Archivo de octubre 16th, 2013

Resumen del capítulo séptimo titulado Miscelaneous Objections to the Theory of Natural Selection (Objeciones Misceláneas a la teoría de Selección Natural)

Si el capítulo anterior, el sexto,   se dedicaba a presentar dificultades de la teoría,  el capítulo séptimo, que ahora acaba,  también se dedica a presentar diversas objeciones a la “teoría”.

Al comenzar daba una lista de ellas y explicaba que los cuatro capítulos comprendidos entre el VI y el IX se dedicaban a explorar dificultades de la teoría. El X  y el XI se titulan respectivamente “De la imperfección del archivo geológico” y “De la sucesión geológica de los seres orgánicos”,  por tanto se dedican también a explorar más dificultades. Tenemos así que, de los quince capítulos de que consta OSMNS, al menos seis de los centrales se dedican a explorar sus dificultades. Empero, con eso y con todo, quedan intactas las principales que Flourens puso tan claramente de manifiesto y que recordamos aquí:

 

  1. Abuso del lenguaje.
  2. Desconocimiento de aspectos elementales de Historia Natural.
  3. Falta de originalidad : Darwin copia de Lamarck.
  4. Eugenesia, esa peligrosa doctrina social que se encuentra detrás de la Supervivencia de los más aptos.

 

Comienza este capítulo, escrito íntegramente para la cuarta edición,  respondiendo a algunos críticos. Nos encontramos así ante una curiosa situación mediante la cual el libro que debería presentar una teoría científica que explicase el origen de las especies no sólo no lo hace sino que contiene, en su mayor parte, una exposición de sus dificultades, objeciones o puntos débiles. Hasta ahí podríamos entenderlo, pero es que este capítulo contiene además una selección de tales críticas escritas con posterioridad a la publicación de las primeras ediciones. El autor (o autores) ha (han) escogido cuidadosamente las críticas que mejor convienen a su teoría, evitando las auténticas críticas,  es decir, las que demuestran que no hay teoría alguna, Por ejemplo el libro de Pierre Flourens titulado Examen du libre de M Darwin sur l’Origine des Espèces (Paris, 1864) o la crítica de Kölliker acertadamente titulada Uber die Darwinische Shöpfungstheorie (Sobre la teoría darwinista de la Creación).

Durante setenta y cinco largos párrafos el autor se complace en repasar aquellas objeciones de su elección (objeciones presentadas a sus opiniones, indica él mismo, como si en ciencia se tratase de opiniones), es decir aquellas objeciones que están más de acuerdo con sus opiniones o lo que es lo mismo, objeciones que no tienen nada que objetar.  Así es como leemos en el párrafo tricentésimo trigésimo:

Por lo que se refiere a las plantas, este asunto ha sido discutido por Nägeli en un admirable trabajo. Admite que la selección natural ha hecho mucho, pero insiste en que las familias de plantas difieren entre sí principalmente por caracteres morfológicos que parecen no tener importancia alguna para la prosperidad de las especies. Cree, por consiguiente, en una tendencia innata hacia el desarrollo progresivo y más perfecto. Señala la disposición de las células en los tejidos y la de las hojas en el eje como casos en que la selección natural no pudo haber obrado. A éstos pueden añadirse las divisiones numéricas de las partes de la flor, la posición de los óvulos, la forma de la semilla cuando no es de utilidad alguna para la diseminación, etc.

Creencias y opiniones forman el contenido central de la obra. En consecuencia, las falacias y las contradicciones siguen abundando y así tenemos como ejemplo de lo primero:

se admitirá que las flores de las orquídeas presentan multitud de conformaciones curiosas, que hace algunos años se habrían considerado como simples diferencias morfológicas sin función alguna especial,

 

Hace años se habrían considerado….¿Por quién? ¿Quién piensa que toda diferencia morfológica es simple si no tiene una función especial conocida? Sólo el autor. Pero, como digo, esta es su creencia, su opinión particular. Nada que ver con la ciencia. Este estilo genera todo tipo de dificultades, ambigüedades y contradicciones.

 

 Y, así es fácil encontrar ejemplos de contradicción:

Contradicción 1, (párrafo   334):

 but they are now known to be of the highest importance for the fertilisation of the species through the aid of insects, and have probably been gained through natural selection.

 

La primera parte es contradictoria con la segunda. La primera tiene sentido:

 

 but they are now known to be of the highest importance for the fertilisation of the species through the aid of insects,…

 

 La segunda no lo tiene:

and have probably been gained through natural selection.

 

Contradicción 2 (párrafo   340):

No puede haber sido de gran importancia para la mayor parte de los mamíferos, aves y reptiles el estar cubiertos de pelo, de pluma o de escamas, y, sin embargo, el pelo se ha transmitido a casi todos los mamíferos, las plumas a todas las aves y las escamas a todos los reptiles verdaderos.

Pero…. ¿Por qué el estar cubierto de pelo no es importante para los mamíferos?, ¿en qué cabeza cabe que para un ave las plumas no sean importantes? ¿O para un reptil lo sean las escamas? Que continúa de esta manera:

Una estructura, cualquiera que sea, común a muchas formas afines, la consideramos como de gran importancia sistemática, y, por consiguiente, con frecuencia se da por sentado que es de gran importancia vital para la especie.

El autor confunde importancia con importancia sistemática. Su texto es pura elucubración.  Algunos de los caracteres de mayor utilidad en taxonomía, en especial en Botánica, no tienen ninguna utilidad conocida. Pero tengan o no tengan utilidad conocida, los caracteres nada pueden aportar en favor de la selección natural, una entidad confusa que el autor asocia con la idea de progreso:

 

Aun cuando no tenemos ninguna prueba buena de que exista en los seres orgánicos una tendencia innata hacia el desarrollo progresivo, sin embargo, esto se sigue necesariamente, como he procurado demostrar en el capítulo cuarto, de la acción continua de la selección natural, pues la mejor definición que se ha dado de un tipo superior de organización es el grado en que los órganos se han especializado o diferenciado, y la selección natural tiende hacia este fin, en cuanto que los órganos son de este modo capaces de realizar sus funciones más eficazmente.

Y continúa tomando ejemplos e ideas de Lamarck sin citarlo, saltando de crítico a crítico y cambiando de tema sin cesar, siempre evitando cuidadosamente la mención de sus principales críticos (Flourens y Kölliker).

 

El autor continúa esquivando inconvenientes. Hasta aquí, uno tras otro, ha mencionado nombres abstrusos, que se refieren a estructuras variadas, detalles de la anatomía de los diversos grupos animales: vibráculos y ovicularios, pedicellarios. La mención de estos nombres, asociada con el conocimiento de las estructuras que designan, hace aparecer al autor como naturalista profesional, algo que no es. Pero es que, aunque lo fuese, la mención de nombres y el conocimiento de estructuras no le autorizarían a jugar con las palabras: La selección natural no es explicación, sino que por el contrario, viene a reemplazar toda explicación. En nada se explica de este modo la formación de las estructuras mencionadas y, mucho menos de las especies.

La jirafa, los picos de los patos, las barbas de la ballena, los pleuronéctidos, las orquídeas, las plantas trepadoras. El mundo entero ofrece ejemplos palmarios de la Selección Natural en acción. Y si no se lo creen recuerden:

 

Familiarizándose un poco, estas objeciones tan superficiales quedarán olvidadas.

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas: