Archivo de octubre 1st, 2013

Lamarck vuelve de nuevo en el resumen del capítulo séptimo en el párrafo tricentésimo octogésimo noveno de El Origen de las Especies

 

El párrafo contiene el resumen del capítulo.  Si hubiese estado al principio, tal vez habríamos ahorrado su lectura completa. Una pérdida lamentable de tiempo.

Cuando hay algo bueno, esto es viejo, por lo general debido a Lamarck. Ya lo dijo Flourens.

 

389

With such structures as the above lamellae of horn or whalebone, habit or use can have done little or nothing, as far as we can judge, towards their development. On the other hand, the transportal of the lower eye of a flat-fish to the upper side of the head, and the formation of a prehensile tail, may be attributed almost wholly to continued use, together with inheritance. With respect to the mammae of the higher animals, the most probable conjecture is that primordially the cutaneous glands over the whole surface of a marsupial sack secreted a nutritious fluid; and that these glands were improved in function through natural selection, and concentrated into a confined area, in which case they would have formed a mamma. There is no more difficulty in understanding how the branched spines of some ancient Echinoderm, which served as a defence, became developed through natural selection into tridactyle pedicellariae, than in understanding the development of the pincers of crustaceans, through slight, serviceable modifications in the ultimate and penultimate segments of a limb, which was at first used solely for locomotion. In the avicularia and vibracula of the Polyzoa we have organs widely different in appearance developed from the same source; and with the vibracula we can understand how the successive gradations might have been of service. With the pollinia of orchids, the threads which originally served to tie together the pollen-grains, can be traced cohering into caudicles; and the steps can likewise be followed by which viscid matter, such as that secreted by the stigmas of ordinary flowers, and still subserving nearly but not quite the same purpose, became attached to the free ends of the caudicles—all these gradations being of manifest benefit to the plants in question. With respect to climbing plants, I need not repeat what has been so lately said.

 

En estructuras tales como las láminas córneas o barbas de ballena, hasta donde nosotros podemos juzgar, la costumbre o uso poco o nada ha podido hacer tocante a su desarrollo. Por el contrario, puede atribuirse, casi por completo, al uso continuado, unido a la herencia, el traslado del ojo inferior de un pleuronéctido al lado superior de la cabeza; y la formación de una cola prensil puede atribuirse casi por completo al uso continuado, unido a la herencia. Por lo que se refiere a las mamas de los animales superiores, la conjetura más probable es que primitivamente las glándulas cutáneas de toda la superficie de un saco marsupial segregasen un líquido nutritivo, y que estas glándulas se perfeccionasen en su función por selección natural y se concentrasen en espacios limitados, en cuyo caso habrían formado una mama. No existe mayor dificultad en comprender cómo las espinas ramificadas de algunos equinodermos antiguos, que servían de defensa, se convirtieron mediante selección natural en pedicelarios tridáctilos, que en comprender el desarrollo de las pinzas de los crustáceos mediante ligeras modificaciones útiles en el último y el penúltimo segmentos de un miembro que al principio se usaba sólo para la locomoción. En los avicularios y vibráculos de los polizoos tenemos órganos muy diferentes en apariencia, que se han desarrollado a partir de un origen común; y en los vibráculos podemos comprender cómo pudieron haber sido de utilidad las gradaciones sucesivas. En las polinias de las orquídeas pueden seguirse los filamentos que primitivamente sirvieron para unir los granos de polen hasta que se reúnen, formando caudículas, y pueden seguirse igualmente los grados por los que una materia viscosa, como la segregada por los estigmas de las flores ordinarias, y sirviendo todavía casi -aunque no exactamente- para el mismo objeto, llegó a quedar adherida al extremo libre de las caudículas, siendo todas estas gradaciones de manifiesta utilidad para las plantas en cuestión. Por lo que se refiere a las plantas trepadoras, no necesito repetir lo que se ha dicho últimamente.

 Lectura aconsejada:

 

 

Imagen de allposters.com

 

Etiquetas:
Categorias: Lamarck, Lamarckismo