Archivo de diciembre 5th, 2012

Encerrados en una trampa, no podemos resolver la minima disyuntiva en la que intervenga un fantasma semántico en el párrafo ducentésimo de El Origen de las Especies

 

El párrafo es claro e ilustrativo como pocos lo son en la presente obra:

 

When a variation is of the slightest use to any being, we cannot tell how much to attribute to the accumulative action of natural selection, and how much to the definite action of the conditions of life.

 

Cuando una variación ofrece la más pequeña utilidad a un ser cualquiera, no podemos decir cuánto hay que atribuir a la acción acumuladora de la selección natural y cuánto a la acción definida de las condiciones de vida.

 

¿Cómo que no? Podemos distinguir y además perfectamente.  Así lo primero que distinguimos es que esta disyuntiva es falsa y viene aquí a reemplazar a otra.  Dos párrafos antes,  la disyuntiva no era entre la selección natural y la acción definida de las condiciones de vida. Por el contrario la disyuntiva era entre la naturaleza del organismo -que, de los dos, es el más importante- y la naturaleza de las condiciones de vida (ver párrafo 198). La selección natural no pinta nada. Nada hay que se pueda atribuir a la selección natural. Tan solo es un fantasma semántico. Un flatus vocis.

Si antes se insistía (capítulo 1 y párrafo 198) en que más importante era la naturaleza del organismo, ahora parece que no podemos decidir. El problema es que hemos sido víctimas de un atraco: Se nos ha cambiado un billete verdadero por uno falso.  Ilícitamente,  la naturaleza del organismo ha sido substituida por la selección natural y a partir de ahí estamos perdidos. Tanto podemos decir una cosa como su contraria, porque estamos utilizando una terminología ambigua. Ahora nos damos cuenta del disparate que supone utilizar un fantasma semántico como si fuese un concepto fundamental. Así, si podemos decir:

 La utilidad de una variación se acumula gracias a la selección natural

También con el mismo rigor (es decir, ninguno) decimos:

 

La utilidad de una variación se acumula gracias al efecto del ambiente

Y también, aunque quizás ahora con más acierto:

La utilidad de una variación se acumula gracias a la naturaleza del organismo

 

 

O lo que es lo mismo. En respuesta a la pregunta:

 

¿Quién puede decir qué parte de esta diferencia se deba a que los individuos mejor abrigados hayan sido favorecidos y conservados durante muchas generaciones, y qué parte a la crudeza del clima?

 

Puedo contestar:

 

1. La diferencia se debe plenamente a la dureza del clima

 

2. La diferencia se debe plenamente a que los individuos mejor abrigados han sido favorecidos

 

3. La diferencia se debe plenamente a la selección natural

 

Pero si opto por la tercera estaré perdiendo la poca información que podría conseguirse a partir de la segunda. Acumulando pruebas se procederá a elaborar una explicación. Para ello, lo primero  necesario es eliminar la Selección natural . No conviene introducir elementos arbitrarios, innecesarios e inventados en la interpretación de la naturaleza.

 

****************************************************************************************

 

200.

When a variation is of the slightest use to any being, we cannot tell how much to attribute to the accumulative action of natural selection, and how much to the definite action of the conditions of life. Thus, it is well known to furriers that animals of the same species have thicker and better fur the further north they live; but who can tell how much of this difference may be due to the warmest-clad individuals having been favoured and preserved during many generations, and how much to the action of the severe climate? For it would appear that climate has some direct action on the hair of our domestic quadrupeds.

Cuando una variación ofrece la más pequeña utilidad a un ser cualquiera, no podemos decir cuánto hay que atribuir a la acción acumuladora de la selección natural y cuánto a la acción definida de las condiciones de vida. Así, es bien conocido de los peleteros que animales de una misma especie tienen un pelaje más abundante y mejor cuanto más al Norte viven; pero ¿quién puede decir qué parte de esta diferencia se deba a que los individuos mejor abrigados hayan sido favorecidos y conservados durante muchas generaciones, y qué parte a la crudeza del clima? Pues parece que el clima tiene alguna acción directa sobre el pelo de nuestros cuadrúpedos domésticos.

****************************************************************************************

 

 

 

Etiquetas: ,