Archivo de agosto 23rd, 2013

Los Pleuronéctidos están adaptados y una supuesta transición gradual en el párrafo tricentésimo sexagésimo segundo de El Origen de las Especies

 

Es evidente que los pleuronéctidos están admirablemente adaptados a su modo de vida …………..

Evidente, todo en la naturaleza se encuentra adaptado a su modo de vida. El autor se empeña en buscar ventajas relacionadas con su particular modo de ver el mundo:

Las principales ventajas obtenidas de este modo parecen ser protección contra sus enemigos y facilidad para alimentarse en el fondo.

La transición gradual, es más que dudosa:

Los diferentes miembros de la familia presentan, sin embargo, como hace observar Schiödte, «una larga serie de formas que muestran una transición gradual, desde Hippoglossus pinguis, que no cambia mucho de la forma en que abandona el huevo, hasta los lenguados, que están enteramente echados sobre un lado».

 

 

362

 

The Pleuronectidae, or Flat-fish, are remarkable for their asymmetrical bodies. They rest on one side—in the greater number of species on the left, but in some on the right side; and occasionally reversed adult specimens occur. The lower, or resting-surface, resembles at first sight the ventral surface of an ordinary fish; it is of a white colour, less developed in many ways than the upper side, with the lateral fins often of smaller size. But the eyes offer the most remarkable peculiarity; for they are both placed on the upper side of the head. During early youth, however, they stand opposite to each other, and the whole body is then symmetrical, with both sides equally coloured. Soon the eye proper to the lower side begins to glide slowly round the head to the upper side; but does not pass right through the skull, as was formerly thought to be the case. It is obvious that unless the lower eye did thus travel round, it could not be used by the fish while lying in its habitual position on one side. The lower eye would, also, have been liable to be abraded by the sandy bottom. That the Pleuronectidae are admirably adapted by their flattened and asymmetrical structure for their habits of life, is manifest from several species, such as soles, flounders, etc., being extremely common. The chief advantages thus gained seem to be protection from their enemies, and facility for feeding on the ground. The different members, however, of the family present, as Schiodte remarks, “a long series of forms exhibiting a gradual transition from Hippoglossus pinguis, which does not in any considerable degree alter the shape in which it leaves the ovum, to the soles, which are entirely thrown to one side.”

 

Los pleuronéctidos o peces planos son notables por la asimetria de su cuerpo. Permanecen acostados sobre un lado, en la mayor parte de las especies sobre el izquierdo, pero en algunas sobre el derecho, y, a veces, se presentan ejemplares adultos inversos. El lado inferior o superficie de descanso parece, a primera vista, el lado ventral de un pez ordinario: es de un color blanco y está, por muchos conceptos, menos desarrollado que el lado superior, y frecuentemente tiene las aletas laterales de tamaño menor. Pero los ojos ofrecen una particularidad notabilísima, pues ambos están situados en el lado superior de la cabeza. En la primera edad, sin embargo, los ojos están opuestos uno a otro, y todo el cuerpo es entonces simétrico, teniendo ambos lados de igual color. Pronto el ojo propio del lado inferior empieza a resbalar lentamente alrededor de la cabeza hacia el lado superior, pero no pasa a través del cráneo, como antes se creyó que ocurría. Es evidente que, a menos que el ojo inferior girase de esta manera, no podría ser usado por el pez mientras yace en su posición habitual sobre un lado. El ojo inferior, además, habría estado expuesto a rozarse con el fondo arenoso. Es evidente que los pleuronéctidos están admirablemente adaptados a su modo de vida mediante su conformación aplastada y asimétrica, pues diferentes especies, como los lenguados, platijas, etc., son comunísimas. Las principales ventajas obtenidas de este modo parecen ser protección contra sus enemigos y facilidad para alimentarse en el fondo. Los diferentes miembros de la familia presentan, sin embargo, como hace observar Schiödte, «una larga serie de formas que muestran una transición gradual, desde Hippoglossus pinguis, que no cambia mucho de la forma en que abandona el huevo, hasta los lenguados, que están enteramente echados sobre un lado».

 

 

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas:
Categorias: adaptación