Archivo de septiembre 9th, 2013

Extrañas estructuras en el párrafo tricentésimo septuagésimo tercero de El Origen de las Especies

 

Tras una serie de párrafos dedicados a los pedicelarios, toma un respiro el autor para hablar de los avicularios de los polizoos. Busca así el autor transiciones graduales en la naturaleza, algo que, a juzgar por los ejemplos tan extraños, es dificil de encontrar. Pero es que la transición gradual en un órgano no implica transición gradual en las especies. Ni mucho menos. Ni una ni la otra dicen nada en favor de la selección natural.

 

 

373

 

Certain compound animals, or zoophytes, as they have been termed, namely the Polyzoa, are provided with curious organs called avicularia. These differ much in structure in the different species. In their most perfect condition they curiously resemble the head and beak of a vulture in miniature, seated on a neck and capable of movement, as is likewise the lower jaw or mandible. In one species observed by me, all the avicularia on the same branch often moved simultaneously backwards and forwards, with the lower jaw widely open, through an angle of about 90 degrees, in the course of five seconds; and their movement caused the whole polyzoary to tremble. When the jaws are touched with a needle they seize it so firmly that the branch can thus be shaken.

 

Ciertos animales compuestos o zoófitos, como se les ha denominado, a saber: los polizoos, están provistos de curiosos órganos llamados avicularios. Estos difieren mucho de estructura en las distintas especies. En su estado más perfecto, se asemejan singularmente a la cabeza y pico de un buitre en miniatura, puesta sobre un cuello y capaz de movimiento, como lo es igualmente la mandíbula inferior. En una especie observada por mí, todos los avicularios de la misma rama, con la mandíbula inferior muy abierta, se movían simultáneamente hacia delante y hacia atrás, describiendo un ángulo de unos 90º, en el transcurso de cinco segundos, y su movimiento hacia temblar a todo el polizoo. Si se tocan las mandíbulas con una aguja, la cogen tan firmemente, que de este modo puede sacudirse la rama.

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas: