Falacias al descubierto en el párrafo ducentésimo vigésimo primero de El Origen de las Especies

 

Indica  el autor que cuando un órgano no es útil, tiende a desaparecer. Así por ejemplo determinados cirrípedos que viven parásitos en otros cirrípedos, pierden sus caparazones. ¿Es necesario invocar la acción de la selección natural? No ¿Es necesario pensar en la lucha por la existencia? Tampoco. ¿De dónde procede la idea? De Lamarck sin citarlo, como de costumbre. ¿Recuerdan?….

 

« Dans tout animal qui n’a point dépassé le terme de ses développements, l’emploi plus fréquent et soutenu d’un organe quelconque fortifie peu à peu cet organe, le développe, l’agrandit et lui donne une puissance proportionnée à la durée de cet emploi, tandis que le défaut constant d’usage de tel organe l’affaiblit insensiblement, le détériore, diminue progressivement ses facultés et finit par le faire disparaître. » JB Lamarck.  Première Loi. Chap VII: première partie. Philosophie zoologique

 

Los argumentos falaces de Darwin en este párrafo se han discutido también aquí de la siguiente manera :

A)    Esto es lo que viene a decir el párrafo:

 

  1. Many species have undergone significant loss of components. 2. Such loss can be advantageous, and so increase fitness.

    3. Therefore natural selection will select such loss.

    4. In the same way, natural selection develops new components. That is, natural selection can add components as well as remove components.

 

B)    Explicación:

 

Notice that in Step 1, Darwin takes as his premise that the male Ibla and Proteolepas have undergone evolutionary change. That is, he assumes that they have lost their carapace. His conclusion, that natural selection brings about such change, is presupposed in his premise.

 

(En el primer paso Darwin toma la premisa que dice que  Ibla y Proteolepas han sufrido cambios evolutivos. Asume que han perdido el caparazón. Su conclusión, es decir, que la selección natural es responsable de ese cambio está implícita en la premisa).

Furthermore, notice that in Step 4, Darwin equates loss of components with addition of components. But there is no basis for this assumption.

 

(Además, nótese que en el Paso 4, Darwin iguala la pérdida de componentes con la adición de componentes cuando no hay base para tal asunción)

This reasoning is fallacious, and therefore not scientific (science requires logical reasoning). Yet every time evolutionists are presented with their own fallacies, they deny there is any such problem.

(El razonamiento es una falacia, y por lo tanto no es científico (la ciencia requiere razonamiento lógico). Aunque cada vez que se presenta a los evolucionistas sus falacias, niegan que exista tal problema.

 

221.

 

I suspect, also, that some of the cases of compensation which have been advanced, and likewise some other facts, may be merged under a more general principle, namely, that natural selection is continually trying to economise in every part of the organisation. If under changed conditions of life a structure, before useful, becomes less useful, its diminution will be favoured, for it will profit the individual not to have its nutriment wasted in building up a useless structure. I can thus only understand a fact with which I was much struck when examining cirripedes, and of which many other instances could be given: namely, that when a cirripede is parasitic within another cirripede and is thus protected, it loses more or less completely its own shell or carapace. This is the case with the male Ibla, and in a truly extraordinary manner with the Proteolepas: for the carapace in all other cirripedes consists of the three highly important anterior segments of the head enormously developed, and furnished with great nerves and muscles; but in the parasitic and protected Proteolepas, the whole anterior part of the head is reduced to the merest rudiment attached to the bases of the prehensile antennae. Now the saving of a large and complex structure, when rendered superfluous, would be a decided advantage to each successive individual of the species; for in the struggle for life to which every animal is exposed, each would have a better chance of supporting itself, by less nutriment being wasted.

 

Sospecho también que algunos de los casos de compensación que se han indicado, lo mismo que algunas otros hechos, pueden quedar comprendidos en un principio más general, o sea: que la selección natural se está esforzando continuamente por economizar todas las partes de la organización. Si en nuevas condiciones de vida una estructura, antes útil, llega a serlo menos, su diminución será favorecida, pues aprovechará al individuo no derrochar su aliento en conservar una estructura inútil. Solamente así puedo comprender un hecho que me llamó mucho la atención cuando estudiaba los cirrípedos, y del que podrían citarse muchos ejemplos parecidos; o sea que cuando un cirrípedo es parásito en el interior de otro cirrípedo, y está de este modo protegido, pierde más o menos por completo su propia concha o caparazón. Así sucede en el macho de Ibla y, de un modo verdaderamente extraordinario, en Proteolepas, pues el caparazón en todos los otros cirrípedos está formado por los tres importantísimos segmentos anteriores de la cabeza, enormemente desarrollados y provistos de grandes nervios y músculos, mientras que en el Proteolepas, parásito y protegido, toda la parte anterior de la cabeza está reducida a un simple rudimento unido a las bases de las antenas prensiles. Ahora bien: el economizarse una estructura grande y compleja cuando se ha hecho superflua tiene que ser una ventaja decisiva para todos los sucesivos individuos de la especie, pues en la lucha por la vida, a que todo animal está expuesto, han de tener más probabilidades de mantenerse, por ser malgastada menos substancia nutritiva.

 

 

 

 

 

Related posts:

  1. La lucha se hizo canto y nuevas falacias en el párrafo centésimo vigésimo quinto de El Origen de las Especies
  2. Esperando la explicación prometida se encuentran algunas falacias en el párrafo sexagésimo primero de El Origen de las Especies
  3. Apariciones, desapariciones y ejemplos que podrían darse pero no se dan en el párrafo ducentésimo primero de El Origen de las Especies
  4. La selección natural, es decir, nada o acaso la naturaleza, en el párrafo centésimo vigésimo primero de El Origen de las Especies
  5. La varita mágica al descubierto en el párrafo trigésimo octavo de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] No he seguido el consejo de un lector que me proponía el cambio de título para la bitácora a "Biología y pensamiento antidarwinista" porque considero que pensar, hoy desde la biología, implica la necesidad de una crítica …  [...]

[...] No he seguido el consejo de un lector que me proponía el cambio de título para la bitácora a "Biología y pensamiento antidarwinista" porque considero que pensar, hoy desde la biología, implica la necesidad de una crítica …  [...]

(requerido)

(requerido)


*