La selección natural, la perfección absoluta y las limitadas facultades del autor en el párrafo tricentésimo vigésimo segundo de El Origen de las Especies

 

Y es así como, sin haber dado ni un solo ejemplo en los trescientos veintiun párrafos anteriores el autor cree haber convencido a un inocente lector, víctima ya de sonambulismo provocado,  de los inmensos poderes de su Selección Natural, entidad imaginaria y consecuencia de un error:

 

La selección natural no puede producir nada en una especie exclusivamente para ventaja o perjuicio de otra, aun cuando puede muy bien producir partes, órganos o excreciones utilísimas, y aun indispensables, o también sumamente perjudiciales, a otra especie, pero en todos los casos útiles al mismo tiempo al posesor.

 

Afortunadamente:

 

La selección natural no conducirá necesariamente a la perfección absoluta, ni la perfección absoluta -hasta donde nos es dado juzgar con nuestras limitadas facultades- puede afirmarse que exista en parte alguna.

El párrafo es digno de Herodoto:

….y también esta última circunstancia se presenta
en los habitantes de la comarca de la costa occidental de la provincia
de Huelva, pues Estrabón hace constar que son gentes que
viven de la ganadería (4); la ciudad de Exi, denominada también
Sexi y Sixus, significa la sexta, sin duda por ser la sexta fundación
que hicieron en. nuestro territorio; los Siluros ó Xiluros (5),
habitantes de las faldas del monte de este nombre, son los dei
país de bosques; mastienos son los que usan látigos; Eidetes, los
sabios, y los misgetes, los habitantes de un país de inundaciones
frecuentes (de emysgío), correspondiendo á la actual provincia de
Murcia y más concretamente á la cuenca del río Segura, que
tanto en la Antigüedad como en la Edad Media y Moderna es
tristemente célebre por sus grandes avenidas.

 

 

322

 

Natural selection can produce nothing in one species for the exclusive good or injury of another; though it may well produce parts, organs, and excretions highly useful or even indispensable, or highly injurious to another species, but in all cases at the same time useful to the possessor. In each well-stocked country natural selection acts through the competition of the inhabitants and consequently leads to success in the battle for life, only in accordance with the standard of that particular country. Hence the inhabitants of one country, generally the smaller one, often yield to the inhabitants of another and generally the larger country. For in the larger country there will have existed more individuals, and more diversified forms, and the competition will have been severer, and thus the standard of perfection will have been rendered higher. Natural selection will not necessarily lead to absolute perfection; nor, as far as we can judge by our limited faculties, can absolute perfection be everywhere predicated.

 

La selección natural no puede producir nada en una especie exclusivamente para ventaja o perjuicio de otra, aun cuando puede muy bien producir partes, órganos o excreciones utilísimas, y aun indispensables, o también sumamente perjudiciales, a otra especie, pero en todos los casos útiles al mismo tiempo al posesor. En todo país bien poblado, la selección natural obra mediante la competencia de los habitantes, y, por consiguiente, lleva a la victoria en la lucha por la vida sólo ajustándose al tipo de perfección de cada país determinado. De aquí el que los habitantes de un país -generalmente los del país menor- sucumban ante los habitantes de otro, generalmente el mayor; pues en el país mayor habrán existido más individuos y formas más diversificadas, y la competencia habrá sido más severa, y de este modo el tipo de perfección se habrá elevado. La selección natural no conducirá necesariamente a la perfección absoluta, ni la perfección absoluta -hasta donde nos es dado juzgar con nuestras limitadas facultades- puede afirmarse que exista en parte alguna.

 

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Related posts:

  1. Afinando sobre lo que la selección natural puede y no puede hacer por el bien de los seres en el párrafo tricentésimo décimo segundo de El Origen de las Especies
  2. La selección natural, un concepto inútil o fantasma semántico, en el párrafo centésimo vigésimo segundo de El Origen de las Especies
  3. La búsqueda de la perfección en el párrafo tricentésimo décimo cuarto de El Origen de las Especies
  4. Juegos de palabras con y sin la selección natural en el párrafo ducentésimo vigésimo segundo de El Origen de las Especies
  5. La selección natural selecciona el color del ganado en el párrafo tricentésimo octavo de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*