Archivo de diciembre 12th, 2013

La jirafa por Pietro di Cosimo

 

El nombre latino de la jirafa es Giraffa camelopardalis debido a que en la antigüedad se la tomó por un híbrido de camello y leopardo.  Además de exótico,  es animal  arrogante por mirar siempre desde arriba,  desde la cima de la evolución,  puesto que, a base de estirar el cuello llegó a ramonear los bocados más altos dejando los más bajos para esos otros animales como ciervos y antílopes que,  si no se han extinguido todavía ha sido sólo por azar y por eso miran abajo, al suelo, sabiendo que cualquier día les llegará su hora y caerán extínguidos.  A la jirafa en cambio, no;  ella, como sabemos fue, es,  sin duda más apta, más alta.  Su destino está escrito con letras de oro y consiste en ser cada día más alta. Excelente competidora en la lucha por la supervivencia.

También en el arte,  actividad altísima, excelente,  encontramos una jirafa representada en un cuadro de Piero di Cósimo.  Según nos cuenta Ursula Staël  en el Diario de la Cámara Oscura,  ésta jirafa llegó a Florencia el 11 de noviembre de 1487 siendo entonces  “molto grande e molto bella e piacevole”.  Lamentablemente,  cinco años después se rompió el cuello contra el quicio de una puerta. A propósito del accidente, se hace la autora  unas cuantas preguntas, de las  que reproducimos a continuación las impares:

 

¿Cómo fue su vida renacentista?

¿Que tal Florencia desde arriba?

Y el invierno: ¿insoportable?

¿Que habrá sido de su cuello?

¿Lo habrán vendado desde la copa de una capilla?

¿Existirá un retrato de su convalecencia?

 

Junto a la jirafa que , como decíamos arriba,  y es bien sabido, es modelo de ser  evolucionado y competente,  en el cuadro podemos ver otros modelos del progreso y del comportamiento humanos. A la izquierda,  labora Vulcano;  frente a él,  Eolo, confina a  los malos vientos en pellejos de vino; y así otras  alegorías de los tiempos en que los hombres se civilizaron y empezaron alrededor del fuego y por el fuego  a construir  casas, formar familias nucleares y domesticar los animales.……..  En una palabra, el progreso.

 

 

Etiquetas:

Una lección de geometría en el párrafo cuadrigentésimo trigésimo segundo de El Origen de las Especies

 

Efectivamente, al recibir su carta, el profesor Miller, de Cambridge, contesta al autor que sí,  que es cierto que operando como la abeja, se obtienen panales como los de la abeja. Brillante geómetra. Indeed.

 

432

If a number of equal spheres be described with their centres placed in two parallel layers; with the centre of each sphere at the distance of radius x sqrt(2) or radius x 1.41421 (or at some lesser distance), from the centres of the six surrounding spheres in the same layer; and at the same distance from the centres of the adjoining spheres in the other and parallel layer; then, if planes of intersection between the several spheres in both layers be formed, there will result a double layer of hexagonal prisms united together by pyramidal bases formed of three rhombs; and the rhombs and the sides of the hexagonal prisms will have every angle identically the same with the best measurements which have been made of the cells of the hive-bee. But I hear from Professor Wyman, who has made numerous careful measurements, that the accuracy of the workmanship of the bee has been greatly exaggerated; so much so, that whatever the typical form of the cell may be, it is rarely, if ever, realised.

 

Si se describe un número de esferas iguales, cuyos centros estén situados en dos planos paralelos, estando el centro de cada esfera a una distancia igual al radio x la raíz cuadrada de 2 (o sea, al radio x 1,41421) o a una distancia menor de los centros de las seis esferas que la rodean en el mismo plano, y a la misma distancia de los centros de las esferas adyacentes en el otro plano paralelo; entonces, tomando los planos de intersección entre las diferentes esferas de los dos planos paralelos, resultarán dos capas de prismas hexagonales, unidas entre sí por bases piramidales formadas por tres rombos, y los rombos y los lados de los prismas hexagonales tendrán todos los ángulos idénticamente iguales a los dados por las mejores medidas que se han hecho de las celdas de la abeja común. Pero el profesor Wyman, que ha hecho numerosas medidas cuidadosas, me dice que la precisión de la labor de la abeja ha sido muy exagerada, hasta tal punto, que lo que podría ser la forma típica de la celdilla pocas veces o nunca se realiza.

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas: