Archivo de mayo, 2013

¿Qué errores vió Flourens en el libro de Darwin?, ¿En qué basa la crítica contenida en el Examen…..?

 

En su libro titulado Examen du livre de M Darwin sur l’Origine des Espèces, Flourens pone de manifiesto cuatro debilidades importantes de la obra de Darwin:

 

  1. Abuso del lenguaje.
  2. Desconocimiento de aspectos elementales de Historia Natural.
  3. Falta de originalidad : Darwin copia de Lamarck.
  4. Eugenesia, esa peligrosa doctrina social que se encuentra detrás de la Supervivencia de los más aptos.

 

Veamos,…….

  1. Abuso del Lenguaje.

El abuso del lenguaje se  pone de manifiesto desde las primeras páginas del libro de Flourens :

Enfin l’auteur se sert partout d’un langage figuré dont il ne se rend pas compte et qui le trompe, comme il a trompé tous ceux qui s’en sont servis.

Là est le vice radical du livre.

(Enfín, el autor utiliza un lenguaje figurativo en todas partes sin darse cuenta de que tal lenguaje lo engaña tanto  a él como ha engañado a todos aquellos que de él se sirven.

Ese es el vicio radical del libro.)

Y un poco más adelante cuando habla de la personificación, o al explicar su interpretación correcta de la Selección Natural, Eléction Naturelle. Flourens indica que El Origen de las Especies es pródigo en círculos viciosos y juegos de palabras describiéndolo con ironía como en  :

 

S’entraidant ainsi, la concurrence vitale et l’élection naturelle mènent toutes choses à bonne fin ; car ici la bonne fin, la fin désirable, c’est que certains individus, les individus élus, s’améliorent, se perfectionnent, et que les autres soient détruits et anéantis.

(Ayudándose entre sí,  lucha por la vida y la selección natural llevan todas las cosas a buen fin, pues aquí el buen fin, el fin deseable es que algunos individuos es decir los elegidos, mejoren, se perfeccionen y que los otros sean destruidos y aniquilados.)

 

O indicándolo directamente :

 

Une fois ce principe posé, d’un pouvoir électif occupé sans relâche à choisir ce qui est bon et à éliminer ce qui est mauvais, il n’était plus besoin que de matériaux disponibles, et ce qui les fournit, c’est la concurrence vitale.

La concurrence vitale expliquée, revenons à l’élection naturelle. « Or, dit M. Darwin, cette loi de conservation des variations favorables et d’élimination des déviations nuisibles, je la nomme élection naturelle. »

Voyons donc, encore une fois, ce qu’il peut y avoir de fondé dans ce qu’on nomme élection naturelle.

L’élection naturelle n’est, sous un autre nom, que la nature. Pour un être organisé, la nature n’est que l’organisation, ni plus, ni moins.

Una vez establecido este principio, un poder electivo constantemente ocupado para elegir lo que es bueno y eliminar lo que es malo, no necesitábamos más que los materiales disponibles, y lo que los viene a ofrecer es la competencia vital, la lucha por la vida.

Explicada la lucha por la vida, volvamos a la selección natural. «Ahora, el señor Darwin dice, a la ley de la conservación de las variaciones favorables y la eliminación de las desviaciones nocivas, la llamaré selección natural. »

Veamos,  una vez más, que es lo que puede haber de fundamento en lo que se llama selección natural.

La selección natural es, con otro nombre, la naturaleza. Para un ser organizado, la naturaleza es la organización, ni más, ni menos.

 

 2. Desconocimiento de aspectos elementales de Historia Natural.

Flourens descubre este defecto y lo ilustra con algunos ejemplos. Así cuando indica que Darwin confunde variabilidad con mutabilidad (confond la variabilité avec mutabilité ), al destacar que no sabe lo que es la especie (M. Darwin ne connaît point le vrai caractère de l’espèce ) y que se trata de un concepto muy importante si el libro ha de tratar sobre el Origen de las Especies o al poner de manifiesto que el libro de ninguna manera trata sobre el Origen de las Especies. También al considerar las formas de transición.

 

3.  Falta de originalidad: Darwin copia de Lamarck..

Darwin toma los datos y ejemplos de Lamarck sin citarlo adecuadamente. Así  leemos:

 

Le fait est que Lamarck est le père de M. Darwin. Il a commencé son système.

 

Toutes les idées de Lamarck sont, au fond, celles de M. Darwin. M. Darwin ne le dit pas d’abord; il a trop d’art pour cela. Il effaroucherait son lecteur, et il veut le séduire; mais, quand il juge le moment venu, il le dit nettement et formellement.

(El hecho es que Lamarck fue el padre del señor Darwin. Fue él quien comenzó su sistema.

 

Todas las ideas de Lamarck son, básicamente, las de Mr. Darwin. Mr. Darwin no lo dijo primero, él tenía demasiado arte para decirlo. Habría espantado a sus lectores, y lo que quería era seducirlos, pero llegado el momento, lo dice clara y formalmente. ).

 

4. Eugenesia.  Detrás  de la Supervivencia de los más aptos se encuentra  la doctrina social de Malthus, una doctrina que no ha escapado al análisis de  Flourens :

 

S’entraidant ainsi, la concurrence vitale et l’élection naturelle mènent toutes choses à bonne fin ; car ici la bonne fin, la fin désirable, c’est que certains individus, les individus élus, s’améliorent, se perfectionnent, et que les autres soient détruits et anéantis.

« C’est une généralisation de la loi de Malthus, dit M. Darwin, appliquée au règne organique tout entier ».

(Ayudándose entre sí,  lucha por la vida y la selección natural llevan todas las cosas a buen fin, pues aquí el buen fin, el fin deseable es que algunos individuos es decir los elegidos, mejoren, se perfeccionen y que los otros sean destruidos y aniquilados.

« Esta es una generalización de la ley de Malthus, dijo Darwin, aplicada a todo el reino orgánico.»)

 

La crítica de Flourens, publicada en 1864 tuvo una réplica muy pronto. La réplica procedía de la pluma de Thomas Henry Huxley, publicada en The Natural History Review de 1865, con el título “Criticisms on The Origin of Species (1864) ” . La réplica de Huxley se encuentra  en su versión original en inglés en the Huxley file y también en  El Proyecto Gutenberg.

Ahora bien, teniendo en cuenta que Flourens había sido muy claro en los cuatro aspectos principales de su crítica, la pregunta es : ¿Respondió adecuadamente Huxley a las dudas suscitadas en los cuatro puntos de la crítica de Flourens? O por el contrario ¿se dedicó Huxley a realizar un ejercicio de retórica que dejaría la crítica de Flourens en pie?.

Toda réplica que no considere estos cuatro aspectos centrales dejará indefenso el libro de Darwin frente a los sólidos argumentos de Flourens:

  1. Abuso del lenguaje.
  2. Desconocimiento de aspectos elementales de Historia Natural.
  3. Falta de originalidad : Darwin copia de Lamarck.
  4. Eugenesia, esa peligrosa doctrina social que se encuentra detrás de la Supervivencia de los más aptos.

 

Así pues, leamos la respuesta de Huxley y veamos seguidamente si responde o no. Si es capaz o no de  silenciar o al menos reducir el poder crítico de estos cuatro aspectos que acertadamente Flourens ha detectado en el libro de Darwin.

 

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas:

MANUAL PARA DETECTAR LA IMPOSTURA CIENTÍFICA: EXAMEN DEL LIBRO DE DARWIN POR FLOURENS

 

La primera edición de El Origen de las Especies por Medio de la Selección Natural o la Supervivencia de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida, de Charles Darwin, se publicó en Londres en noviembre de 1859. Para la primera edición francesa, Clémence Royer tradujo la tercera edición inglesa de 1861 y añadió un prefacio de cuarenta páginas, publicándose la obra en Paris (Guillaumin ed., 1863) con el título De l’origine des espèces ou des lois du progrès chez les êtres organisés. Pierre Flourens (1794-1867), que a la sazón había sido secretario permanente (Secrétaire perpétuel) de la Académie des Sciences durante treinta años, y tenía una larga trayectoria en investigación médica a sus espaldas,  leyó esta obra y escribió rápidamente su crítica en el libro titulado “Examen du Livre de Darwin sur l’Origine des Especes”, publicado en Paris (Garnier Frères ed., 1864), del que ahora presentamos la primera edición en español.  El libro de Flourens, publicado cuando su autor tenía setenta años,  es prueba del rigor académico al criticar punto por punto el Origen de las Especies, obra que, sin duda, había leído a conciencia.

Flourens pone de manifiesto en su libro cuatro debilidades importantes de la obra de Darwin:

  1. Abuso del lenguaje.
  2. Desconocimiento elemental de la Historia Natural.
  3. Falta de originalidad : Darwin copia de Lamarck.
  4. Eugenesia, esa peligrosa doctrina social que se encuentra detrás de la Supervivencia de los más aptos.

La crítica contenida en “Examen du Livre de Darwin sur l’Origine des Especes” provocó pronto una repuesta de Thomas Huxley. En su respuesta, publicada en The Natural History Review de 1865, con el título “Criticisms on The Origin of Species (1864)” Huxley deja sin responder los principales argumentos de Flourens, quien no dispuso de mucho tiempo más para contraréplicas.  Acompañan a esta primera edición en español del libro de Flourens la respuesta de Thomas Huxley y mis comentarios a la misma.

Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

 

Etiquetas:

¿Qué versión del libro de Darwin había leído Flourens?

 Pierre Flourens, un Académico de brillante trayectoria, leyó la primera edición francesa del libro de Darwin, en la traducción de Clémence Royer. El título de la  primera edición francesa (1962) es: DE L’ORIGINE DES ESPÈCES OU DES LOIS DU PROGRÈS CHEZ LES ÊTRES ORGANISÉS y la obra se encuentra disponible en Darwin online y en Google Books.  Merece la pena una lectura de su  prefacio, ejemplo de fe en la ciencia y de fundamentalismo científista, que comienza así de bravamente:

Oui, je crois à la révélation, mais à une révélation permanente de l’homme à lui-même et par lui-même, à une révélation rationnelle qui n’est que la résultante des progrès de la science et de la conscience contemporaines, à une révélation toujours partielle et relative qui s’effectue par l’acquisition de vérités nouvelles, et plus encore par l’élimination d’anciennes erreurs. Il faut même avouer que le progrès de la vérité nous donne autant à oublier qu’à apprendre, et nous apprend à nier et à douter aussi souvent qu’à affirmer.

(Sí, creo en la revelación, pero en una revelación permanente del hombre a sí mismo y por sí mismo, en  una revelación racional que es sólo la resultante de los progresos de la ciencia y de la conciencia contemporáneas, en una revelación siempre parcial y relativa que se efectúa por la adquisición de las verdades nuevas, y más todavía por la eliminación de antiguos errores. Hasta hay que reconocer que el progreso de la verdad nos da tanto para  olvidar como para aprender, y nos enseña  a negar y a dudar tan a menudo como a afirmar.)

El dogmatismo y la falta de formación científica de la traductora están patentes a lo largo de todo el prólogo.

En la segunda edición francesa, de 1866, titulada De l’Origine des espèces par sélection naturelle ou des lois de transformation des êtres organisés (se conoce que alguien hizo ver al menos la total inconsistencia del título anterior)  , y disponible en Google books,   la traductora introduce además de su osado prefacio a la primera edición, un avant-propos, en el que cita ni más ni menos que cuatro veces a Pierre Flourens.  Además, lo cita también una quinta vez en una nota a pie de página en el texto.

Veamos estas cinco desafortunadas citas que una atrevida traductora se permite hacer en referencia a un académico de tan larga y prestigiosa trayectoria científica:

1 y 2. Discute la traductora el término sélection que ha decidido emplear en esta edición en lugar de élection. Nos dice:

En abandonnant le mot élection, que nous avions employé dans notre première édition [cf. Royer, De l'origine des espèces1, 114, 121, etc.], nous avons fait, nous l’avouons, à l’opinion du grand nombre, un sacrifice, au sujet duquel, notre conscience n’est pas très‑tranquille. Car, toute l’Académie des sciences, avec M. Flourens , un des contradicteurs les plus écoutés des idées darwiniennes en France, notamment grâce à sa critique d’une « personnification » de la nature à travers le terme d’élection naturelle utilisé quelque temps en France à la place de celui de sélection, nous dirait que la nature, même organisée, même vivante, n’étant pas intelligente, ne peut élire, parce qu’une élection suppose un choix volontaire ; nous demanderions à l’Académie des sciences et à M. Flourens en particulier, pourquoi la nature inorganique, brute, morte, inerte, tout ce qu’on voudra, est capable, en chimie, d’affinités électives. Mais nous consentons à céder volontiers quelque chose sur les mots, pourvu qu’on nous permette de ne rien céder sur les idées.

(Abandonando la palabra elección, que habíamos empleado en nuestra primera edición [cf. Royer, Del origen de los espèces1, 114, 121, etc.], hicimos, lo reconocemos, a la opinión del gran número, un sacrificio, respecto al cual, nuestra conciencia no está muy-tranquila. Porque, toda la Academia de las ciencias, con Sr. Flourens, uno de los contradictores de las ideas darvinianas más escuchados en Francia, particularmente gracias a su crítica de una “personificación” de la naturaleza a través del término de elección natural utilizado por un tiempo en Francia en lugar del de selección, nos diría que la naturaleza, hasta organizada, hasta viva, no siendo inteligente, no podía elegir, porque una elección supone una elección voluntaria; preguntarímos a la Academia de las ciencias y a Sr. Flourens en particular, por qué la naturaleza inorgánica, bruta, muerta e inerte, todo lo que se quiera, es capaz, en química, de afinidades electivas. Pero consentimos a ceder de buena gana algo sobre las palabras, con tal que se nos permita no ceder nada sobre las ideas.

Efectivamente, la traductora reconoce la autoridad de Flourens y le da la razón en que la elección natural es una personificación, que supone en la naturaleza un acto voluntario. El concepto de afinidades electivas en química es un concepto también propio de una personificación del siglo XVIII como Flourens reconoce en su libro. Pues bien, exactamente lo mismo ocurre con el término selección. La frase final es demoledora:  Consiente en ceder algo sobre las palabras, siempre que se le consienta no ceder en nada sobre las ideas. Pero no se trata de permitir o de consentir, sino simplemente de reconocer las cosas como son: La naturaleza no elige. La naturaleza no selecciona.

3 y 4. Dice la autora de este Avant-Propos que es más que nada un Despropósito:

La lutte n’a pas cessé sitôt cependant. Quelques adversaires du système, tels que M. Flourens, ne semblent que parodier les arguments de Leibnitz contre le système de Newton, en accusant M. Darwin de diviniser la nature et d’inventer des puissances occultes sous les noms de sélection naturelle et de concurrence vitale. Leibnitz, accusant Newton d’inventer des dieux appelés attraction, farce centripète et force centrifuge n’a pas plus empêché la gravitation universelle de devenir un dogme scientifique, que les efforts séniles de M. Flourens ne parviendront à empêcher le monde savant de croire à la transformation progressive des formes organiques.

(La lucha no cesó sin embargo tan pronto. Algunos adversarios del sistema, tales como M. Flourens, parecen sólo parodiar los argumentos de Leibnitz contra el sistema de Newton, acusando a M. Darwin de divinizar la naturaleza y de inventar potencias ocultas bajo los nombres de selección natural y de competencia vital. Leibnitz, acusando a Newton de inventar a dioses apelados atracción, fuerza centrípeta y fuerza centrífuga no impidió más que  la gravitación universal se convirtiese en un dogma científico, que los esfuerzos seniles de Sr. Flourens llegarán a impedir al mundo sabio creer en la transformación progresiva de las formas orgánicas.)

O sea que ahora Flourens parece parodiar los argumentos de Leibnitz. ¿Está usted de broma Mlle Royer? ¿Acaso no acaba usted de reconocer que la naturaleza no elige? El argumento dado arriba de las afinidades electivas es el mismo  que el propio Darwin utiliza en uno de los párrafos más desafortunados de su obra y es precisamente en ese párrafo donde Clemence Royer vuelve a citar a Flourens:

Cette page est la complète réfutation du petit livre de lf. Flourens sur le Darwinisme.

(Esta página es la refutación completa del pequeño libro de lf. Flourens sobre el Darvinismo.)

Pero lo que ocurre es justamente lo contrario. En esa página. En ese terrible y desafortunado párrafo que ya he comentado aquí y aquí  se encuentra la refutación que hace Darwin de su propia teoría. Es en ella donde dice:

Dans le sens littéral du mot, il n’est pas douteux que le terme de sélection naturelle ne soit un contresens;

(En el sentido literal de la palabra, sin duda la selección natural es un contrasentido).  Una expresión falsa en la traducción en español; false term en la edición original.

 

A Clémence Royer,  que no tenía formación científica alguna, se refieren los siguientes párrafos del Diccionario de Neolengua:

Manifestant une foi aveugle dans le progrès, elle traduit et rédige une préface à l’Origine des espèces de Charles Darwin dans laquelle elle développe ses propres idées évolutionnistes dans le domaine des siences sociales. Elle dénonce notamment une société où le faible prédomine sur le fort sous prétexte d’une « protection exclusive et inintelligente accordée aux faibles, aux infirmes, aux incurables, aux méchants eux-mêmes, à tous les disgraciés de la nature ».

 Es decir:

 Mostrando una fe ciega en el progreso, tradujo y escribió un prefacio de El Origen de las Especies de Charles Darwin en el que desarrolla sus propias ideas evolucionistas en el campo de la ciencia social. Denuncia una sociedad donde el débil predomina sobre el fuerte con el pretexto de la “protección exclusiva y poco inteligente dada a los débiles, los enfermos, incurables, los mismos malos, a todos los desgraciados de la naturaleza.”

Pero sigamos leyendo……:

Par ses idées, elle sera le précurseur des théories de l’eugénisme, du racisme et du darwinisme social.

Co-fondatrice de la première obédience maçonnique mixte, « Le Droit humain »,

Por sus ideas, que será precursora de las teorías de la eugenesia, el racismo y el darwinismo social.

Co-fundadora de la primera masónica mixta, “El Derecho Humano”

La página da, tanto en su versión francesa como en la inglesa,  detalles muy curiosos de sus traducciones de la obra de Darwin.  Por ejemplo:

Francés:

Dans sa préface, véritable pamphlet positiviste consacré au triomphe du progrès de la science sur l’obscurantisme, elle s’attaque vigoureusement aux croyances religieuses et au christianisme, argumente en faveur de l’application de la sélection naturelle aux races humaines et s’alarme de ce qu’elle considère comme les conséquences négatives résultant de la protection accordée par la société aux faibles.

Inglés:

Royer went beyond her role as a translator and included a long (60 page) preface and detailed explanatory footnotes. In her preface she challenged the belief in religious revelation and discussed the application of natural selection to the human race and what she saw as the negative consequences of protecting the weak and the infirm.

Mi traducción al español de la versión inglesa:

Royer fue más allá de su papel como traductora e incluyó un largo prefacio (60 páginas) y notas explicativas detalladas. En su prefacio desafió la creencia en la revelación religiosa y debatió la aplicación de la selección natural a la especie humana y lo que vio como las consecuencias negativas de la protección de los débiles y los enfermos.

Su prefacio es un ejemplo de pseudociencia  e incluye entre sus temas favoritos el de la revelación humanitaria (La révélation humanitaire), a la que se refiere su autora en estos términos:

C’est comme un courant électrique qui décrit sans cesse, vite comme la foudre, ses spirales infinies, et qui jaillit en éclairs aux points où il est interrompu.

Es decir que ella vio nítidamente las consecuencias humanitarias de la obra de Darwin:

C’est donc surtout dans ses conséquences humanitaires, dans ses conséquences morales que la théorie de M. Darwin est féconde. Ces conséquences, je ne puis que les indiquer ici; elles rempliraient à elles seules tout un livre que je voudrais pouvoir écrire quelque jour.

Con las que en algún momento pensó escribir un libro. Al enterarse de ello escribió nuestro autor lo siguiente en carta a su amigo Asa Gray:

I received 2 or 3 days ago a French translation of the Origin by a Melle. Royer, who must be one of the cleverest & oddest women in Europe: is ardent deist & hates Christianity, & declares that natural selection & the struggle for life will explain all morality, nature of man, politics &c &c!!!. She makes some very curious & good hits, & says she shall publish a book on these subjects, & a strange production it will be.

He recibido hace 2 o 3 días una traducción francesa de El Origen de un Mlle. Royer, que debe ser una de las mujeres más inteligentes y más raras en Europa: es deísta ardiente y odia el cristianismo, y declara que la selección natural y la lucha por la vida explican toda la moralidad, la naturaleza del hombre, la política, etc., etc. !!!. Hace algunos golpes muy curiosos y buenos, y dice que publicará un libro sobre estos temas, que extraña producción será.

A Claparède, que revisó la versión que Royer hizo de la obra de Darwin, no debió de gustarle mucho puesto que se expresaba en estos términos en una carta a Darwin:

Sa traduction est lourde, indigeste, parfois incorrecte et les notes qui l’accompagnent ne seront certainement point de votre goût. J’ai usé de toute mon influence auprès de Mlle. Royer pour la décider à se borner au simple rôle de traducteur, mais mes efforts n’ont pas été couronnés de succès. Je dois dire cependant à l’éloge de Mlle. Royer qu’elle a supprimé sans exception toutes les notes que j’ai qualifiées d’absurdes et de contre sens scientifiques. En revanche elle en a imprimé un très grand nombre (la majeure partie de celles qui illustrent son traduction) qui ne m’avaient point été soumises.

Mlle. Royer est une personne singulière, dont les allures ne sont point celles de son sexe. Toutefois l’éducation semi-masculine qu’elle s’est donnée à force de travail a été puisée avant tout à une école philosophique exclusivement déductive et sa manière de penser s’en ressent.f6 Elle avait imaginé, en traduisant votre ouvrage, d’y introduire des corrections de son propre chef, corrections qui vous auraient étrangement et désagréablement surpris. J’ai cependant réussi à la détourner de cette manière de faire en lui montrant que <    > manquer de délicatesse à votre égard.— <La> nature de ces corrections était vraiment interessante en montrant combien les méthodes d’un esprit comme celui de Mlle. Royer sont opposées à la marche des Sciences naturelles. Je vous en citerai deux exemples.

Dans le chapitre sur l’instinct des abeilles, Mlle. Royer avait remplacé partout dans sa traduction les termes de pyramide trièdre (pour la base des alvéoles) par celui de pyramide hexaèdre, parceque affirmait-elle les abeilles ne pouvaient pas terminer un prisme hexagone autrement que par un point hexagonal.f7 L’idée ne lui était point venue, avant d’introduire une modification aussi capitale, de jeter elle-même un coup d’oeil sur un rayon de miel.

Le second exemple est de même force. Mlle. Royer n’avait imaginé rien de mieux que de faire descendre dans la traduction tous les poissons électriques d’un ancêtre commun ayant un organe électrique. Comme elle n’a pas de notions de Zoologie non plus que d’anatomie comparée, j’ai eu beaucoup de peine à lui faire comprendre que vous aviez eu vos raisons pour ne pas émettre une idée aussi simple. J’ai cependant réussi à la convaincre tant bien que mal par une description des organes électriques de la torpille, du gymnote, du malaptérure, du mormyre et des nerfs que s’y rendent que ces organes bien qu’identiques au point de vue du tissu ne sont cependant point morphologiquement homologues.f8

Quelqu’imparfaite que soit donc la traduction de Mlle. Royer, quelque déplacées que soient certaines parties de sa préface et de ses notes, je m’applaudis cependant d’avoir empêché qu’elle défigurât plus complètement votre œuvre. Mais si le grand ouvrage sur les espèces dont vous nous annoncez la publication pour un avenir un peu éloigné vient, comme je l’espère, à être publié, je lui souhaite un traducteur plus versé dans les sciences naturelles et moins désireux de faire remarquer sa propre personalité!

Que, traducido al español, viene a decir:

 

Su traducción es pesada, indigesta, a veces incorrecta. Las notas que la acompañan no serán de su agrado. Usé toda mi influencia con la señora Royer para  que se limitase al simple papel de traductora, pero mis esfuerzos no tuvieron éxito. Debo decir, sin embargo, en su elogio,  que la señora Royer ha eliminado sin excepción, todas las notas que yo había descrito como absurdas y contrarias al sentido científico. Sin embargo se ha impreso un número muy grande de ellas (la mayoría de las que muestran la traducción) que no se me habían presentado.

La Sra. Royer es una persona singular, cuyas costumbres no son las de su sexo. Sin embargo, la educación semi-masculina que ha recibido a fuerza de trabajo le  ha elaborado principalmente una escuela filosófica exclusivamente deductiva y su  manera de pensar se resiente de ello.  Se había imaginado, durante la traducción de su libro, que podría introducir correcciones por su cuenta, lo que le ocasionaría a usted una extraña y desagradable sorpresa. Sin embargo, me las arreglé para separarla de esta actuación mostrándole que eso constituiría una falta de delicadeza para con usted -. La Naturaleza de estas correcciones fue muy interesante al mostrar cómo los métodos de una mente como la de la señorita Royer se oponen a la marcha de las Ciencias Naturales. Voy a citar dos ejemplos.

En el capítulo sobre el instinto de las abejas, la señora Royer había sustituidoen su traducción a todos los términos  ” pirámide triedro” (para las células de base) por el pirámide hexaedro , porque ella decía que las abejas no pueden terminar un prisma hexagonal que no sea en un punto hexagonal. Pero no se le ocurrió, antes de introducir un cambio tan capital, echar  un vistazo en un panal.

El segundo ejemplo es de la misma fuerza. La Sra. Royer no había imaginado nada mejor que incluir en  la traducción que todos los peces eléctricos descienden de un ancestro común con un órgano eléctrico. Como ella no tiene ni idea de Zoología ni tampoco de anatomía comparada, tuve grandes dificultades para hacerle entender que usted había tenido sus razones para no emitir una idea tan simple. Sin embargo, me las arreglé para convencerla de alguna manera por una descripción de los órganos eléctricos de los torpedos, anguilas, el malaptérurus,  de los  mormyridos y de sus nervios correspondientes,  que estos organismos,  aunque idénticos en términos de tejido, sin embargo,  no son morfológicamente  homologos.

Por imperfecta que sea la  traducción d Mlle. Royer, por desplazadas que estén algunas partes de su prefacio y notas, me aplaudo, sin embargo, por haber impedido que ella desfigurase  su trabajo más completamente . Pero si la gran obra sobre  las especies,  cuya  publicación anuncia usted en un futuro próximo, llegase a buen término como espero,   le deseo un traductor más versado en las ciencias naturales y menos dispuesto a hacer notar su propia personalidad.

 

 

 Flourens detectó tantos defectos formales y tan intolerables errores en el libro de Darwin que escribió el suyo para indicarlos..¿Qué errores  vió  Flourens en el libro de  Darwin?,  ¿En qué basa la  crítica contenida en el Examen…..?

 

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas: , ,

¿Quién era Pierre Flourens, el verdadero, el autor del libro Examen du Libre de M. Darwin sur l’Origine des Espèces?

Nacido el 15 de abril en Maureilhan, cerca de Béziers, Pierre Flourens (1794-1867) terminó sus estudios de Medicina en la Universidad de Montpellier cuando contaba diecinueve años. En París trabajó con el botánico Agustín de Candolle (1779-1841) y con el paleontólogo Georges Cuvier (1769-1832),  dedicándose después durante muchos años a la neurofisiología. Siguen a continuación algunos datos sobre la biografía de este autor que fue miembro de l’Académie des Sciences de France desde 1828 y su secretario permanente (Secrétaire perpétuel) entre los años de 1833 y 1866.

En 1833, fue nombrado profesor de anatomía en el Colegio de Francia y en 1838, diputado por la comuna de Béziers. Elegido miembro de la Academia Francesa en 1840, en competición con Víctor Hugo (1802-1885), recibió la Légion d’honneur en 1845. Se retiró completamente de la vida política en 1848 y aceptó la cátedra de Historia Natural en el Colegio de Francia en 1855.

En sus primeros trabajos experimentales estudió la función del laberinto vestibular del oído en palomas mediante la extirpación de los canales semicirculares. Al seccionar el canal semicircular, encontró movimientos anómalos de la cabeza. Al cortar las fibras nerviosas a estos órganos no se vio afectada la audición, que se suspendió cuando se cortó la papila basilar. Flourens propuso que los canales semicirculares están involucrados en el mantenimiento de la postura y equilibrio. Se formuló la hipótesis de que una lesión en los canales semicirculares era responsable de la anteriormente descrita sintomatología  vestibular.

Flourens es reconocido como un pionero de la teoría moderna de la función cerebral, según la cual el cerebro actúa como unidad funcional,  aunque determinadas funciones son controladas por partes específicas. Llegó a esta teoría utilizando métodos de ablación y estimulación y realizando muchas investigaciones experimentales con mamíferos, especialmente conejos y palomas. La extracción del cerebelo conducía a la pérdida del sentido del equilibrio y a la falta de coordinación muscular del animal. Al separar los hemisferios cerebrales se interrumpían todas las funciones cognitivas en las palomas.  Propuso Flourens que la corteza cerebral, el cerebelo y el tronco del encéfalo funcionan a nivel global como un conjunto completo, equipotencial y coordinado con todas las demás partes. Flourens avanzó en la obra de Julien-Cesar Legallois (1770-1814) sobre las funciones de control respiratorio del bulbo raquídeo. Informó que la médula es responsable de las funciones vitales, como la circulación y la respiración. Observó que la eliminación de la médula oblonga resulta en la muerte de la animal.

Franz Joseph Gall (1758-1825) había desarrollado la frenología.  Sus principios eran que el cerebro es el órgano de la mente, y que consiste en unidades funcionales independientes. Distintas áreas se consideraban responsables de las diferentes aptitudes intelectuales y rasgos del carácter, y estas diferencias se encontrarían reflejadas en el hueso del cráneo. Flourens rechazó esta teoría desafiando la opinión localizacionista de Gall. La teoría básica de la frenología, que la personalidad está determinada por la forma del cráneo, se rechaza ahora por incorrecta.

Además de sus estudios neurofisiológicos, Flourens describió las propiedades anestésicas del cloroformo y del acetato de cloruro.  Entre sus alumnos destacan Edmé Félix Alfred Vulpian (1826-1887) y Gabriel Gustav Valentin (1810-1883) que hicieron importantes contribuciones a la neurología. Flourens murió en Montgeron, cerca de París, en 1867 dejando numerosos artículos y libros. Sigue una lista de sus principales obras:

1825. Expériences sur le système nerveux: faisant suite aux Recherches expérimentales sur les propriétés et les fonctions du système nerveux dans les animaux vertébrés. Crevot, Paris.

1826. De la délimitation de l’effet croisé dans le système nerveux (8pp). Migneret, Paris.

1830. Expériences sur les canaux semicirculaires de l’oreille. Mém Acad Sci.  9455–475.

1836. L’ovologie et l’embryologie. Cours sur la génération… fait au museum d’histoire naturelle en 1836. Livrairie de Trincart, Paris.

1841.  Analyse raisonnée des travaux de G. Cuvier. Paulin, Paris.

1841.  Résumé analytique des observations de Frédéric Cuvier sur l’Instinct et l’Intelligence des animaux. Ch. Pitois, Paris.

1842. Recherches sur le développement des os et des dents. Examen de la phrénologie. Gide, Paris.

1842. Recherches expérimentales sur les propriétés et les fonctions du système nerveux dans les animaux vertébrés. Crevot Paris.

1844. Mémoires d’anatomie et de physiologie comparées. Baillière, Paris.

1844. Buffon, histoire de ses travaux et de ses idées. Paulin, Paris

1845. Cuvier, histoire de ses travaux et de ses idées. Paulin, Paris

1845. Anatomie générale de la peau et des membranes muqueuses. Gide, Paris.

1847. Théorie expérimentale de la formation des os. Baillière, Paris.

1847.  Fontenelle, ou de la philosophie moderne relativement aux sciences physiques. Paulin, Paris.

1847. Note touchant l’action de l’éther sur les centres nerveux. CR Acad Sci Paris. 24340–344.

1851.  Recherches sur le développement des os et des dents. Examen de la phrénologie. Hachette, Paris.

1855.  De la longévité humaine et de la quantité de vie sur le globe. Garnier frères, Paris.

1856. Cours de physiologie comparée. Maltéste et cie. Paris.

1857. Histoire de la découverte de la circulation du sang. De la longévité humaine et de la quantité de vie sur le globe. Garnier frères, Paris.

1857. Recueil des Éloges historiques lus dans les seances publiques de l’Académie des Sciences, 3 vol. Garnier frères, Paris.

1858.  De la vie et de l’intelligence. Garnier frères, Paris.

1858. Histoire des travaux de G. Cuvier. Garnier frères, Paris.

1860.  De la raison, du génie et de la folie. Garnier frères, Paris.

1860. Des manuscrits de Buffon. Garnier frères, Paris.

1861.  De l’instinct et de l’intelligence des animaux. Garnier frères, Paris.

1863.  De la phrenologie et des études vraies sur le cerveau. Garnier frères, Paris.

1864. Examen du livre de M. Darwin sur l’origine des espèces. Garnier frères, Paris.

1864. Ontologie naturelle ou étude philosophique des êtres. Garnier frères, Paris.

1865. De L’Unité de Composition et du Débat Entre Cuvier et Geoffroy Saint-Hilaire. Garnier frères, Paris.

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

 

 

Etiquetas: ,

El misterioso clan Anti-Darwin, según Raymond Furon

Supe de la existencia de Flourens, el verdadero, el académico, mediante la lectura del libro titulado “La Paleontologie”, de Raymond Furon (Ediciones Payot, Paris, 1951) que,  en sus páginas dedicadas a Darwin (74-76),  dice:

Malgré cet enorme succès et l’acceptation quasi unánime de la doctrine transformiste par les geologues et les biologistes du monde entier, Darwin fut violemment attaqué en Anglaterre même, par tout un clan dirigé par l’évêque d’Oxford, en France par Flourens, secrétaire perpètuel de l’Académie des Sciences.

(A pesar de este gran éxito y de la aceptación casi unánime de la doctrina transformista por los geólogos y biólogos de todo el mundo, Darwin fue atacado violentamente incluso en Inglaterra por todo un clan liderado por el obispo de Oxford, en Francia por Flourens, secretario permanente de la Academia de Ciencias.)

Varias ideas llamaron mi atención en esta frase de Furon. Destacaré dos:

  • La primera, la expresión: Darwin fut violemment attaqué (Darwin fue atacado violentamente). ¿De verdad fue Darwin violentamente atacado?,  ¿Por quién?
  • La segunda idea reclama nuestra atención porque contiene precisamente la respuesta a esta inquietante pregunta y en ella se encuentra la palabra “clan”: Darwin fue atacado violentamente por un clan, nos viene a decir Furon.

 

Pero,….. ¿De verdad hubo un clan en Inglaterra dirigido por el Obispo de Oxford y organizado para atacar a Darwin? Nunca había oído hablar de algo parecido; ni de la composición del hipotético clan ni de actividad alguna, trabajos,  publicaciones a tal fin. Por otra parte, de haber existido tal clan, su labor habría sido pésima, pues como indica Furon y todos sabemos, el darwinismo tuvo un enorme éxito. Cierto es que encontró también sus oponentes que, a fecha de hoy, pasan por ser pocos y sin duda son muy mal conocidos. Se habla a veces de un debate en Oxford entre Thomas Huxley y el Obispo Wilbeforce, pero,  lamentablemente,  los documentos que puedan mostrar el contenido de aquel debate son muy escasos y en su mayoría debidos a referencias indirectas. No existe un documento original de la época que contenga el texto completo del debate. La existencia de tal clan anti-Darwin es, por lo tanto, muy dudosa. De ser cierta, se trataría de uno de los clanes más ineficientes de la historia. Pero además, el párrafo sugiere que el hipotético clan podría extender sus redes al continente.

Un clan para atacar a Darwin. No se puede encontrar idea semejante ni en las mejores novelas de Julio Verne. No en vano el responsable de dicho clan habría sido, según Furon,  ni más ni menos que un profesor eternamente joven que aparece dando clase en la novela Paris en el siglo XX, y que además es el propio padre del militar que inspiró el personaje del Capitán Nemo. Aunque es bien sabido que la realidad siempre supera a la ficción,  en este caso,  ambas parecen estar jugando al ratón y el gato. Dando vueltas una en torno a la otra.

Pero Furon se equivoca. No se puede defender la existencia de clan alguno confeccionado para atacar a Darwin. Ni en Inglaterra ni en Francia hay evidencia de crítica anti-darwinista alguna elaborada mediante la acción combinada de un grupo de poder actuando coordinadamente (clan). Flourens se limita a exponer su parecer en un libro que ha permanecido proscrito mientras la academia y los medios de comunicación cantaban las alabanzas de Darwin durante décadas. Se equivoca Furon al decir que Darwin había sido violentamente atacado por un clan. La evidencia apunta más bien en sentido contrario: Darwin fue decididamente protegido por un clan. A él pertenecía Thomas Henry Huxley, presidente de la Royal Society, quien defendió las tesis del darwinismo frente al obispo Wilberforce y quien, como veremos en el libro citado abajo, las defiende frente a la crítica vertida en el libro de Flourens. Pertenecían al clan otros miembros de la Royal Society: Charles Lyell y Joseph Dalton Hooker, también enfrentado al Obispo Wilbeforce en el famoso debate de Oxford y de quien la inglesa Mary Midgley, en su libro titulado “Evolution as a Religion”, dice:

The man who stood up at the time as having actually answered Wilberforce was the botanist Joseph Hooker. But his answers were, of course, limited by the fact that Darwin’s theory at that time really did need a great deal more evidence and basic thought before it could be defended against critical scientists.

El hombre que en ese momento respondió a Wilberforce fue el botánico Joseph Hooker. Sin embargo, sus respuestas fueron, por supuesto, limitadas por el hecho de que la teoría de Darwin en ese momento realmente necesitaba mucha más evidencia y pensamiento básico antes de poder ser defendida contra los científicos críticos.

Ni en las mejores novelas de Julio Verne se pueden encontrar ideas tan peregrinas como la de Furon: Un clan para atacar a Darwin.  No en vano el responsable de dicho clan habría sido ni más ni menos que el propio padre del militar que inspiró el personaje del Capitán Nemo. La realidad siempre supera a la ficción.

Pero seamos serios y vayamos contestando preguntas:

  1. ¿Quién era Pierre Flourens, el verdadero, el autor del libro Examen du Libre de m Darwin sur l’Origine des Espèces?
  2. ¿Cuál era la versión del libro de Darwin que había leído Flourens? y,…. Finalmente, para ir redondeando:
  3. ¿Qué errores  vió  Flourens en el libro de  Darwin?,  ¿En qué basa la  crítica contenida en el Examen…..?

 

 

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas: ,

Un tal M. Flourens, siempre ardiente y joven, daba su lección con el mayor éxito,….

En su obra titulada Paris au XXe siècle, Julio Verne hace que su personaje principal,  Michel Dufrénoy, pasee errante a través de la ciudad de Paris en el invierno de 1962.

Al pasar por delante de la Sorbona, un tal M. Flourens, indica el autor, daba su lección con el mayor éxito, siempre ardiente y joven:

Por fin llegó, sin advertirlo, al bulevar Sebastopol, de la ribera izquierda, pasó frente a la Sorbona, donde M. Flourens dictaba todavía con gran éxito su curso, siempre ardoroso, siempre joven

Y aquí Verne hace un guiño al otro Flourens, el verdadero, el que como nosotros se atragantaba al leer los disparates contenidos en el Origen de las Especies. Pierre Jean Marie Flourens, fundador de la neurobiología experimental de quien hablaremos pronto y que había escrito, entre otros muchos,  un libro titulado:  “De la longévité humaine et de la quantité de vie sur le globe” (De la longevidad humana y de la cantidad de vida sobre el globo),  publicado por Garnier frères en  1854 y del que se publicaron cuatro ediciones antes de 1875.

El Flourens de ficción estaba (y está todavía) vivo en la novela de Verne, lamentablemente el verdadero no dispondría de  mucho tiempo para disfrutar de las ironías contenidas en las novelas de Verne o de atragantarse con las perogrulladas de Darwin.  Aquejado de una enfermedad, Flourens, el verdadero  Pierre Jean Marie Flourens,  padre de Gustave y de  Émile se retiraba en 1864 de toda actividad pública. En ese mismo año había escrito su libro titulado Examen du libre de M Darwin sus l’Origine des Espèces, del que tendremos ocasión de hablar. La enfermedad se lo llevaría a la tumba el seis de diciembre de 1867.

Pero,….¿Cómo llegué a enterarme de la existencia de Pierre Flourens?

Esta es una historia bien curiosa que les contaré enseguida,….

Referencia:

Jules Verne. Paris au XXe siècle, ch. XVI. Paris : Hachette, le cherche midi 1994, p. 193

 

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas:

Émile Flourens, ministro, diputado y escritor antimasónico. ¿Será este el great gun a quien se refería Darwin en su carta del quince de junio de 1864?

Buscando y rebuscando;  acá y allá,  encontramos algunos candidatos a ese título honorífico de great gun que Darwin aplicaba en su correspondencia a alguien que habría sufrido un atragantamiento al leer el Origen de las Especies. Veíamos ya que no se trataba de Gustave Flourens, militar que había muerto asesinado el tres de abril de 1871. Pero Gustave tenía un hermano que llevó también una vida muy interesante. ¿Quién era Émile Flourens , el hermano menor de Gustave?  ¿Acaso era éste el great gun a quien se refería Darwin en su carta al aventurero Wallace?

Auditor en el Conseil d’État entre 1863 y 1868, conseiller d’État en 1879, y  Director de Cultos en el Ministerio del Interior, Ministro de Asuntos Exteriores entre 1886 y 1888, Émile Flourens se retiró en 1906 para dedicarse a escribir varias obras conforme a su  clara vocación antimasónica,  como esta titulada Un Fiasco Maçonique a l’Aurore du vingtième siècle de l’ère chretienne que hoy se puede consultar en Gallica.

 

En sus libros, Émile Flourens criticó al Tribunal International de La Haya y denunció las premisas de la creación de la  Sociedad de Naciones y del Tribunal Permanente de Justicia, señalando las influencias masónicas para crear un gobierno mundial, una justicia mundial y una religión global, un Nuevo Orden Mundial ……..

Todo esto y alguna cosa más cuenta la versión en francés del Diccionario de Neolengua.

Pero en relación con el punto que nos preocupaba en esta historia hemos de decir que no. Tampoco es Émile Flourens el big Gun a quien se refería Darwin en su carta al aventurero Wallace.

Vemos que hay muchos Flourens, militares, políticos y escritores antimasónicos,  reales e inspiradores de personajes de ficción como el mismísimo Capitán Nemo,  pero ninguno de los vistos hasta ahora  es el verdadero M. Flourens, el great gun  que se atragantaba al leer el Origen de las Especies. Antes de conocer a este verdadero Flourens atragantado,  antes de escuchar sus explosiones, vamos a ver quién es, porque este existe todavía, el otro Flourens, el  Flourens de ficción………

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas:
Categorias: Flourens

Un tal M. Flourens, militar destacado, ….¿sería este el great gun que se atragantaba con el libro de Darwin?

 

Habíamos visto que en una carta a su amigo,  el aventurero Wallace,  Darwin expresaba  una más que dudosa alegría al descubrir que un great gun, Flourens se había atragantado con la lectura de su libro cuyo título empieza por El Origen de las Especies.

Nos preguntábamos quién sería este Flourens y hemos encontrado un primer candidato.

Se trata de Gustave Flourens (1838-71; en la foto) quien, según nos informa el Diccionario de Neolengua en su versión francesa,  era un universitario,  político y un destacado militar:  una personalidad en la Comuna de Paris que fue asesinado en abril de 1871.

Rojo republicano, anti-imperialista. Luchó contra el imperio otomano en Creta con el grado de capitán y en la insurrección de Polonia de 1863. Por otra parte nos dicen que fue amigo íntimo de Karl y Jenny Marx.

Defensor de los nacionalistas irlandeses, Se opuso al Segundo Imperio y fue hecho prisionero y exiliado. Regresó a Francia con la República y participó en el levantamiento de Paris en 1870, nombrado coronel al cargo de la defensa del Paris revolucionario. Fue asesinado, al parecer,  el tres de abril de 1871.  A pesar de haberse batido en duelo, a pesar de haber sido un hombre de armas y haber llegado a general,  no es éste el Flourens a quien Darwin había llamado big gun. No. Al parecer no es éste quien se había atragantado con la lectura de El Origen de las Especies,…..

Dicen que este Flourens, que durante su exilio en Londres y en Bélgica había escrito varios libros importantes tales como Histoire de l’homme (1863) y  Science de l’homme (1865), y otros de carácter político, y que luego en Paris a lo largo de 1869 había llevado una agitada vida,  sirvió de inspiración a Julio Verne para su personaje del Capitán Nemo.  Por lo tanto este Flourens sería al menos dos personajes, uno real y otro de ficción, pero no era este el Flourens que se había atragantado al leer a Darwin.

¿Será tal vez su hermano Émile? Veremos,…………..

  Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

 

Etiquetas:

A great gun Flourens has written a little dull book against me….

El quince de junio de 1864 Charles Darwin escribe una carta a su amigo, el aventurero Wallace. Esta carta que hoy es la número 4535 del Darwin correspondence Project contiene un párrafo final, marcado como P. S. (Post Scriptum) que dice:

P.S. A great gun Flourens has written a little dull book against me  which pleases me much for it is plain that our good work is spreading in France. He speaks of the “engouement” about this book so full of empty & presumptuous thoughts.

Párrafo que expresa una más que dudosa complacencia (?) del autor con una crítica severa y rigurosa  que su libro acababa de recibir merecidamente en Paris.    Traduciendo este párrafo queda:

P.S. Un gran cañón,  Flourens,  ha escrito un librito aburrido contra mí que me complace mucho puesto  que muestra que nuestro buen trabajo se extiende en Francia. Él habla de su “engouement” sobre este libro ” tan lleno de pensamientos vacíos y presumidos.

 Lo que su autor llama “un librito aburrido”, contiene una crítica demoledora de El Origen de las Especies que, de haberse difundido como debía, hubiese dejado las ideas expuestas en el bestseller en el sitio que les corresponde y  que debió haber sido su único destino: El cesto de los papeles.

 Flourens, además de una crítica rigurosa, decía en su libro haberse atragantado con el libro de Darwin (“engouement” puede traducirse como atoramiento u obstrucción; lo traduciré como atragantamiento). Pero vayamos enfocando bien los temas que nos interesan,….. En primer lugar:   ¿Quién era este big gun,  Flourens,  que se había atragantado con el libro de Darwin?

Pronto lo veremos, pero antes que nada hay que indicar que Flourens no era sólo una persona muy importante. Flourens eran varias personas,  todas importantes. Algunas de ellas  reales,  otras de ficción.  Vemos quiénes son todos estos Flourens reales y de ficción……para lo que comenzaremos por un destacado militar,…..

 

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas: ,
Categorias: Flourens, General

Lección de Anatomía Comparada por Cuvier

Todo ser organizado forma un conjunto, un sistema único y cerrado, cuyas partes se corresponden mutuamente y concurren a la misma acción definitiva, mediante una reacción recíproca. Ninguna de estas partes puede cambiar sin que las otras cambien, y por consiguiente cualquiera de ellas, tomada por separado, indica y determina todas las demás: así, si los intestinos de un animal están organizados de tal manera que han de digerir  carne fresca, hace falta también que sus mandíbulas sean construidas para devorar una presa; sus uñas, para agarrarla y desgarrarla; sus dientes, para cortarla y trocearla; el sistema entero de sus órganos del movimiento, para perseguirla  y alcanzarla; sus órganos de los sentidos, para percibirla de lejos; hasta hace falta que la naturaleza haya colocado en su cerebro el instinto necesario para saber esconderse y tender trampas a sus víctimas. Tales serán las condiciones generales del régimen carnívoro: todo animal destinado a este régimen las reunirá infaliblemente, porque su raza no habría podido subsistir sin ellas; pero bajo estas condiciones generales, existen otras particulares, relativas al tamaño, a la especie; a la presa para la cual el animal está dispuesto; y de cada una de estas condiciones particulares resultan modificaciones de detalle en las formas que derivan de las condiciones generales; no sólo la clase, sino que el orden, el género, y hasta la especie, se encuentran expresados en la forma de cada parte. En efecto, para que la mandíbula pueda coger, necesitará que su cóndilo tenga cierta forma; que haya cierta relación  entre la posición de la resistencia y la de la potencia con su punto de apoyo,  cierto volumen en el músculo temporal que exige una cierta extensión en el hoyo que le recibe, y una cierta convexidad del arco cigomático bajo el cual pasa; este arco cigomático debe también tener una cierta fuerza para dar apoyo al músculo masetero.

