Archivo de septiembre 27th, 2013

Un precursor de La metamorfosis de Kafka: el párrafo tricentésimo octogésimo séptimo de El Origen de las Especies

 

¿Qué significa esto?:

 

“…..no hay nada de improbable en la creencia de que una semejanza accidental con algún objeto común fue, en cada caso, la base para la labor de la selección natural,…”

 

Ya veíamos como Etienne Rabaud había demostrado la imposibilidad de que los insectos que imitan objetos surgieran a partir de un cambio gradual.

 

 

 

387

 

With the many insects which imitate various objects, there is no improbability in the belief that an accidental resemblance to some common object was in each case the foundation for the work of natural selection, since perfected through the occasional preservation of slight variations which made the resemblance at all closer; and this will have been carried on as long as the insect continued to vary, and as long as a more and more perfect resemblance led to its escape from sharp-sighted enemies.

 

Respecto a los numerosos insectos que imitan a diversos objetos, no hay nada de improbable en la creencia de que una semejanza accidental con algún objeto común fue, en cada caso, la base para la labor de la selección natural, perfeccionada después por la conservación accidental de ligeras variaciones que hiciesen la semejanza mucho mayor; y esto habrá proseguido mientras el insecto continuase variando y mientras una semejanza, cada vez más perfecta, le permitiese escapar de enemigos dotados de vista penetrante.

Lecturas aconsejadas:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

L’adaptation et l’evolution. Etienne Rabaud.

Imágenes de Taringa. net

Etiquetas: