La búsqueda de la perfección en el párrafo tricentésimo décimo cuarto de El Origen de las Especies

 

Ignoro cuál es esa perfección a la que se refiere el autor que no es perfección absoluta. Yo pensaba que toda perfección era absoluta, pero no, aquí queda claro que hay distintos grados en la perfección: Aquella de los seres naturales de Nueva Zelanda, dista mucho de esta otra de Inglaterra.

Y es que, al igual que nuestro autor……..:

 

Se podría decir que la Naturaleza se ha complacido en acumular contradicciones para quitar todo fundamento a la teoría de la armonía preexistente entre el mundo exterior y el interior

 

 

 

314

 

Natural selection tends only to make each organic being as perfect as, or slightly more perfect than the other inhabitants of the same country with which it comes into competition. And we see that this is the standard of perfection attained under nature. The endemic productions of New Zealand, for instance, are perfect, one compared with another; but they are now rapidly yielding before the advancing legions of plants and animals introduced from Europe. Natural selection will not produce absolute perfection, nor do we always meet, as far as we can judge, with this high standard under nature. The correction for the aberration of light is said by Muller not to be perfect even in that most perfect organ, the human eye. Helmholtz, whose judgment no one will dispute, after describing in the strongest terms the wonderful powers of the human eye, adds these remarkable words: “That which we have discovered in the way of inexactness and imperfection in the optical machine and in the image on the retina, is as nothing in comparison with the incongruities which we have just come across in the domain of the sensations. One might say that nature has taken delight in accumulating contradictions in order to remove all foundation from the theory of a pre-existing harmony between the external and internal worlds.” If our reason leads us to admire with enthusiasm a multitude of inimitable contrivances in nature, this same reason tells us, though we may easily err on both sides, that some other contrivances are less perfect. Can we consider the sting of the bee as perfect, which, when used against many kinds of enemies, cannot be withdrawn, owing to the backward serratures, and thus inevitably causes the death of the insect by tearing out its viscera?

 

La selección natural tiende sólo a hacer a cada ser orgánico tan perfecto como los otros habitantes de la misma comarca, con los que entra en competencia, o un poco más perfecto que ellos. Y vemos que éste es el tipo de perfección a que se llega en estado natural. Las producciones peculiares de Nueva Zelanda, por ejemplo, son perfectas comparadas entre sí; pero ceden rápidamente ante las legiones invasoras de plantas y animales importados de Europa. La selección natural no producirá perfección absoluta, ni, hasta donde podemos juzgar, nos encontraremos siempre en la naturaleza con este tipo superior. La corrección de la aberración de la luz, dice Müller que no es perfecta ni aun en el ojo humano, este órgano perfectísimo. Helmholtz, cuyos juicios nadie discutirá, después de describir en los términos más expresivos el maravilloso poder del ojo humano, añade estas notables palabras: «Lo que hemos descubierto, por lo que se refiere a inexactitud e imperfección en la máquina óptica y en la imagen sobre la retina, es nada en comparación con las incongruencias con que acabamos de tropezar en el terreno de las sensaciones. Se podría decir que la Naturaleza se ha complacido en acumular contradicciones para quitar todo fundamento a la teoría de la armonía preexistente entre el mundo exterior y el interior». Si nuestra razón nos lleva a admirar con entusiasmo una multitud de inimitables mecanismos en la naturaleza, esta misma razón nos dice -aun cuando fácilmente podemos equivocarnos en ambos casos- que otros mecanismos son menos perfectos. ¿Puede considerarse perfecto el aguijón de la abeja, que, cuando ha sido empleado contra enemigos de algunas clases, no puede ser retirado, debido a los dientes dirigidos hacia atrás, y causa así inevitablemente la muerte del insecto, arrancándole sus vísceras?

 

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

 

Related posts:

  1. Personificación de una acción en el párrafo centésimo décimo cuarto de El Origen de las Especies
  2. La selección natural, convidada de piedra y master of nature en el párrafo ducentésimo décimo cuarto de El Origen de las Especies
  3. Una opinión que, de ser cierta, arruinaría la teoría en el párrafo tricentésimo décimo de El Origen de las Especies
  4. Sobre el sexo, la belleza y otras obscurísimas cuestiones en el párrafo tricentésimo décimo primero de El Origen de las Especies
  5. Ningún órgano se producirá para hacer daño en el párrafo tricentésimo décimo tercero de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*