Para que el animal pueda llevarse su presa, le hace falta cierto vigor en los músculos que levantan su cabeza, de donde resulta una forma determinada en las vértebras donde estos músculos tienen sus ligamentos, y en el occipucio donde se insertan.

Para que los dientes puedan cortar la carne, hace falta que sean cortantes, y que lo sean más o menos, según tengan,  más o menos, que cortar exclusivamente carne. Su base deberá ser tanto más sólida, cuanto más y más gruesos sean los huesos que deban quebrantar. Todas estas circunstancias influirán también en el desarrollo de todas las partes que sirven para mover la mandíbula.

Para que las uñas puedan coger esta presa, será necesaria cierta movilidad en los dedos, cierta fortaleza en las uñas, de donde resultan formas determinadas en todas las falanges, y distribuciones necesarias de músculos y de tendones; hará falta que el antebrazo tenga una cierta facilidad para el giro, de donde todavía resultarán formas determinadas en los huesos que lo componen; pero los huesos del antebrazo que se articulan sobre el húmero, no pueden cambiar de formas sin provocar cambios  en éste. Los huesos del hombro deberán tener un cierto grado de firmeza en los animales que emplean sus brazos para coger, y todavía resultará de eso que ellos tendrán formas particulares. El juego de todas estas partes exigirá en todos sus músculos ciertas proporciones, y los ligamentos de estos músculos tan proporcionados, determinarán todavía más particularmente las formas de los huesos. Es fácil ver que se pueden sacar conclusiones semejantes para las extremidades posteriores que contribuyen a la rapidez del movimiento general; para la composición del tronco y las formas de las vértebras, que influyen en la facilidad, la flexibilidad de este movimiento, para las formas de los huesos de la nariz, de la órbita, de la oreja, cuyas relaciones con los sentidos del olfato, de la vista, del oído son evidentes. En una palabra, la forma del diente provoca la forma del cóndilo, la del omóplato, la de las uñas, …..tal y como la ecuación de una curva provoca todas sus propiedades; y lo mismo que tomando cada propiedad por separado como base de una ecuación particular, encontraríamos, tanto la ecuación ordinaria, como todas sus demás propiedades, lo mismo la uña, el omóplato, el cóndilo, el fémur, y todos los demás huesos tomados cada uno por separado,   dan el diente o se dan recíprocamente; y comenzando con cada uno de ellos, quien tuviese racionalmente las leyes de la economía orgánica, podría rehacer todo el animal.

Imagen: Encyclopedie Larousse

Texto en francés:

Tout être organisé forme un ensemble, un système unique et clos, dont les parties se correspondent mutuellement et concourent à la même action définitive, par une réaction réciproque. Aucune de ces parties ne peut changer sans que les autres changent aussi, et par conséquent aucune d’elles, prises séparément, indique et donne toutes les autres: ainsi si les intestins d’un animal sont organisés d’une manière à ne digèrer que de la chair récente, il faut aussi que ses mâchoires soient construites pour dévorer une proie; ses griffes,  pour la saissir et la déchirer; ses dents, pour la couper et la diviser; le système entier de ses organes du mouvement, pur l apoursuivre et pour l’atteindre; ses organes du sens, pour l’apercevoir de loin;  il faut même que la nature ait placé dans son cerveau l’instinct nécessaire pour savoir se cacher et tendre des pièges à ses victimes. Telles seront les conditions generales du régime carnivore: tout animal destiné à ce régime les reunirá infailliblement, car sa race n’aurait pu subsister sans elles; mais sous ces conditions générales, il en existe de particulières, relatives à la grandeur, , à l’espèce; au séjour de la proie pour laquelle l’animal est disposé; et de chacune de ces conditions  particulières résultent des modifications de détail dans les formes qui dérivent des conditions générales; ainsi non seulement la clase, mais l’ordre, mais le genre, et jusqu’à l’espèce, se trouvent exprimés dans la forme de chaque partie. En effet, pour que la mâchoire puisse saisir, il lui faut une certaine forme de condyle, un certain rapport entre la position de la résistance et celle de la puissance avec le point d’appui, un certain volume dans le muscle crotaphite qui exige une certaine étendue dans la fosse qui le reçoit, et une certaine convexité de l’arcade zygomatique sous laquelle il passe; cette arcade zygomatique doit aussi avoir une certaine force pour donner appui au muscle masséter.

 

Pour que l’animal puisse emporter sa proie, il lui faut une certaine vigeur dans les muscles qui soulève sa tête, d’où résulte une forme déterminée dans les vertèbres où ces muscles ont leurs attaches, et dans l’occiput où ils s’insèrent.

 

Pour que les dents puissent couper la chair, il faut qu’elle soient tranchantes, et qu’elles le soient plus ou moins, selon qu’elles auront plus ou moins exclusivement de la chair à couper. Leur base devra être d’autant plus solide, qu’elle auront plus d’os, et de plus gros os à briser. Toutes ces circonstances influeront aussi sur le développement de toutes les parties qui servent à mouvoir la mâchoire.

 

Pour que les griffes puissent saisir cette proie, il faudra une certaine mobilité dans les doigts, une certaine force dans les ongles, d’où résulteront des formes détermineées dans toutes les phalanges, et des distributions nécessaires de muscles et de tendons; il faudra que l’avant-bras ait une certaine facilité à se tourner, d’où résulteront encore des formes déterminées dans les os qui le composent; mais les os de l’avant-bras s’articulant sur l’humérus, ne peuvent changer de formes sans entraîner des changemens dans celui-ci. Les os de l’épaule devront avoir un certain degré de fermeté dans les animaux qui emploient leurs bras pour saisir, et il en résultera encore pour eux des formes particulères. Le jeu de toutes ces parties exigera dans tous leurs muscles de certaines proportions, et les impressions de ces muscles ainsi proportionnés, détermineront encore plus particulièrement les formes des os.

 

Il est aisé de voir que l’on peut tirer des conclusions semblables pour les extrémités postérieures qui contribuent à la rapidité des mouvemens généraux; pour la composition du tronc et les formes des vertèbres, qui influent sur la facilité, la flexibilité de ces mouvemens, pour les formes des os du nez, de l’orbite, de l’oreille, dont les rapports avec la perfection des sens de l’odorat, de la vue, de l’ouïe sont évidens. En un mot, la forme de la dent entraîne la forme du condyle, celle de l’omoplate, celle des ongles, tout comme l’équation d’une courbe entraîne toutes ses propriétés; et de même qu’en prenant chaque propriété séparément pour base d’une équation particulière, on retrouverait, et l’équation ordinaire, et toutes les autres propriétés quelconques, de même l’ongle, l’omoplate, le condyle, le fémur, et tous les autres os pris chacun séparément, donnent la dent ou se donnent réciproquement; et en commençant par chacun d’eux, celui qui posséderait rationnellement les lois de l’économie organique, pourrait refaire tout l’animal.

 

Texto comentado aquí:

http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=56790&origen=notiweb&dia_suplemento=lunes

 

Lectura aconsejada:

 

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas: