Archivo de junio 25th, 2013

Uno de los mayores errores del autor en el párrafo tricentésimo décimo noveno de El Origen de las Especies

Dice el autor en este párrafo que, aunque el ojo, órgano maravilloso que nadie en sus cabales puede considerar como obra del azar, no puede haberse formado por selección natural, otros órganos, sin precisar cuáles, de esos no tan maravillosos como el ojo, órganos cualesquiera (any organ dice el autor), menudillos tales como el hígado,  el riñón o el bazo, esos en cambio sí que pueden haberse formado gradualmente, mediante el aprovechamiento de pequeños cambios graduales surgidos sin motivo aparente.

 

Aunque en un momento dado dice que hemos de ser sumamente prudentes en llegar a la conclusión de que no pueden haber existido, refiriéndose a las formas de transición, lo correcto sería decir lo contrario,  o sea: hemos de ser sumamente prudentes en llegar a la conclusión de que pueden haber existido.

 

Vuelve a mencionar un ejemplo posible en el cual ni él mismo cree: una vejiga natatoria parece haberse convertido en un pulmón para respirar en el aire (swim-bladder has apparently been converted into an air-breathing lung). Esto será todo en cuanto a ejemplos de tránsito gradual.  En cuanto a la selección natural, sigue a salvo, nadie ha dicho hasta el momento que no pueda ser.

 

 

 

319

 

Although the belief that an organ so perfect as the eye could have been formed by natural selection, is enough to stagger any one; yet in the case of any organ, if we know of a long series of gradations in complexity, each good for its possessor, then under changing conditions of life, there is no logical impossibility in the acquirement of any conceivable degree of perfection through natural selection. In the cases in which we know of no intermediate or transitional states, we should be extremely cautious in concluding that none can have existed, for the metamorphoses of many organs show what wonderful changes in function are at least possible. For instance, a swim-bladder has apparently been converted into an air-breathing lung. The same organ having performed simultaneously very different functions, and then having been in part or in whole specialised for one function; and two distinct organs having performed at the same time the same function, the one having been perfected whilst aided by the other, must often have largely facilitated transitions.

 

Aun cuando la idea de que un órgano tan perfecto como el ojo pudo haberse formado por selección natural es para hacer vacilar a cualquiera, sin embargo, en el caso de un órgano cualquiera, si tenemos noticia de una larga serie de gradaciones de complicación, buena cada una de ellas para su posesor, no hay imposibilidad lógica alguna -variando las condiciones de vida- en la adquisición, por selección natural, de cualquier grado de perfección concebible. En los casos en que no tenemos conocimiento de estados intermedios o de transición, hemos de ser sumamente prudentes en llegar a la conclusión de que no pueden haber existido, pues las transformaciones de muchos órganos muestran qué maravillosos cambios de función son, por lo menos, posibles. Por ejemplo: una vejiga natatoria parece haberse convertido en un pulmón para respirar en el aire. Con frecuencia debe haber facilitado mucho las transiciones el que un mismo órgano haya realizado simultáneamente funciones muy diferentes y luego se haya especializado, total o parcialmente, para una función; o el que la misma función haya sido efectuada por dos órganos distintos, habiéndose perfeccionado uno de ellos mientras el otro le ha auxiliado, debe haber facilitado las transiciones.

 

 

 

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas: