Archivo de marzo 12th, 2013

Afirmaciones de Perogrullo en el ducentésimo sexagésimo párrafo de El Origen de las Especies

 

Empieza el párrafo con la siguiente afirmación de Perogrullo:

 

…..todas las formas que existen representadas por un corto número de individuos, corren, según vimos, mayor riesgo de ser exterminadas…..

 

Cierto, y cuando ya el número es cero, entonces significa que ya están exterminadas.  El problema viene al considerar, según el darwinismo, un antepasado común para cada una de las especies,  lo cual indica que todas las especies proceden de especies que en su día estuvieron a punto de ser exterminadas. Todo es posible. Todo tiene una explicación sencilla y si no se lo creen,  lean:

Por consiguiente las formas más comunes tenderán, en la lucha por la vida, a vencer y a suplantar a las formas menos comunes, pues éstas se modificarán y perfeccionarán más lentamente.

 

Ciertamente, las formas más comunes son las que han suplantado a las menos comunes. Es por eso precisamente que son las más comunes, o también se dice de ellas que son las más aptas en la lucha por la vida ¿Estamos de acuerdo?

 

260

 

For any form existing in lesser numbers would, as already remarked, run a greater chance of being exterminated than one existing in large numbers; and in this particular case the intermediate form would be eminently liable to the inroads of closely allied forms existing on both sides of it. But it is a far more important consideration, that during the process of further modification, by which two varieties are supposed to be converted and perfected into two distinct species, the two which exist in larger numbers, from inhabiting larger areas, will have a great advantage over the intermediate variety, which exists in smaller numbers in a narrow and intermediate zone. For forms existing in larger numbers will have a better chance, within any given period, of presenting further favourable variations for natural selection to seize on, than will the rarer forms which exist in lesser numbers. Hence, the more common forms, in the race for life, will tend to beat and supplant the less common forms, for these will be more slowly modified and improved. It is the same principle which, as I believe, accounts for the common species in each country, as shown in the second chapter, presenting on an average a greater number of well-marked varieties than do the rarer species. I may illustrate what I mean by supposing three varieties of sheep to be kept, one adapted to an extensive mountainous region; a second to a comparatively narrow, hilly tract; and a third to the wide plains at the base; and that the inhabitants are all trying with equal steadiness and skill to improve their stocks by selection; the chances in this case will be strongly in favour of the great holders on the mountains or on the plains improving their breeds more quickly than the small holders on the intermediate narrow, hilly tract; and consequently the improved mountain or plain breed will soon take the place of the less improved hill breed; and thus the two breeds, which originally existed in greater numbers, will come into close contact with each other, without the interposition of the supplanted, intermediate hill variety.

 

En efecto todas las formas que existen representadas por un corto número de individuos, corren, según vimos, mayor riesgo de ser exterminadas que las que están representadas por un gran número, y, en este caso particular, la forma intermedia estaría sumamente expuesta a invasiones de las formas muy afines que viven a ambos lados de ella. Pero es una consideración mucho más importante el que, durante el proceso de modificación posterior, por el que se supone que dos variedades se transforman y perfeccionan hasta constituir dos especies distintas, las dos que tienen número mayor de individuos por vivir en regiones mayores, llevarán una gran ventaja sobre las variedades intermedias que tienen un menor número de individuos en una zona menor e intermedia. En un período dado, las formas con mayor número tendrán más probabilidades de presentar nuevas variaciones favorables para que se apodere de ellas la selección natural, que las formas más raras, que tienen menos individuos. Por consiguiente las formas más comunes tenderán, en la lucha por la vida, a vencer y a suplantar a las formas menos comunes, pues éstas se modificarán y perfeccionarán más lentamente. Es el mismo principio, creo yo, que explica el que las especies comunes en cada país, según se demostró en el capítulo segundo, presenten por término medio un número mayor de variedades bien señaladas que las especies más raras. Puedo aclarar lo que pienso suponiendo que se tienen tres variedades de ovejas, una adaptada a una gran región montañosa, otra a una zona relativamente estrecha y algo desigual, y una tercera a las extensas llanuras de la base, y que los habitantes se están todos esforzando con igual constancia y habilidad para mejorar por selección sus rebaños. En este caso, las probabilidades estarán muy en favor de los grandes propietarios de las montañas y de las llanuras, que mejoran sus castas más rápidamente que los pequeños propietarios de la zona intermedia estrecha y algo desigual, y, por consiguiente, la casta mejorada de la montaña o la de la llanura ocupará pronto el lugar de la casta menos mejorada de la falda de la montaña, y así las dos castas que primitivamente existieron, representadas por gran número de individuos, llegarán a ponerse completamente en contacto, sin la interposición de la variedad intermedia de la falda, que habrá sido suplantada.

Etiquetas: