Archivo de noviembre 22nd, 2013

Observaciones sobre el odioso comportamiento del cuclillo y su deseo ciego en el párrafo cuadrigentésimo décimo octavo de El Origen de las Especies

La Teoría de Evolución por Selección Natural en estado puro. No se la pierdan:

 El primer paso hacia la adquisición de este instinto pudo haber sido la simple inquietud involuntaria por parte del joven cuclillo,  ya un poco adelantado en edad y fuerza,  habiéndose después perfeccionado y transmitido esta costumbre a una edad más temprana.  No sé ver en esto mayor dificultad que en que los polluelos de otras aves, antes de salir del huevo, adquirieran el instinto de romper su propio cascarón, o en que en las culebras pequeñas, como lo ha señalado Owen, se forme en las mandíbulas superiores un diente agudo transitorio para cortar la cubierta apergaminada del huevo; pues si cada parte es susceptible de variaciones individuales en todas las edades, y las variaciones tienden a ser heredadas a la edad correspondiente o antes -hechos que son indiscutibles-, los instintos y la conformación del individuo joven pudieron modificarse lentamente, lo mismo que los del adulto, y ambas hipótesis tienen que sostenerse o caer junto con toda la teoría de la selección natural.

 

 

 

418

In the case of the European cuckoo, the offspring of the foster-parents are commonly ejected from the nest within three days after the cuckoo is hatched; and as the latter at this age is in a most helpless condition, Mr. Gould was formerly inclined to believe that the act of ejection was performed by the foster-parents themselves. But he has now received a trustworthy account of a young cuckoo which was actually seen, while still blind and not able even to hold up its own head, in the act of ejecting its foster-brothers. One of these was replaced in the nest by the observer, and was again thrown out. With respect to the means by which this strange and odious instinct was acquired, if it were of great importance for the young cuckoo, as is probably the case, to receive as much food as possible soon after birth, I can see no special difficulty in its having gradually acquired, during successive generations, the blind desire, the strength, and structure necessary for the work of ejection; for those cuckoos which had such habits and structure best developed would be the most securely reared. The first step towards the acquisition of the proper instinct might have been mere unintentional restlessness on the part of the young bird, when somewhat advanced in age and strength; the habit having been afterwards improved, and transmitted to an earlier age. I can see no more difficulty in this than in the unhatched young of other birds acquiring the instinct to break through their own shells; or than in young snakes acquiring in their upper jaws, as Owen has remarked, a transitory sharp tooth for cutting through the tough egg-shell. For if each part is liable to individual variations at all ages, and the variations tend to be inherited at a corresponding or earlier age—propositions which cannot be disputed—then the instincts and structure of the young could be slowly modified as surely as those of the adult; and both cases must stand or fall together with the whole theory of natural selection.

 

En el caso del cuclillo europeo, los hijos de los padres adoptivos son, por lo común, arrojados del nido a los tres días de haber salido el cuclillo del huevo, y como el cuclillo a esta edad se encuentra en un estado en que no puede valerse, míster Gould se inclinó primero a creer que el acto de la expulsión era ejecutado por los mismos padres nutricios; pero ahora ha recibido un informe fidedigno de que un cuclillo, todavía ciego e incapaz hasta de levantar su propia cabeza, fue positivamente visto en el acto de arrojar a sus hermanos adoptivos. El observador volvió a colocar en el nido uno de éstos, y fue arrojado de nuevo. Respecto de los medios por los que fue adquirido este extraño y odioso instinto, si fue de gran importancia para el joven cuclillo, como lo fue probablemente el recibir tanta comida como sea posible en seguida de su nacimiento, no sé ver especial dificultad en que el cuclillo, durante las sucesivas generaciones, haya adquirido gradualmente el deseo ciego, la fuerza y la estructura necesarias para el trabajo de expulsión, pues aquellos cuclillos jóvenes que tuviesen más desarrollada tal costumbre y conformación serían los que se criarían con más seguridad. El primer paso hacia la adquisición de este instinto pudo haber sido la simple inquietud involuntaria por parte del joven cuclillo, ya un poco adelantado en edad y fuerza, habiéndose después perfeccionado y transmitido esta costumbre a una edad más temprana. No sé ver en esto mayor dificultad que en que los polluelos de otras aves, antes de salir del huevo, adquirieran el instinto de romper su propio cascarón, o en que en las culebras pequeñas, como lo ha señalado Owen, se forme en las mandíbulas superiores un diente agudo transitorio para cortar la cubierta apergaminada del huevo; pues si cada parte es susceptible de variaciones individuales en todas las edades, y las variaciones tienden a ser heredadas a la edad correspondiente o antes -hechos que son indiscutibles-, los instintos y la conformación del individuo joven pudieron modificarse lentamente, lo mismo que los del adulto, y ambas hipótesis tienen que sostenerse o caer junto con toda la teoría de la selección natural.

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas: