Abundando en las explicaciones anteriores en el párrafo cuadrigentésimo quincuagésimo tercero de El Origen de las Especies

Deja atónito el ver que el autor piensa que realmente ha explicado en los párrafos anteriores  el origen de los distintos tipos de obreras en las especies de hormigas consideradas. Dice ahora:

 

Pero he de confesar que, con toda mi fe en la selección natural, nunca hubiera esperado que este principio hubiese sido tan sumamente eficaz, si el caso de estos insectos neutros no me hubiese llevado a esta conclusión.

 

Pero hemos de notar que las cosas no han sido así, sino justamente al contrario. Que el autor primero había sentado su principio de la selección natural y que para defenderlo se había ido a buscar ejemplos y excepciones. Si en los instintos, comportamientos avanzados, propios de determinadas especies y por lo tanto no graduales, se veía una gran dificultad para hacer ver el cambio gradual, el autor ha hecho de la dificultad su aliada y ahora ve en donde hay inconvenientes, los principales apoyos. Pero esto es debido como bien dice a que antes que nada ha sentado su principio (con toda mi fe en la selección natural). La actitud es insólita pero todavía hay más:

  

El caso, además, es interesantísimo, porque prueba que en los animales, lo mismo que en las plantas, puede realizarse cualquier grado de modificación por la acumulación de numerosas variaciones espontáneas pequeñas que sean de cualquier modo útiles, sin que haya entrado en juego el ejercicio o costumbre; pues las costumbres peculiares, limitadas a los obreras o hembras estériles, por mucho tiempo que puedan haber sido practicadas, nunca pudieron afectar a los machos y a las hembras fecundas, que son los únicos que dejan descendientes. Me sorprende que nadie, hasta ahora, haya presentado este caso tan

 

En primer lugar el caso no prueba, como indica el autor que

 

puede realizarse cualquier grado de modificación por la acumulación de numerosas variaciones espontáneas pequeñas que sean de cualquier modo útiles,

 

Aun habiendo probado un caso, que no lo ha probado, esto no probaría que pudiese realizarse cualquier grado de modificación.

 

En segundo lugar, nada importa que los machos y las hembras fecundas sean los únicos que dejan descendientes. Cualquier cambio en las obreras, puede afectar dentro del hormiguero tanto a obreras como a machos y a hembras y si surge una ventaja puntual, mantenerse. Pero no por acción de la selección natural, sino porque sí, porque los cambios en las poblaciones ocurren y algunos tienen lugar en consecuencia a cambios ambientales (adaptación). Ahora bien esto ni puede generalizarse, ni es debido a la selección natural, ni finalmente pero no menos importante, tiene necesariamente que ver con la especiación

 

 

 

 

 

453

I have now explained how, I believe, the wonderful fact of two distinctly defined castes of sterile workers existing in the same nest, both widely different from each other and from their parents, has originated. We can see how useful their production may have been to a social community of ants, on the same principle that the division of labour is useful to civilised man. Ants, however, work by inherited instincts and by inherited organs or tools, while man works by acquired knowledge and manufactured instruments. But I must confess, that, with all my faith in natural selection, I should never have anticipated that this principle could have been efficient in so high a degree, had not the case of these neuter insects led me to this conclusion. I have, therefore, discussed this case, at some little but wholly insufficient length, in order to show the power of natural selection, and likewise because this is by far the most serious special difficulty which my theory has encountered. The case, also, is very interesting, as it proves that with animals, as with plants, any amount of modification may be effected by the accumulation of numerous, slight, spontaneous variations, which are in any way profitable, without exercise or habit having been brought into play. For peculiar habits, confined to the workers of sterile females, however long they might be followed, could not possibly affect the males and fertile females, which alone leave descendants. I am surprised that no one has advanced this demonstrative case of neuter insects, against the well-known doctrine of inherited habit, as advanced by Lamarck.

 

Acabo de explicar cómo, a mi parecer, se ha originado el asombroso hecho de que existan en el mismo hormiguero dos castas claramente definidas de obreras estériles, que difieren, no sólo entre sí, sino también de sus padres. Podemos ver lo útil que debe haber sido su producción para una comunidad social de hormigas, por la misma razón que la división del trabajo es útil al hombre civilizado. Las hormigas, sin embargo, trabajan mediante instintos heredados y mediante órganos o herramientas heredados, mientras que el hombre trabaja mediante conocimientos adquiridos e instrumentos manufacturados. Pero he de confesar que, con toda mi fe en la selección natural, nunca hubiera esperado que este principio hubiese sido tan sumamente eficaz, si el caso de estos insectos neutros no me hubiese llevado a esta conclusión. Por este motivo he discutido este caso con un poco de extensión, aunque por completo insuficiente, a fin de mostrar el poder de la selección natural, y también porque ésta es, con mucho, la dificultad especial más grave que he encontrado en mi teoría. El caso, además, es interesantísimo, porque prueba que en los animales, lo mismo que en las plantas, puede realizarse cualquier grado de modificación por la acumulación de numerosas variaciones espontáneas pequeñas que sean de cualquier modo útiles, sin que haya entrado en juego el ejercicio o costumbre; pues las costumbres peculiares, limitadas a los obreras o hembras estériles, por mucho tiempo que puedan haber sido practicadas, nunca pudieron afectar a los machos y a las hembras fecundas, que son los únicos que dejan descendientes. Me sorprende que nadie, hasta ahora, haya presentado este caso tan demostrativo de los insectos neutros en contra de la famosa doctrina de las costumbres heredadas, según la ha propuesto Lamarck.

 

Lectura aconsejada:

 

 

 

 



Related posts:

  1. Más creencias en el párrafo cuadrigentésimo quincuagésimo primero de El Origen de las Especies
  2. Curiosidades de las hormigas en el párrafo cuadrigentésimo vigésimo tercero de El Origen de las Especies
  3. Se han hecho algunas objeciones en el párrafo cuadrigentésimo cuadragésimo tercero de El Origen de las Especies
  4. Abundando en el error en el párrafo centésimo septuagésimo de El Origen de las Especies
  5. Casos que no hay que discutir en el párrafo cuadrigentésimo quincuagésimo segundo de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*