Species

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Morata, Enrique

 

El darwinismo es la tiranía de los fuertes, un problema que hace miles de años que esta ahí y todavía no sabemos como solucionar:  ¿qué hacer con los fuertes?

El darwinismo es la cobertura teórica que los fuertes se han buscado para justificar sus tiranías.

 Darwinlandia


 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Morgan, Thomas Hunt (1866-1945)

 

Evolution from this point of view has consisted largely in introducing new factors that influence characters already present in the animal or plant.

Such a view gives us a somewhat different picture of the process of evolution from the old idea of a ferocious struggle between the individuals of a species with the survival of the fittest and the annihilation of the less fit. Evolution assumes a more peaceful aspect.

 

La evolución desde este punto de vista ha consistido principalmente en introducir factores nuevos que influyen en los caracteres presentes en animales y plantas.

Esta visión nos da un cuadro diferente del proceso de evolución de la vieja idea de una lucha feroz entre indivíduos de una especie con la supervivencia de los más aptos y la aniquilación de los menos adaptados. La evolución toma un aspecto más pacífico.

 

Let us, however, not make too much of the matter ; for it is much less important to find out whether Darwin’s ideas were vague, than it is to make sure that our own ideas are clear.

 

No demos demasiada importancia al asunto; porque es mucho menos importante encontrar si las ideas de Darwin eran vagas o no que asegurarnos de que las nuestras son claras

 

A Critique of the Theory of Evolution. Princeton University. 1919.

 

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Moros Peña, Manuel

Cuando Darwin preguntó a Button por sus prácticas caníbales, éste debió de decidir contar al crédulo naturalista todo lo que él quería oír, probablemente cansado de las extrañas preguntas que el joven le hacía. A Darwin no le debió de resultar chocante que los fueguinos gustaran de la carne humana ya que iban desnudos y que no parecían tener gobierno, jefes, y ni tan siquiera un lenguaje. Darwin juzgó el idioma de los yámana como algo tan pobre que no merecía el nombre de lenguaje articulado. Sin embargo, nunca se tomó la molestia de ponerse en contacto con ellos.

Los yámana aparecieron a sus ojos como los seres más degradados de la especie humana, capaces de las mayores atrocidades, y así lo reflejó en su libro “Viaje de un naturalista alrededor del mundo”(1839). En palabras de Juan Hilarión Lenzi en su “Tierra del Fuego”(1967) : “Bastó eso para que la inexactitud, la calumnia y el absurdo dieran la vuelta al mundo.”

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Des Moulins, Charles (1798-1876)

 

Tel est, sommairement et sans examples ni argumentations, le reproche que la science complete, la science vraiment philosophique, addresse au darwinisme, et le résultat final qu’elle constate dans sa doctrine. Il n’y apas d’idées NOUVELLES; il est hors de la puissance de l’homme d’en enfanter de toutes pièces une seule ! Tout ce qu’on appelle ainsi n’est que déductions ou applications: et celles-ci peuvent être vraies ou fausses, améliorantes ou defectueuses : voila tout, et nôtre puissance ne vas pas plus loin.

 

Tal es, sumariamente y sin ejemplos ni argumentaciones, el reproche que la ciencia completa, la ciencia verdaderamente filosófica, dirige al darvinismo, y el resultado final que ella comprueba en su doctrina. El darwinismo carece de ideas NUEVAS; ¡ está fuera de la potencia del hombre el ensamblar una única pieza a partir de todas! Todo lo que así se llama son sólo deducciones o aplicaciones: y éstas pueden ser verdaderas o falsas, mejoradoras o defectuosas: he aquí todo, y nuestro potencia no va más lejos.

 

Quelques réflexions sur la doctrine scientifique dite Darwinisme / par M. Charles Des Moulins

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤


Etiquetas:

Tu sociedad actual………..resultado del darwinismo: Entrevista a Máximo Sandín en El Vórtice- Unión Madrid

Imagen de previsualización de YouTube

 

[audio="http://www.ivoox.com/tu-sociedad-actual-resultado-del-darwinismo-social_md_1557504_1.mp3"] Ir a descargar

 

P. Te metes a investigar a Darwin y del darwinismo salen declaraciones como las que acabamos de leer………….Si quieres preservar el poder indefinidamente, tienes que conseguir el consentimiento de los gobernados. Esto se hará mediante……..  Hay que contextualizar a Darwin para entender lo que dice………Y luego has hablado de Eugenesia…¿Cómo lo unes?………

R. Lo que más me admiraba es cómo esto podría haber cuajado en los científicos hasta tal forma……..Acertó con el tema de Selección Natural que es una falacia……..El darwinismo es una forma de ver la realidad…..de que la vida es competencia……….

 

P.  El ClubX fue un Lobby. Thomas Henry Huxley su iniciador. El club se encontraba en Londres una vez al mes…….Y así, empujando y ayudando por ejemplo a la publicación de El Origen de las Especies, de Charles Darwin…..Querían mantener el statu quo social, pero si te pongo una canción como esta de 1848 (min 29 20)………..

 

R. : Te quiero leer una frase de Adam Smith…………..

 

P. : Uniendo todo esto que tiene que ver con Eugenesia y Biología……………..

R. : En USA surgieron leyes eugenésicas en bastantes estados……………esterilizaron a decenas de miles de personas…….

 

P.: Entonces ¿Qué es exactamente la Eugenesia?

R.: Es algo derivado del darwinismo……….Del darwinismo surgió la idea de que había unos hombres superiores y otros inferiores…………….John Rockefeller decía que la supervivencia de los más aptos es una ley divina y humana………….cuando tienen tanto poder quieren manejar el mundo…………………(Una frase de Cousteau)…..

 

P.: La Eugenesia supone el control de unos pocos sobre las relaciones de la mayoría………………

R.: ………..Se están reuniendo para discutir su preocupación por el aumento de la población mundial………..

 

P.: Darwin como justificación para una manera de entender la vida que estamos sufriendo en su manera más clara…………Me has hablado de unas alternativas…………..

R.: Fue haciendo ediciones asesorado por Huxley, Hooker y Lyell……..que le iban cambiando las cosas……….El darwinismo es un invento postdarwinista………….

 

P.: Una de las primeras operaciones de megamarketing………..

R.: Sí. Hemos tenido mala suerte………Está el libre mercado y la Selección Natural que decide quien triunfa. Por eso los gobiernos de derechas intentan destruir la cultura. Siento que me llamen conspiranoico…….

 

P.: No se trata de conspiración sino de la forma de perpetuarse en el poder………..(Club de Roma…..)……….

R.: Los biólogos evolucionistas eran lamarckianos………..(Frederick Gerard, Bron, Mivart, Jenking,…….). Un cuento chino cuajó ideológicamente y fue impuesto con el apoyo de……….

 

El darwinismo y el libre mercado en el minuto 67 50 (Friedrich Hayeck……….Milton Friedman…………..Chicago Boys………..Leo Strauss……….)

 

Etiquetas: ,

Críticos de Darwin: L

L

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Leguizamón, Raúl Osvaldo

 

La biología moderna no le debe absolutamente nada- excepto atraso-a la evolución

 La ciencia dejó de ser la búsqueda de la verdad para transformarse en la búsqueda de una explicación materialista para todo fenómeno de la naturaleza.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Lewin, Roger

The central question of the Chicago conference was whether the mechanisms underlying microevolution can be extrapolated to explain the phenomena of macroevolution. At the risk of doing violence to the positions of some of the people at the meeting, the answer can be given as a clear No.   

Science  November 21 1980  p. 883.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Lewontin, Richard (1929-    )

Darwin’s theory of evolution by natural selection in particular is hopelessly metaphysical, according to the rules of etiquette laid down in the Logic of Scientific Inquiry and widely believed in by practicing scientists who bother to think about the problem. The first rule for any scientific hypothesis ought to be that it is at least possible to conceive of an observation that would contradict the theory. For what good is a theory that is guaranteed by its internal logical structure to agree with all conceivable observations, irrespective of the real structure of the world? If scientists are going to use logically unbeatable theories about the world, they might as well give up natural science and take up religion. Yet is that not exactly the situation with regard to Darwinism? The theory of evolution by natural selection states that changes in the inherited characters of species occur, giving rise to differentiation in space and time, because different genetical types leave different numbers of offspring in different environments… Such a theory can never be falsified, for it asserts that some environmental difference created the conditions for natural selection of a new character. It is existentially quantified so that the failure to find the environmental factor proves nothing, except that one has not looked hard enough. Can one really imagine observations about nature that would disprove natural selection as a cause of the difference in bill size? The theory of natural selection is then revealed as metaphysical rather than scientific. Natural selection explains nothing because it explains everything.   

“Testing the Theory of Natural Selection”  Nature  March 24, 1972  p.181

(La teoría de Darwin de la evolución por selección natural, en particular, es irremediablemente metafísica, de acuerdo con las reglas de etiqueta establecidos en la lógica de la investigación científica y la creencia generalizada en la práctica por los científicos que se molestan en pensar en el problema. La primera regla para cualquier hipótesis científica debe ser que por lo menos es posible concebir una observación que estaría en contradicción con la teoría. ¿Para qué sirve una teoría que ha sido garantizada por su estructura lógica interna que ha de estar de acuerdo con todas las observaciones concebibles, con independencia de la estructura real del mundo? Si los científicos van a utilizar teorías lógicamente inmejorables sobre el mundo, bien podrían renunciar a la ciencia natural y ocuparse de la religión. Sin embargo, ¿no es exactamente esta la situación con respecto al darwinismo? La teoría de la evolución por selección natural establece que ocurren cambios en los caracteres heredados de las especies , dando lugar a la diferenciación en el espacio y el tiempo, debido a que de diferentes tipos genéticos pueden salir diferentes números de descendientes en diferentes ambientes … Tal teoría no puede ser falseada, ya que afirma que una cierta diferencia ambiental crea las condiciones para la selección natural de un nuevo caracter. Se  cuantifica existencialmente de modo que el hecho de no encontrar el factor ambiental no prueba nada, excepto que uno no ha mirado lo suficiente. ¿Se puede realmente imaginar observaciones acerca de la naturaleza que refuten la selección natural como causa de la diferencia en el tamaño del pico? La teoría de la selección natural se revela como algo metafísico más que científico. La selección natural no explica nada porque lo  explica todo.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Lima de Faria, Antonio (1921-    )

 

There has never been a theory of evolution

(Nunca hubo una teoría de la evolución)

 

La selección es un concepto político,  no científico. En la época de Darwin,  con la plena expansión del colonialismo de la Inglaterra victoriana, tal concepto encajaba a la perfección. En la actualidad, el darwinismo se ha equiparado con la evolución, en un esfuerzo para convertirlo en el brazo ideológico de la globalización. Por esta razón, seguirá siendo una fuerza poderosa hasta que este sistema sea re-emplazado por una forma más humanitaria de desarrollo económico.

