Más sobre los pedicellarios en el párrafo tricentésimo septuagésimo primero de El Origen de las Especies

 

Mucho nos gustaría saber exactamente qué es lo que dijo Agassiz sobre los pedicellarios y  las espinas en las estrellas de mar. Seguro que nada que pueda servir para defender a la selección natural. Empero vuelven a aparecer aquí como ejemplos de evolución:

 

With respect to the steps by which these curious organs have been evolved

 

Un derivado de la palabra clave: Evolución, evolved, aparece aquí por segunda vez y ahora ya sabemos la finalidad que tiene Darwin al presentar,  tan importante, al pedicelario:

the pedicellariae must undoubtedly be looked at as modified spines

La cuestión está en que el pedicelario es una espina modificada y existen todo tipo de gradaciones entre uno y la otra. Lejos ha tenido que ir nuestro autor para encontrar un caso de gradación en la naturaleza,……….

 

 371. 

With respect to the steps by which these curious organs have been evolved, Mr. Agassiz infers from his own researches and those of Mr. Muller, that both in star-fishes and sea-urchins the pedicellariae must undoubtedly be looked at as modified spines. This may be inferred from their manner of development in the individual, as well as from a long and perfect series of gradations in different species and genera, from simple granules to ordinary spines, to perfect tridactyle pedicellariae. The gradation extends even to the manner in which ordinary spines and the pedicellariae, with their supporting calcareous rods, are articulated to the shell. In certain genera of star-fishes, “the very combinations needed to show that the pedicellariae are only modified branching spines” may be found. Thus we have fixed spines, with three equi-distant, serrated, movable branches, articulated to near their bases; and higher up, on the same spine, three other movable branches. Now when the latter arise from the summit of a spine they form, in fact, a rude tridactyle pedicellariae, and such may be seen on the same spine together with the three lower branches. In this case the identity in nature between the arms of the pedicellariae and the movable branches of a spine, is unmistakable. It is generally admitted that the ordinary spines serve as a protection; and if so, there can be no reason to doubt that those furnished with serrated and movable branches likewise serve for the same purpose; and they would thus serve still more effectively as soon as by meeting together they acted as a prehensile or snapping apparatus. Thus every gradation, from an ordinary fixed spine to a fixed pedicellariae, would be of service.

 

 

Acerca de los grados por los que estos curiosos órganos se han desarrollado, míster Agassiz deduce de sus propias investigaciones y de las de Müller que, tanto en las estrellas de mar como los erizos de mar, los pedicelarios deben indudablemente ser considerados como púas modificadas. Puede esto deducirse de su modo de desarrollo en el individuo, lo mismo que de una larga y perfecta serie de gradaciones en diferentes especies y géneros, a partir de simples gránulos, pasando por las púas ordinarias, hasta llegar a los pedicelarios tridáctilos perfectos. La gradación se extiende hasta a la manera cómo las espinas ordinarias y los pedicelarios están, mediante sus varillas calcáreas de soporte, articulados al caparazón. En ciertos géneros de estrellas de mar pueden encontrarse «las combinaciones precisamente que se necesitan para demostrar que los pedicelarios son tan sólo espinas ramificadas modificadas». Así, tenemos espinas fijas con tres ramas móviles equidistantes y dentadas, articuladas cerca de su base, y más arriba, en la misma espina, otras tres ramas móviles. Ahora bien; cuando estas últimas nacen de la extremidad de una espina, forman de hecho un tosco pedicelario tridáctilo, y éste puede verse en la misma espina, junto con las tres ramas inferiores. En este caso es inequívoca la idéntica naturaleza de los brazos de los pedicelarios y de las ramas móviles de una espina. Se admite generalmente que las púas ordinarias sirven de protección; y, siendo así, no hay razón para dudar de que las que están provistas de ramas móviles y dentadas sirvan igualmente para el mismo fin, y servirían aún más eficazmente tan luego como, reuniéndose, actuaran como un aparato agarrador o prensil. Así, toda gradación, desde una púa ordinaria fija hasta el pedicelario fijo, sería de utilidad.

 

 

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

 

 

Related posts:

  1. De nuevo la pared de la Evolución y algo más sobre los pedicelarios en el párrafo tricentésimo septuagésimo de El Origen de las Especies
  2. Sobre el sexo, la belleza y otras obscurísimas cuestiones en el párrafo tricentésimo décimo primero de El Origen de las Especies
  3. Corrigiendo algún otro error en el párrafo centésimo septuagésimo segundo de El Origen de las Especies
  4. Curiosas reflexiones sobre una nueva especie a partir de un gráfico incoherente en el párrafo centésimo octogésimo primero de El Origen de las Especies
  5. Error grave y contaminación mental en el párrafo septuagésimo primero de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*