Especies como tolerably well-defined objects en el párrafo ducentésimo sexagésimo primero de El Origen de las Especies

 

Contiene este párrafo algunas de las explicaciones más pobres de toda la historia de la ciencia. Suficientes por si solas para hundir cualquier planteamiento de un libro. Si el cambio es gradual, entonces debe haber estados intermedios. No se ven estados intermedios, luego el cambio no es gradual. La acumulación de cambios menores puede explicar cambios poblacionales pero no la formación de especies. La selección natural no puede hacer nada hasta que se presenten diferencias y variaciones individuales favorables, y hasta que un puesto en la economía de un país puede estar mejor ocupado por alguna modificación de alguno o algunos de sus habitantes.  La selección natural no explica nada sino que se trata de una mala descripción de lo que ocurre. Lo que ocurra, sea lo que sea viene a llamarse Selección Natural, pues conviene, aunque sea tan sólo un fantasma semántico. Flatus vocis.

 

 

261

 

To sum up, I believe that species come to be tolerably well-defined objects, and do not at any one period present an inextricable chaos of varying and intermediate links: first, because new varieties are very slowly formed, for variation is a slow process, and natural selection can do nothing until favourable individual differences or variations occur, and until a place in the natural polity of the country can be better filled by some modification of some one or more of its inhabitants. And such new places will depend on slow changes of climate, or on the occasional immigration of new inhabitants, and, probably, in a still more important degree, on some of the old inhabitants becoming slowly modified, with the new forms thus produced and the old ones acting and reacting on each other. So that, in any one region and at any one time, we ought to see only a few species presenting slight modifications of structure in some degree permanent; and this assuredly we do see.

 

Resumiendo, creo que las especies llegan a ser entidades bastante bien definidas, y no se presentan en ningún período como un inextricable caos de eslabones variantes e intermedios: Primero. Porque las nuevas variedades se forman muy lentamente, pues la variación es un proceso lento, y la selección natural no puede hacer nada hasta que se presenten diferencias y variaciones individuales favorables, y hasta que un puesto en la economía de un país puede estar mejor ocupado por alguna modificación de alguno o algunos de sus habitantes; y estos nuevos puestos dependerán de cambios lentos de clima o de la inmigración accidental de nuevos habitantes, y, probablemente en grado aún mucho mayor, de que algunos de los antiguos se modifiquen lentamente, obrando y reaccionando mutuamente las nuevas formas producidas de este modo y las antiguas. Así, pues, en toda región y en todo tiempo, hemos de ver muy pocas especies que presenten ligeras modificaciones de estructura, hasta cierto punto permanentes, y esto es seguramente lo que vemos.

Related posts:

  1. Otro No rotundo responde a la pregunta planteada en el párrafo ducentésimo quincuagésimo primero de El Origen de las Especies
  2. Afirmaciones de Perogrullo en el ducentésimo sexagésimo párrafo de El Origen de las Especies
  3. Esperando la explicación prometida se encuentran algunas falacias en el párrafo sexagésimo primero de El Origen de las Especies
  4. La fe del autor en la aplicación de los principios de la granja a la naturaleza en el párrafo centésimo sexagésimo primero de El Origen de las Especies
  5. Al abordaje de los caracteres sexuales secundarios en el párrafo ducentésimo trigésimo primero de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..