 

Nada mejor que la selección, ya que puede “explicar” igual de bien una determinada situación como su estado opuesto. Este es el motivo por el cual hay interpretaciones darwinistas, tantas como sean los autores. El resultado es una confusión total.

( Fragmentos seleccionados de la entrevista de Suzan Mazur a Antonio Lima de Faria)

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

López Corredoira, Martín (1970-    )

 

Resumen:
La teoría propuesta por Darwin de la evolución de las especies por medio de la
selección natural de las variaciones genéticas lleva implícita una visión de los seres
vivos que se puede clasificar como materialista. El ser humano no ocupa ningún lugar
privilegiado dentro del mundo vivo. El finalismo no encuentra acomodo en el
mecanicismo darwiniano. No hay lugar en la teoría evolutiva para la emergencia de una
“mente” en el sentido dualista, pues la generación y evolución de los sistemas nerviosos
son procesos estrictamente biológicos, y por ende físicos.
Palabras clave: evolución, materia, mente, finalidad, dualismo
Abstract:
The theory proposed by Darwin on the evolution of species through the natural selection
of genetic variations implicitly supports a vision of living beings that may be classified
as materialist. Human beings do not occupy any special place within life. Finalism does
not fit into the Darwinian mechanicism. There is no place in the evolution theory for the
emergency of “mind” in the dualist sense, since the generation and evolution of nervous
systems are strictly biological, and therefore physical, processes.
Keywords: evolution, matter, mind, finality, dualism

 

Las implicaciones materialistas de la teoría de Darwin. Revista Medicina y Humanidades núm 2, 2000.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Lovtrup, Soren (1922-   )

Creo que algún día el mito darwinista será considerado como el más grande engaño en la historia de la ciencia

Darwinism: The refutation of a myth

In this book I propose to show that the answer to (1) ‘Is Darwin the founder of the theory of evolution ?’ (2) ‘Does his theory of natural selection give an acceptable explanation of the mechanism of evolution ?’ is in both instances ‘no’. And if I am right, we obviously end up in a rather awkward situation as far as present-day biology is concerned.

Darwin’s admirers,  then and now,  have praised him for the honesty and candour he thus displayed. I am not sure this attitude is justified. If a theory has too many difficulties, it should not be published, but rejected, indeed I believe this is the procedure adopted by most scientists.

(Lovtrup S., “Darwinism: The Refutation of a Myth,” Croom Helm: London, 1987, p.126)]

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

 

Edward Lurie (1927-2008)

 

Los naturalistas que habían animado a Agassiz a sacar su libro a la luz pública en Inglaterra-Sir Richard Owen, William Auckland, y Adam Sedgwick-encontraban intolerables las ideas de Darwin.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Etiquetas:

Críticos de Darwin: K

K

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Kass, Leon (1939-    )

 

 

Though there is today a growing debate about the mechanisms of evolution, the reigning orthodoxy still credits accidental mutation and natural selection as the major means of evolutionary change. Yet very few people have noticed that this nonteleological explanation of change not only assumes but even depends upon the immanent teleological character of all living organisms. The desire or tendency of living things to stay alive and their endeavor to reproduce, both of which are among the minimal conditions of Darwinian theory,  are taken for granted and unexplained. It is only a part of an explanation to say that those beings with no tendency to maintain and reproduce themselves have died out. Why are the other ones, the self-maintaining and reproducing beings, here at all? They are not teleological because they have survived; on the contrary, they have survived (in part) because they are teleological. Can evolutionary biology tell us why a nonteleological nature would generate and sustain teleological beings? Or why,  over  time, it would give rise to higher organisms, with a fuller range of powers of awareness, desire and action? Do we really understand what we are claiming when we accept the view that an mindless universe gave rise to a mind?

 

Aunque hoy en día existe un creciente debate sobre los mecanismos de la evolución, la ortodoxia reinante todavía da crédito a la mutación accidental y a la selección natural como el principal medio de cambio evolutivo. Sin embargo, muy pocas personas han notado que esta explicación teleológica del cambio no sólo asume pero aún depende del carácter teleológico inmanente de todos los seres vivos. El deseo o la tendencia de los seres vivos para mantenerse con vida y su esfuerzo para reproducirse, los cuales se encuentran entre las condiciones mínimas de la teoría darwiniana, se da por sentado y sin explicación. Es sólo una parte de una explicación para decir que han desaparecido los seres que no tenían tendencia a mantenerse  y reproducirse  ellos mismos .  Pero entonces,……¿Por qué existen  los otros,  es decir los seres que se auto-mantienen  y se reproducen? No son teleológicos porque han sobrevivido, al contrario, han sobrevivido (en parte) porque son teleológicos. ¿Puede la biología evolutiva decir por qué una naturaleza no-teleológico iba a generar y a mantener a seres teleológicos? ¿O por qué, con el tiempo, daría lugar a los organismos superiores, con una mayor gama de poderes de conciencia,  deseo y acción? ¿Entendemos realmente lo que estamos diciendo cuando aceptamos la idea de que un universo sin sentido dio lugar a una mente?

