Lamarck 2014

Este artículo está dedicado al profesor José Francisco Bravo Moreno, quien mantiene una hipótesis sobre cómo es posible franquear la barrera somático-germinal

Introducción

La operación de descrédito que el darwinismo ha realizado con la figura de Lamarck es un ejemplo lamentable a tener en cuenta para la historia de la ciencia. Pero la Historia, siempre paciente,  permite que el tiempo haga justicia y traiga las aguas a su cauce.  No en vano bajo la estatua de Lamarck que se encuentra a la entrada del Jardin des Plantes en Paris se lee esta frase de su hija:

La postérité vous admirera. Elle vous vengera, mon père.

 

Ahora, en 2014, ya ha llegado  la anunciada posteridad y con ella la hora de que se cumplan estas proféticas palabras de la amante hija.

 

En su obra Philosophie Zoologique,  Lamarck menciona dos leyes y da numerosos ejemplos de ellas. (Las traducciones de ambas leyes son mías). La primera se refiere a la adaptación:

 

Primera ley

En todo animal que no ha pasado el final de su desarrollo, el uso más frecuente y sostenido de cualquier órgano, fortalece gradualmente este órgano, lo desarrolla, lo agranda, y le da un poder proporcionado a la duración de su empleo;  mientras que la constante falta de uso de tal órgano,  lo debilita imperceptiblemente, lo deteriora, disminuye progresivamente sus facultades, y eventualmente termina por hacerlo desaparecer.

La segunda ley se refiere a la herencia de caracteres adquiridos:

Segunda Ley

Todo lo que la naturaleza ha hecho que los individuos ganen o pierdan por la influencia de circunstancias o de su raza  se encuentra expuesto desde hace tiempo, y en consecuencia, por la influencia del uso predominante de dicho órgano, o la de la falta constante de su uso, ella lo conserva mediante su generación en los nuevos individuos que vienen, siempre que los cambios adquiridos sean comunes a ambos sexos, o a quienes han producido estos dos individuos.

 

 

En El Origen de las Especies (OSMNS) Darwin se inspira en Lamarck, o más apropiadamente, copia de él todo lo que le parece oportuno citándolo en muy pocas ocasiones. Pocas son las veces en que Lamarck es correctamente citado,  normalmente cuando el autor quiere corregir o apostillar algo con base a resultados o experiencias ajenas (así por ejemplo cuando critica la generación espontánea, basándose en los resultados de Pasteur).

En su obra, Darwin habla tanto del efecto del ambiente en los organismos (primera ley) como de la herencia de caracteres adquiridos (segunda ley) dando ejemplos que, o bien son los mismos que utilizaba Lamarck,  o bien son otros muy parecidos. Entre ellos el famoso ejemplo de la jirafa que, curiosamente ha servido para denostar a Lamarck, siendo utilizado cincuenta años después por Darwin en un par de ocasiones.

La herencia de caracteres adquiridos, idea central de Lamarck, que es necesaria para explicar la evolución, va tomando forma. Cada vez más artículos indican que sí, que es posible que los caracteres adquiridos a lo largo de la vida se transmitan a generaciones sucesivas, se hereden. En este blog hemos visto muchos casos, por ejemplo, el artículo de Brown-Sequard publicado en The Lancet en 1875, el caso descrito en el artículo titulado “Effect of In Utero and Early-Life Conditions on Adult Health and Disease”, firmado por Peter Gluckman, Mark Hanson, Cyrus Cooper and Kent Thornburg en el número 359 (1) de la revista The New England Journal of Medicine. También los numerosos casos descritos por Otto Landman en sendos artículos en Scientific American y Annual Review of Genetics. Hace ya cinco años que comentábamos un curioso artículo en Nature titulado Too Soon for the rehabilitation of Lamarck, comentario seguido por otro que venía en su apoyo.

Hoy tenemos otro ejemplo, pero antes de comentarlo recordaremos: ¿Por qué el darwinismo es contrario a la herencia de caracteres adquiridos?

Muy sencillo. Porque el darwinismo está muy vinculado con la Eugenesia e, históricamente,  la Eugenesia defendió la existencia de razas superiores. Uno de los mayores defensores del darwinismo en Alemania fue August Weismann, el inventor de la barrera somático germinal, que no existe, pero de haber existido podría contribuir a demostrar la pureza de las razas. Una lástima ¿No?

Pasemos ya a comentar un nuevo artículo que viene a defender la herencia de caracteres adquiridos, demostrando que la barrera somático germinal era una ficción gratuita de Weismann y del darwinismo. Y que no hay base alguna para hablar de razas favorecidas. Por cierto,….. ¿Recuerdan el título completo de la obra principal de Darwin, OSMNS o la supervivencia de las razas favorecidas en la lucha por la vida?

 

Lamarck rehabilitado

En Nature Neuroscience,   Brian G Dias y Kerry J Ressler han publicado recientemente el artículo titulado Parental olfactory experience influences behavior and neural structure in subsequent generations.

 

El tratamiento de ratones con acetofenona, una sustancia olorosa, de manera asociada a un daño (descarga eléctrica), genera una hipersensibilidad a aquella molécula. Los autores utilizan el test llamado Fear-potentiated startle (FPS) mediante el cual la repetida exposición a acetofenona en asociación con el daño genera una reacción de miedo asociada al olor (odor-potentiated startle (OPS)). FPS aumenta con el tratamiento en la generación inicial, pero también en sus descendientes de la primera generación, que nunca estuvieron expuestos al compuesto.

Los autores encuentran cambios en el bulbo olfativo de los descendientes (F1) de los machos  tratados con acetofenona. En ellos, los glomérulos dorsales e intermedios aparecen considerablemente aumentados en relación con los controles.

La secuenciación con bisulfito permite detectar regiones metiladas en el ADN. Así, la secuenciación con bisulfito del DNA extraído del esperma de ratones F0 alrededor del locus Olfr151 (M71) (respuesta a acetofenona)  y del locus Olfr6 (no respuesta a acetofenona) reveló menor metilación en Olfr151 en machos tratados con acetofenona que en los controles. La reducida metilación en Olfr151 detectada en DNA extraído del esperma se hereda en generaciones posteriores pero no se observa en la propia región del bulbo olfatorio (MOE= Main Olfactory Epithelium).  La reducida metilación no se asoció con otros cambios en histonas como acetilación o trimetilación. Los autores concluyen que el mecanismo de herencia podría basarse en otros procesos como la metilación de ADN o en RNAs no codificantes.

Los autores discuten sus resultados en conexión con otros datos y publicaciones de diferentes laboratorios concluyendo que la herencia transgeneracional epigenética realmente ocurre en mamíferos, apoyando las conclusiones en organismos tan diversos como moscas y  gusanos.

 

Por supuesto que muchas preguntas quedan en el aire. Por ejemplo ¿cómo se transmite la señal a las células espermáticas? Sea como sea la hipótesis de una barrera somático germinal queda descartada.

 

 

 

 

 

 

 

 

Referencias

 

Dias BG and Ressler, KJ. 2014.  Parental olfactory experience influences behavior and neural structure in subsequent generations. Nature neuroscience 17, 89–96.

Lamarck, JB Philosophie Zoologique. 1997. Flammarion. Paris.

 

 

Lectura aconsejada:

Esta entrada se comenta aquí intensamente

Related posts:

  1. Lamarck rehabilitado
  2. Cuestiones pendientes en torno a Lamarck
  3. Cae el dogma: Nuevas respuestas a viejas cuestiones
  4. Simposio internacional sobre Herencia de Caracteres Adquiridos (Lamarckismo)
  5. Rehabilitación de un lamarckista: ¿Fue Paul Kammerer el fundador de la epigenética? Segunda parte: El experimento en Alytes, semejanzas con mecanismos epigenéticos
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Me sorprendió la lectura de Haeckel y hasta qué punto lleva lo que Darwin no se atrevió a decir. Probablemente lo conoce; si no, sería una pista a seguir (qué dice de Lamarck; no lo recuerdo). He rehecho el “itinerario” histórico de las traducciones de la obra de Haeckel y sorprende cómo pone de relieve la existencia de un área de influencia de Alemania en el Este de Europa, en la segunda mitad del siglo XIX, con la que no solemos contar.

Estimado José Andrés,

Muchas gracias por su participación en el blog y bienvenido. Espero que sea el principio de una fructífera colaboración.

No he leído mucho acerca de Haeckel pero sí lo suficiente como para enterarme de que formaba parte de una élite que tuvo un papel muy importante en Alemania en la época entre los siglos XIX y XX.

En su biografía hay algunas relaciones curiosas. Por ejemplo en una foto sale retratado con la bailarina Isadora Duncan. La foto se encuentra en una biografía de…..Carl Gustav Jung (¿Le suena?). Parece que todos ellos y alguno más andaban rondando una sociedad llamada “Teosófica”, entre cuyos fines, sin duda se encontraba la exaltación de la raza aria. A tal fin les venía bien la teoría de la barrera somático-germinal de el otro pilar del darwinismo en Alemania, al que menciono en esta entrada: August Weismann. Un invento útil para sus fines, pero falso. Como tantos otros, por ejemplo la Selección Natural.

En cuanto a una pista a seguir, estoy de acuerdo en que el análisis de la vida y la obra de Haeckel dará a la luz multitud de conexiones interesantes. Si quiere compartir algunas ideas por e-mail estaré encantado (ecervant@usal.es).

En este blog Haeckel ha aparecido ya en estas ocasiones que pueden ser de su interés:

El sistema total de Haeckel y el desarrollo del Cosmos:

Read more: http://www.madrimasd.org/blogs/biologia_pensamiento/2012/10/09/135358#ixzz2vGJAapS1

El exceso de fe puede llevar al fraude: Ernest Haeckel

Read more: http://www.madrimasd.org/blogs/biologia_pensamiento/2008/11/03/105712#ixzz2vGJPjfFH

Prodigiosas transformaciones en el párrafo tricentésimo nonagésimo octavo de El Origen de las Especies

Read more: http://www.madrimasd.org/blogs/biologia_pensamiento/2013/10/14/137595#ixzz2vGJeFyON

Finalmente he visto en su web que tiene una serie de trabajos muy interesantes. He visto en una primera ojeada un libro publicado en la Universidad de la Rioja que tiene muy buena pinta, luego lo he vuelto a buscar y no lo he encontrado. Entre sus artículos también he visto títulos interesantes.

Seguiremos en contacto si usted quiere.

Un cordial saludo,

Emilio Cervantes

Emilio,

muy interesante la entrada. Tambien interesante la pista Haeckel. En mi blog he comentado otro articulo, en relacion al tema de la unidad que conforma el ser humano y los microorganismos asociados, en que los autores prueban y destacan como un factor heredado al microbioma humano y a los mecanismos epigenéticos involucrados:
http://esalvucci.wordpress.com/2013/09/12/el-microbioma-heredado-define-la-salud-o-la-enfermedad/

Es un placer ver en el Jardin de las Plantas esa merecida estatua a Lamarck (y hay otra de Buffon) y está por alli tambien el mismisimo lugar donde trabajó el gran naturalista frances, que desarrollo la teoria evolutiva alla por 1809.

Saludos

Hola Emiliano,

Es un placer tenerlo de nuevo por aquí. Muchas gracias por su comentario y en cuanto tenga un minuto me pasaré con calma por su blog.

Un cordial saludo

Un párrafo en relación con Haeckel:

The German embryologist Haeckel and his Monist League told the world, and in particular, Germany, that the whole history of nations is explicable by means of natural selection: Hitler and his twisted theories turned this pseudo-science into politics, attempting to destroy whole races in the name of racial purity and the survival of the fittest…Hitler called his book Mein Kampf, “My Struggle,” echoing Haeckel’s translation of Darwin’s phrase “the struggle for survival” (Macintyre:28f).

Macintyre, Ben. Forgotten Fatherland: The Search for Elisabeth Nietzsche. New York, Farrar Straus Giroux, 1992.

[...] entrada titulada Lamarck 2014,  seleccionada en la sección Blog del Día de Madrimasd el pasado jueves, 6 de marzo, dio lugar a [...]

(requerido)

(requerido)


*