Archivo de septiembre 24th, 2013

Reconociendo el esfuerzo en el párrafo tricentésimo octogésimo cuarto de El Origen de las Especies

 

El autor se ha esforzado y lo reconoce. Empero, su esfuerzo ha resultado ser infructuoso y esto también lo reconoce:

 

Whether, during the gradual development of climbing plants, natural selection has been aided by the inherited effects of use, I will not pretend to decide…

 

(No pretenderé decidir si la selección natural ha sido o no ayudada durante el desarrollo gradual de las plantas trepadoras por los efectos hereditarios del uso…)

 

 

384

 

I have already endeavoured to explain how plants became twiners, namely, by the increase of a tendency to slight and irregular revolving movements, which were at first of no use to them; this movement, as well as that due to a touch or shake, being the incidental result of the power of moving, gained for other and beneficial purposes. Whether, during the gradual development of climbing plants, natural selection has been aided by the inherited effects of use, I will not pretend to decide; but we know that certain periodical movements, for instance the so-called sleep of plants, are governed by habit.

 

 

Me he esforzado ya en explicar de qué modo las plantas llegaron a ser volubles, a saber, por el aumento de la tendencia a movimientos giratorios débiles e irregulares que, al principio, no les eran de utilidad alguna, siendo este movimiento, lo mismo que el debido al contacto o sacudida, un resultado incidental de la facultad de movimiento adquirida para otros fines útiles. No pretenderé decidir si la selección natural ha sido o no ayudada durante el desarrollo gradual de las plantas trepadoras por los efectos hereditarios del uso; pero sabemos que ciertos movimientos periódicos, por ejemplo, el llamado sueño de las plantas, están regulados por la costumbre.

 

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

 

 

Imagen del blog:  Kike Vela (The blog): El lado oscuro de la anestesia

Etiquetas: