Apariciones, desapariciones y ejemplos que podrían darse pero no se dan en el párrafo ducentésimo primero de El Origen de las Especies

El párrafo dice que podrían darse ejemplos, tanto de variedades semejantes producidas por una misma especie en condiciones de vida tan diferentes como puedan concebirse, como de variedades diferentes producidas en condiciones externas iguales. Lamentablemente no vemos tales ejemplos por ningún lado y es una pena porque sería muy interesante conocer en qué condiciones externas iguales, una especie produce variedades diferentes. En segundo lugar, el autor está hablando de la producción de variedades y debería subrayarlo, porque el lector empezó su lectura interesado por el Origen de las Especies, y puede ocurrirle que, después de leer tantos párrafos, confunda el Origen de las Especies con el origen de las variedades siendo ambos tan diferentes. Ya hace tiempo que venimos observando que una de las características centrales del darwinismo es cierta incapacidad de distinguir.

 

La conclusión dice:

 

Consideraciones tales como éstas me inclinan a atribuir menos importancia a la acción directa de las condiciones ambientes que a una tendencia a variar debida a causas que ignoramos por completo.

 

El autor opone así dos factores. Por un lado la acción directa de las condiciones ambientales; por otro lado, y en oposición,  la tendencia a variar debida a causas por completo ignoradas. Ha desaparecido de nuevo la Selección Natural que había aparecido en el párrafo anterior y ahora es reemplazada por esa tendencia a variar debida a causas que ignoramos por completo.  Aparece así un elemento nuevo para reemplazar el que había inicialmente llamado  la naturaleza del organismo.

 

Hemos sido testigos en tres párrafos de las transformaciones siguientes:

 

la naturaleza del organismo  ->  La selección natural   ->   esa tendencia a variar debida a causas que ignoramos por completo

 

Habiendo creado una disyuntiva en la que participan elementos absolutamente indeterminados y desconocidos, el autor se inclina por dar prioridad al más desconocido. Está así rompiendo la tradición científica que centra sus argumentos en elementos conocidos y consensuados. En definitiva: Mareando al lector con palabras. Flatus voci. Fantasmas semánticos. Ahora es necesario perseguir tales fantasmas semánticos para expulsarlos de la literatura científica.

201.

 

Instances could be given of similar varieties being produced from the same species under external conditions of life as different as can well be conceived; and, on the other hand, of dissimilar varieties being produced under apparently the same external conditions. Again, innumerable instances are known to every naturalist, of species keeping true, or not varying at all, although living under the most opposite climates. Such considerations as these incline me to lay less weight on the direct action of the surrounding conditions, than on a tendency to vary, due to causes of which we are quite ignorant.

 

 

Se podrían dar ejemplos de variedades semejantes producidas por una misma especie en condiciones de vida tan diferentes como puedan concebirse, y por el contrario, de variedades diferentes producidas en condiciones externas iguales al parecer. Además, todo naturalista conoce innumerables ejemplos de especies que se mantienen constantes, esto es, que no varían en absoluto, a pesar de vivir en climas los más opuestos. Consideraciones tales como éstas me inclinan a atribuir menos importancia a la acción directa de las condiciones ambientes que a una tendencia a variar debida a causas que ignoramos por completo.

****************************************************************************************************

 

 

 

 

Related posts:

  1. Más ejemplos de lucha por la existencia, pero ninguno de formación de especies en el párrafo nonagésimo noveno de El origen de las Especies
  2. Intentando explicar el diagrama erróneo en el párrafo centésimo sexagésimo noveno de El Origen de las Especies
  3. Más ejemplos imaginarios atañen a cambios poblacionales en el párrafo centésimo trigésimo primero de El Origen de las Especies
  4. Encerrados en una trampa, no podemos resolver la minima disyuntiva en la que intervenga un fantasma semántico en el párrafo ducentésimo de El Origen de las Especies
  5. Falacia y falta de ejemplos en el septuagésimo séptimo párrafo de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Una invitación a pensar de nuevo la eterna discusión entre lo innato y lo adquirido, y desde luego el ambiente sí que determina. Gracias por el texto.

Muchas gracias por su comentario Eduardo y ya sabe:

Si sientes que algo no va bien, que hay un malestar y no lo puedes asumirlo solo.
Es necesario acudir a un profesional para que nos ayude a comprender y gestionar aquellas dificultades………..

A mandar que para eso estamos

(requerido)

(requerido)


*