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Imagen de previsualización de YouTube

 

Kenyon, Dean (1939-    )

“And let us dispose of a common misconception. The complete transmutation of even one animal species into a different species has never been directly observed either in the laboratory or in the field.” Dean H. Kenyon (Professor of Biology, San Francisco State University), affidavit presented to the U.S. Supreme Court, No. 85-1513, Brief of Appellants, prepared under the direction of William J. Guste, Jr., Attorney General of the State of Louisiana, October 1985, p. A-16.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Koestler, Arthur (1905-1983)

 

In the meantime, the educated public continues to believe that Darwin has provided all the relevant answers by the magic formula of random mutations plus natural selection—quite unaware of the fact that random mutations turned out to be irrelevant and natural selection a tautology.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Etiquetas:

Críticos de Darwin: J

J

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

James, William (1842-1910)

 

En el Volumen 15 de su obra Essays, Comments and Reviews, en un capítulo titulado Lectures and Essays and seing and Thinking, encontramos el siguiente párrafo:

The entire modern deification of survival per se, survival returning into itself, survival naked and abstract, with the denial of any substantive excellence in what survives, except for more survival still, is surely the strangest intellectual stopping-place ever proposed by one man to another
 
Que traduciré literalmente:
 
La entera deificación moderna de la supervivencia per se, supervivencia que vuelve a sí misma, supervivencia desnuda y abstracta, con la negación de cualquier tipo de excelencia en lo que sobrevive, excepto por la pura supervivencia, es seguramente la estación de parada intelectual más extraña que jamás haya podido proponer un ser humano a otro.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Jaramillo Acebedo,  Luis

 

El problema es que Wallace y Darwin no fueron otra cosa más que copiones de Lamarck a quien tacharon de metafísico y finalista o incluso vitalista en el sentido medieval. Pero Wallace y Darwin tienen algo que Lamarck no tenía, esto es, ambos tenían un profundo racismo y nacionalismo criminal y asesino arraigado en sus pésimas tradiciones colonialistas, y con esta clase de principios morales capitalistas acoplaron su tesis evolutiva al problema del hombre, de ahi que sean tan preferidos. Lamarck era un hombre progresista dotado en lo social y en lo científico, fue mucho más científico que los plagiarios Wallace y Darwin juntos. Ahora bien, dado que Wallace fue espiritista y en esas sesiones espiritistas asistían el director del museo de historia natural de Londres y el llamado bulldog de Darwin, Thomas Huxley, quien por cierto era medium (esto segun un artículo del Scientific American), entonces, con que derecho le dicen a lamarck que era él el metafísico, más bien ocurría todo lo contrario, usted está muy desinformado señor Leandro.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

Johannsen, Wilhelm  L. (1857-1927)

The variations upon which Darwin and Wallace placed their emphasis cannot be selectively pushed beyond a certain point, that such variability does not contain the secret of ‘indefinite departure

Citado en Loren Eiseley, The Immense Journey, Vintage Books, 1958. p 227., cited in Norman Macbeth, Darwin Retried: An Appeal to Reason, Harvard Common Press, Boston, 1971, p. 33

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Johnson, Phillip E.

 

…..la analogía con la selección artificial es engañosa. Los criadores de plantas y animales emplean inteligencia y conocimiento especializado… El objetivo de la teoría de Darwin, sin embargo, era establecer que procesos naturales sin un propósito pueden reemplazar al diseño inteligente. Que él lograra su objetivo citando los logros de diseñadores inteligentes prueba sólo que la audiencia receptiva de su teoría era altamente acrítica.

 

La evolución darwinista, con su tesis del relojero ciego, me hace pensar en un gran buque de guerra que navega por el océano de la realidad. Sus flancos fuertemente acorazados contra las críticas con barreras filosóficas, y con sus puentes repletos de fuerte artillería retórica, presta a disuadir a hipotéticos atacantes. En apariencia es tan inexpugnable como parecía serlo la Unión Soviética hace solo treinta años. Pero en la nave se ha abierto una vía de agua metafísica, y los más perspicaces entre los oficiales del barco han empezado a percatarse de que toda la potencia de fuego del navío no podrá salvarlo si no se tapona la vía. Se harán, que duda puede haber, esfuerzos heroicos para mantenerlo a flote, y entre los posibles salvadores habrá quienes inviten a los oficiales a refugiarse en botes salvavidas electrónicos, equipados con equipos técnicamente punteros, como los sistemas autocatalíticos o los modelos informáticos de autómatas autoorganizados. El espectáculo será fascinante, y la batalla durará tiempo. Pero al cabo la realidad vencerá.

 

(Juicio a Darwin. Darwin on trial)

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Jünger, Ernst (1895-1998)

 

Si alguien quiere atacar de modo convincente a Darwin no debe poner en duda la evolución, puesto que la descendencia y el árbol genealógico son evidentes. Pero sí se puede cuestionar el papel asignado al tiempo. La causa no está en la marcha hacia delante; hay que retroceder mucho más atrás.

Ernst Jünger: Pasados los setenta III. Radiaciones V. Diarios (1981-1985). La memoria de un siglo. Carmen Gauger (trad.) Barcelona: Tusquets, 2007.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Etiquetas:

Críticos de Darwin: I

I

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Ibáñez Martín, Juan José

Lo que algunos demandamos a los darvinistas es que formalicen los criterios de demarcación de sus tesis, al modo en que se hace con toda teoría genuinamente científica. Si tal constructo no puede ser refutado o corroborado, no merece la etiqueta de “científico”, ni tan siquiera de mera hipótesis. Hablaríamos pues de un marco conceptual genérico, o de una mera “pasión darvinista”. Y es que muchos biólogos también ejercen ese fervor que ellos mismos denuncian de otros. Empero lo que mas nos irrita a algunos,  de las escurridizas evasiones de los darvinistas, deviene de que, como los políticos de poca monta, siempre terminan alegando que todos aquellos que objetan algo contra el darvinismo son acientíficos, irracionales y defensores del creacionismo, o de su sucesora, la mal denominada “teoría” del diseño inteligente. Y, este modo de proceder, que ya impregna el título del post, es más que reprochable. ¡O eres de los nuestros o un zopenco irracional!. Sencillamente intolerable.

Responsable del Blog: Un Universo Invisible bajo nuestros pies

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Iradier, Miguel

 

No sólo el darwinismo no ha descubierto el concepto de evolución, sino que de hecho lo ha bloqueado expresamente. Esto debería ser contemplado con la mayor atención. Además de ignorar los mecanismos realmente viables de novedad, el cambio y la organización, el darwinismo es la forma mejor camuflada del inmovilismo: la manera más ramplona de relacionar cualquier pasado y futuro a lo que hay: el  statu quo presente. Esto lo han entendido de maravilla todos aquellos que necesitaban una justificación expresa para cualquier acto por lo demás injustificable, y se sigue haciendo a gran escala todavía hoy.

el darwinismo es la forma mejor camuflada del inmovilismo: la manera más ramplona de relacionar cualquier pasado y futuro a lo que hay: el  statu quo presente…

una justificación expresa para cualquier acto por lo demás injustificable,…

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Etiquetas:

Críticos de Darwin: H

 

H

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Haines, David

 

By far, this is one of the clearest treatments of Darwinian evolution and the problems inherent in it. Gilson takes us through a history of the development of the idea of “evolution” and notes that, even though evolutionists have been ardent enemies of the notion of final causality (teleology) they have been incapable of escaping the  necessity of an end, even in the ambiguous notion of natural selection.

(Por el momento este es uno de los tratamientos más claros de la evolución darwiniana y de sus problemas inherentes. Gilson nos lleva a través del desarrollo de la idea “Evolución” notando que,  a pesar de que los evolucionistas han sido enemigos ardientes de la noción de causalidad final (teleología) han sido incapaces de evitar la necesidad de un fin, ni siquiera con la ambigua noción de Selección Natural.)

 

Comentario al libro From Aristotle to Darwin and Back Again: A Journey in Final Causality, Species and Evolution.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

 

Haughton, Samuel (1821-1897)

This speculation of Mess. Darwin and Wallace would not be worthy of note were it not for the weight of authority of the names under whose auspices it has been brought forward. If it means what it says, it is a truism; if it means anything more, it is contrary to fact.

(Esta especulación de Mr Darwin y Mr Wallace no merecería mención alguna si no fuese por el peso de la autoridad de los nombres bajo cuyos auspicios se ha emitido. Si significa lo que dice es un truismo; si significa algo más, entonces es contraria a los hechos)

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Hellewig, Jon

 

Maybe he invented the ridiculous (conceptual) theory of natural selection precisely to find something original to say, or maybe he did not invent it for that reason, but expanded it as he saw this as his chance to be original. It is clear that he understood that in reality Lamarck had discovered the evolutionary principles in all essentials, and he  did not want to give Lamarck credit for it.

( Puede que (Darwin)  inventase la ridícula (conceptual) teoría de selección natural precisamente para encontrar algo original que decir, o tal vez no la inventó para eso, sino que la expandió viendo en ello su posibilidad de ser original. Lo que está claro es que entendió que Lamarck había descubierto toda la esencia de los principios de la evolución, y no quería darle crédito por ello.)

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤


Ho, Wing Meng

Methodological Issues in Evolutionary Theory with Special Reference to Darwinism and Lamarckism. 1965. Oxford, Bodleian Library, Universidad de Oxford. (Notación bibliográfica: Ms. D. Phil. d. 3591. Para pedidos de reproducción fotográfica, n(o) BPC 7442, Oxford University Press.)

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Ho, Mae-Wan (1941-    )

 

Much of the problem is that neo-Darwinism appears completely invincible to falsification by observations or by experiments, so much so that many doubt if it is a scientific theory at all.

 

(Gran parte del problema consiste en que el neo-darwinismo aparece como completamente invencible a la falsación por observaciones o experimentos, tanto que muchos dudan si se trata de una teoría científica)

 

“Beyond neo- Darwinism – An Epigenetic Approach to Evolution”  Journal of Theoretical Biology  Vol. 78, 1979  p.574

 

El dogma central parece ser una justificación directa de la teoría del germoplasma de Weismann, que desde entonces se conoce como la «barrera de Weismann». Se supone que esta barrera prohíbe estrictamente que las influencias ambientales, o cualquier experiencia durante la vida del organismo, afecte en forma directa (es decir, predeciblemente) sus genes, en especial en las células germinales, por lo que las «características adquiridas» no se heredan.

 

Mae-Wan Ho, 1988, Genetic engineering, Trad.: José Ángel Álvarez, Editorial Gedisa SA 2001

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Hodge, Charles (1797-1878)

No es, sin embargo, ni la evolución ni la selección natural, lo que da al darwinismo su peculiar carácter e importancia. Es el hecho de que Darwin rechaza toda teleología, o la doctrina de las causas finales. Niega diseño en cualquiera de los organismos en el mundo vegetal o animal. Él enseña que el ojo se formó sin ningún propósito de producir un órgano de la visión.

Sería absurdo decir nada irrespetuoso de un hombre como el Sr. Darwin, y no menos absurdo permitirse extravagancias del lenguaje, sin embargo, estamos expresando nuestra propia experiencia, cuando decimos que consideramos los libros de Darwin la mejor refutación de la teoría de Darwin. Constantemente nos indica la alternativa de tener que decidir entre creer que el ojo es o bien un producto de diseño o el producto de la acción involuntaria de causas físicas ciegas. Para cualquier mente normalmente constituida, es absolutamente imposible creer que no es un producto de diseño. Para Darwin mismo, es evidente, aún a pesar de su teoría, apenas puede creerlo.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Hofstadter, Richard(1916-1970)

Una cierta y conmovedora ironía surge en el pensamiento de que, mientras que escritores como estos predicaron el cambio lento e instaron a los hombres para adaptarse al medio ambiente, los mismos millonarios a quienes consideraban “más aptos” en la lucha por la existencia, estaban transformando el medio ambiente con una increíble rapidez y volviendo los valores de los Spencer y los Summers de este mundo constantemente cada vez menos aptos para la supervivencia.

There is a certain touching irony in the thought that, while writers like these preached slow change and urged men to adapt to the environment, the very millionaires whom they took to be the “fittest” in the struggle for existence, were transforming the environment with incredible rapidity and rendering the values of the Spencers and Summers of this world constantly less and less fit for survival.

Introduction to “Social Darwinism in American Thought”.  Beacon Press Boston Revised Ed 1955 (First edited in 1944).

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Hostetter, Carl

An excellent if at times somewhat abstruse book (mostly a product of the now somewhat remote context in which it was written). Ably demonstrates the incoherence of Darwinism (proper) and refutes the notion that evolution (which term the author shows is a misnomer, and one almost never used by Darwin himself) disproves Aristotelian finalism.

Un excelente si a veces algo abstruso libro (en su mayoría un producto del contexto ahora algo remoto en que fue escrito). Hábilmente demuestra la incoherencia del darwinismo (propiamente dicho) y rechaza  la idea de que la evolución (término que el autor muestra es un nombre inapropiado, y uno que casi ni el propio Darwinusa) refuta el finalismo aristotélico.

Comentario al libro From Aristotle to Darwin and Back Again: A Journey in Final Causality, Species and Evolution.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Horn, Henry Stainken

The greatest homage that can be paid to an empirical theory is the constructive criticism that makes it obsolete at an early age.

(El mayor homenaje que se puede hacer a una teoría empírica es la crítica constructiva que la hace obsoleta a una edad temprana.)

The Adaptive Geometry of Trees. Preface. 1971.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Howells, William (1908-2005)

 

“It can be said right away that this view of Darwin’s is out of date. Evolution is not as simple as that, and natural selection, which once bore all before it, is no longer accepted by naturalists generally as the only key, or even the main one . . . The naturalists are, in fact, still pretty much in the dark . . . Moreover, some of the evidence of Darwin and his followers has been found faulty, and the reality of certain things which he assumed, such as the severity of the struggle for existence, is in doubt . . . Darwin was somewhat mistaken as to the source of the raw materials from which selection picks and chooses . . . You might, therefore propose to say that Darwin was wrong“.

(Se puede decir de inmediato que esta visión de Darwin está pasada de moda. La evolución no es tan simple como eso, y la selección natural, que antes todo lo explicaba, ya no es aceptada por los naturalistas en general, como la clave única ni la principal. . . Los naturalistas están, de hecho, todavía casi en la oscuridad. . . Por otra parte, algunas de las pruebas de Darwin y sus seguidores ha sido insuficientese, y la realidad de ciertas cosas que él asumió, como la gravedad de la lucha por la existencia, está en duda. . . Darwin se equivocó un poco en cuanto al origen de las materias primas entre  las cuales la selección  escoge. . . Es posible  decir, por lo tanto,  que Darwin estaba equivocado “.)

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Hunter, Cornelius

Darwin was not simply applying his theory to a set of observations. He was not illustrating how evolution might have formed these species. Rather, Darwin was building an argument for natural selection. But in constructing his argument, he presupposed that the species had evolved.

Darwin was unquestionably an expert on barnacles, and he could present a detailed example of highly-modified species that most people have never even heard of. But Darwin begs the question when he says that the unique structures of the Ibla and Proteolepas evolved and therefore natural selection can effect such changes.

 

(Darwin no estaba simplemente aplicando su teoría a un conjunto de observaciones. Él no estaba ilustrando cómo la evolución pudo haber formado estas especies. Por el contrario, Darwin estaba construyendo un argumento a favor de la selección natural. Pero en la construcción de su argumento, presupone que las especies habían evolucionado.

 

Darwin fue, sin duda, un experto en percebes, y él podría presentar un ejemplo detallado de las especies altamente modificadas de las que la mayoría de la gente nunca ha oído hablar. Pero Darwin estropea la cuestión cuando dice que las estructuras únicas de la Ibla y Proteolepas evolucionado y por lo tanto la selección natural puede efectuar tales cambios.)

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Hyndman, Olan (1899-1906)

In this book, Hyndman calls Darwinism “the most irrational and illogical explanation of natural phenomena extant.” Yet he says “I have one strong faith, that scientific phenomena are invariable…any exception is an unthinkable as to maintain that thunderbolts are tossed at us by a man-like god named Zeus,” and so he goes on to develop an
alternative (essentially Lamarkian) theory of the causes of evolution.

“The Origin of Life and the Evolution of Living Things,” Olan Hyndman,
Philosophical Library, 1952.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Etiquetas:

Críticos de Darwin: G

G

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Garrido, Julio (1911-1982)

 

La teoría de la evolución tiene como base una visión materialista y científista del mundo, la cual es producida por una posición filosófica determinada. Esta no es la única posible, ni la más lógica para todos, ni quizás la más fructífera desde el punto de vista científico, sobre todo cuando se le quiere dar un carácter absoluto y definitivo. Una cosa es el espíritu científico que estudia con detalle y precisión la realidad y busca interpretar los fenómenos teniendo en cuenta sus causas y sus leyes y otra cosa el cientifismo. Este rechaza por principio todo misterio y admite que todo puede ser explicado racionalmente. En su forma extrema se expresa por la afirmación gratuita y panlogística de Hegel: Todo lo real es racional y todo lo racional es real.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Gaylord Simpson, Georges (1902-1984)

“As Professor Ernst Mayr of Harvard once remarked, ‘the book called The Origin of Species is not really on that subject,’” notes author Gordon Taylor, “while his colleague Professor Simpson admits: ‘Darwin failed to solve the problem indicated by the title of his work.’ You may be surprised to hear that The Origin of Species remains just as much a mystery today, despite the efforts of thousands of biologists. The topic has been the main focus of attention and is beset by endless controversies” (The Great Evolution Mystery, 1983, p. 140).

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Gelernter, David (1955-   )

 

“The origin of species is exactly what Darwin cannot explain.”

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Giertych, Maciej (1936-  )

La genética poblacional no proporciona prueba alguna de la evolución.

El argumento de que la formación de las razas es un ejemplo de un pequeño paso en la evolución es falso, porque la formación de las razas depende de la reducción de la información genética, mientras que la evolución postula su incremento.

La ciencia de la eugenesia apareció de resultas de la adopción de la teorá darwinista de la evolución.

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Gilson, Etienne (1884-1978)

si el interesado por la historia emprende la lectura de El origen de las especies para buscar qué dice Darwin en tal obra sobre la evolución, comprobará con sorpresa que la palabra no aparece en ningún sitio, ni en la primera edición (1859), ni en ninguna de las siguientes, hasta la sexta, aparecida diez años después de la primera… El hecho es que el mismo Darwin no tuvo, en principio, la intención principal de promover una doctrina de la evolución, pues pudo exponer completamente su pensamiento sin emplear la palabra, cuya existencia, sin embargo, conocía. En resumen, si hubo un inventor de la teoría de la evolución, no pudo ser él.

Spencer está verdaderamente en su sitio entre los filósofos; el evolucionismo es, verdaderamente, una doctrina filosófica amparada por las plumas de la ciencia, pero es auténticamente una filosofía y Spencer, no Darwin, es su autor

De Aristóteles a Darwin (y vuelta), Ediciones EUNSA, Pamplona, 1980, segunda edición, p. 117.

Aristotle had a clear consciousness of the difficulty(of understanding how a non-intelligent think like nature could act intelligently-that is act for an end), but unlike certain of our contemporaries, a fact remained a fact for him even when he realized that he was incapable of explaining it.

(p 11)

Nothing is lees like Darwin’s doctrine than the idea that new species should be already present in their ancestors, from which they only have to evolve in the course of time. Now, if the word “evolution” does not signify the contrary, or the  inverse movement, from that of an in-volution, it does not signify anything intelligible. It is not certain that the present chaotic state of scientific evolutionism is not but the deferred effect of this original fault. Darwin at first avoided it. In a sense he was never personally responsible for it.

 

(p 61)

 

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Goldschmidt, Richard B. (1878-1958)

 

The decisive step in evolution, the first step toward macroevolution, the step from one species to another, requires another evolutionary method than that of sheer accumulation of micromutations.

We have long been seeking a different kind of evolutionary process and have now found one; namely, the change within the pattern of the chromosomes. … The neo-Darwinian theory of the geneticists is no longer tenable.

“In spite of the immense amount of the paleontological material and the existence of long series of intact stratigraphic sequences with perfect records for the lower categories, transitions between the higher categories are missing.”

Richard B. Goldschmidt, “Evolution, As Viewed by One Geneticist”, American Scientist, Vol. 40, January, 1952, p. 98.

“Microevolution does not lead beyond the confines of the species, and the typical products of microevolution, the geographic races, are not incipient species. There is no such category as incipient species.”

 

Richard B. Goldschmidt, The Material Basis of Evolution (1960), p. 396. ["Incipient" = the early, initial stages of something new.]

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

Gorki, Maxim (1868-1936)

 

Poco antes de la entrevista yo había leido un libro-creo que de Draper-sobre la lucha del catolicismo contra la ciencia, y me parecía que todo aquello lo estaba diciendo uno de esos apasionados creyentes en la salvación del mundo por medio del amor, que, por compasión hacia los hombres, están dispuestos a degollarlos o a quemarlos en la hoguera. El orador llevaba una camisa blanca, de anchas mangas, y encima de ella, un batín, gris y viejo, lo que le diferenciaba también de todos los demás. Al final de su sermón gritó:

-Pues bien ¿Estáis con Cristo o con Darwin?

Lanzó la pregunta como una piedra al rincón donde se hacinaban los jóvenes, sentados unos junto a otros, y desde donde le miraban, con temor o arrobamiento, ojos de muchachos y muchachas. Su discurso debía haber asombrado a todos, la gente callaba pensativa, gacha la cabeza. Abarcó a todos con una ardiente mirada y agregó, severo:

-Sólo los fariseos pueden intentar unir estos dos orígenes irreconciliables, y, al hacerlo, se mienten a sí mismos de un modo vergonzoso y pervierten con la mentira  a las gentes….

 

Referencia

Máximo Gorki.  Mis Universidades. Editorial Zero. Colección “Se hace camino al andar”. Serie S número 37.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Grassé,  Paul  (1895-1985)


En 1977, el biólogo francés P. Grassé escribía sobre la comprobación en la

Naturaleza de la actuación de la Selección Natural:

 ”…Es sencillamente la observación  de factores demográficos, de fluctuaciones locales  de genotipos y de distribuciones  geográficas. ¡A menudo las especies observadas han  permanecido prácticamente sin cambios durante cientos de siglos!”

* GRASSÉ, P. 1977. La evolución de lo viviente. H.  Blume Ediciones. Madrid.

(Traducción de “L’Evolution du vivant”, 1975).

(en “Teoría Sintética: Crisis y revolución. Máximo Sandín)

la analogía con la selección artificial es engañosa. Los criadores de plantas y animales emplean inteligencia y conocimiento especializado… El objetivo de la teoría de Darwin, sin embargo, era establecer que procesos naturales sin un propósito pueden reemplazar al diseño inteligente. Que él lograra su objetivo citando los logros de diseñadores inteligentes prueba sólo que la audiencia receptiva de su teoría era altamente acrítica.

Constatamos no sin sorpresa, que las teorías que explican actualmente la evolución descansan sobre los mismos principios que las del pasado. A pesar de ello no han disminuido en absoluto las pretensiones de sus partidarios, sino todo lo contrario, y muchos biólogos anglosajones e incluso franceses escriben sin vacilación que el mecanismo de la evolución es conocido con toda precisión y certeza; tal es su fe en la doctrina. Se ha pasado del darwinismo al neodarwinismo y recientemente al ultradarwinismo, que pretende ser no solo el depositario exclusivo de la verdad en materia de evolución, sino incluso de la evolución misma; resulta pues vana toda discusión con sus partidarios.

El ultradarwinismo actual, que pretende estar en posesión de la verdad, engaña a los biólogos deficientemente informados, les extravía y les inspira interpretaciones erróneas.

He aquí un ejemplo tomado al azar de una lectura: “Entre los microorganismos, el tiempo de generación es corto y el tamaño de la población es enorme. Por consiguiente, la mutación actúa como un proceso de evolución muy potente en periodos de tiempo más breves que en una población de organismos superiores” P R Lewin 1969

Este texto da claramente a entender que las bacterias actuales evolucionan muy rápidamente gracias a sus innumerables mutaciones. Pero eso no es cierto: desde hace milenios, incluso miles de millones de años, las bacterias no se han despegado de su cuadro estructural, dentro del del que han fluctuado y continúan haciéndolo. Por supuesto, en los cultivos, el microbiólogo ve las especies bacterianas oscilar en torno a una forma media, pero esta constatación no autoriza a Levine a confundir dos fenómenos diferentes, como son la variación del código genético por copiado erroneo del DNA y la evolución. Variar es una cosa, evolucionar es otra; no nos cansaremos de repetirlo.

A golpe de dobles postulados, de extrapolaciones temerarias- si no ilegítimas-, se crea y se instala una seudociencia en el corazón mismo de la biología, induciendo a error a muchos bioquímicos y biólogos que de buena fe, creen demostrar la exactitud de nociones fundamentales que de hecho no lo son.

Los bioquímicos y biólogos que se adhieren con los ojos cerrados a la doctrina darwinista se esfuerzan por hacer corresponder con ella los resultados de sus trabajos, y orientan en consecuencia, sus investigaciones, ya se refieran a la ecología, la etología, la sociología, la dinámica de poblaciones, la genética o la paleontología… Esta intrusión de la teoría tiene tres efectos inoportunos: priva de objetividad a las observaciones y las experiencias, las hace parciales y, lo que es más grave, engendra falsos problemas.

La Evolución de lo Viviente

 

The bacillus Escherichia coli, whose mutants have been studied very carefully, is the best example. The reader will agree that it is surprising, to say the least, to want to prove evolution and to discover its mechanisms and then to choose as a material for this study a being which practically stabilized a billion years ago!   

Evolution of Living Organisms  (1977)  p.87

Through use and abuse of hidden postulates, of bold, often ill-founded extrapolations, a pseudoscience has been created. It is taking root in the very heart of biology and is leading astray many biochemists and biologists, who sincerely believe that the accuracy of fundamental concepts has been demonstrated, which is not the case.   

Evolution of Living Organisms  (1977)  p.6

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Groothuis, Douglas

(Ph.D. Associate Professor of Philosophy Denver Seminary)

I first read this book in 1980, and was quite impressed with its critique of Darwinism as a logical construct. Macbeth took up the study of Darwinist argumentation as a avocation. He does not appeal to any religious authority to contradict Darwinism, nor does he reject the idea of evolution in toto. Rather, he finds the evidence and arguments for Darwinism to be deeply flawed. Questions are begged, evidence is fudged, and extrapolations are unwarranted.

The first edition of this book (1971) came well over a decade before Michael Denton’s pivotal critique, Evolution: A Theory in Crisis (1986), and well before the theistic Intelligent Design Movement, spearheaded by Phillip E. Johson’s book, Darwin on Trial (1991; revised edition, 1993). (Johnson is also a laywer, and a professor of law at UC-Berkeley.) MacBeth has also published a small booklet of interviews on the topic called, Darwinism: A Time for Funerals (1985). This is a thoughtful and fair critique well worth reading. Let me end with a quote from the author: “Any profession [he has biology in mind] that does not supply its own criticism and iconoclasm will discover that someone else will do the job, and usually in a way it does not like.”

A lawyer’s verdict: Darwinism guilty of many logical errors. Crítica del libro Darwin Retried: an Appeal to Reason de Norman Macbeth

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤


 

Etiquetas: