Archivo de enero 6th, 2014

La cumbre de la dificultad en el párrafo cuadrigentésimo cuadragésimo octavo de El Origen de las Especies

Superando todas las dificultades a su paso, el autor llega por fin a la cumbre de todas las dificultades. Es oportuno recordar que la cumbre de su obra debería haber sido en aquellos remotos párrafos en los que debió describir su teoría. Pasados aquellos parajes sin pena ni gloria, el autor se complace ahora en describir dificultades a una teoría que no vemos todavía en qué consiste.

 

 448

But we have not as yet touched on the acme of the difficulty; namely, the fact that the neuters of several ants differ, not only from the fertile females and males, but from each other, sometimes to an almost incredible degree, and are thus divided into two or even three castes. The castes, moreover, do not generally graduate into each other, but are perfectly well defined; being as distinct from each other as are any two species of the same genus, or rather as any two genera of the same family. Thus, in Eciton, there are working and soldier neuters, with jaws and instincts extraordinarily different: in Cryptocerus, the workers of one caste alone carry a wonderful sort of shield on their heads, the use of which is quite unknown: in the Mexican Myrmecocystus, the workers of one caste never leave the nest; they are fed by the workers of another caste, and they have an enormously developed abdomen which secretes a sort of honey, supplying the place of that excreted by the aphides, or the domestic cattle as they may be called, which our European ants guard and imprison.

 

Pero no hemos llegado todavía a la cumbre de la dificultad, o sea el hecho de que las neutras de varias especies de hormigas difieren, no sólo de los machos y hembras fecundos, sino también entre sí mismas, a veces en un grado casi increíble, y están de este modo divididas en dos y aun en tres castas. Las castas, además, no muestran comúnmente tránsitos entre sí, sino que están por completo bien definidas, siendo tan distintas entre sí como lo son dos especies cualesquiera del mismo género, o más bien dos géneros cualesquiera de la misma familia. Así en Eciton hay obreras neutras  y soldados neutros , con mandíbulas e instintos extraordinariamente diferentes; en Cryptocerus sólo las obreras de una casta llevan sobre la cabeza una extraña especie de escudo, cuyo uso es completamente desconocido; en el Myrmecocystus de México, las obreras de una casta nunca abandonan el nido, y son alimentadas por las obreras de otra casta, y tienen enormemente desarrollado el abdomen, que segrega una especie de miel, la cual reemplaza la excretada por los pulgones -el ganado doméstico, como podría llamárseles-, que nuestras hormigas europeas guardan y aprisionan.

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas: