La jirafa por Pietro di Cosimo

 

El nombre latino de la jirafa es Giraffa camelopardalis debido a que en la antigüedad se la tomó por un híbrido de camello y leopardo.  Además de exótico,  es animal  arrogante por mirar siempre desde arriba,  desde la cima de la evolución,  puesto que, a base de estirar el cuello llegó a ramonear los bocados más altos dejando los más bajos para esos otros animales como ciervos y antílopes que,  si no se han extinguido todavía ha sido sólo por azar y por eso miran abajo, al suelo, sabiendo que cualquier día les llegará su hora y caerán extínguidos.  A la jirafa en cambio, no;  ella, como sabemos fue, es,  sin duda más apta, más alta.  Su destino está escrito con letras de oro y consiste en ser cada día más alta. Excelente competidora en la lucha por la supervivencia.

También en el arte,  actividad altísima, excelente,  encontramos una jirafa representada en un cuadro de Piero di Cósimo.  Según nos cuenta Ursula Staël  en el Diario de la Cámara Oscura,  ésta jirafa llegó a Florencia el 11 de noviembre de 1487 siendo entonces  “molto grande e molto bella e piacevole”.  Lamentablemente,  cinco años después se rompió el cuello contra el quicio de una puerta. A propósito del accidente, se hace la autora  unas cuantas preguntas, de las  que reproducimos a continuación las impares:

 

¿Cómo fue su vida renacentista?

¿Que tal Florencia desde arriba?

Y el invierno: ¿insoportable?

¿Que habrá sido de su cuello?

¿Lo habrán vendado desde la copa de una capilla?

¿Existirá un retrato de su convalecencia?

 

Junto a la jirafa que , como decíamos arriba,  y es bien sabido, es modelo de ser  evolucionado y competente,  en el cuadro podemos ver otros modelos del progreso y del comportamiento humanos. A la izquierda,  labora Vulcano;  frente a él,  Eolo, confina a  los malos vientos en pellejos de vino; y así otras  alegorías de los tiempos en que los hombres se civilizaron y empezaron alrededor del fuego y por el fuego  a construir  casas, formar familias nucleares y domesticar los animales.……..  En una palabra, el progreso.

 

 

Related posts:

  1. Algo de mayor alcance que el rancio ejemplo del cuello de la jirafa
  2. La jirafa, otro ejemplo copiado de Lamarck en el párrafo tricentésimo cuadragésimo cuarto de El Origen de las Especies
  3. Vuelve la jirafa en un relato increíble del párrafo tricentésimo octogésimo sexto de El Origen de las Especies
  4. En torno a Schopenhauer y la voluntad de la naturaleza II: A vueltas con la jirafa
  5. Motivos para dudar en el párrafo tricentésimo cuadragésimo sexto de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*