Archivo de diciembre 4th, 2012

En ausencia de pruebas, mejor creer, concluye el autor en al párrafo centésimo nonagésimo noveno de El Origen de las Especies

 

199.

 

It is very difficult to decide how far changed conditions, such as of climate, food, etc., have acted in a definite manner. There is reason to believe that in the course of time the effects have been greater than can be proved by clear evidence. But we may safely conclude that the innumerable complex co-adaptations of structure, which we see throughout nature between various organic beings, cannot be attributed simply to such action. In the following cases the conditions seem to have produced some slight definite effect: E. Forbes asserts that shells at their southern limit, and when living in shallow water, are more brightly coloured than those of the same species from further north or from a greater depth; but this certainly does not always hold good. Mr. Gould believes that birds of the same species are more brightly coloured under a clear atmosphere, than when living near the coast or on islands; and Wollaston is convinced that residence near the sea affects the colours of insects. Moquin-Tandon gives a list of plants which, when growing near the sea-shore, have their leaves in some degree fleshy, though not elsewhere fleshy. These slightly varying organisms are interesting in as far as they present characters analogous to those possessed by the species which are confined to similar conditions.

 

Es dificilísimo determinar hasta qué punto el cambio de condiciones tales como las de clima, alimentación, etc., ha obrado de un modo definido. Hay motivos para creer que en el transcurso del tiempo los efectos han sido mayores de lo que puede probarse con pruebas evidentes. Pero podemos, seguramente, sacar la conclusión de que no pueden atribuirse simplemente a esta acción las complejas e innumerables adaptaciones mutuas de conformación entre diferentes seres orgánicos que vemos por toda la naturaleza. En los casos siguientes, las condiciones parecen haber producido algún ligero efecto definido. E. Forbes afirma que las conchas, en el límite sur de la región que habitan y cuando viven en aguas poco profundas, son de colores más vivos que las de las mismas especies más al Norte o a mayor profundidad; pero esto, indudablemente, no siempre se confirma. Míster Gould cree que las aves de una misma especie son de colores más brillantes en donde la atmósfera es muy clara que cuando viven en la costa o en islas, y Wollaston está convencido de que el vivir cerca del mar influye en los colores de los insectos. Moquin-Tandon da una lista de plantas que cuando crecen cerca de la orilla del mar tienen sus hojas algo carnosas, a pesar de no serlo en cualquier otro sitio. Estos organismos que varían ligeramente son interesantes, por cuanto presentan caracteres análogos a los que poseen las especies que están limitadas a lugares de condiciones parecidas.

***************************************************************************************************

Cómo actúan las condiciones sobre los organismos generando variabilidad es un complejo y apasionante problema del máximo interés. Podemos indicar que se compone de dos partes: En primer lugar el estudio del efecto del ambiente sobre los organismos. El ambiente cambia la constitución de los organismos. En segundo lugar, tales cambios han de ser heredables. Antes de entrar en cómos y porqués hay que tener en cuenta que esta segunda parte es muy delicada pues entra en conflicto con las teorías eugenésicas del siglo XIX que proponían la existencia de una línea germinal pura e inalterable (Weismann).

 

El autor aborda en este párrafo, segundo del capítulo quinto,  la primera parte del problema y cita algunos ejemplos tomados de la literatura (E. Forbes asserts, Mr. Gould believes, Wollaston is convinced pero sólo Moquin-Tandon gives a list of plants). Los ejemplos son, ciertamente interesantes, pero no son los principales que son otros, por ejemplo,  los de Lamarck, y además no ocultan que el autor navega en un mar de contradicción:  ¿Serán más importantes las condiciones de vida o será más importante la naturaleza de los organismos como afirmaba en el capítulo primero y en el párrafo anterior?

La segunda parte de la cuestión, es decir la herencia,  quedará pendiente para explicación posterior.  Lamarck fue quien dio el primer paso para su solución, apuntando hacia la cuestión con dedo certero. El darwinismo lo ocultó. Primero, Darwin se limitó a repetir lo que dijese Lamarck y a continuación, Weissman vino a hacer todo lo posible por echar tierra encima a un asunto que no convenía nada a las teorías eugenésicas.

En ausencia de pruebas, habrá que creer, pero, no todo será tan sencillo, porque dice el autor:

But we may safely conclude that the innumerable complex co-adaptations of structure, which we see throughout nature between various organic beings, cannot be attributed simply to such action.

 

 Pero podemos, seguramente, sacar la conclusión de que no pueden atribuirse simplemente a esta acción las complejas e innumerables adaptaciones mutuas de conformación entre diferentes seres orgánicos que vemos por toda la naturaleza

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: