Archivo de enero 8th, 2013

Imposible que haya semillas aladas en frutos que no se abren: Alphonse de Candolle involuntariamente implicado en la defensa de la selección natural en el párrafo ducentésimo décimo noveno de El Origen de las Especies

Viene a distinguir ahora el autor  entre dos conceptos de muy difícil distinción: Las leyes de herencia y la variación correlativa. Resulta difícil distinguir si algo pertenece a uno u otro grupo porque ambos están sin definir. El intento de distinguir entre ambos está por lo tanto llamado al fracaso.  Pero al autor no le importa y como la obra se ha difundido sin crítica científica alguna y con el consentimiento de las autoridades, entonces todo vale.

 

Del resto del párrafo  lo dicho:  Sirve para implicar ahora a Alphonse de Candolle en la defensa de la selección natural.

 

 

219.

 

We may often falsely attribute to correlated variation structures which are common to whole groups of species, and which in truth are simply due to inheritance; for an ancient progenitor may have acquired through natural selection some one modification in structure, and, after thousands of generations, some other and independent modification; and these two modifications, having been transmitted to a whole group of descendants with diverse habits, would naturally be thought to be in some necessary manner correlated. Some other correlations are apparently due to the manner in which natural selection can alone act. For instance, Alph. De Candolle has remarked that winged seeds are never found in fruits which do not open; I should explain this rule by the impossibility of seeds gradually becoming winged through natural selection, unless the capsules were open; for in this case alone could the seeds, which were a little better adapted to be wafted by the wind, gain an advantage over others less well fitted for wide dispersal.

 

 

Muchas veces podemos atribuir erróneamente a variación correlativa estructuras que son comunes a grupos enteros de especies y que, en realidad, son simplemente debidas a la herencia; pues un antepasado remoto puede haber adquirido por selección natural alguna modificación en su estructura, y después de millares de generaciones, otra modificación independiente, y estas dos modificaciones, habiéndose transmitido a todo un grupo de descendientes de costumbres diversas, se creería, naturalmente, que son correlativas de un modo necesario. Otras correlaciones son evidentemente debidas al único modo como puede obrar la selección natural. Por ejemplo: Alph. de Candolle ha señalado que las semillas aladas no se encuentran nunca en frutos que no se abren. Explicaría yo esta regla por la imposibilidad de que las semillas lleguen a ser gradualmente aladas por selección natural, sin que las cápsulas se abran, pues sólo en este caso las semillas que fuesen un poco más adecuadas para ser llevadas por el viento pudieron adquirir ventaja sobre otras menos adecuadas para una gran dispersión.


Etiquetas: