Archivo de agosto 2nd, 2013

Una explicación algo confusa reclama corrección en el párrafo tricentésimo cuadragésimo séptimo de El Origen de las Especies

 

A veces uno lee cosas que,  a veces semiconscientemente, otras inconscientemente,  pasa por alto, y olvida, para mayor tranquilidad. Es duro parar, volver sobre sus pasos y reflexionar:

 

¿Es cierto lo que acabo de leer?

Es posible encontrar esto en una obra que pasa por ser de contenido científico:

En toda región, es casi seguro que alguna clase de animal será capaz de ramonear más alto que los otros, y es igualmente casi seguro que esta clase sola pudo haber alargado su cuello con este objeto, mediante la selección natural y los efectos del aumento del uso.

Vuelvo a leer esta frase una y otra vez y creo que  el libro que la contiene debió pasar una corrección que no tuvo.

 

 

347

Mr. Mivart then asks (and this is his second objection), if natural selection be so potent, and if high browsing be so great an advantage, why has not any other hoofed quadruped acquired a long neck and lofty stature, besides the giraffe, and, in a lesser degree, the camel, guanaco and macrauchenia? Or, again, why has not any member of the group acquired a long proboscis? With respect to South Africa, which was formerly inhabited by numerous herds of the giraffe, the answer is not difficult, and can best be given by an illustration. In every meadow in England, in which trees grow, we see the lower branches trimmed or planed to an exact level by the browsing of the horses or cattle; and what advantage would it be, for instance, to sheep, if kept there, to acquire slightly longer necks? In every district some one kind of animal will almost certainly be able to browse higher than the others; and it is almost equally certain that this one kind alone could have its neck elongated for this purpose, through natural selection and the effects of increased use. In South Africa the competition for browsing on the higher branches of the acacias and other trees must be between giraffe and giraffe, and not with the other ungulate animals.

 

Míster Mivart pregunta entonces -y ésta es su segunda objeción-: Si la selección natural es tan potente, y si el ramonear alto es una ventaja tan grande, ¿por qué no ha adquirido un largo cuello y una estatura gigantesca ningún otro cuadrúpedo ungulado, aparte de la jirafa y, en menor grado, el camello, el guanaco y la Macrauchenia? Y también, ¿por qué no ha adquirido ningún miembro del grupo una larga trompa? Por lo que se refiere al África del Sur, que estuvo en otro tiempo habitada por numerosos rebaños de jirafas, la respuesta no es difícil, y el modo mejor de darla es mediante un ejemplo. En todos los prados de Inglaterra en que hay árboles, vemos las ramas inferiores recortadas o rapadas hasta un nivel preciso, por efecto del ramoneo de los caballos o del ganado vacuno; y ¿qué ventaja habría, por ejemplo, para las ovejas, si las hubiese allí en adquirir un poco más de longitud en el cuello? En toda región, es casi seguro que alguna clase de animal será capaz de ramonear más alto que los otros, y es igualmente casi seguro que esta clase sola pudo haber alargado su cuello con este objeto, mediante la selección natural y los efectos del aumento del uso. En África del Sur, la competencia para ramonear en las ramas más altas de las acacias y otros árboles tuvo que ser entre jirafa y jirafa, y no con los otros ungulados.

 

 

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas: