Explicaciones sin un solo ejemplo en el párrafo cuadrigentésimo septuagésimo primero de El Origen de las Especies

El autor está a gusto discutiendo temas generales, desde la distancia que da una aproximación puramente teórica, lo cual puede estar bien  pero necesita de un aporte de referencias constante y preciso del cual no dispone. Comienza así este párrafo:

 

Se ha hecho ya observar que el grado de fecundidad, tanto en los primeros cruzamientos como en los híbridos, pasa insensiblemente de cero a fecundidad perfecta

 

Pero lo que pueda haber de cierto en esto no le autoriza a lo que viene a continuación:

 

Es sorprendente ver por cuántos curiosos medios puede demostrarse esta gradación

 

Puesto que no hay gradación ninguna. En donde hay esterilidad, hay esterilidad; en donde hay fecundidad, fecundidad. Esto no es gradación.

 

 

 

 

 

 

471

It has been already remarked, that the degree of fertility, both of first crosses and of hybrids, graduates from zero to perfect fertility. It is surprising in how many curious ways this gradation can be shown; but only the barest outline of the facts can here be given. When pollen from a plant of one family is placed on the stigma of a plant of a distinct family, it exerts no more influence than so much inorganic dust. From this absolute zero of fertility, the pollen of different species applied to the stigma of some one species of the same genus, yields a perfect gradation in the number of seeds produced, up to nearly complete or even quite complete fertility; and, as we have seen, in certain abnormal cases, even to an excess of fertility, beyond that which the plant’s own pollen produces. So in hybrids themselves, there are some which never have produced, and probably never would produce, even with the pollen of the pure parents, a single fertile seed: but in some of these cases a first trace of fertility may be detected, by the pollen of one of the pure parent-species causing the flower of the hybrid to wither earlier than it otherwise would have done; and the early withering of the flower is well known to be a sign of incipient fertilisation. From this extreme degree of sterility we have self-fertilised hybrids producing a greater and greater number of seeds up to perfect fertility.

 

Se ha hecho ya observar que el grado de fecundidad, tanto en los primeros cruzamientos como en los híbridos, pasa insensiblemente de cero a fecundidad perfecta. Es sorprendente ver por cuántos curiosos medios puede demostrarse esta gradación; pero aquí sólo es posible dar un simple bosquejo de los hechos. Cuando se coloca el polen de una planta de una familia en el estigma de una planta de otra familia, no ejerce más influencia que otro tanto de polvo inorgánico. Partiendo de este cero absoluto de fecundidad, el polen de diferentes especies, aplicado al estigma de una especie del mismo género, da una gradación perfecta en el número de semillas producidas, hasta llegar a la fecundidad casi completa o completa del todo, y, como hemos visto en ciertos casos anómalos, hasta un exceso de fecundidad, superior a la que produce el propio polen de la planta. De igual modo en los híbridos hay algunos que nunca han producido -y probablemente nunca producirán-, ni aun con polen de los progenitores puros, una sola semilla fértil; pero en algunos de estos casos puede descubrirse un primer indicio de fecundidad en que el polen de una de las especies progenitoras puras hace que se marchite la flor del híbrido antes de lo que ésta lo habría hecho en otro caso, y el marchitarse pronto la flor es sabido que es una señal de fecundación incipiente. Partiendo de este grado extremo de esterilidad, tenemos híbridos autofecundados que producen un número cada vez mayor de semillas, hasta llegar a la fecundidad perfecta.

Lectura aconsejada:

 

Related posts:

  1. Un autor atrevido pide nuestra confianza en el párrafo cuadrigentésimo sexagésimo segundo de El Origen de las Especies
  2. Más casos de cruzamientos entre especies y una gran confusión en el párrafo cuadrigentésimo sexagésimo cuarto de El Origen de las Especies
  3. A gusto entre los horticultores en el párrafo cuadrigentésimo sexagésimo quinto de El Origen de las Especies
  4. Sinécdoque y Confusión provocada en el párrafo cuadrigentésimo sexagésimo primero de El Origen de las Especies
  5. Abundando en las explicaciones anteriores en el párrafo cuadrigentésimo quincuagésimo tercero de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*