Archivo de enero 28th, 2014

Un simple caso de fecundidad entre híbridos de dos especies en el párrafo cuadrigentésimo sexagésimo tercero de El Origen de las Especies

Los cruzamientos entre especies distintas son más fecundos en plantas que en animales. El autor aporta aquí un ejemplo de la experiencia personal de un conocido suyo, un tercer hibridador muy experimentado, el honorable y reverendo W. Herbert.  Se trata de un ejemplo puntual que no tiene ninguna relevancia y  podemos suponer que hay muchos casos semejantes en los tratados de Gaertner o cualesquiera  otros dedicados a los cruzamientos.

Éste  caso que aquí nos viene a contar el autor no sabemos si se encuentra o no en la literatura científica pues no hay cita alguna que nos oriente al respecto. Además no sólo su comentario al respecto es improcedente:

 

De sus muchas observaciones importantes, citaré aquí nada más que una sola como ejemplo, a saber, «que todos los óvulos de un fruto de Crinum capense fecundado por C. revolutum produjeron planta, lo que nunca vi que ocurriese en ningún caso de su fecundación natural».

 

También es improcedente el texto comentado:

 

«que todos los óvulos de un fruto de Crinum capense fecundado por C. revolutum produjeron planta, lo que nunca vi que ocurriese en ningún caso de su fecundación natural».

 

El honorable y reverendo W. Herbert debería explicar a qué se refiere cuando dice ocurriese en ningún caso de su fecundación natural. En ausencia de esta explicación, tenemos la impresión de que el autor está  introduciendo en su obra un ejemplo de manera interesada.

 

 

463

Now let us turn to the results arrived at by a third most experienced hybridiser, namely, the Hon. and Rev. W. Herbert. He is as emphatic in his conclusion that some hybrids are perfectly fertile—as fertile as the pure parent-species—as are Kolreuter and Gartner that some degree of sterility between distinct species is a universal law of nature. He experimented on some of the very same species as did Gartner. The difference in their results may, I think, be in part accounted for by Herbert’s great horticultural skill, and by his having hot-houses at his command. Of his many important statements I will here give only a single one as an example, namely, that “every ovule in a pod of Crinum capense fertilised by C. revolutum produced a plant, which I never saw to occur in a case of its natural fecundation.” So that here we have perfect, or even more than commonly perfect fertility, in a first cross between two distinct species.

 

Pasemos ahora a los resultados a que ha llegado un tercer hibridador muy experimentado, el honorable y reverendo W. Herbert. Es tan terminante en su conclusión de que algunos híbridos son perfectamente fecundos -tan fecundos como las especies progenitoras puras-, como Gärtner y Kölreuter lo son en que es una ley universal de la Naturaleza cierto grado de esterilidad entre distintas especies. Hizo aquél sus experiencias con algunas de las mismas especies exactamente con que las hizo Gärtner. La diferencia de sus resultados puede, a mi parecer, explicarse en parte por la gran competencia de Herbert en horticultura y por haber tenido invernaderos a su disposición. De sus muchas observaciones importantes, citaré aquí nada más que una sola como ejemplo, a saber, «que todos los óvulos de un fruto de Crinum capense fecundado por C. revolutum produjeron planta, lo que nunca vi que ocurriese en ningún caso de su fecundación natural». De modo que en un primer cruzamiento entre dos especies distintas tenemos aquí fecundidad perfecta y aún más que común.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: