Diferencias en los picos de los patos en el párrafo tricentésimo quincuagésimo octavo de El Origen de las Especies

 

 

Los patos utilizan su pico como tamiz. El pico del pato cucharetero es excelente a tal fin.  Otras especies de pato, sin embargo,  disponen de picos menos eficientes que, no obstante, utilizan constantemente para este objeto.

El párrafo recuerda de nuevo la frase de Lovtrup:

 

Los admiradores de Darwin, entonces y ahora, lo han admirado por su honestidad y candor. No estoy seguro de que tal actitud esté justificada. Si una teoría tiene demasiadas dificultades, no debe publicarse, sino rechazarse, tal y como hacen la mayoría de los científicos.

(Lovtrup S., “Darwinism: The Refutation of a Myth,” Croom Helm: London, 1987, p.126)

 

 

358

 

From the highly developed structure of the shoveller’s beak we may proceed (as I have learned from information and specimens sent to me by Mr. Salvin), without any great break, as far as fitness for sifting is concerned, through the beak of the Merganetta armata, and in some respects through that of the Aix sponsa, to the beak of the common duck. In this latter species the lamellae are much coarser than in the shoveller, and are firmly attached to the sides of the mandible; they are only about fifty in number on each side, and do not project at all beneath the margin. They are square-topped, and are edged with translucent, hardish tissue, as if for crushing food. The edges of the lower mandible are crossed by numerous fine ridges, which project very little. Although the beak is thus very inferior as a sifter to that of a shoveller, yet this bird, as every one knows, constantly uses it for this purpose. There are other species, as I hear from Mr. Salvin, in which the lamellae are considerably less developed than in the common duck; but I do not know whether they use their beaks for sifting the water.

 

Por lo que se refiere a la propiedad de tamizar -según he sabido por noticias y ejemplares que me han sido remitidos por mister Salvin-, podemos pasar, sin gran interrupción, desde la conformación, sumamente desarrollada, del pico del pato cucharetero -mediante el pico de la Merganetta armata y, en algunos conceptos, mediante el de Aix sponsa- al pico del pato común. En esta última especie las laminillas son mucho más toscas que en el cucharetero, y están firmemente adheridas a los dos lados de la mandíbula; son tan sólo en número de 50 a cada lado, y no salen nunca por debajo del borde. Su terminación es rectangular, y están guarnecidas de tejido resistente translúcido, como si fuesen para triturar comida. Los bordes de la mandíbula inferior están cruzados por numerosos plieguecillos, que sobresalen muy poco. Aun cuando el pico es así muy inferior como tamiz al del cucharetero, sin embargo, el pato, como todo el mundo sabe, lo utiliza constantemente para este objeto. Según me dice míster Salvin, hay otras especies en las cuales las laminillas están mucho menos desarrolladas que en el pato común; pero yo no sé si estas aves usan su pico para tamizar el agua.

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Related posts:

  1. Dar por demostrado todo aquello que no es increíble en el párrafo tricentésimo quincuagésimo sexto de El Origen de las Especies
  2. Odiosas comparaciones en el párrafo tricentésimo quincuagésimo séptimo de El Origen de las Especies
  3. Más ejemplos de ambigüedad en el párrafo tricentésimo trigésimo octavo de El Origen de las Especies
  4. Respuesta a una confusa pregunta de Bronn en el párrafo tricentésimo vigésimo octavo de El Origen de las Especies
  5. Las barbas de la ballena en el párrafo tricentésimo quincuagésimo quinto de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*