Archivo de septiembre 16th, 2013

Cierta tensión en el párrafo tricentésimo septuagésimo octavo de El Origen de las Especies

El autor continúa esquivando inconvenientes a diestro y siniestro. Hasta aquí, uno tras otro, ha mencionado nombres abstrusos, que se refieren a estructuras variadas, detalles de la anatomía de los diversos grupos animales: vibráculos y ovicularios, pedicellarios. La mención de estos nombres, asociada con el conocimiento de las estructuras que designan, hace aparecer al autor como un naturalista profesional, que no es.  Aunque lo fuese, la mención de nombres y el conocimiento de estructuras no le autorizarían a jugar con las palabras:  La selección natural no es explicación de nada , sino que, por el contrario viene precisamente a reemplazar toda explicación. En nada se explica de este modo la formación de las estructuras mencionadas y, mucho menos de las especies. La serie sigue ahora con las orquídeas, familia de plantas con la que el autor tiene una extraña afinidad. Como ha escrito un libro sobre ellas, indica ahora, eso le libra de responder adecuadamente a las objeciones de Mivart.

 

La tensa relación entre Darwin y las orquídeas ha sido puesta de manifiesto por ejemplo aquí:

 

Darwin teleologist? Design in The orchids.

 

 

 

 

 

378

 

In the vegetable kingdom Mr. Mivart only alludes to two cases, namely the structure of the flowers of orchids, and the movements of climbing plants. With respect to the former, he says: “The explanation of their ORIGIN is deemed thoroughly unsatisfactory—utterly insufficient to explain the incipient, infinitesimal beginnings of structures which are of utility only when they are considerably developed.” As I have fully treated this subject in another work, I will here give only a few details on one alone of the most striking peculiarities of the flowers of orchids, namely, their pollinia. A pollinium, when highly developed, consists of a mass of pollen-grains, affixed to an elastic foot-stalk or caudicle, and this to a little mass of extremely viscid matter. The pollinia are by this means transported by insects from one flower to the stigma of another. In some orchids there is no caudicle to the pollen-masses, and the grains are merely tied together by fine threads; but as these are not confined to orchids, they need not here be considered; yet I may mention that at the base of the orchidaceous series, in Cypripedium, we can see how the threads were probably first developed. In other orchids the threads cohere at one end of the pollen-masses; and this forms the first or nascent trace of a caudicle. That this is the origin of the caudicle, even when of considerable length and highly developed, we have good evidence in the aborted pollen-grains which can sometimes be detected embedded within the central and solid parts.

 

En el reino vegetal, míster Mivart cita sólo dos casos, a saber: la estructura de las flores de las orquídeas y el movimiento de las plantas trepadoras. En cuanto al primero, dice: «La explicación de su origen es juzgada como nada satisfactoria, es totalmente insuficiente para explicar los comienzos incipientes infinitesimales de estructuras que sólo son útiles cuando se han desarrollado considerablemente». Como he tratado extensamente este asunto en otra obra, daré aquí solamente algunos detalles acerca de una sola de las más llamativas particularidades de las flores de las orquídeas, o sea sus polinias. Una polinia, cuando está muy desarrollada, consiste en una gran masa de polen unida a un pedúnculo elástico o caudículo, y éste a una pequeña masa de materia sumamente viscosa. Las polinias, de este modo, son transportadas por los insectos de una flor al estigma de otra. En algunas orquídeas no hay caudículo para las masas de polen, y los granos están simplemente unidos entre sí por hilos finísimos, pero como esto no está limitado a las orquídeas; no es necesario tratarlo aquí, aun cuando he de mencionar que en el principio de la serie de las orquídeas, en Cypripedium, podemos ver cómo los hilos se desarrollaron probablemente al principio. En otras orquídeas los hilos se unen entre sí, en un extremo de las masas de polen, y esto forma el primer indicio o aparición de un caudículo. En los granos de polen abortados, que pueden a veces descubrirse enclavados entre las partes centrales y consistentes, tenemos una buena prueba de que es éste el origen del caudículo, aun cuando sea de longitud considerable y esté muy desarrollado.

 

 

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas: